El Sida * Vegetarianos * Alternativa Natural * Naturismo * Agro Ecología * Salud Natural * Productos Naturales
Productos Naturales
Sésamo El Ghee Alimentos Oriente  Hierbas Medicinales  Zumos y Caldos El Calcio Te Verde 
Consultas Natural Problemas Sexuales La Próstata  IESN CHILE El Colon Cáncer de Pecho Ayurveda
Aromaterapia Reiki  másoterapia Naturopatía Musicoterapia Yoga Terapias Otras Terapias Cromoterapia
Lípidos
Aminoácidos
Vitaminas Naturales
Estudios I.E.S.N.
Minerales & Salud
Carbohidratos
Prod. Botánicos

Instituto de Estudios Salud Natural de Chile - IESN
http://www.oocities.com/iesnchile
iesnchile@yahoo.com
Consciencia EcoNatural: Una estrategia de salud para toda la vida
Otro Informe del IESN - Agosto 2001.


Todo sobre el SIDA        --VOLUMEN IV--
--¿ES UN VIRUS VIRTUAL? --
El Sida NO Es una Sentencia de Muerte

Contenido
Trucos vergonzosos. Cómo la OMS consigue sus cifras sobre el SIDA. Dr. Christian Fiala.
Congreso de reevalucación del SIDA en la India. Paul Philpott, de Rethinking Aids.
Dossier informativo sobre el SIDA. Alfredo Embid Fonfria, Coordinador de la Asociación de Medicinas Complementarias.
Entrevista con Dr. Robert Maver. Jim Trabluse, de Rethinking AID.
Africa se rebela contra la hipótesis del SIDA. Artículo de Alfredo Embid, Asociación de Medicinas Complementarias de España.


New African. Abril de 1998.
Trucos vergonzosos. Cómo la Organización Mundial de la Salud consigue sus cifras sobre el SIDA.
Doctor Christian Fiala1.
Para comprender la actual situación del «VIH-SIDA» en África, y lo que aparece publicado sobre este tema, es necesario hacer una pequeña excursión por la turbulenta historia de Uganda (que empleo aquí como caso ejemplo de estudio).
  En la época de la independencia de Uganda en 1962, este pais era una muestra característica de la administración británica, mucho más que Kenya y Tanzania, hasta tal punto que para Winston Churchill, a comienzos de este siglo era simplemente «la perla de África».
  El sistema de salud pública de Uganda era ejemplar en aquellos tiempos. Un signo de ello fue la introducción de un sistema de donación de sangre sumamente organizado en fecha tan temprana como 1956.
  A comienzos de los años setenta, el banco de sangre de los hospitales sólo de la capital Kampala realizaba 14.000 donaciones anuales entre sus 350.000 habitantes. En muchos casos la sangre no recibía control de gérmenes patógenos. El banco de sangre utilizaba botellas esterilizadas, y las agujas se volvían a afilar cuando era necesario. En ese tiempo el país no disponía de un banco central de sangre, por lo que cada hospital organizaba su propio sistema de transfusiones.
  No existe ningún análisis detallado de la manera como las jeringuillas eran esterilizadas en Uganda entonces. Sólo con evidencia anecdótica se sabe que, en algunos casos, cientos de personas fueron vacunadas con la misma aguja, una práctica que todavía sigue en algunas partes del país.
  Hoy la OMS (Organización Mundial de la Salud) confirma que «por lo menos 12 millones de inyecciones son puestas cada año alrededor del mundo», y que «por lo menos una tercera parte no se efectúan de manera adecuada y pueden estar diseminando enfermedades».
  La situación es particularmente dramática en África, donde «más del 80% de las jeringuillas desechables son usadas más de una vez». Una reciente investigación en Tanzania encontró que «el 12% de las jeringuillas dispuestas para ser utilizadas, contenían restos de sangre del paciente anterior».
Las décadas perdidas de Uganda
Entonces vino lo que en Uganda se ha denominado «las dos décadas perdidas». Fue el período en el que se alternaron los dictadores entre 1966 y 1986, cuando se sucedieron una serie de errores económicos, ejecuciones masivas, guerra civil y guerra con la vecina Tanzania. Alrededor de un millón de personas murieron violentamente en este periodo. El país fue destruido tan en sus cimientos que se convirtió en uno de los más pobres del mundo. Así, lo que el gobierno gastó en salud al final de este período fue aproximadamente el 9% de lo que era veinte años atrás.
