Sixto Aguilera  

                 Sixto Aguilera nació en París (1960), en el seno de una familia de raíces andaluzas que había emigrado a tierras parisinas en busca de mejor fortuna. Sixto vivió allí su primera niñez, regresando al poco tiempo junto a su familia.

 

                         Su afición a la pintura se remonta a su infancia. Su curiosidad por ver lo que hacía un pintor que rondaba cerca de su casa le descubrió un mundo que para él se volvió apasionante. Ya adolescente comienza a pintar de forma autodidacta, entre el juego de un niño y la fascinación va creando sus primeros trabajos.

 

        En 1978 y con tan sólo dieciocho años de edad realiza su primera exposición. El éxito obtenido y los comentarios suscitados le dieron ánimos y fuerzas para continuar.

        Desde el comienzo simultaneó la creación con la formación como artista, así actualmente está licenciado en Bellas Artes.

 

        Afincado en Vitoria desde hace muchos años, ciudad a la que se siente profundamente ligado, es en ella donde lleva a cabo una intensa labor artística.

 

                        Si algo cabe destacar de la obra de Sixto es su versatilidad, trabaja con igual soltura tanto el óleo como la acuarela, dominando los materiales a la perfección. Sus creaciones respiran sentimiento, son delicadas y trabajadas, siendo el dibujo parte esencial en sus obras.

 

        Con sus temas transmite a la vez serenidad y desasosiego, así en muchos casos los envuelve dentro de una complejidad tal que hasta el más mínimo detalle tiene su importancia dentro de la obra, algo que no ha de pasar desapercibido para el espectador.

 

        Su pasión por la pintura le ha llevado a declarar que:   “Nací pintando y moriré pintando. Sé que el camino es difícil y que me encontraré con obstáculos, pero cada vez que caiga me volveré a levantar para seguir andando con más fuerzas aún y llegar así hasta el final”, ha dicho el pintor.