Cuidados Básicos para un cactus

 

Nota: la información que aquí se presenta  sobre cuidados y reproducción de cactáceas está basada en la bibliografía citada al final de este trabajo, pero incluye experiencias y observaciones de los autores, por lo que  deben tomarse en el sentido estricto como guía y no como material de consulta.

 

 

 

  Es necesario señalar que las  indicaciones aquí expuestas son muy generales, pues cada especie tiene requerimientos especiales, dependiendo de su lugar de origen y metabolismo.  Para quién empieza  a cultivar cactáceas, es recomendable escoger especies fuertes y fáciles de reproducir, y sobre todo, que no estén en peligro de extinción. . Conforme se vayan conociendo las plantas, se podrá experimentar con nuevos ejemplares.

 

Requerimientos

Plantas jóvenes

Plantas adultas

Agua

Las plantas jóvenes requieren mas agua que las adultas, pues están en proceso de crecimiento. Por lo tanto deben tener humedad constante, pero debe reducirse la cantidad de agua durante los  periodos de reposo de la planta. No debe regarse directamente sobre el cuerpo de la planta, para evitar que se formen manchas por la sal del agua.

La cantidad de agua varía de una especie a otra y de la temperatura y humedad del aire. Por lo general, un riego cada 8 a 15  días es suficiente, disminuyendo el riego en el periodo de reposo. NO DEBE REGARSE EN EXCESO UNA PLANTA ADULTA. Es más fácil que una planta adulta muera por exceso de agua , que por falta de ella.

Luz

Nunca debe exponerse una planta joven directamente al sol por periodos prolongados, pues puede producirle quemaduras e incluso la muerte. Un rato de sol por las mañanas y luz brillante el resto del día son suficientes. Una luz poco intensa detiene el crecimiento de la planta.

 Dependiendo de la especie, es la cantidad de luz que requiere la planta. Puede ser  luz solar directa, aunque algunas especies se desarrollan mejor con luz media. Si observamos que aparecen manchas o la planta tiene un aspecto desmejorado, debe reducirse el tiempo de exposición al sol. En general se recomienda filtrar la luz solar con un vidrio o plástico de color blanco.

Temperatura

Por lo general debe de variar de 25 a 15 °C entre el día y la noche.

Aunque muchas especies toleran  altas temperaturas, no es una generalidad; se recomienda una temperatura no mayor de 30°C  en el día y no menos de 5° C por la noche.

Suelo

De preferencia y si las plantas son muy pequeñas, es deseable esterilizar el suelo antes de usarlo. Debe ser ligeramente ácido 5.5 – 6.5, y poroso

Estéril,  poroso, ligeramente ácido (5.5 – 6.5) y pobre en nitrógeno. Esto puede variar dependiendo del origen de la planta y de su metabolismo. Las plantas que provienen de bosques o selvas requieren un suelo más rico en nutrientes y nitrógeno  que las plantas de zonas áridas.

Fertilizantes

En general, uno rico en fósforo y potasio y con menor proporción de nitrógeno

En general, uno rico en fósforo y potasio y con menor proporción de nitrógeno. Las especies epifitas y adaptadas a ambientes húmedos requieren una mayor concentración de nitrógeno en el suelo.

Macetas

Dependiendo del tamaño y de la especie es el tamaño de la maceta.  En  general no deben ser exageradamente grandes comparados con la planta.

De preferencia deben de usarse de plástico pues regulan el calor  y la humedad.

Debe evitarse poner varios ejemplares amontonados en un mismo recipiente, ya que pueden inhibir su crecimiento mutuo.

Dependiendo del tamaño y de la especie es el tamaño de la maceta.

 En  general no deben ser exageradamente grandes comparados con la planta

De preferencia deben de usarse de plástico, pues regulan el calor  y la humedad.