  En 1986, cuando empezaron a volver la paz y la estabilidad política en un país sumido en la catástrofe, sucedió otro acontecimiento memorable. La OMS publicó (en octubre de 1985 en Bangui, República Centro Africana) la definición de SIDA exclusivamente aplicable a los países en vías de desarrollo.
Definición de SIDA para adultos en países en vías desarrollo según la OMS.
Según esta definición, se declaraba que un africano sufría SIDA si habia tenido, por ejemplo, diarrea por más de un mes de duración, pérdida del 10 % de su peso y tos por un mes. Explícitamente, no es necesario en este caso hacer una prueba de «VIH».
  Así, los impresos oficiales del Ministerio de la Salud de Uganda para el registro de casos de SIDA en 1991 ni siquiera mencionan la posibilidad de una prueba de laboratorio para el «VIH». Esto quiere decir que el SIDA, la enfermedad que, según palabras del profesor Luc Montagnier (el doctor francés acreditado como descubridor del VIH), «no tiene síntomas típicos», era diagnosticado en Uganda y en otros paises en vías de desarrollo exclusivamente en base a síntomas.
  Estos síntomas requeridos, sin embargo, no son raros en un país como Uganda, con 20 años de sistemática destrucción detrás de él. Por lo que realmente no es nada sorprendente que Uganda fuese declarada el «epicentro del SIDA».
¡Un montón de definiciones!
Es más: como muchos otros países africanos, también Uganda redefinió la definición de Bangui de la OMS. Por ello, de forma totalmente oficial en Uganda tener tuberculosis podía comportar un diagnóstico de SIDA. A resultas de esto, las cifras de SIDA en Uganda aumentaron vertiginosamente.
 Inicialmente, la fronteriza Tanzania tomó una ruta opuesta para hacer sus diagnósticos. Allí, el criterio para el diagnóstico del SIDA fue inicialmente más estricto. Eran necesarios dos síntomas mayores y dos síntomas menores de la definición de la OMS. Esto debería haber conducido a que los casos de SIDA en Tanzania fuesen menos que en Uganda. Pero no fue así. No todos los «casos de SIDA» registrados en Tanzania cumplían efectivamente estos criterios, como lo evídencia el siguiente informe de agosto de 1990 del Ministerio de la Salud de Tanzania:
«De los 1.987 nuevos casos registrados, solamente 667 (33,6%) cumplen los citados criterios. Aunque 1.320 casos no podrian ser estrictamente calificados como casos de SIDA, los hemos calificado así porque asumimos que los que informaron de ellos los omitieron en el momento de llenar las hojas de registro».
  La definición de SIDA de la OMS fue simplemente cambiada en Tanzania. El «criterio de un sólo síntoma» fue añadido a la definición. Esto significa que un paciente es contado como caso de SIDA en Tanzania si presenta uno de los síntomas mencionados y si su médico está convencido de que tiene SIDA.
  Tanto Tanzania como Uganda justifican este procedimiento en base a que la definición de la OMS es demasiado imprecisa y debe adaptarse a las circunstancias nacionales. Es absurdo, sin embargo, asumir que una enfermedad infecciosa da lugar a síntomas diferentes a un lado o al otro de una arbitraria frontera política.
  En estas circunstancias, no resulta sorprendente que Uganda sufriese un agudo incremento de «casos de SIDA» en los años posteriores a 1986. Así, por ejemplo, la mitad de las camas de los pabellones de la Clínica Universitaria de Makerere en Kampala estaban ocupadas por «pacientes con SIDA». Esto quiere decir que estos pacientes tenían altas temperaturas, diarreas severas o estaban sufriendo pérdidas de peso junto con uno de los síntomas menores listados por la OMS. Esto lleva a declararlos como «pacientes con SIDA» sin habérseles practicado un test del VIH.
Más definiciones
Después de que la definición de la OMS estuviese en uso su durante varios años, otras dos organizaciones de salud pública igualmente internacionales y activas, quisieron aumentar su influencia por medio de tratar de cuadrar el circulo diagnosticando la «enfermedad sin síntomas».
  Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, con base en Atlanta, y la Oficina Panamericana de la Salud (PAHO) llegaron, independientemente la una de la otra, a la conclusión de que la deflnición de SIDA de la OMS «pudiera no ser adecuada para el trabajo clínico» debido a la «potencial inaplicabilidad de dicha defìnición».
