Gerencia en Acción  
LA GESTIÓN DEL TALENTO Y LOS EQUIPOS AUTÓNOMOS
            Por Chichí Páez

“Los líderes de equipo están enfocados en el desarrollo continuo de capacidades de su equipo tanto que muchas de las responsabilidades asociadas con la gerencia y la supervisión del grupo son administradas por el grupo mismo”. F. González

Los cambios impulsivos y enredadores que han ocurrido en la humanidad en las últimas décadas también han afectado al mundo organizacional. Se ha pasado de un liderazgo eminentemente autocrático a uno totalmente participativo, el “jefe tradicional” se ha convertido en un verdadero líder de transformación, en donde cada día se transfiere la responsabilidad y la capacidad de decisión a los equipos autónomos de alto desempeño. Debido a estos cambios en la literatura empresarial existen muchos escritos en referencia a esta nueva realidad organizacional, por cuanto los anteriores directivos se percataron de esta increíble realidad de los equipos por encima del desempeño individual. Es decir en otras palabras: ¡Los gerentes ceden el poder a los trabajadores… ¡

A principios de la última década del siglo pasado, la especialista Duna Ine, escribió en la revista “Fortune” en referencia a los equipos autónomos de alto desempeño lo siguiente: “Los superequipos prometen convertirse en el descubrimiento más importante en el área de las técnicas gerenciales de los años 90. Estos grupos de trabajo, formado por tres y hasta treinta trabajadores han demostrado una enorme capacidad para saltar las barreras burocráticas de sus corporaciones, lo que se ha traducido en aumentos dramáticos de la productividad y calidad en los procesos de producción y servicio”. Muchas corporaciones mundiales desde entonces descubrieron y han puesto en marcha el avance más importante en el área de la productividad y desarrollo humano autogestionado de los últimos años.

Este innovador adelanto en ningún momento se ha referido a esos grupos de trabajo comunitario que existen desde tiempos inmemorables de algunas instituciones filantrópicas, como por ejemplo: el club de Leones, el Rotary Club, etc., que en actividades sociales han reconocido los resultados de la gestión de dichos grupos, mucho menos se trata de los famosos y populares círculos de calidad (CC) de los años 80, cuando los trabajadores se reunían con cierta frecuencia para economizar papel y de presentar los reclamos por el mal funcionamiento de cualquier servicio sencillo. Estos equipos autónomos de alto desempeño, que también han sido identificados por especialistas en la materia como: “superequipos” que en el mundo organizacional han traído muchos temas polémicos, consiguiendo que los directivos ejecuten y acepten lo que jamás soñaron realizar: “ceder el control”. Como consecuencia de los logros de excelencia obtenidos de estos superequipos por medio de un trabajo participativo, han demostrado que son capaces de auto-gerenciarse. ¡NO NECESITAN JEFES! Estos equipos autónomos de alto desempeño estructuran sus propios horarios, establecen sus propias metas y objetivos de rendimiento, y hasta administran los programas de sueldos y salarios de sus integrantes. Tienen poder de decisión a la hora de contratar o despedir no solamente a los miembros del equipo, sino que también hasta a los gerentes que tienen influencia en su área de actuación. Esto es posible por cuanto existe una alta interacción de actividades entre los miembros del equipo tendente a incrementar la confianza y la apertura entre ellos, transformándose en un equipo cuyos esfuerzos individuales dan como resultado un desempeño que es mayor que la suma de los desempeños individuales. Lográndose de esta manera llevar a cabo más grandes y más complejos proyectos. Los equipos tienen mayores recursos que autoadministrar, lo cual significa que este estilo de actuación se puede realizar mejor que si lo hiciera una sola persona. 

Sin lugar a dudas que pocos cambios en el mundo organizacional han sido tan bien aceptados y son sin embargo tan problemáticos como los impulsos para producir escenarios laborales por medio de trabajadores que han sido facultados (empowerment) y este ha sido la piedra angular de los equipos autónomos de alto desempeño. A través de estos superequipos se ofrece el potencial de explotar una fuente sub-utilizada de capacidad humana que debe manejarse para que las empresas sobrevivan en el mundo cada vez más complejo y dinámico de hoy. Los trabajadores “repotenciados” o “facultados” representan un gran beneficio intangible no solamente para ellos, sino también para las organizaciones, por cuanto han Internalizado un mayor y mejor sentido de propósito laboral y de su proyecto vida personal, además que su participación se convierte directamente en mejora continua de los sistemas y de los procesos en su respectivo sitio de trabajo. En toda organización en donde se ha aprendido a administrar el talento humano por medio de la técnica del “empowerment”, los trabajadores suministran sus mejores ideas e iniciativas al trabajo con un gran entusiasmo, propiedad y orgullo, actuando con mayor responsabilidad y colocando los intereses y objetivos organizacionales primero que todo.

En la implantación de equipos autónomos de alto desempeño o superequipos por medio de la gestión del talento, se reafirma la autoridad de los mismos tendente al logro de mejores resultados de trabajo, administrando inteligentemente los recursos para dar orientación holistica al proceso manufacturero, demostrando un gran potencial de respuesta por medio de su capacidad para analizar los problemas y adoptando las soluciones más acorde en cada caso y mejorando de manera continua la eficiencia operativa y obteniendo resultados desde la base organizacional más satisfactorios para los clientes. Por otra parte los miembros de estos equipos se estimulan entre sí, se apoyan y se utilizan como portavoces. Por supuesto que todas estas competencias elevan substancialmente la calidad del producto final. 


Sintonice de lunes a viernes a las 6:45 AM y 6:00 PM por Universitaria 104,5 FM el micro-programa “Gerencia en Acción”. http://www.fmuc.umce.uc.edu.ve/

Correo-E: gerenciaenaccion@uc.edu.ve

Indice

1