Enlaces
                                                                                       
    
                                                                                       
  Comandate:
Chávez
No estas Solo!
   Todos Contra los Medios y sus mentiras!
Contactos
Archivo
Musica
Descargas
Fotos
Publicar
Principal
Contactos
Archivo
Musica
Descargas
Fotos
Publicar
Principal
VTV vivo!
VTV vivo!
De Interes
    
     
  
    
  
     
    
Lecturas
Mariana Hernández


La oposición burguesa y criolla, definitivamente no sabe conspirar, así tengan todo el dinero y los medios a sus servicio, solo aplican métodos enlatados poco efectivos. Ustedes dirán que me equivoco, pero hay una cosa, para conspirar hay que saber hacerlo, y con mucha experiencia solo se logra el objetivo, dentro de los cuales, uno de los principales es la divulgación de las ideas y las propuestas, entre lo que también encaja, el colocar al enemigo de manera desnuda con sus errores, y enseñar la manera mas adecuada de afectar a dicho enemigo, pero insisto, eso no es así de fácil, eso lleva tiempo del largo y parejo,  paciencia y sabiduría al manejar las masas, y tener claro cual es el mensaje que se debe difundir, para que pueda ser controlada y no se revierta contra quien lo creo. Últimamente, dentro de la oposición, se ha llevado un mensaje conspirador, dirigido especialmente a las clases con mayores posibilidades económicas, quienes jamás en su vida se habían tomado la molestia de manifestar por nada, echándole un cuento barato de que el gobierno es el demonio y que de un momento a otro se puede meter a su casa y llevarse las cosas que tenga de mas allí. Este mensaje indica a que se debe combatir de cualquier forma hasta lograr su objetivo, que no es otro que montarle las pesuñas al poder, pero no enseñan de que forma es combatir y las implicaciones que esto lleva, pero lo peor es que dicho mensaje esta cargado de odio y sectarismo, y entonces hacen pensar a quien lo escucha de que se tiene que andar en el combate de la manera mas violenta, tal como el mensaje. Otro elemento dentro del mensaje que tiene la oposición es el del desprecio a todo ser que no piense como ellos, sometiéndolo al escarnio publico, ya que así lo vieron por la TV golpista.

Ahora ante semejantes formas presentes en la oposición, hemos retrocedido a la época en que existía Luter King, dado en que aquel momento la lucha era de clases y ahora estamos bajo el mismo síntoma, pero con una diferencia, no es solo en lo político, también es en lo social y la convivencia, y por eso les relato esta experiencia, donde fui testigo como unos típicos opositores, mientras se trasladaban en el metro hacia plaza Altamira, ofendieron  cuanta persona este de acuerdo con la Revolución. Entonces preste atención sobre lo que en el metro ocurrió:

Me encontraba el día 11 de julio con una amiga de un medio alternativo recorriendo las zonas de la marcha pero primordialmente el Calvario, y como el deber me llamaba decidí ir al metro hasta mi trabajo, ella (a quien por proteger la identidad llamaremos “Libi”) también tenia compromisos pero me confeso algo: “es inevitable que este aquí, para mi es indispensable apoyar estas actividades, así tenga otros compromisos y me cause un problema después”, sentimiento que comparto, ya que es algo general en todo revolucionario verdadero. Durante todo el día andamos juntos y hablamos sobre diversos temas, siendo algo muy grato, pero llegaba la hora de irnos a cumplir con la otras obligaciones, dado a que la marcha se había ido de la Avenida Urdaneta, a Libi la esperaba un amigo que estaba infiltrado viendo la marcha en la estación del metro de Capitolio.

Bajamos y abordamos el tren, ella iba a Petare, Yo a Chacao, y nos sentamos pero no juntos ya que era imposible, y llego la estación de la Hoyada, donde abordaron un grupo de manifestantes vestido de absoluto negro, vía la Carlota, pero por el metro, ya que ni por el carrizo se tomarían la molestia de movilizarse caminado, dado a que un cayo en el pie seria algo demasiado marginal para sus sutiles y blandas extremidades. Desde que montaron el primer pie en el vagón, absolutamente todos vociferaban improperios humillantes, y como andaban en patota, lo hacían de forma altanera y retadora. Una vieja de esas encopetadas que siempre saca a pasear al perrito en una canastilla para que no se les muera subiendo una escalera, saco un papel que considero ofensivo, dado que de manera general, calificaba a todo ser que apoyara la Revolución como una llaga social, voraz y sanguinaria. Sin embargo, ante estos ataques me mordí la lengua, para escuchar y dejarlos derraparse solitos y emanando el pus mental que llevan a la palabra.

Eran Merideños, según, significando entonces que pertenecían al clan de adoradores de William Dávila, ósea, Adecos, y estaban maravillados, porque no se habían montado en metro jamás, y daban gracias a quien les consiguió los tickets para ir a Altamira y trancar la Fco. Fajardo. Me provocaba contestarle, pero era mejor callar y dejarlos vomitar su amargura, ya maquinaba este Relato, con puntos y comas, pero paso algo, “Libi” no se Aguanto, no lo pudo soportar mas, y les contesto, algo, dentro de lo que entendí “y ellos que arruinaron este país, con que moral hablan”, lo que desboco un fuerte ataque de insultos y desprecio hacia ella. Le dijeron de todo, desde hedionda, pulgosa hasta cómplice y criminal, con un nivel de desprecio que jamás había observado, y con tal ensañamiento, que hasta no se le querían sentar al lado cuando quedo el asiento vació. Me dio de todo, me provoco agarrarla por la mano y bajarme en la estación mas cercana, para alejarla de esas sabandijas, pero en ese momento el amigo de ella me miro y me dijo “Tranquilo, espérate” y observe vigilante, pendiente que cualquier agresión física que intentara así fuera una de esas viejas calavéricas que andaban obstinadas, iban a desembocar en un zafarrancho. Una ridícula de esas jóvenes mal criadas, que cuando se casen no le fritaran ni un huevo al marido por clemencia, le dijo “mire, no sea bestia, vaya a la escuela y aprenda lo redondo de la O y no solo donde se vota por el negro marginal de Chávez”.