  Ambos, los CDC y la PAHO, sacaron sus respectivas nuevas definiciones y declararon que eran las únicas que tenían sentido. Las dos nuevas definiciones, sin embargo, no fueron creadas en colaboración entre sí o con la OMS, síno en competencia.
  Por lo tanto, desde entonces los países en vías de desarrollo han sido libres de escoger y aplicar cualquiera de las tres definiciones para el diagnóstico del SIDA sobre la base de síntomas clínicos. Igualmente son libres de elegir y aplicar una de las dos diferentes pero más parecidas definiciones usadas en los países industrializados.
  Sin embargo, en las estadísticas internacionales todos los registros de las personas con SIDA sou metidos en el mismo saco, aunque sus números están basados en las diversas definiciones existentes y no son comparables en lo más mínimo.
  Es interesante saber que estos detalles tan importantes no son conocidos ni por el público ni por muchos médicos.
  En realidad uno ya podria acabar aquí mismo esta discusión, y concluir que todos los planteamientos sobre el SIDA en África son mera especulación. Pero es importante observar cómo los informes sobre el SIDA en África son tratados en el Oeste.
  La OMS «cree» que el VIH en África se transmite esencialmente por sexo. Esta afirmación es remarcable por diferentes aspectos a considerar.
  Uno, después de 15 años está claro que no existe una epidemia de SIDA en la población heterosexual europea. Es absurdo pensar que lo contrario suceda en África.
  Dos, la OMS y por la clase médica oficial de Occidente aluden constantemente a una supesta «hiperactividad» sexual de los africanos. Pero aparte del hecho de que los primeros misioneros europeos de las Iglesias Cristianas así lo creyeron, no existe ninguna evidencia científica de que este punto de vista sea cierto.
  Por el contrario, los norteamericanos lideran al mundo en el comportamiento de cambiar las parejas sexuales y en promiscuidad. Les siguen el Estado francés, Australia y Alemania. Suráfrica, al igual que Tailandia, están muy por debajo de la mitad de esta tabla de clasificación, según lo demuestra un estudio intemacional hecho por la fábrica de condones Durex. Pero persiste una larga costumbre cristiana de fantasear sobre la supuesta vida licenciosa de los africanos en cuestiones sexuales.
Cómo la OMS obtiene sus cifras
Si regresamos a las diferentes rivales definiciones de «caso de SIDA» mencionadas anteriormente, encontraremos que han tenido un impacto devastador en los informes sobre el SIDA en Uganda y Tanzania y, por extensión, en África en general. Las cifras de nuevos casos de SIDA en Uganda y Tanzania se fueron incrementando cada año hasta 1991. Desde entonces, las cifras han venido bajando.

Casos registrados en Uganda.
Año. Casos nuevos.
hasta 1986 910
1987 2.914
1988 3.425
1989 6.090
1990 6.616
1991 10.235
1992 9.352
1993 4.641
1994 4.997
1995 2.192
1996 3.032

Sobre las estadísticas, tenemos que subrayar que todos los casos de SIDA registrados en todo el mundo están recopilados por la OMS en Ginebra. Como ciertamente hay un número desconocido de casos que no han sido registrados, la OMS multiplica los casos registrados a fin de lograr una estimación de la cifra «real».
  Sin embargo, el factor de multiplicación aumenta cada año. En 1996 la OMS multiplicó los casos de SIDA registrados en África por 12. En 1997 el factor de multiplicación saltó a 17.
  En el último año y medio pasados, solamente 116.000 nuevos casos de SIDA en África fueron registrados por la OMS. En el mismo periodo, la OMS subió sus estadisticas a una estimación total de 5,5 millones de casos, lo que significa multiplicar los casos informados por factor 47.
  Si uno comienza a partir de los números de casos de SIDA registrados de acuerdo con las definiciones mencionadas, entonces hay una sola cosa a decir: más gente muere en África por culpa de ciertas enfermedades muy bien conocidas y que, además, tienen tratamiento, como la malaria, la neumonía o la diarrea2, que de lo que están definiendo como SIDA.
  Las escenas de horror tan frecuentemente repetidas acerca de una epidemia de una nueva enfermedad infecciosa en África, tan sólo existe en la cabeza de los estadísticos que, por razones sólo por ellos conocidas, usan insostenibles y progresivas multiplicaciones para llegar a sus alarmantes conclusiones.
