¡SOMOS CATÓLICOS!

 
  
ÍNDICE ECUMENISMO NOTICIAS ARCHIVOS GALERÍA DE FOTOS PREGUNTAS FRECUENTES
  
  

 

CON PERSONAJES COMO ESTE SE

REÚNEN LOS "PAPAS" CONCILIARES

 

4 de octubre de 2003

24 de noviembre de 2006


  
07/08/2008 - Acorralado desde hace meses por la amenaza de un cisma, Rowan Williams -arzobispo de Canterbury y primado de la IIglesia anglicana- debió de leer ayer con preocupación la portada del diario The Times. Y no porque sus feligreses no conozcan sus polémicas opiniones sobre la homosexualidad, sino porque nunca las había expresado de forma tan explícita.


   Williams coloca a las relaciones homosexuales en el mismo plano que el matrimonio con estas palabras: «Concluyo que una relación sexual activa entre dos personas del mismo sexo podría de este modo reflejar el amor de Dios de una manera comparable al matrimonio». Con una condición, eso sí: «Si y sólo si tuviera el mismo carácter de fidelidad absoluta e incondicional».


   El párrafo está extraído de un intercambio epistolar compartido hace ocho años con la psiquiatra Deborah Pitt, que había escrito a Williams, entonces arzobispo de Gales, preguntándole por el asunto. El prelado revelaba en la carta su propio viraje personal desde posiciones más tradicionales.


   «Mi mente», recuerda Williams, «fue removida por el contacto con dos cristianos genuinos que habían llegado a la conclusión después de reflexionar y de rezar que las prohibiciones de las Escrituras se referían a los heterosexuales que buscaban variedad en sus experiencias sexuales, pero que la Biblia no decía nada sobre la conducta de aquellos que por naturaleza tenían instintos homosexuales».


   Las palabras del arzobispo reabrirán sin duda las heridas en el seno de la Iglesia anglicana, sacudida por un conato de cisma en los últimos meses. Se puede decir que Williams salvó los muebles al evitar la división de la Iglesia anglicana en la Conferencia de Lambeth, clausurada el domingo pasado, pero las diferencias entre liberales y tradicionalistas persisten.


   La prueba palpable es la llamada Global Anglican Future Conference, acaudillada por el obispo de Rochester, Michael Nazir-Ali, y creada en junio en Jerusalén por los prelados que se oponen a una visión más comprensiva con la homosexualidad.

 

   El 24 de noviembre de 2006, en ocasión de la visita al Vaticano de Rowan Williams, firmó una "declaración conjunta" con Benedicto XVI

 

Según la iglesia conciliar: PESE A LAS DIFICULTADES HAY QUE SEGUIR EL "DIÁLOGO TEOLÓGICO"

   

 
1