La Kalenda

En el año 5.199 de la Creación del Mundo, cuando al principio creó Dios el cielo y la tierra; en el 2.957 del diluvio; en el 2.015 del nacimiento de Abraham; en el 1.510 de Moisés y la salida del Pueblo de Israel de Egipto; en el 1.031 de la unción del Rey David; en la semana 65 de la profesía de Daniel; en la Olimpiada 194; en el año 752 de la fundación de Roma; en el 42 del imperio de Octavio Augusto; estando todo el orbe en paz; en la sexta edad del mundo: Jesucristo, Dios Eterno e Hijo del Eterno Padre, queriendo consagrar al mundo con su misericordiosísimo advenimiento, concebido por el Espíritu Santo, y pasados nueve meses después de su concepción, nació "Hecho hombre, de la Virgen María, en Belén de Judá".

 

NOTA: sólo la primera parte corresponde a la Kalenda

 

Hodie sciétis,

quia véniet Dóminus,

et salvábit nos:

et mane vidébitis glóriam ejus.

Domini est terra,

et plenitúdo ejus:

orbis terrárum,

et univérsi qui hábitant in eo.

Gloria Patri,

et Filio,

et Spiritui Sancto.

Sicut erat in principio,

et nunc et semper,

et in saeccula saeculorum,

Amen.

Hoy Sabréis,

que el Señor vendrá,

y nos salvará:

y mañana veréis su gloria.

Del Señor es la tierra,

y su plenitud:

la redondez de la tierra,

y todos sus habitantes.

Gloria al Padre,

al Hijo,

y al Espíritu Santo.

como era en el principio,

ahora y siempre,

por los siglos de los siglos,

Amen.

Son las doce de la Noche Buena. El Dios de la Majestad hecho hombre en el seno de María Virgen por obra y gracia del Espíritu Santo, nació en una cueva de Belén, sin mas testigos que el Justo José y la Bienaventurada y Siempre Virgen María y un celestial coro que alaba a Dios cantando: "Glória in altíssimi Deo, et in terra pax homínibus bonae voluntátis" . Nosotros nos unimos a la milicia celestial diciendo: "Adorámoste Jesús recién nacido, pues te adoran los ángeles, Oh Dios, tan chiquito y tan grande, tan nuevo y tan antiguo, Pedímoste que nazcas en tus siervos y que tus siervos nazcamos en Tí, y que crezcas y crezcamos nosotros hasta el día de la eternidad"

Dóminus dixit ad me:

Fílius meus es tu:

ego hódie génui te.

Quare fremuérunt gentes:

et pópuli meditáti sunt inánia?.

Gloria Patri,

et Filio,

et Spiritui Sancto.

Sicut erat in principio,

et nunc et semper,

et in saeccula saeculorum,

Amen.

El Señor me dijo:

Mi Hijo eres tú,

yo te he engendrado hoy.

¿Por qué se han embravecido las naciones,

y lo pueblos maquinaron proyectos vanos?.

Gloria al Padre,

al Hijo,

y al Espíritu Santo.

como era en el principio,

ahora y siempre,

por los siglos de los siglos,

Amen.

Llora en un pobre pesebre aquel que reina glorioso en el cielo.

Tecum princípium in die virtútis tuae:

in splendóribus Sanctórum,

ex útero ante lucíferum génui te.

Dóminus dixit ad me:

Fílius meus es tu ego hódie génui te.

Allelúia.

Contigo está el principado en en día de tu poderio

en medio de los resplandores de los Santos,

de mis entrañas te engendré antes de que brillace el lucero de la mañana.

El Señor me dijo:

Mi hijo eres tú yo te he engendrado hoy.

Aleluya.

Continuación del Santo Evangelio según San Lucas (II, 1-14).

"In illo témpore: Exiit edictum a Caesare Augusto, ut describerétur univérsus orbis. Haec descríptio prima facta est praeside Syriae Quirino. Et ibant omnes, ut profiteréntur, sínguli in suam civitátem. Ascéndit autem et Ioseph a Galilaea de civitátem Názareth in Iudaeam in civitátem David, quae vocátur Béthlehem, eo quod esset de domo et familia David, ut profiterétur cum Maria desponsáta sibi, uxóre praegnánte. Factum est autem, cum essent ibi, impléti sunt dies, ut páreret, et péperit fílium suum primogénitum; et pannis eum invólvit et reclinávit eum in praesépio, quia non erat eis locus in deversório. Et pastóres erant in regióne eádem vigilántes et custodiéntes vigílias noctis supra gregem suum. Et ecce Angelus Dómini stetit iuxta illos, et cláritas Dei circumfúlsit illos, et timuérunt timore magno. Et dixit illis angelus: Nolíte timére; ecce enim evangelizo vobis gáudium magnum, quod erit omni pópulo, quia natus est vobis hódie Salvátor, qui est Christus Dóminus, in civitáte David. Et hoc vobis signum: Inveniétis infántem pannis involútum et pósitum in praesepio. Et súbito facta est cum Angelo multitúdo militiae caeléstis laudántium Deum et dicentium: Glória in altíssimis Deo, et in terra pax in homínibus bonae voluntátis."

