HISTORIA  

Primera Salida…

La Cofradía de la Oración en el Huerto de los Olivos, de las pocas hermandades que han mantenido invariable, el día de su estación de penitencia, hizo su primera salida penitencial de la iglesia de Santo Domingo, el Lunes Santo, día 3 de Abril de 1944 y, en ese día, se ha mantenido a excepción de la Semana Santa de 1965 en que la realizó el Domingo de Ramos.

Fundada en 1943, esa Semana Santa sus fundadores realizan un Vía Crucis de penitencia por las calles del Realejo con la imagen del Crucificado de Santo Domingo, el Stmo. Cristo de la Expiración.

Después de la Semana Santa de 1943, la nueva Cofradía se empieza a preparar para su salida en la Semana Santa del año siguiente, encargando a uno de los mejores imagineros granadinos de la época, fiel seguidor de los patrones de la antigua Escuela Granadina don Domingo Sánchez Mesa, las cinco imágenes del paso de la Oración en el Huerto y la Dolorosa con la advocación de María Santísima de la Amargura. El "paso del Misterio", por deseo de la Hermandad, con el que el escultor no estaba muy de acuerdo, lo hace inspirándose en el famoso de Salcillo de la ciudad de Murcia. Sánchez Mesa había realizado un original boceto inspirado en una pintura de Alonso Cano que la Hermandad no aceptó; de todas formas, el brillante resultado de lo realizado, podemos comprobarlo, no desmerece de la obra del escultor murciano. La Virgen de la Amargura, Dolorosa de candelero que hoy se conserva en la clausura del Monasterio de las Comendadoras de Santiago, está inspirada en algunos bustos de Dolorosas del insigne José de Mora.

Ya realizadas las imágenes, de sus titulares, la Hermandad las bendice junto con sus estandartes, en la iglesia de Santo Domingo, donde los pasos habían sido montados a ambos lados del Altar Mayor, en solemne función religiosa oficiada por el Obispo de Guadix, celebrada a las 7,30 de la tarde del día 19 de Marzo de 1944.

A las ocho de las tarde del Lunes Santo de 1944, la multitud expectante llenaba la Plaza de Santo Domingo, cuando la Banda de Cornetas y Tambores del Regimiento de Artillería, precedida de la Guardia Municipal, en traje de gala y montada a caballo, abría la marcha, dirigiéndose hacia la Cuesta del Progreso y calle Ganivet, abierta en esos años como resultado de la demolición de las estrechas calles de la Manigua, antiguo barrio de prostíbulos de la ciudad.

Tras la cruz parroquial, la comitiva de nazarenos con hábito de lana blanca y capillo de raso azul. Los mayordomos, con airoso volteo de sus capas azules, iban y venían entre las hileras de farolillos, en cuyos cristales estaba estampado el escudo de la Hermandad y que eran portados sobre astas de madera por los nazarenos.

A lo lejos, por la Cuesta del Progreso, se veía bajar casi toda la Cofradía. El nuevo "paso" de la Oración en el Huerto, sobre altarón con moldura barroca en sus bordes, iba custodiado por la Guardia Civil y se balanceaba rítmicamente al redoble de los tambores de la banda del Regimiento de Infantería. El olivo parecía acariciar los bordes de los balcones de las casas y, bajo él, Cristo arrodillado miraba al cielo indicado por el índice del bello Ángel. Los tres Apóstoles dormían plácidamente delante de Jesús ajenos a la angustia del Maestro.

El escudo de la Cofradía labrado en madera dorada y policromada era portado por dos pajes delante del "Paso de Misterio"; detrás de él el clero parroquial, la banda de cornetas y tambores y las representaciones de las restantes cofradías con sus respectivos hábitos. Después, el sencillo "paso", sin toldilla, de María Stma. De la Amargura con manto azul corto y tocada con preciosa diadema plateada que brillaba iluminada por un bosque de candelas y detrás, ánforas plateadas cubiertas de flores; todo sobre una sencilla parihuela cubierta de faldones azul oscuro con randa de encaje. Detrás, ya llevaba un nutrido cuerpo de camareras vestidas de mantilla caminando en dos largas filas; por último el Gobernador Civil de la Provincia don José María Fontana, que había sido nombrado Hermano Mayor Honorario de la Cofradía, el Alcalde don Antonio Gallego y Burín con el Teniente de Alcalde y el Delegado de Educación, Sr. León Arcas.