UNIVERSIDAD YACAMBU

CURSO: PLANIFICACIÒN

PARTICIPANTE: MARIA A. MICHELANGELLI C.

TRABAJO 1

 

LA PLANIFICACIÒN

       

        Planificar es la acción consistente en utilizar un conjunto de procedimientos mediante los cuales se introduce una mayor racionalidad y organización en un conjunto de actividades y acciones articuladas entre sí que previstas anticipadamente, tiene el propósito de influir en el curso de determinados acontecimientos, con el fin de alcanzar una situación elegida como deseable, mediante el uso eficiente de medios y recursos escasos o limitados.

       En un sentido general planificar significa organizar los factores productivos a futuro para obtener resultados previamente definidos. Quien planifica traza entonces un plan donde se fijan los recursos que serán necesarios para el logro de las metas parciales y globales trazadas. Sin un plan no habría propósito para el cual organizar. No se sabria el tipo de personas que se necesitan. No se tendrìa la necesidad de control. La planificación es un compromiso. Es un esquema básico para cambiar la empresa. La planificación es una herramienta que permite al gerente llevar con éxito su rol gerencial. El plan permite al gerente efectuar el control y el cumplimiento de las acciones consideradas. Un plan hace referencia a las decisiones de carácter general que expresan los lineamientos fundamentales, las prioridades que se derivan de las formulaciones, la asignación de recursos acorde a las prioridades, las estrategias de acción y el conjunto de medios e instrumentos que se van a utilizar para alcanzar las metas y objetivos propuestos.

           La Planificaciòn se considera el primer paso dentro del proceso administrativo, el cual lleva a cabo las siguientes fases:

· Diagnostico: Salud. Reconocer para actuar.

· Determinación de objetivos y metas: Basándonos en nuestros defectos y virtudes. Resuelve falencias o males de nuestra organización. ¿Qué se quiere lograr?

· Programación de actividades y tareas

· Ejecución de actividades y tareas

· Evaluación

       Metodológicamente, la planificación requiere que por cada objetivo se definan las acciones a realizar, se anticipen los problemas por resolver, se priorizen sus soluciones, se establezcan recursos y responsabilidades, y se diseñen medidas de seguimiento que permitan no sólo evaluar el avance, sino sobre todo volver a planear. Regularmente entonces la primera actividad de planificación se refiere a la creación de un banco de proyectos gestado como parte del diagnóstico. Esto corresponde a traducir los objetivos en tácticas específicas y aparentemente consistentes que representan acciones concretas para realizar. Sin embargo, los planes se debilitan, y debilitan la posibilidad de ejecutarse, cuando los bancos de proyectos no logran siquiera ser lo que se espera, y se quedan siendo un catálogo de buenos deseos.

ORIGEN DE LA PLANIFICACIÒN

      Se suponer que el interés del hombre por conocer y dominar su futuro se remonta al comienzo de la misma humanidad. Desde tiempos ancestrales ha existido la preocupación por conocer de manera anticipada aquello a lo que se deberìa enfrentar en los días por venir, para poder esquivar del destino los malos augurios, o bien, para tratar de tranquilizarnos con promesas y, de alguna manera, intentar disfrutar por adelantado lo que vendrá.

       Esta motivación en el Homo sapiens esta dada por el deseo de controlar la forma en que se desenvolverán las actividades y acontecimientos de importancia, como pueden ser la organización social, la política, la economía y el mercado, los procesos eleccionarios, las "preferencias" de los consumidores, etc..En un comienzo de la humanidad el hombre se valió de fenómenos naturales para "leer" su futuro inmediato, por ejemplo, relacionado con las actividades de caza. Las pinturas rupestres son prueba de esto. En las cuevas el hombre anticipaba, tal vez recordando experiencias pasadas, la buena caza dibujando ceremonialmente en las paredes la muerte de la presa. La existencia de los oráculos en la antigüedad es otro hecho que ejemplifica el deseo por controlar lo desconocido, lo inmanejable y temible. En ocasiones estos llegaban incluso a pronosticar la suerte de todo un país.

      Al hablar de pronósticos enseguida se conjuran imágenes de mujeres frente a bolas de cristal o métodos poco confiables como los horóscopos en diarios. ¿Quiere decir esto que el hombre moderno no necesita ni busca ya controlar el futuro a través del presente?. ¡NO!. La diferencia estriba en el tipo de oráculos que social y culturalmente se permite validar. Hoy en día los oficios de adivinos y pitonisas han probado ser tan fascinantes como desacertados, en más de una ocasión, el encuentro con la realidad se ha traducido en la desilusión de vaticinios incumplidos. De tal manera la idea de planear en la actualidad sigue respondiendo a la inquietud lógica de la humanidad por conocer su futuro, aunque hoy en día se trate de un enfoque más activo que la simple espera de lo predicho. En lo puntual, lo que se busca con la planeación no es tan sólo el diseño de escenarios, sino la forma de alterarlos y sacarles el mayor provecho. Con la planificación se trata y se cree, por tanto, que se está planeando el futuro en vez de padecerlo.