[ Español ]

En aquel tiempo: Salió un edicto de César Augusto para que fuese empadronado todo el imperio. Este primer empadronamiento fué hecho por Cirino, gobernador de Siria: e iban todos a empadronarse cada cual a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, para empadronarse con su esposa María, que estaba en cinta. Y estando allí, aconteció que se cumplieron los días del alumbramiento. Y dió a luz a su Hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo recostó sobre un pesebre: por que no había lugar para ellos en la posada. Había unos pastores en aquella misma comarca, que estaban vigilando durante las velas de la noche y guardando su ganado; cuando he aquí que se puso sobre ellos un Angel del Señor, y la claridad de Dios los cercó de resplandor, y tuvieron grande temor. Díjoles el Angel: No temais, por que vengo a anunciaros un grande gozo, que lo será también para todo el pueblo: porque hoy os a nacido el Salvador, que es el Cristo Señor, en la ciudad de David. Esta será para vosotros la señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, y puesto en un pesebre. Y de pronto apareció con el Angel una multitud de la milicia celestial, que alababan a Dios y decían: Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad.

Como los humildes pastorcillos acerquémonos en esta noche resplandeciente de luz celestial a adorar al recien nacido y a proclamar la Gloria del Eterno.

Lux fulgébit hódie super nos:

quia natus est nobis Dóminus:

et vocábitur Admirábilis, Deus, Princeps Pacis,

Pater futúri saeculi:

cujus regni non erit finis.

Dóminus regnavit,

decórem indútus est:

indútus est Dóminus fortitúdem et praecínxit se.

Gloria Patri,

et Filio,

et Spiritui Sancto.

Sicut erat in principio,

et nunc et semper,

et in saeccula saeculorum,

Amen.

 

Hoy respladecerá la luz sobre nosotros:

por que ha nacido para nosotros el Señor:

y será llamado Admirable, Dios, Principe de la Paz,

Padre del siglo venidero:

cuyo reino no tendrá fin.

El Señor reinó,

vistióse de hermosura;

vistióse el Señor de fortaleza y se ciño de poder.

Gloria al Padre,

al Hijo,

y al Espíritu Santo.

Como era en el principio,

ahora y siempre,

por los siglos de los siglos,

Amen.

Benedíctus qui venit in nómine Dómini:

Deus Dóminus,

et illúxit nobis.

A Dómino factum est istud:

es est mirábile in óculos nostris.

Dóminus regnávit,

decórem índuit,

Dóminus fortitúdinem,

et praecínpix se virtúte.

Allelúia.

Bendito el que viene en el nombre del Señor:

Dios es el Señor,

y nos ha manifestado su luz.

Por el Señor ha sido hecho esto;

y es cosa maravillosa a nuestros ojos.

El Señor reinó,

vistióse de hermosura;

vistióse el Señor de fortaleza,

y se ciñó el poder.

Aleluya.

Continuación del Santo Evangelio según San Lucas (II, 15-20).

"In illo témpore: Pastóres loquebántur ad ínvicem: Transeámus usque Béthlehem et videámus hoc verbum, quod factum est, quod Dóminus osténdit nobis. Et venérunt festinántes et invenérunt Maríam et Ioseph et Infántem pósitum in praesépio. Vidéntes autem cognovérunt de verbo, quod dictum erat illis de Púero hoc. Et omnes, qui audiérunt, miráti sunt: et de his, quae dicta erant a pastóribus ad ipsos. María autem conservábat omnia verba haec, cónferens in corde suo. Et revérsi sunt pastóres glorificántes et laudántes Deum in ómnibus, quae audíerant et víderant, sicut dictum est ad illos."

[ Español ]

"En aquel tiempo: los pastores decíanse unos a otros: Vamos a Belén y veamos lo que ha sucedido y lo que el Señor nos quiere hacer saber. Y fueron gozosos: y encontraros a María, a José y al Niño recostado en un pesebre. Viéndolo, entendieron lo que les habia sido dicho referente a aquel Niño. Y todos los que lo oyeron, se admiraron de lo que contaban los pastores. Pero María concervaba todas estas palabras, meditándolas en su corazón. Y regresaron los pastores tributando de gloria y alabanza a Dios por todo lo que habían oído y visto, según les había sido anunciado"

Exsúlta, fília Sion,

lauda fília Jerúsalem:

ecce Rex tuus venit sanctus,

et Salvátor mundi.

Regocíjate, hija de Sión,

canta hija de Jerusalem:

he aquí que viene tu Santo Rey,

y el Salvador del mundo.

Puer natus est nobis,

et filius datus est nobis:

cujus impérium super húmerum ejus:

et vocábitur nomen ejus,

magni consílli Angelus.

Cantáte Dómino cánticum novum,

quia mirabília fecit.

Gloria Patri,

et Filio,

et Spiritui Sancto.

Sicut erat in principio,

et nunc et semper,

et in saeccula saeculorum,

Amen.

Un niño nos ha nacido,

y un hijo se nos ha dado;

el cual lleva sobre sus hombros el principado;

y será llamado su nombre,

Angel del gran consejo.

