đHwww.oocities.org/es/hema_cagu/Siete_Iglesias_5.htmlwww.oocities.org/es/hema_cagu/Siete_Iglesias_5.htmllayedxŤqÔJ˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙Č0Šl*&OKtext/htmlŘWY…*&˙˙˙˙b‰.HWed, 16 Aug 2006 21:53:40 GMT%Mozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *ŚqÔJ*& LA REVELACIÓN DE LAS “SIETE IGLESIAS – V ”
LA REVELACIÓN DE LAS “SIETE IGLESIAS – V ”
TIATIRA: El Hijo de Dios (Hombre Espiritual cual águila escudrińadora de “rińones y corazones”) nos dice que Jezabel será arrojada a un lecho (nuestro cuerpo) de dolor y a los que adulteran con ella (los hombres que llevan la marca de la bestia, o estereotipos conductuales),  a una gran tribulación (pruebas por los deseos concupiscentes, afectos, sentimientos, emociones, etc.); y  sus hijos (expresiones inmorales o carnales) serán heridos de muerte (inactivación) en base a la profundidad carnal satánica.
Cuando se nos abre el entendimiento mediante el romper del cuarto sello, iremos entendiendo el verdadero significado de Jezabel y de todas sus manifestaciones somáticas y neuro-hormonales; la obra inicua que produce en el ser humano en razón de sus afectos naturales, de sus deseos concupiscentes y caprichosos, de sus emociones carnales, etc. La bestia natural humana que todo lo devora y holla con sus pies, contra  la forma conductual del Ser Viviente en la forma de “Águila en vuelo”. Hombre carnal contra Hombre Espiritual. La muerte (poder inactivador o bloqueante) y el hades (poder de la ignorancia y del olvido) en la Mano del Seńor, tiene que acabar de una vez y para siempre, con todo sometimiento jezabélico, a través de la sentencia dada por medio de la voz de la cuarta trompeta, la cual nos suministra poder para combatir todo tipo de actuación errada relacionada con la verdadera adoración divina. El supuesto sol de la iluminación acerca de la verdad del hombre es herido y mutilado de la misma forma que su mujer, la estrella menor de la subconciencia, así como también sus hijos o expresiones inducidas por el error.
El ángel o querubín vencedor recibirá el poder sobre las naciones o control sobre toda expresión del actuar u obrar humano (dominio propio); así como también el poder de iluminación mental (Lucero del Alba) contra toda obnubilación carnal que se opone al verdadero conocimiento espiritual de Dios. Jezabel contra el dominio propio; el actuar inicuo contra el actuar justo.
Se dice que la hipófisis es la glándula endocrina madre de toda secreción hormonal interna y órgano efector de toda vinculación neuro-endocrina procedente del cerebro. Ella se encuentra ubicada en una especie de “trono” denominado “silla turca” del hueso esfenoides, delante del encéfalo y en el centro de la bóveda craneana. Sus dimensiones no sobrepasan el tamańo de una caraota roja grande. La hipófisis libera una gran cantidad de  hormonas responsables de infinidad de eventos o procesos fisiológicos relacionados con el desarrollo y función del ser humano. En “oposición” a ella se encuentra otra glándula más pequeńa, localizada en la parte posterior del encéfalo, denominada epífisis o glándula pineal; que produce una hormona muy importante, la melatonina, la cual ha sido objeto de muchos estudios, pero que sin embargo se desconoce a ciencia cierta los mecanismos de su acción (agradecemos investigar más a fondo el tema, debido a su relación intrínseca para con el comportamiento humano).
Cuando llega el momento del derramar de la cuarta copa de la ira de Dios sobre el supuesto “sol” (cubrir su faz; como cuando a Hamán le fue cubierto el rostro debido a su afrenta ignominiosa ante el rey Asuero, por causa de su obrar inicuo contra la obra justa de la reina Esther), éste es eclipsado (“el sol se pone negro y la luna pierde su brillo") o “tapado” en su manifestación inicua para con el ser del hombre. La falsa iluminación de la inteligencia para con la verdadera comprensión del misterio de Dios, es bloqueada o cubierta (sellada u obnubilada) por causa del asedio de la víctima del altar en Su actuar justo; para que ello de lugar a la participación de los 3 arcángeles de la presencia con miras a satisfacer la sed de la justicia de Dios, por medio de los procedimientos judiciales y/o sentencias restauradoras de la condición de las 3 últimas congregaciones angelicales, para con la medida de ángel del nuevo ser. La medida de hombre ya ha sido consumada...
SIGUIENTE PÁGINA: "LA REVELACIÓN DE LAS SIETE IGLESIAS - VI"