Era imposible en determinados momentos entender algo por la gran cantidad de frases de racismos que emanaban de los hocicos de estos seres, pero se escucho que otra imbecil dijo: “mira Lina, cuantas balas le Regalaste al Concejal Asesino, alcahueta “(era otra palabra, pero no la coloco, por que me da rabia volver a escucharla). Mis ojos mostrarían cualquier expresión de coraje, de impotencia, pero por un momento tome el puesto que no me correspondía, de periodista, es decir de forma pasiva cuando un acontecimiento se desarrolla de la manera en que ocurría este. El trayecto se mostró como mas largo que antes, y la gente no se metía, era “Libi” sola contra las Hordas (y no chavistas, peor aun, de clase y abolengo Burgués), pero esto no la disminuyo, por el contrario, se defendió sin mencionar una mala palabra, sin ofender, sin insultar, y fue lo que tal vez me hizo aguardar en relativa calma, ya que tenia algo que demostraba mi tesis de que ahora del otro lado es donde radica y mora la intolerancia desbocada, sin sentido ni control.

Llego la estación de Chacao, pero no me baje, a pesar de estaba corto en la hora, seguí allí, de cierta forma no la podía dejar sola, debía estar hasta el ultimo momento, así fuera en silencio. Nunca pararon de ofenderla, y yo tampoco de mirarlos con esa chispa que tenia cuando estaba en el liceo aguardando tranquilamente pero rabioso el momento de la protesta, mas sin embargo, la escena me impedía actuar, era el momento de “Libi”, quien se defendió de los ataques de los muy blancos opositores, (también soy de piel blanca, hijo de un moreno, pero no con el alma negra ni podrida), ellos que tanta cultura racista emanaron en ese momento.  Otra vez una de las necias dijo: “menos mal que ya viene la estación, así no se nos pega una garrapata”, a lo que “Libi” le contesto contundentemente: “Por lo menos, si las tengo no serán mentales como las tuyas”, cosa que a la necia escuálida le causo gran indignación y soltó mas babosadas de desesperada. Llego la estación de Altamira, donde velozmente abandonaron el tren y se lanzaron a protestar sin saber por que en la Carlota, ya que lo único que sabían era que alguien dijo vamos a la Carlota, y era su obligación obedecer sin refutar.

Al momento de casi cerrarse las puerta, un tipo grito en el tren “¡Viva Chávez!”, a lo que “Libi” le dijo “Eso hacia falta antes no ahora, cuando estaban aquí era que se les tenia que decir, y no quedarse callado”, el hombre callo inmediatamente y en lo que abrió en la siguiente estación, se bajo rápidamente. Ahora eso no era solo para el, era para todos los que allí estábamos, incluyéndome (lo reconozco), ya que les dejamos hacer a esa gente tan pobre en espíritu lo que le vino en gana, pero no negare que eso demostró a mucha gente la realidad, de donde están las famosas hordas, de que es realmente la vulgar sociedad civil una suciedad Civil, que no respeta a nadie y pisotea según le convenga de forma particular, quienes andan por la vida destilando odio, mucho mas ahora, ya que la inyectadora cerebral de los medios de Conspiración Comercial los ha hinchado de resentimiento, de racismo, de prepotencia.

Llegue a Petare con ella, quien mostraba algún desagrado en su cara, y con razón, pero le di un abrazo y le dije que ella fue noticia, que fue protagonista de la dignidad de este pueblo revolucionario, quien con humildad e inocencia pero mucho mas coraje se enfrenta día a día a los enemigos de la Patria Libre, a los Conspiradores, a Los desalmados egoístas que cuales depredadores al acecho, aguardan en la oscuridad, pero su gesto fue como la luz Libertadora de Bolívar, como el canto retumbante de Ali en la conciencia, como la lucha de Che, y el arrojo de cuanto revolucionario ha salido al mundo a dejarlo todo, inclusive la vida, por su pueblo, por los humildes, por los que tienen esperanza de ver sonreír a los hijos de esta Patria tan bella llamada Venezuela. A ti “Libi” te doy Gracias por regalarme ese momento, por ver tanto espíritu y convicción revolucionaria, combativa con la ideas, con el corazón, y con esa sonrisa que me diste de despedida ese día, cuando retorne por el camino hacia mi trabajo, no molesto con lo que te paso, sino feliz, porque vi como se logro, a pesar de todo una VICTORIA POPULAR.

Dedicado a “Libi” Con todo respeto y admiración Revolucionaria

“15 MINUTOS DE RACISMO Y FASCISMO EN EL METRO”
Por: Carlos Ríos

En Honor de la Valentía de mi amiga “Libi”