MIRANDO PASAR LA VIDA

 

 

Me acerqué a la ventana
antes de caer dormida
para mirar la noche callada
y preguntarle que es la vida.

No me respondió
aunque la noche es vida,
solo una pequeña estrella
se reflejó en mis pupilas.

Me alejé en las sombras
me adentré en ellas herida,
mirando de lejos el bullicio
del carnaval de la vida.

Pensé entonces en el amor que tenía
en la ternura que solo yo conocía,
cayó una lágrima solitaria
que hirió mis mejillas.

Me despertó la aurora
ya mis ojos brillo no tenían,
no me habían rondado los sueños
que tan feliz me hacían.

Hoy vagaré sola y sin rumbo
con mis versos a escondidas,
con tantas palabras de amor
que se fueron con tu partida.

 

 

Volver           Siguiente