  Además de todo esto, los estadisticos han añadido conjuntamente -es decir, suman acumulativatmente-todos los casos de SIDA desde comienzos de los años 80. Esta forma de presentación es extremadamente excepcional en medicina ya que produce resultados inútiles. Las cifras suben automáticamente, aunque sólo ocurran unos pocos nuevos casos cada año.
  Por esto la publicación de la Asociación Médica Alemana, Deutsches Ärzteblat, bajo el titulo «Confusión Acumulativa», dice: «Nadie piensa en sumar las cifras de los casos de paperas, de tuberculosis o de escarlatina desde el día en que se aprobó la ley sobre epidemias».
  En consecuencia, la única razón para presentar las cosas de esta manera es que «grandes cifras atraen grandes sumas de dinero público» que van a parar a la investigación sobre el SIDA y, por extensión, a los bolsillos de los investigadores.
  Por lo tanto, no es sorprendente que los informes oficiales de la OMS anuncie constantemente «una inminente» catástrofe. Lo que sí es sorprendente es que casi todos los periodistas divulguen sumisamente estas noticias sin formular ninguna pregunta crítica.
Los huérfanos del SIDA
La historia sobre los niños huérfanos del SIDA ciertamente es la más cínica de todas desde el «descubrimiento del VIH». Y proyecta una luz característica sobre cómo se informa sobre el SIDA.
  Un estudio llevado a cabo por el «Proyecto Huérfanos», con sede en Nueva York, estimó el número de niños menores de 14 años ya huérfanos por culpa del SIDA en un total de más de un millón en siete países. «Los huérfanos en Kenia, Ruanda, Uganda y Zambia representan el 95 % del total», informó la OMS el 25 de noviembre de 1996.
  Y continuaba: «si, por ejemplo, hacemos la aproximación conservadora de que el número de niños ya huérfanos representa el 10% del total del número de niños con madres infectadas de SIDA en Uganda, esto significa que más de 3 millones de niños están sintiendo el impacto directo de la epidemia solamente en Uganda».
  La población actual de menores de 15 años en Uganda es de unos 8 millones. Si 3 millones de ellos están recibiendo el impacto directo del SIDA, entonces no existe ninguna duda de que en estos momentos el SIDA esta afectando a niños inocentes en unas cantidades inimaginables. Tal hallazgo lo deja a uno simplemente sin habla.
  Este impacto sólo podía ser superado con creces por la conmoción que ocasiona leer otro informe de la OMS de mayo de 1991 sobre el mismo tema con el obtuso título de: «El cuidado y soporte de los niños de padres infectados con el VIH».
  En la página número dos de este informe se encuentra la siguiente nota: «El contenido de este informe confidencial no debe ser divulgado entre personas distintas a las que específicamente se les haya dirigido originalmente. Y no debe ser distribuido ni reproducido ni por ningún motivo podrá ser mencionado en ninguna referencia bibliográfica alguna ni ser citado».
  Este extraordinario párrafo va seguido por algunos hechos sobre los huérfanos de SIDA que uno en realidad esperaría ver en los comunicados de prensa distribuidos por la OMS. Pero no. ¿Por qué? Porque la OMS confiesa que «hay una confusión sobre el significado del término huérfano».
  Y continúa: «Estudios proyectivos llevados a cabo por la OMS y otros estudios realizados por otras instituciones en muchas otras partes han usado diferentes criterios. UNICEF define a un huérfano como un niño cuya madre murió, (pero) la OMS define a un huérfano como un niño que ha perdido a los dos padres o solamente a la madre. En el estudio mencionado sobre Uganda, un huérfano es un niño que ha perdido uno o ambos padres (es la definición standard para un niño huérfano en Uganda)».
 Sin embargo, «perdido» no significa aquí muerto sino simplemente ausente, por lo que la OMS añade una observación nuy ilustrativa: «Uno de los aspectos que más confunden es la extensión en que la ausencia de un padre es la norma en una sociedad dada».
  Lo que se ha dicho hasta ahora podría ser más que suficiente para llevarle a uno a examinar todos los informes sobre este tema con el mayor de los escepticismos.
  Porque del gran número de familias que tienen un sólo padre en el mundo de hoy, incluso Europa tendría un gran número de «huérfanos» si se aplicase la definición que se usa en Uganda.
