¡SOMOS CATÓLICOS!

 
ÍNDICE NOTICIAS DEL VATICANO ARCHIVOS GALERÍA
DE FOTOS
PREGUNTAS FRECUENTES
 
 

 

LA IGLESIA CONCILIAR ES MIEMBRO

DE VARIOS CONSEJOS DE IGLESIAS

 

 Pío XI, MORTALIUM ANIMOS:

...invitan a discutir allí promiscuamente a todos, a infieles de todo género, de cristianos y hasta a aquellos que apostataron miserablemente de Cristo o con obstinada pertinacia niegan la divinidad de su Persona o misión. Tales tentativas no pueden, de ninguna manera obtener la aprobación de los católicos, puesto que están fundadas en la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, buenas y laudables, pues, aunque de distinto modo, todas nos demuestran y significan igualmente el ingénito y nativo sentimiento con que somos llevados hacia Dios y reconocemos obedientemente su imperio. Cuantos sustentan esta opinión, no sólo yerran y se engañan, sino también rechazan la verdadera religión, adulterando su concepto esencial, y poco a poco vienen a parar al naturalismo y ateísmo; de donde claramente se sigue que, cuantos se adhieren a tales opiniones y tentativas, se apartan totalmente de la religión revelada por Dios.

   Desde el Concilio Vaticano II, la iglesia conciliar participa activamente en el Movimiento Ecuménico  (especialmente por medio del Grupo Mixto de Trabajo y de su participación en la Comisión de Fe y Constitución). Aún no es miembro del CMI (Consejo Mundial de Iglesias),  pero forma parte de un número creciente de organismos ecuménicos a nivel local, nacional y regional de los que iglesias miembros del CMI también forman parte. De los 120 Consejos existentes, es miembro de 70, y participa en tres de los siete Consejos regionales de Iglesias, y en siete de los Consejos regionales de Iglesias asociados al Consejo mundial de Iglesias de Ginebra (según los datos con que se contaba en septiembre de 2004, la iglesia conciliar es miembro con pleno derecho en tres Consejos regionales de Iglesias: el Caribe, Oriente Medio y el Pacífico. También es miembro de catorce Consejos nacionales cristianos o Consejos de Iglesias en África, de tres en Asia, diez en Oceanía, doce en el Caribe, veinticinco en Europa, uno en América del norte y cinco en América del sur.

MENSAJE DE JUAN PABLO II AL

CUMPLIRSE LOS 50 AÑOS DE

LA FUNDACIÓN DEL CONSEJO

MUNDIAL DE IGLESIAS [*]

   Al Rev. Dr. Konrad Raiser, Secretario General del CMI

   Con ocasión del 50 aniversario de la fundación del Consejo Mundial de Iglesias, me complace hacer llegar mis mejores deseos y felicitaciones a los delegados de las iglesias miembros reunidos en Harare para la Octava Asamblea del Consejo, que se ha de celebrar del 3 al 14 de diciembre de 1998, con el tema "Buscad a Dios con la alegría de la esperanza".

   Deseo aprovechar esta oportunidad para manifestar mi profundo agradecimiento al Consejo Mundial de Iglesias por la labor que ha realizado estos años. El Consejo Mundial de Iglesias ha sido un valioso instrumento al servicio del Movimiento Ecuménico y ha contribuido en gran medida al fomento de la unidad de los cristianos, en respuesta a la oración del Señor "para que todos sean uno" (Jn 17:21).

   La celebración del jubileo de oro del Consejo Mundial y el tema de la Asamblea ofrecen una ocasión inapreciable para dar gracias y alabar al Dios Trino por los progresos realizados hacia el gran año jubilar 2000, que puede proporcionar una oportunidad única para que todos los cristianos den un concreto testimonio común de su único Dios Jesucristo.

   Por lo que respecta a la relación entre el Consejo Mundial de Iglesias y la Iglesia Católica, confiamos en que se hallarán fórmulas de colaboración futura en el marco del Grupo Mixto de Trabajo para intensificar la búsqueda de la unidad de los cristianos, incluso en su dimensión visible.

   En esta feliz ocasión, es para mi motivo de satisfacción reiterar el compromiso irreversible de la Iglesia Católica de trabajar sin descanso por el logro de la plena unidad de todos los cristianos. "Esta unidad, que el Señor dio a su Iglesia y en la cual quiere abrazar a todos, no es accesoria, sino que está en el centro mismo de su obra [...] Pertenece [...]al ser mismo de la comunidad" (Carta Encíclica "Ut Unum Sint", párr.9)

   Ese compromiso forma parte de la vocación cristiana, puesto que todo cristiano está llamado, en virtud del bautismo, a buscar la unidad de todos los cristianos, tomando como modelo la vida de la Santa Trinidad. "Creer en Cristo significa querer la unidad; querer la unidad significa querer la Iglesia; querer la Iglesia significa querer la comunión de gracia que corresponde al designio del Padre desde toda la eternidad. Este es el significado de la oración de Cristo: 'Ut unum sint’."

   Que los dones abundantes del Dios Trino lo acompañen así como a todos sus colaboradores, en esta importante labor.

Juan Pablo II
El Vaticano, 24 de noviembre de 1998

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡


1