David Bowie

Nació en 1947 en Brixton, Londres, y su verdadero nombre es David Robert Jones, que cambió en su juventud por el de Bowie, ansioso por introducirse en los ambientes de la publicidad y el cine. Sus primeras actuaciones como cantante las realizó en pequeños locales y en institutos, en compañía de músicos aficionados (David Jones & The King Bees, The Manish Boys o Lower Third), hasta que a finales de los sesenta comienza a grabar sus primeros singles, que conformarían el álbum The World of David Bowie (1966-1967), renombrado en 1973 Images y que es una recopilación más completa de esos años. Tras un periodo de acercamiento al teatro, se forma como actor y mimo con Lindsay Kemp, influencia que será decisiva en sus actuaciones posteriores.
En 1969 graba el álbum Space Oddity, que llegará al puesto cinco de las listas. Tras un periodo en que realiza actuaciones en diversos países, entabla amistad con el que será su nuevo representante, Toni DeFries. En 1971 Bowie graba los álbumes The Man Who Sold The World y Hunky Dory, ofreciendo una imagen provocativa, en consonancia con el glam, tendencia dominante en el rock británico de la época. De los dorados rizos de sus comienzos, Bowie adopta la estampa de un ser lívido que luce peinado e indumentarias femeninas.
Será en 1972 cuando comience el gran ciclo de transformaciones que caracterizarán su personalidad camaleónica: The Rise And Fall Of Ziggy Stardust And The Spiders From Mars (1972), donde encarna a la 'Dama Polvo de Estrellas', el último gran mito del rock; Aladdin Sane (1973), donde acentúa los rasgos ambiguos al presentarse como un enviado mágico del mundo exterior y las fuertes guitarras delatan su interés por conquistar el mercado estadounidense. En 1974 la provocación va más lejos: Bowie, que ha declarado en varias ocasiones su bisexualidad, posa junto a la modelo Twiggy en la portada de Pin Ups, recopilación de algunos temas del pop de los sesenta y se muestra desnudo en la carpeta de su álbum Diamond Dogs, lo que originará que su trabajo sea censurado en diversos países europeos. Las canciones de Bowie generan una atmósfera futurista, obsesiva donde da cabida a breves guiños dirigidos al rock americano y desarrolla profundas y densas secuencias donde desfilan personajes orwellianos (el Gran Hermano de 1984), arquetipos de una modernidad decadente ('Candidate') o figuras que parecen surgidas del género gótico. En Gran Bretaña las críticas son duras, pese a lo incontestable del éxito, y Bowie emprende entonces la conquista del mercado estadounidense con el álbum Young Americans (1975), que asciende al primer puesto de las listas de ventas. Gracias al respaldo de Andy Warhol, con quien traba gran amistad, su popularidad aumenta en muy breve tiempo.
Nuevos cambios en la trayectoria de Bowie: vuelve a distribuirse Space Oddity, y adopta la personalidad del mayor Tom, astronauta perdido en el espacio exterior, al que seguirán Station To Station (1976), Changes (1976) y, resultado de su colaboración con Brian Eno, Low (1977). Bowie evoluciona hacia un personaje de aspecto frío, distante, envuelto en largos abrigos de cuero, que deslumbra al cabo de unos meses cantando los temas de un nuevo álbum: Heroes (1977). En los años siguientes, y todavía con Eno, Bowie graba dos muestras más que evidencian su polifacetismo: Stage (1978) y Lodger (1979), que señalan su orientación hacia un rock fresco, original y de sencilla comercialización masiva. La misma síntesis entre la sátira, la alegoría circense y los símbolos siniestros, aunque con mayor fuerza, se verá reflejada en Scary Monsters (1980) y más tarde en Rare (1982). En Let's Dance (1983) y Tonight (1984), Bowie pasa a compaginar con una gran soltura temas herméticos ('Ricochet') con baladas que le facilitan la colaboración con otros artistas, como su adorado Iggy Pop, Queen, Tina Turner y Mick Jagger, de The Rolling Stones. Al mismo tiempo, ha nacido un nuevo personaje, que marca la madurez del artista británico: 'el duque Blanco', un renacido aristócrata del rock que ironiza sobre el mundo cuando interpreta 'Modern Love' a modo de preludio.
En 1986 Bowie es ya una estrella cinematográfica que compone la banda sonora del film dirigido por Jim Henson y producido por Georges Lucas Dentro del laberinto (1986), donde interpreta uno de los papeles protagonistas. Sus apariciones en este campo se remontan a principios de los setenta, cuando participó en un documental sobre su carrera The 1980 Floor Show (1973), a la que seguirían The Man Who Fell To Earth (1975), de Nicholas Roeg, Just A Gigolo (Gigoló, de David Hemmings, 1979), El ansia de Tony Scott (1983), Feliz Navidad, Mr. Lawrence (1983), de Naghisa Oshima, o Cuando llega la noche (1984), de John Landis. Pero no por ello ha abandonado su búsqueda como artista del rock, como demuestra la alternancia que cultiva en su carrera encabezando la banda Tin Machine y editando álbumes personales tan controvertidos como Never Let Me Down (1987). Con Outline (1995), tras un prolongado periodo de silencio, Bowie vuelve a transformarse: esta vez adopta la identidad de un detective en una urbe futurista y a recobrar, con sonoridades de su época con Eno, su preeminencia en la vanguardia del rock.

Páginas de interés