La Convivencia con un niño que tiene ADD

 

AUTOR: Dr Eduardo Hernández Gonzáles
             Pediatra y Terapeuta de la Conducta Infantil

 

La mayoría de los padres de niños con Déficit de Atención (ADD), confrontan un reto a diario en el control de la conducta de su hijo. Es interesante notar que estos padres, como grupo, relatan experiencias muy similares en relación con la educación de sus hijos.

Dentro del hogar, la mayoría de los niños con ADD que son hiperactivos tienen dificultades para cumplir las instrucciones de sus padres. Se frustran con facilidad, interrumpen las conversaciones con frecuencia y suelen tener conflictos con sus hermanos. Su poca tolerancia ante la frustración, su estilo de dar respuestas impulsivas y su actitud más bien exigente, pueden crear problemas con los amigos quienes los considerarán dominantes e irritables.

Los niños con ADD que son mayormente distraídos, en lugar de hiperactivos e impulsivos, desesperan a sus padres, no tanto por lo que hacen sino más bien por lo que no hacen. En este caso, los padres luchan con tareas no terminadas, deberes olvidados, la lentitud y una desorganización crónica. Con frecuencia se los describe como pasivos y tímidos en sus relaciones, y pudieran necesitar aliciente constante para hacer amistades.

El ADD pone a prueba los límites de paciencia de la mayoría de los padres, y fácilmente puede causar tensiones matrimoniales y familiares. En algunas familias, la madre y el padre manifiestan diferencias significativas en la manera de abordar el manejo de su niño con ADD, creando tensión entre ellos y confusión en el niño.

Lamentablemente, no existen respuestas sencillas para la educación de estos niños, ni métodos mágicos que sean de una eficacia constante en el control de su conducta. Sí tenemos sin embargo, los terapeutas de la conducta, algunos consejos útiles para la educación infantil que pudieran ayudarlo a encaminar bien a su hijo.

Varios estudios sobre familias de estos niños con ADD, indican que los niños se portan notablemente mejor cuando están en compañía del padre en vez de con la madre. El hecho que se comporten mejor con los padres que con las madres pudiera deberse al descubrimiento que los padres tienden a aplicarle al niño las consecuencias de su conducta de forma más inmediata, y tienen reacciones más punitivas a la conducta impropia que las que suelen tener las madres.

Antes de pasar a los principios de modificación de conducta que pudieran serle útiles en controlar la conducta de sus hijos, es conveniente abordar primero el tema de la reacción suya ante el hecho de que su hijo tiene, o pudiera tener un trastorno de bajo nivel de atención. Para relacionarse de una manera operativa con un niño con ADD, un padre necesita aceptarlo con su problema. Aceptar al niño con ADD significa reconocer el trastorno, comprender los efectos que esa alteración tiene sobre la conducta y la adaptación del niño en el hogar, la escuela y en situaciones sociales, además de buscar y aceptar la ayuda especializada.

¿Cómo reaccionan ante el diagnóstico?

Por lo regular, los padres reaccionan al diagnóstico de ADD en una de las tres formas siguientes: lo niegan, se resignan a soportarlo o lo aceptan.

Los padres que lo niegan:

Los padres que lo niegan generalmente reaccionan al diagnóstico de ADD con dudas, desconfianza y algunas veces con cólera. Les resulta muy difícil aceptar el hecho que su hijo pudiera tener alguna anomalía, y buscan otras razones para explicar los problemas que confronta el niño. Pudieran restarle importancia a la gravedad del problema: “es sólo un niño”, “está todavía pequeño”, “eso se le quita cuando crezca”. O pudieran atribuir las causas del problema a algún factor externo: “es culpa de la escuela”, “la maestra la tiene tomada con él”.

Los padres que asumen la posición de negarlo tratan de demostrarle a los demás, así como a ellos mismos, que su hijo no tiene realmente nada. Esto pudiera crear tensión para todos en la familia. No modifican sus expectativas con relación al niño, no se aplica un tratamiento al trastorno y el niño sigue presentando problemas, lo que a su vez aumenta el grado de frustración y ansiedad en el pequeño.

Toma tiempo para que los padres superen la negación, para esto se requiere que mantengan la mente abierta hacia los problemas que presenta su hijo. Deben leer información sobre al ADD, asistir a reuniones de grupos de apoyo, hablar con otros padres de niños con ADD y escuchar las opiniones de los profesionales especialistas en el tema.

Los padres que se resignan a soportarlo:

Los padres que se resignan a soportarlo sólo aceptan a medias el diagnóstico de ADD de su hijo. Estos padres tienden a oscilar entre la negación y la aceptación, dudando internamente de la capacidad de su hijo para controlar su conducta. Los padres que adoptan esta actitud toleran la conducta impropia de su hijo hasta un punto, pero con frecuencia esta tolerancia disminuye y niegan temporalmente el hecho que muchos de los síntomas básicos del trastorno simplemente no están bajo el control voluntario del niño.

Esto conduce a menudo que los padres demuestren una conducta agresiva o demasiado coercitiva, así como a que subestimen la naturaleza del trastorno.

Los padres que lo aceptan:

Los padres que lo aceptan generalmente reciben el diagnóstico de ADD con algún temor, además de un sentido de alivio. Estos padres, al igual que los otros padres antes mencionados, siempre han intuido que algo no andaba bien con su hijo pero no estaban seguros de qué era. Los padres que aceptan el problema “enfrentan su solución” buscando más información sobre el trastorno. Observan a su hijo para encontrar síntomas que confirmen la presencia del trastorno y confían en que un diagnóstico preciso conducirá a un tratamiento eficaz. Los padres que asumen la posición de aceptación, ven a su hijo como alguien que tiene un problema, y no como alguien que es un problema.

Recursos para controlar la conducta de los hijos.

La conducta de un niño puede ser el resultado de múltiples factores. El temperamento y las capacidades congénitas, la edad y la etapa de desarrollo, los valores transmitidos por los padres, los métodos de disciplina utilizados por éstos y la adaptación emocional del niño pueden desempeñar un papel fundamental en determinar como éste se conduce e interactúa con los demás. Conociendo todo lo anterior se exponen a continuación herramientas para ayudar a los padres a controlar la conducta de sus hijos con ADD.

1) Asumir la actitud correcta

2) Utilizar el refuerzo positivo

3) Utilizar la comunicación asertiva

4) Utilizar adecuadamente el tiempo fuera y el castigo conductual.

5) Permitirle opciones al niño

6) Utilizar los programas de distintivos y economía de fichas.

Educar a un niño con ADD no es tarea fácil, no se desanime. Conozca los límites de su hijo, sus debilidades y fortalezas. Infórmese sobre las técnicas de modificación de conducta y únase a un grupo de apoyo de ADD. Consulte a los profesionales especialistas en el área. Y sobre todo recuerde que usted no está solo

-----------------------------------------------------

 

NOTA: El resalte en negrita es nuestro.

 

Pagina Principal