     Planificar, sin duda, es una de las actividades características en el mundo contemporáneo, volviéndose cada vez más necesaria ante la creciente interdependencia y rapidez que se observa en el acontecer de los fenómenos económicos, políticos, sociales y tecnológicos. En ocasiones esto parece descifrar el enigma de la planeación no tanto para conocer hacia dónde se va, sino más bien en saber dónde se està.

      Lo anterior ha hecho que tanto gobiernos como particulares destinen buena parte de sus energías y recursos a planear, lo cual ha ido desarrollando paralelamente una metodología cuya sofisticación ha crecido en complicación. No obstante, la planeación sigue siendo en esencia un ejercicio de sentido común, a través del cual se pretende entender, en primer término, los aspectos cruciales de una realidad presente, para después proyectarla, diseñando escenarios en los que se busca finalmente obtener el mayor provecho posible. De este modo, el diagnóstico se realiza con el fin de conocer las tendencias históricas de un fenómeno y diseñar las perspectivas futuras para el mismo. De ahí el carácter táctico de la planeación: no se trata sólo de prever un camino sobre el que se transitarà, sino que se busca anticipar su rumbo y, tal como se espera comúnmente, cambiar el destino a través de ella.

PARADIGMAS DE LA PLANIFICACIÒN

        La aplicación de nuevos paradigmas de la planificación del desarrollo municipal, una posible salida, y no deja de ser eso, es la utilización de la metodología de la Planificación Estratégica Situacional, con una visión interdisciplinar que supere la sectorialización tradicional de la metodología impulsada por las instituciones responsables de la normatividad, capacitación y asesoría para la elaboración de los Planes de Desarrollo Municipal. Cambiar radicalmente las tendencias actuales del modelo de desarrollo predominante en los municipios, está francamente fuera de toda posibilidad de gobierno municipal alguno, sin embargo algo se tiene que hacer y es necesario dar los primeros pasos y empezar a revertir en cierto modo la alta concentración poblacional, el incremento de la pobreza, el deterioro ambiental y la antidemocracia social y política. Ante un mundo cada vez más complejo, contradictorio y deteriorado, la aplicación de la inteligencia, resulta ser no solo un imperativo técnico y político, sino quizás y radicalmente sea la aplicación de una ética de la responsabilidad ante las nuevas generaciones. Aunado a lo antes dicho, los paradigmas de la planificaciòn se han ido modificando de acuerdo a las nuevas tendencias, es decir, ahora se esta planificando sobre bases estrategicas para poder tomar en cuenta todos lo factores involucrados en la organizaciòn.

PLANIFICACIÒN NORMATIVA

               Es una metodologí para la toma de decisiones, para escoger entre alternativas que se caracterizan porque permiten verificar la prioridad, la factibilidad y compatibilidad de los objetivos y permite seleccionar los instrumentos más eficientes .

        Es la forma básica de la planificación. Aquí se trata de responder a la cuestión del “deber ser” del plan; hace referencia a lo que se quiere llegar. A través de este diseño del “deber ser” se expresa la situación objetivo y de ella se deriva el arco direccional del plan y las estrategias de acción. La cuestión fundamental es: ¿a dónde queremos llegar?, ¿qué camino ir haciendo para transformar la situación inicial de acuerdo a la situación objetivo a la que se quiere llegar? .Desde el punto de vista filosófico (o ideológico-político si se quiere plantearlo en estos términos), el momento normativo viene a ser como un marco referencial que, por una parte, configura un sistema de valores que inspira o proporciona direccionalidad a la acción y, por otra, ofrece objetivos y finalidades que se sitúan en el horizonte utópico. Entre las caracteristicas palpables de este tipo de administración se tienen:

PLANIFICACIÒN SOCIAL

          Es la concertación de todos los actores sociales involucrados en la sociedad global y no sólo con aquellos con los que se quiere “hacer” a través de los planes y programas.

         Un sistema de planificación consiste, en esencia, en “planificar la planificación”, lo que implica ante todo una efectiva coordinación y comunicación entre los responsables de llevar a cabo los programas y los responsables de formularlos. Supone pues, la superación del aislamiento y separación que existe, de hecho, entre la oficina de planificación y los órganos ejecutivos. Y supone, también, la necesidad de superar el modo feudal de organización y funcionamiento de la Administración pública tradicional. Tarea harto difícil a poco que se intente modificar el “feudalismo” de cada área de la Administración pública y, aún de cada departamento.