  La misma OMS admitió en su informe: «En el cálculo del estudio sobre Uganda, no se hizo ninguna distinción en cuanto a la causa de la orfandad, que en algunas áreas incluyó los efectos de las guerra.
 Se hace aquí referencia a los 20 años de terror que vivió Uganda desde 1966 a 1986, durante los cuales por lo menos un millón de personas fueron muertas y un gran número de niños quedaron huérfanos.
Conclusión

La gente en África, y particularmente en Uganda, necesitan la ayuda y el apoyo de Occidente tras este largo período de sufrimiento. Pero ni ayuda ni es efectivo que se utilicen datos erróneos y definiciones absurdas para desorientar y distraer la atención de los problemas reales.
  La presente situación está conduciendo enormes cantidades de dinero de presupuestos nacionales reducidos y de ayuda exterior para que sean utilizados en campañas que, entre otras cosas, promueven la fidelidad en las relaciones de pareja y el uso de condones.
  Esto se hace a pesar de la clara evidencia de que en Europa los 2000 años de manipulación con las enseñanazas cristianas sobre el sexo no han llevado a ningún cambio significativo en el comportamiento sexual de sus habitantes. Y nuestro uso del condón no ha variado significativamente en los últimos 10 años, a pesar de las numerosas campañas realizadas.
  La obsesión europea de que en África existe una epidemia de SIDA transmitida heterosexualmente tan sólo puede ser considerada como cínica.
  Además, es incomprensible porqué en publicaciones que no son generalmente accesibles, la OMS escribe lo contrario de lo que divulga en los comunicados de prensa.
  Uno se pregunta: ¿Por qué están haciendo esto?
Artículo traducido, editado y difundido por Plural 21, Asociación para el cuidado de la vida en un planeta vivo.
____________
Notas:
1El Dr. Christian Fiala és un médico austríaco con muchos años de intensa investigación para obtener datos epidemiológicos sobre el «VIH-SIDA» en Europa, Estados Unidos, África y Tailandia, incluyendo una misión de búsqueda en Uganda y Tanzania. En este artículo expone los métodos indeseables usados por la Organización Mundial de la Salud para llegar a las alarmantes cifras que esta Organización publica sobre el «VIH-SIDA» en África. El Dr. Fiala es el autor el libro sobre el SIDA titulado «Lieben wir gefährlich?» («¿Vivimos Peligrosamente?: un médico investiga los hechos y los antecedentes sobre el SIDA»), que fue publicado el año pasado.
2Y que es de lo que tradicionalmente se ha estado muriendo la gente en esa región.


Congreso de reevaluación del SIDA en la India
Paul Philpott.
Rethinking Aids.
Traducción: Viviana Diogo.
Justo cuando parecía que el Congreso Mundial del SIDA de julio en Sudáfrica iba a ser el primero en dar a los críticos del VIH=SIDA la oportunidad de ser escuchados, la India convocó una cumbre de reevaluación del SIDA con pleno derecho en los días 30 y 31 de enero del 2000. El encuentro rivalizó con el congreso colombiano de 1997 (Rethinking AIDS, febrero-marzo 1998) en términos de asistencia, respaldo oficial y publicidad favorable. Titulado el «Congreso Internacional sobre la Validez de los Programas VIH/SIDA, Incluyendo los Métodos de Detección», este acontecimiento, autorizado por el gobierno, atrajo a 100 personas y tuvo lugar en el Instituto de Salud Pública de Nagpur, Maharastra, en la India central. Un cuadro de periodistas, provenientes de los medios de comunicación más importantes del país, cubrieron el evento con corrección, haciéndolo destacar, según el Dr. Roberto Giraldo, que asistió en calidad de representante del Consejo del Grupo «Rethinking AIDS».
  Giraldo dio conferencias sobre la inexactitud de los tests del VIH y sobre las causas no relacionadas con VIH del SIDA, tales como drogas/fármacos y malnutrición. Otros dos miembros del Grupo «Rethinking AIDS» se desplazaron para participar: el medico-investigador francés Etienne de Harven (Rethinking AIDS, noviembre-diciembre 1998), que dio una conferencia sobre la purificación y el aislamiento del VIH; y el médico alemán Claus Kohnlein, que habló sobre la toxicidad de las medicaciones anti-VIH. La mayoría de los asistentes fueron médicos y científicos médicos de la India, entre ellos, los representantes indúes de la Organización Mundial de la Salud.
