Escoger las obras destinadas a asomarse desde aquí no ha sido tarea fácil.

        Mientras las repasaba una a una, los recuerdos, los sentimientos me han inundado la cabeza. Cada una de ellas representa un momento de mi vida. Observándolas, otra vez, he sentido el transcurrir del tiempo, de la vida, de mi obra.       

        Estoy contento y orgulloso de cada una de ellas. De mis primeros óleos, de mi colección de muñecas, de abanicos, mis últimos trabajos en madera, en papel... por eso resulta tan difícil la elección. También a través de ellas he visto mi evolución como pintor, algo lógico.

            Siempre he sentido preferencia por la figura, el óleo... disfruto haciendo retratos, pero no puedo negar que también me tienta dejarme llevar por mis impulsos y plasmar lo que tan solo en mi interior existe, jugar con el color, mezclar materias. A veces recurro a la acuarela como medio de relajación, pues a pesar de su meticulosidad me da serenidad.

                   Con la selección de obras que aquí presento se puede comprobar mi progresión como artista. Está recogida una breve muestra de algunas de mis etapas que como pintor he vivido. Tan solo espero que su visión sea del agrado de quien hasta aquí ha llegado.

     Sixto Aguilera