CAMPAÑA SOLIDARIA PARA LA MISIÓN DE SANTA VICTORIA – SALTA AÑO 2005

 

Organización que lo realiza. "Ecoclub de 6º A" pertenecientes al Instituto  Nuestra Señora del Sagrado Corazón; Av. Revolución de Mayo I476 Bº Crisol Sur, TEL: 0351 4575279, Córdoba- Argentina.

 

Lugar que se realiza el proyecto. Ciudad de Córdoba. La campaña que nos compete está destinada a la Misión de Santa Victoria, en la provincia de Salta, próximo a la frontera tripartita con Paraguay y Bolivia.

 

Fundamentación. Los motivos por los cuales decidimos llevar a cabo el proyecto “Campaña solidaria para la Misión de Santa Victoria" responde a la situación de necesidad en que se encuentra esta población en la que se enclava una misión de la congregación del instituto, con uno de los  índices mayores de necesidades básicas insatisfechas del país, que golpea en particular a la población aborigen, compuesta por tobas, wichis y chorotes.

 

Introducción. En el mundo ustedes tendrán que sufrir; pero tengan valor, pues yo he vencido al mundo. (Juan 16, 33)

Conflictos internos, situaciones caóticas, extrema pobreza, constantes sufrimientos, inseguridad creciente, interminables hambrunas…destinos adversos, pueblos olvidados.

Así se vive en Santa Victoria; región ubicada al norte de Argentina, en la provincia de Salta.

Allí, desde hace diecisiete años, trabaja la Congregación de Hermanas Franciscanas Misioneras ayudando, de manera incansable, a las comunidades indígenas que allí habitan.

Todo comenzó en 1988, cuando las Hermanas de dicha congregación recibieron la orden del obispo de misionar en este lugar, que constituye, incluso en la actualidad, uno de los sitios más pobres del país.

En los comienzos, carecían de viviendas, agua potable, luz eléctrica, alimentos, abrigos y demás recursos que forman parte de las necesidades básicas. No obstante, aún hoy, después de varios años, las condiciones de vida siguen siendo precarias.

La población subsiste gracias a la ilimitada dedicación de las Hermanas, que con esfuerzo lograron instalar talleres de costura y de artesanías, huertas, escuelas, comedores e incluso, la creación de una radio local para mantener un contacto directo con la población a quien guían también espiritualmente.

Sin embargo, y a pesar de la constante entrega y de las continuas necesidades, no se cuenta con el apoyo del gobierno; sino y solamente con el corazón solidario de los ciudadanos que, ante todo, creen en el amor al prójimo.

 

¿Solidaridad o asistencialismo? A lo largo de los años se produjeron situaciones adversas en dicho sitio, que hicieron, en muchos momentos, trastabillar la misión. A pesar de esto, se puede deducir que el apoyo obtenido y otorgado por los responsables de la mencionada campaña ha inculcado en estas comunidades un sentimiento de agradecimiento constante por el esfuerzo realizado.

Si bien es cierto que los actos solidarios son siempre muestra de inmenso cariño, a la larga generan un asistencialismo que debe ser mantenido a través de la cooperación ciudadana. No obstante, la creación de diversos talleres por parte de los encargados ha tratado de revertir dicha conducta logrando resultados exitosos.

Una de las propuestas adquiridas fue la producción y venta de artesanías. Idea que permite, por un lado, dar a conocer las habilidades y recursos con los que cuentan, y por otro, valorar y promocionar su trabajo.

En dicha misión, entonces, no solamente se entregan alimentos o ropa, sino que se les brinda información y capacitación a través de los diferentes talleres, entre ellos: costura, peluquería, computación, huerta, etcétera. Todos ellos aptos tanto para hombres como mujeres, para jóvenes como adultos. El objetivo sería, de este modo, otorgar un medio para que se formen espiritualmente, a través de la instrucción en la fe y en la catequesis, a fin de rescatar sus valores humanos y culturales; y humanamente, promoviendo, ante todo, la dignidad de cada persona, satisfaciendo las necesidades básicas en primera instancia, y luego las laborales y sociales.

 

Breves relatos de los propios artesanos wichi de Santa Victoria Este

Entrevista 1- Rosita Gómez, 17 años, artesana y vive en Cañaveral. Formó pareja a los 13 años y tiene ya dos hijitos, su marido tiene 21 años. Habla wichi y castellano. Vive de la artesanía y de la pesca y de la caza. En tiempo de invierno recogen poroto del monte, antes de comerlo cambian el agua siete veces para lavarlos y sacarle el gusto amargo, cuando está listo, le agregan aceite y lo comen así. Tienen agua del grifo (única canilla para todo el paraje) y se alumbran con mechero.

