Descubrir y hacer
Su Voluntad por amor



¿Cómo responder con el amor al Amor de Dios?

En nuestra mente se ha fijado la frase:
"No quien dice: Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino aquél que hace la voluntad de mi Padre..." (Mt 7,21).

Por lo tanto, hacer la Voluntad de Dios: es amar a Dios. Esto no significa "resignación", como a menudo se entiende, sino la aventura divina más grande que le puede tocar a una persona: la de seguir no la propia mezquina voluntad, no sus propios proyectos limitados, sino a Dios. Realizar el plan que él tiene para cada hijo suyo: plan divino, impensable, riquísimo. 

La Voluntad de Dios es la perla preciosa. Es el descubrimiento de un camino de santidad hecho para todos: todos la pueden vivir, en cualquier lugar, situación, vocación. Es la tarjeta de entrada de las masas a la santidad.

A la Página Principal
1