       Sin embargo, lo sustancial de la planificación como proceso y estrategia no es eso, sino el planificar teniendo en cuenta la totalidad social en cuanto el contexto más amplio (y a la vez condicionante) de las áreas de intervención que han sido (o van a ser) programadas. Esto conduce a prestar atención a los diferentes actores y sectores sociales, que buscan sus propios objetivos, que tienen sus propias apreciaciones/valoraciones de cómo debe ser la sociedad, y que desarrollan sus propias estrategias para el logro de sus objetivos y propósitos. Consecuentemente, lo que se quiere hacer (lo programado), puede encontrarse con oposiciones, coincidencias (totales o parciales) de otros actores sociales. Esto implica concebir la planificación, teniendo en cuenta e incluyendo en la propia planificación lo que los otros pretenden realizar.

       En rigor, lo más grave no es la planificación en sí misma, sino la violencia con que se pretende imponer sus 'leyes'. Efectivamente, cuando un funcionario estatal planifica el futuro, es seguro que, en mayor o menor medida (generalmente, en gran medida), errará. Si no impone coercitivamente su 'planificación', nada malo ocurrirá porque el mercado natural, la gente, irá acomodándose voluntariamente a la realidad 'en tiempo real' (si el padre de familia no tiene con que pagar impuestos, no paga y los hijos comen). El problema surge cuando al Estado se le ocurre imponer violentamente su planificación que, como es errada, provocará que la sociedad yerre en su accionar. El padre de familia deberá pagar impuestos, y subalimentar a sus hijos, o ir preso. Por cierto que, prever que, en casos especiales, los ciudadanos puedan apelar a la 'justicia' no tiene sentido por impracticable y no es forma (particular) de paliar un mal (general) evitable.

       Muchas veces se justifica la planificación coactiva, ejercida sobre las personas, con el supuesto de que, la sociedad (y, consecuentemente, la 'autoridad' que la representa), tiene grave obligación natural de defender el bien común. Este argumento constituye una clara interpretación hegeliana (que absolutiza sobre el 'cuerpo social' a la persona humana: los distintos socialismos del bien común natural.

PLANIFICACIÒN ESTRATEGICA

      Es un método para desarrollar las aptitudes y procedimientos necesarios para la eficaz administración de los negocios futuros, permitiendo así el camino óptimo que va de los negocios de hoy a los de mañana. Asimismo, determina la misiòn y los objetivos básicos a largo plazo de una empresa, la adopciòn de cursos de acciòn y la asignaciòn de los recursos necesarios para lograr estos fines.Ddo que estrategias y polìticas afectan la planeaciòn, tambien ejercen enorme influencia en las demàs àreas de la administraciòn. Las principales estrategias y polìticas influiràn naturalmente en la estructura de la organizaciòn y, por este medio, en otras funciones de los administradores.

     Para ser efectivas, estrategias y polìticas deben ponerse en pràctica por medio de planes, tan minuciosos en sus detalles como lo exija la consideraciòn de hasta los componentes màs elementales de las operaciones. Asì, las tàcticas son los planes de acciòn para la ejecuciòn de las estrategias. Éstas deben apoyarse en tácticas efectivas.La planificación estratégica es un proceso que persigue la consecución de objetivos mediante la realización de esfuerzos humanos, técnicos y financieros. En este sentido no se diferencia de los otros enfoques de planificación. La verdadera identidad del proceso de planificación estratégica, radica en que el mismo se orienta y descansa en la formulación de un cuerpo analítico que debe responder a preguntas relacionadas con nuestras posibilidades de actuación; las vías, los caminos y las secuencias en que debemos hacerlo, y las vías de escape que deberían utilizarse para sortear los obstáculos o contingencias (la estrategia).

     El proceso de planificación estratégica descansa en la formulación de tres tipos de planes fundamentales: los planes estratégicos de largo plazo; los programas a mediano plazo; los planes operativos y presupuestos a corto plazo. Estos tres tipos de planes conforman un sistema interconectado con diferentes puntos de unión que permiten a las estrategias de largo plazo reflejarse en las decisiones actuales.

      La planificación estratégica se convierte, de este modo, en una carta de navegación sobre el curso que se estime más apropiado para la empresa. Una de las funciones instrumentales de la planificación estratégica es hacer un balance entre tres tipos de fuerzas, que responden a su vez a distintas preguntas:

      La misión de la organización: ¿Cuál es la razón de ser de la empresa?

      Las oportunidades y amenazas que enfrenta la organización y que provienen del medio externo: ¿Cuáles serán las demandas que nos planteará el entorno? ¿Qué tipo de dificultades y obstáculos pueden entorpecer nuestra capacidad de respuesta?

       Las fortalezas y debilidades del ambiente interno de la organización: ¿Qué es lo que somos capaces de hacer? ¿Qué elementos de nuestra estructura interna podrían mostrarse inadecuados a la hora de una mayor exigencia productiva?