En un terreno, conviven cuatro familias, las casas están hechas de yuyos. Las mujeres son quienes traen leña, cocinan, hacen las tareas de la casa.

Rosita trabaja haciendo yicas, pulseritas, collares, carteritas y cintos, trabaja con la luz de la luna para hilar.

El hombre se dedica a la pesca y hace los mandados o encargos.

 

Entrevista 2- Víctor Arias, artesano, vive en el paraje El Cañaveral, edad 45 años.

Tiene seis hijos, sólo hablan wichi y es el único de su familia que habla castellano.

El hijo mayor tiene 8 años, no quiere ir a la escuela y él no lo obliga. Él vivía en Pozo del Tigre y cuando murió su papá fue a vivir al Cañaveral con toda su familia. Ya que tienen la creencia de que el alma del difunto rodea la casa y no pueden vivir en paz.

Ahora viven en una choza, sin luz y tiene agua del grifo. Viven en una piecita todos juntos, amontonados; y en época de lluvias, duermen afuera debajo de los árboles.

Con respecto al trabajo, la mujer es la que debe criar a los hijos, hacerle la comida al marido y buscar leña en el monte, lo hacen en atados y lo hombrean, pues no tienen otros medios.

El hombre se dedica a la caza y a la pesca, también hacen artesanías con madera de palo santo. Venden pescado y artesanías.

Además Víctor, relata acerca de su tía María que vive en Pozo del Tigre, ella tiene 40 años y cuatro hijos y seis nietos. Los chicos y las chicas se juntan en pareja a los 16 años e incluso antes. Allí viven de la fruta del algarrobo, el mistol, el chañar y también de la pesca. No tienen luz y usan mechero de kerosene o gasoil. Buscan agua del río Pilcomayo, aunque tiene que caminar varios kilómetros para traerla.

 

Entrevista 3- Miguel Román, artesano, vive en el paraje Nueva Esperanza, edad 50 años.

Su familia se compone de ocho personas, tiene tres nietos. La mujer se junta en pareja alrededor de los 16 años y el varón, de los 17. Viven todos juntos en una piecita de adobe, y cuando el tiempo es cálido, duermen al aire libre. No tienen luz pero sí agua del grifo.

Ninguno tiene entrada de jubilación, viven de la caza, de la pesca, el hombre se dedica a la artesanía para tener así una entrada, y la mujer está en la casa, cuida a los hijos y va al monte en busca de leña; no obligan a sus hijos a ir a la escuela si ellos no quieren.

 

 

Objetivos. Ayudar a la población de Santa Victoria para mejorar su calidad de vida.

 

Metas.

1.    Recolectar dos toneladas de alimentos no perecederos.

2.    Adquirir mil pesos de artesanías aborígenes para la venta en Córdoba, como forma de ayuda sustentable.

2.

Destinatarios. La población beneficiada es la comunidad aborigen próxima a la Misión de Santa Victoria en la provincia de Salta.

 

Asociados. Directivos del Nivel Secundario, la Comunidad Religiosa, Cantina v Docentes pertenecientes a la Institución. Otros asociados directamente relacionados son los negocios ubicados en la zona de Barrio Crisol Sur y los medios de Comunicación de la ciudad de Córdoba.

 

Actividades realizadas.

De mayo a julio se hicieron las siguientes actividades:

1.    Elaborar el proyecto por escrito.

2.    Comunicar a las autoridades de la Institución acerca de la Campaña.

3.    Realizar una reunión informativa con las hermanas Andrea y Montserrat de la comunidad religiosa, quienes tienen conocimiento a campo de la problemática.

4.    Buscar información estadística del lugar y población.

5.    Realizar un stand dentro del colegio, con afiches informativos.

6.    Realizar una campaña dentro del colegio, con afiches en cada curso y recolectando diariamente alimentos por dos semanas. Como los resultados de la recolección de alimentos no fueron satisfactorios, se decidió enfocar las actividades en la comercialización de artesanías.

 

De agosto a diciembre se hicieron las siguientes actividades:

7.    Contactar con las autoridades del colegio para informar acerca del proyecto de adquirir artesanías aborígenes por su intermedio, como forma de ayuda a la comunidad que asiste la Misión.

