Las Hadas del jardín

 

Con alas de mariposas las hadas volaban,
posándose en las rosas de un bello jardín,
cantando canciones de luna
que a las estrellas hacían sonreir.

Entre ellas conversaban de lo que habría de venir,
un gallardo caballero, a cuidar el jardín,
reían de las locuras que harían, 
para asustar al jardinero, de tan bello jardín.

Dijo una de ellas; !basta ya de reir!
Portáos como Hadas, no me hagáis sufrir!
Qué os pasa, os pregunto, que pensamientos tenéis?
Por qué tanta algarabía? No me dejáis dormir!

Callaron las Hadas en el bello jardín,
se cerraron las rosas, se plegaron las alas, 
cerraron sus ojos, y sin cantarle a la luna, 
las hadas con alas de mariposas,
también se fueron a dormir.

En su sueño reían pensando 
en el gallardo jardinero
que vendría a cuidar el jardín.

 

Volver            Siguiente