  «El nuestro coincide con un congreso del SIDA ortodoxo en Nagpur, organizado por la Academia de Ciencias Médicas de la India», dijo Giraldo. «No obstante, nuestro encuentro dominó las primeras planas de los periódicos y las noticias de radio y televisión más importantes». Los periódicos y revistas publicaron titulares como los que siguen en sus primeras páginas y portadas: «Opiniones divergentes sobre la causa del SIDA provocan la controversia»: «Las opiniones dogmáticas de Occidente retadas en el congreso del SIDA»; «Los investigadores derriban mitos sobre el SIDA»; «La hipótesis de que el VIH causa el SIDA es un engaño: Dr. de Harven»; «SIDA: mito virulento»; «¿No es el VIH lo que causa el SIDA?»; «La OMS adopta una postura defensiva ante la contienda de los paladines anti-VIH».
  Los tres participantes internacionales (Giraldo, de Harven y Kohnlein) participaron en dos conferencias de prensa; a la primera asistieron unos 15 periodistas de las publicaciones principales; a la segunda asistieron unos cincuenta. Los periodistas mostraron un vivo interés por los médicos disidentes y los trataron con gran deferencia.
  Sus artículos aparecieron en todos los periódicos de mayor tirada, y constituyeron lo que los periodistas occidentales más importantes rara vez elaboran: historias exactas y penetrantes sobre el SIDA y los críticos del modelo VIH. Un mes después del encuentro de Nagpur, los periódicos y revistas todavía publicaban artículos sobre el congreso.
  El congreso fue notable tanto por el gran número de científicos y médicos que dudaban del modelo VIH como por las actitudes de los que no albergaban dudas. «La mayoría de los conferenciantes y miembros de la audiencia apoyaban o simpatizaban con nuestros puntos de vista», afirma Giraldo. «La defensa del modelo VIH=SIDA surgió de los representantes de la OMS, el director del Instituto Nacional de Virología de la India y las autoridades sanitarias de Nagpur. Esto nos procuró algunos momentos candentes. Pero el espíritu de la profesionalidad llevó, incluso las contiendas más tensas, a un final amistoso. Que yo sepa, en los Estados Unidos nunca se ha dado un intercambio tan libre de ideas, en el que hayan participado funcionarios del gobierno e investigadores financiados por la industria».
  El 7 de febrero, Giraldo dio una conferencia en el Centro de la Universidad de Nerhu para Medicina Social y Salud Comunitaria, en Nueva Delhi, por invitación de la catedrática de epidemiología Dra. Ritu Priya, una de las participantes en el congreso. Desde 1994 ha publicado artículos en los que critica los programas oficiales del SIDA en la India, que derivan exclusivamente del modelo VIH=SIDA ortodoxo.
  El congreso surgió de los esfuerzos del dietista Shantilal Kothari, presidente de la Academia para la Mejora de la Nutrición, quien el año pasado creó el Club de la Gente, con 200 VIH-positivos, para personas que han sido diagnosticadas «VIH-positivas» o de SIDA. Desde su hogar en Nagpur, Kothari persuadió durante años a los periódicos más importantes del país para que publicasen muchos de sus ensayos, en los que cuestionaba el modelo «VIH-causa-SIDA». Sus reiteradas peticiones a los funcionarios indúes, sugiriendo la reevaluación del modelo VIH=SIDA, también fueron infructuosas. A pesar de llegar en sobres atiborrados de documentos científicos que respaldaban su perspectiva, ningún funcionario expresó la voluntad de considerar la posibilidad de que otros factores, a parte del VIH, puedan explicar el SIDA, o que quizás el VIH no tenga la culpa de nada.
  Eso cambió cuando Kothari se declaró en huelga de hambre para llamar la atención de las autoridades. El 10 de agosto de 1999, un representante del Ministerio de Salud y Bienestar Familiar de la India le pidió que organizase un congreso internacional con expertos y científicos de ambos frentes del debate VIH/SIDA. El Ministerio proporcionó el lugar y prometió que sus funcionarios participarían y darían a las opiniones alternativas del SIDA una vista justa. La opinión de Giraldo es que las autoridades asistieron y consideraron con seriedad todas las perspectivas expuestas en el congreso. Para obtener un informe completo, los actos del congreso oficial o más información, contactar con «Rethinking AIDS».