8.    Comercializar las artesanías que adquirió en una primera etapa el Colegio (por $ 280). Realizar el ciclo  de compra – venta en reiteradas oportunidades, hasta alcanzar los $ 742,50.

9.    Relevar información sobre las etnias del lugar, la historia de la Misión e historias personales de los artesanos.

10.                      Realizar el stand del proyecto en la Feria de Ciencias del colegio.

11.                      Realizar una campaña de prensa con motivo del 12 de octubre (se adjunta la gacetilla en el Anexo 1). El periódico Reporte 15 minutos levantó la gacetilla el 12 de octubre (se adjunta el recorte), y la revista Aquí Vivimos de la zona realizó una nota publicada a fines de noviembre.

12.                      Solicitar por nota la posibilidad de vender artesanías en otros colegios. Realizar una venta en el Colegio San Pablo.

13.                      Recolectar elementos donados para la misión, en particular diez  bolsas de ropa donadas por una familia de barrio General Paz, enterada por la nota en el Reporte 15 minutos (Catamarca 787, Hugo y Patricia) y una caja de materiales donados por el Instituto Superior Universitario (Susana, Diego y Daniel, Independencia 595).

14.                      Encomendar a un grupo de 5º año “A” (Zingale y otras) a elaborar un proyecto para la continuidad de la propuesta, basándose en la experiencia de los alumnos de 6º año. Otro grupo de 5º A, compuesto por Gisela González, Lacamoira, Lozano, Páez y Villa Villanueva realizó una recolección de ropa, llegando a juntar unas 130 prendas entre sus familiares.

 

Resultados alcanzados. En la primera etapa se recolectaron sólo un 2% de la meta propuesta de 2 toneladas de alimentos, como también 10 bolsas con ropa, en lo que se pudo observar poco interés y colaboración por parte de los alumnos. Eso obligó a modificar la estrategia por la compra - venta de artesanías, destinando la totalidad de las utilidades a la recompra de artesanías.

 

Al 14/12/05 la venta total fue de $ 1.391, superando las metas iniciales. 107 personas adquirieron 376 artesanías, quedando en stock otras 289. Al final del año quedaron $ 396,75 en caja más $ 121 a cobrar, que serán entregados a la Hermana Andrea, para la continuidad de las compras y del proyecto en el próximo año. Asimismo, gracias a la acción de prensa se consiguieron dos donaciones de ropa y alimentos (once bultos en total), además de 130 prendas recolectadas por un grupo de 5º A.

 

 

Anexo. Gacetilla enviada por e-mail a los medios de prensa el 11 de octubre de 2005 y nota publicada en el Reporte 15 minutos

 

GACETILLA DE PRENSA

 

Una alternativa de promoción humana para los “sobrevivientes” del 12 de octubre de 1492

 

Alumnos de nivel medio realizan la venta de artesanías aborígenes, con el propósito de generar trabajo genuino en la población de Santa Victoria, Provincia de Salta.

 

Durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, los alumnos de 6º año "A" del Instituto Nuestra Señora del Sagrado Corazón, junto con la comunidad religiosa del colegio, están comercializando artesanías provenientes de la misión franciscana ubicada en Santa Victoria, en el Chaco Salteño, el cual es uno de las departamentos con mayor índice de necesidades básicas insatisfechas de Argentina (52,9% de los hogares según el INDEC), que golpea en particular a la población aborigen, de las etnias toba, wichí y chorote.  

 

La venta de artesanías es una forma de generar trabajo genuino para estos habitantes postergados. A su vez, las utilidades de las ventas se reinvierten en adquirir más artesanías, promoviendo así la producción local que revaloriza las habilidades tradicionales de los grupos aborígenes.

 

En septiembre las ventas se realizaron dentro del Instituto, ubicado en Av. Revolución de Mayo 1476 de la ciudad de Córdoba, mientras que en octubre y noviembre se harán en otros colegios y en salidas de misas dominicales.

 

Otra acción que se realiza es la recolección de alimentos no perecederos para enviar a la misión, que sostiene un comedor infantil.

 

Para colaborar o adquirir artesanías, se puede comunicar al teléfono (0351) 4582158 o al (0351) 155114848.

 

AGRADECEMOS SU DIFUSIÓN

Biól. Federico Kopta

Profesor del Instituto Nuestra Señora del Sagrado Corazón

Tel. (0351) 4661148 – 4575279

Cel. (0351) 155 128634

http://ar.oocities.com/coordinacionnaturales

 

 

 

 


 

 

 

 

1