Antonio Salieri

Antonio Salieri

Este compositor, nacido en Legnago, Italia, el 19 de agosto de 1750, es citado frecuentemente como el personaje que más intrigó contra Mozart en la corte de Viena; algunos legaron a afirmar, inclusive, que lo mandó envenenar cuando ya estaba enfermo. Esta versión, por descabellada que sea, llegó a creerse por algunas personas y ha dado lugar a una pequeña ópera de Rimsky Korssakoff titulada “Mozart y Salieri”.

En realidad, Salieri fue un consumado diplomático que no desperdiciaba ninguna oportunidad para sacarle partido: supo acercarse a los poderosos usando la lisonja, explotando su vanidad, compartiendo sus ideas y adaptándose a sus gustos: sabía que este era el camino más seguro, cuando sabe usarse, para alcanzar honores, bienes y prerrogativas; a sus colegas también supo cómo tratarlos: si eran serviles los ayudaba hasta donde no hicieran peligrar su situación y si, en cambio, pudiesen favorecer sus intenciones; si eran mejores, se humillaba ante ellos con la idea de que no estorbasen su ascenso: en esta forma procedió con Glück; este gran maestro había alabado la ópera cómica de Salieri titulada "Le donne letterate", estrenada en 1770, por eso cuando la estrella de éste empezaba a palidecer, se acercó al propio Glück, para rogarle que le diera clases para conocer y adaptarse a su estilo: así se granjeó no solamente su amistad, sino también su influencia, a tal grado que, cuando representó en París, en el año de 1784, su ópera "Las Danaides", la hizo anunciar como si la hubiesen compuesto entre los dos, y no fue sino hasta la duodécima representación, cuando ya el éxito estaba asegurado, que manifestó que él sólo la había escrito.

Con Mozart fue diferente; no solamente por tratarse de un gran genio, sino porque podía desplazarlo y era, al mismo tiempo, más joven; sus recursos cortesanos le dieron el triunfo, aun cuando sólo fuese pasajeramente; en la actualidad cada quien está en su lugar.

Salieri inició sus estudios musicales con su hermano Francisco, que era violinista; más tarde continuó con el organista Simoni, hasta que, en 1765, ingresó al internado de la basílica de S. Marcos, en Venecia, donde tuvo por maestros a Pesceti y al tenor Pacini. Radicándose en Viena, en 1766, continuó sus estudios con Florian Leopoldo Gassmann, quien le facilitó la representación de la opera cómica antes citada, y que gustó mucho al emperador.

Su segunda ópera, llamada “La fiera de Venecia”, aseguró su prestigio de tal manera, que a la muerte de Gassmann, en 1774, consiguió substituirlo en el cargo de Compositor de la corte y Director del Teatro Italiano. En París representó a más de “Las Danaides”, sus óperas “Les Horaces”(1786) y “Tarare”, (1781). En 1788 volvió a Viena, en donde sucedió al compositor austríaco Joseph Bonno, en el puesto de director de la Orquesta de la corte. En 1790 fue dispensado de esta obligación para que pudiera dedicarse exclusivamente a la composición.

Escribió alrededor de 40 óperas, 3 oratorios, 5 misas, un réquiem, 4 Te Deum, más de 200 cánones, (de 2 a 4 voces), motetes, una sinfonía, un Concierto para órgano y otras piezas más.

Beethoven, Schubert y Liszt, se cuentan entre los grandes maestros que recibieron lecciones de Salieri.

Murió en Viena el 7 de marzo de 1825.

Tomado de Guillermo Orta Velázquez,
"100 Biografías en la Historia de la Música",
Ed. Joaquín Porrúa, 1962.

Enlaces a otros sitios

 

Libros

1