       Si no hay suficiente coincidencia entre la misión de la organización, sus capacidades y las demandas del entorno, entonces estaremos frente a una organización que desconoce su real utilidad. Por el contrario, un claro sentido de lo que es la misión, permite guiar las decisiones sobre qué oportunidades y amenazas considerar, y cuales desechar.Un efectivo plan estrategico ayuda a balancear estas tres fuerzas, a reconocer potencialidades y limitaciones, a aprovechar los desafíos y a encarar los riesgos.

       El proceso de planificación estratégica se desarrolla a través de las siguientes etapas:

A) Revisión histórica:El estudio del comportamiento de los actores o fuerzas sociales en el pasado, la comparación de sus acciones presentes con las expectativas de cambio, el estudio de los valores y creencias, el grado de resistencia o adherencia mostrado al cambio, sirve al propósito de señalarnos o advertirnos sobre la oportunidad estratégica, entendida ésta como el momento, lugar y forma de aplicar una acción. La oportunidad es una decisión de coyuntura, pero se relaciona tanto con el pasado como con las posibilidades futuras, ya que funciona como una instancia reguladora del tiempo. Al planificar bajo condiciones de incertidumbre, la oportunidad juega un papel preponderante.

B) Construcción de escenarios:Un escenario es un modelo situacional que describe la sucesión lógica de los acontecimientos, desde el presente hacia el futuro, con el objeto de elaborar el pronóstico d posibles acciones en un determinado período.La técnica de escenarios permite analizar el conjunto de situaciones que se dan en un espacio y tiempo detrminados, según el curso de los acontecimientos, y aplicar procedimientos que permiten mejorar el pronóstico y hacer más objetivas las hipótesis derivadas del análisis.

C) Previsión del futuro:La previsión del futuro o pronóstico se define como el conjunto de tendencias observadas en cada situación del escenario y formalizadas en razonamientos hipotéticos. Es una ocurrencia probable que genera la movilización del sistema para evitarla o para provocar su desencadenamiento. El pronóstico procede de tres fuentes: la experiencia, el razonamiento científico y la intuición previa.

D) El diseño de objetivos: En términos simples, objetivo es aquello que se desea obtener mediante un proceso de aproximación secuencial y temporal. En los enfoques de planificación normativa y administrativa, los esfuerzos se orientan al logro de los objectivos preestablecidos. Se trata de lograr la eficiencia en dos niveles: el interno y el externo. En el nivel interno la eficiencia depende de los instrumentos que se usen para obtener el objetivo, y en el externo, de la capacidad del objetivo para solucionar el problema planteado.

E) El diseño de estrategias:El papel de la planificación estratégica es “cabalgar” sobre el prnóstico para orientar los objetivos hacia los resultados esperados, deseados o provocados y establecer las trayectorias que van de la imagen—objetivo de una situación inicial—al objetivo real de una situación terminal.La estrategia es la totalidad de procesos, interconectados y variables que se relacionan con la situación (actual y probable), con los cambios que se operan con el movimiento hacia el objetivo, con el conocimiento del oponente o de las restricciones y con la fuerza que debe aplicarse para lograr los resultados.

F) La formulación de planes:El plan es un modelo representativo de las acciones prácticas que se han decidido poner en ejecución. Cuando se centra la planificación en esta función programática del proceso, se intenta solucionar situaciones desde la perspectiva de la racionalidad técnica. El hecho de que exista un plan, no asegura la participación colectiva en las decisiones fundamentales (por ejemplo, de un país) porque los hechos siguen ocurriendo o dejan de ocurrir a pesar de que exista un plan.

A fines de ilustrar el proceso de formulación de un plan estratégico, hemos seleccionado un modelo sencillo que contiene los elementos fundamentales de este proceso.

 

 

       Para concluir se presentan los aspectos mas importantes de la planificaciòn:

  

     BIBLIOGRAFIA:

    INFOGRAFIA:

          http://erc.msh.org/fpmh_spanish/chp1/p2.html#subhead_3

          http://www.itlp.edu.mx/profesores/hrobledo/int2.htm

          http://www.monografias.com/trabajos13/gereope/gereope.shtml

          http://members.tripod.com/admusach/doc/planestrat.htm

          http://www.eumed.net/cursecon/dic/P3.htm

          http://html.rincondelvago.com/administracion_33.html

          http://www.ubiobio.cl/cps/ponencia/doc/p12.7.htm

          http://www.eumed.net/cursecon/libreria/at-espe/2.2.htm

          http://www.ipap.sg.gba.gov.ar/mun_ml/gral_rod/7.doc

          http://www.fao.org/docrep/field/003/AB4765/AB476500.htm