Cantad al Señor un canto nuevo,

por que hizo maravillas,

Gloria al Padre,

al Hijo,

y al Espíritu Santo.

como era en el principio,

ahora y siempre,

por los siglos de los siglos,

Amén.

Sea por siempre bendito y alabado el Verbo del Eterno Encarnado, Le sea dado al Dios Redentor todo el Honor y la Gloria.

Vidérunt omnes fines terrae salutáre Dei nostri:

jubiláte Deo omnis terra.

Notum fecit Dóminus salutáre suum:

ante conspéctum géntium reverlávit justítiam suam.

Dies sanctificátus illúxis nobis:

veníte gentes,

et adoráte Dóminum:

quia hódie descéndit lux magna super terram.

Alleluia.

Vieron todos los confines de la tierra la salvación de nuestro Dios:

alégrate en Dios tierra entera.

El Señor nos dió a conocer su salvador:

a la vista de las naciones descubrió su justicia.

Un día santo nos ha amanecido:

venid naciones,

y adorad al Señor:

por que hoy ha bajado a la tierra una gran luz.

Aleluya.

Principio del Santo Evangelio según San Juan (I, 1-14).

"In princípio erat Verbum, et Verbum erat apud Deum, et Deus erat Verbum. Hoc erat in princípio apud Deum. Omnia per ipsum facta sunt, et sine ipso factum est nihil, quod factum est; in ipso vita erat, et vita erat lux hóminum, et lux in tenébris lucet, et ténebrae eam non comprehendérunt. Fuit homo missus a Deo, cui nomen erat Ioánnes; hic venit in testimónium, ut testimónium perhibéret de lúmine, ut omnes créderent per illum. Non erat ille lux, sed ut testimónium perhibéret de lúmine. Erat lux vera, quae illúminat omnem hóminem, veniéntem in hunc mundum. In mundo erat, et mundus per ipsum factus est, et mundus eum non cognóvit. In própria venit, et sui eum non recepérunt. Quotquot autem recéperunt eum, dedit eis potestátem fílios Dei fíeri, his, qui credunt in nómine ejus, qui non ex sanguínibus, neque ex voluntáte carnis, neque ex voluntáte viri, sed ex Deo nati sunt. ET VERBUM CARO FACTUM EST, ET HABITAVIS IN NOBIS; et vídimus glóriam ejus, glóriam quasi Unigéniti a Patre, plenum grátiae et veritátis."

[ Español ]

"En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios. El estabe en el principio en Dios. Por El fueron hechas todas las cosas: y sin El no se ha hecho cosa alguna de cuantas han sido hechas: en El estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres: y esta luz resplandece en medio de las tinieblas, mas las tinieblas no la han recibido. Huno un hombre enviado de Dios, que se llamaba Juan. Este vino como testigo para dar testimonio de la luz, a fín de que por él todos creseyen. No era él la luz, sino el que había de dar testimonio de la luz. Era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo fué hecho por El, mas el mundo no le conoció. Vino a los suyos, y los suyos no lo recibieron. Pero a todos los que le recibieron, que son los que creen en su nombre, dióles potestad de llegar a ser hijos de Dios: los cuales nacen no de la carne, ni de concupiscencia de hombre, sino de Dios: Y EL VERBO SE HIZO CARNE Y HABITÓ EN MEDIO DE NOSOTROS: y nosotros hemos visto su gloria, gloria como de Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad"

Gloria Patri,

et Filio,

et Spiritui Sancto.

Sicut erat in principio,

et nunc et semper,

et in saeccula saeculorum,

Amen.

Gloria al Padre,

al Hijo,

y al Espíritu Santo.

como era en el principio,

ahora y siempre,

por los siglos de los siglos,

Amén.

Credo in unum Deum,

Patrem omnipoténtem,

factórem caeli et térrae,

visibílium óminum et invisíbilium.

Et in unum Dóminum Iesum Chrustum

Fílium Dei unigénitum.

Et ex Patre natum ante ómnia saécula.

Deum de Deo,

lúmen de lúmine,

Deum verum de Deo vero.

Géntium non factum,

consubtantiálem Patri:

per quem ómnia facta sunt.

Qui própter nos hómines

et própter nostram salútem descéndit de caelis

Et incarnatus est de Spíritu Sancto ex María Vírgine

et homo factus est.

Crucifíxus étiam pro nobis:

sub Póntio Piláto passus et sepúltus est.

Et resurréxit tértia die,

secúndum scripturas.

Et ascédit in caelum:

sedet ad déxtram Patris.

Et íterum ventúrus est cum glória

judicáre vivos et mórtuos:

cújus régni non érit finis.

Et in Spíritum Sanctum,

Dóminum et vivificántem:

qui ex Patre et Filióque prócedit.

Qui cum Patre et Filio

simul adorátur, et conglorificátur;

qui locútus est per Prophétas.

Et unam, sánctam, catholicam

et apostólicam Ecclésiam.

Confíteor unum baptisma

in remissiónem peccatórum.

Et expécto resurrectiónem mortuórum.

Et vítam ventúri saéculi.

Amen.