_________
Fuente:
Rethinking AIDS, volumen 8, número 4, abril del 2000.
Nota: El grupo de «Reappraising AIDS» ha retomado el nombre que tenía en sus orígenes: «Rethinking AIDS».
Publicación:
Artículo publicado en el número 60 de la revista «Medicina Holística». Edita: Asociación de Medicinas Complementarias (A.M.C.)

Primavera 1995.
Dossier informativo sobre el SIDA.
Alfredo Embid Fonfria, Coordinador de la Asociación de Medicinas Complementarias.

"La cosa más importante en ciencia es no dejar nunca de cuestionar"

Albert Einstein.
"...No estamos simplemente rivalizando para que mi visión o la tuya prevalenza, supongo que de alguna manera los dos estamos luchando por la verdad"
De Philebus, de los Diálogos de Platón.
"La verdad es revolucionaria"
Jean Jaurès.

Prólogo: «Wellcome to death»
-
La antigua Burroghs-Wellcome fue creada en 1880 por dos farmacéuticos: Henry Wellcome y Silas Burroughs.
- Hacia el año 1936, se creó la Wellcome Trust. La Wellcome y la Rockefeller comenzaron a asociarse.
- Durante los años 30, los asuntos legales de la Wellcome Trust fueron llevados por la firma Sullivan y Comwell, una de las más influyentes de Nueva York y uno de los pilares de la Rockefeller, como lo demuestra el hecho de que sus dos abogados, John Foster Dulles y Allen Dulles, acabaran como Secretario de Estado en la guerra fría y director de la CIA, respectivamente.
- Desde los años 50, se solapan sus cuadros técnicos. Más adelante, el Trust Wellcome participa en el complejo universitario londinense fundado por Rockefeller. Su influencia se entiende dentro de la educación sanitaria inglesa.
- Durante los años 70, David Rockefeller crea la Comisión Trilateral, formada por industriales, académicos y políticos expertos en política internacional.
- El núcleo de la Trilateral está compuesto por directivos de un grupo de empresas multinacionales con la intención de mantener la preeminencia del poder económico (plutocracia) en todo el mundo. Entre estas multinacionales ocupa un puesto destacado la Wellcome Trust Corporation.
- Hasta 1986, Wellcome Trust controlaba el 100% de la Wellcome Inc., productora de medicamentos. Vendieron el 25% de sus acciones y pasaron a llamarse Wellcome Foundation.
- A partir de este momento, se produce un cambio de orientación en las instituciones de la Wellcome, pasando de un espíritu más ético y académico, a posiciones más duramente mercantilistas.
- Después de fracasar de lleno como tratamiento contra el cáncer, la Wellcome obtuvo la autorización para que el AZT, rebautizado como Retrovir, fuese puesto en el mercado para tratar enfermos afectados del SIDA.
- El 24 de junio de 1988, Duncan Campbell, en un artículo titulado «The Amazing Aids scam», dentro de la publicación «New Stateman and Society», afirmó que muchos resultados clínicos se esconden con resultados comerciales. También afirma que el coste del AZT se ha multiplicado por cinco o por diez. El coste mensual en AZT de un enfermo de SIDA actualmente es de unas 100.000 pesetas.
-En julio de 1992, la Wellcome Trust reduce su participación sobre la Wellcome Foundation al 40%, obteniendo una ganancia de 2,3 biliones de liras esterlinas.
- Finalmente, el 7 de marzo de 1995, la Wellcome Trust decidió vender su 40% de la Wellcome Foundation a la farmaceutica británica Glaxo por el equivalente a 1,9 billones de pesetas en libras esterlinas. Al presidente de la Wellcome Foundation, John Robb, le pareció, «obviamente lamentable» y «particularmente fustrante» la actitud de la Wellcome Trust de deshacerse rápidamente de su empresa y evitar así una lucrativa escalada a la alza de ofertas de compra.
Funcionarios a la caza de virus: los NIH, los CDC y el EIS.
- En los Estados Unidos, la investigación científica oficial está controlada por el Instituto Nacional de la Salud, el NIH, y el Servicio de Salud Pública, mediante los Centros de Control de la Enfermedad, o CDC. Las dos instituciones están siendo regidas por virólogos.
- El NIH se fundó en 1887 bajo la forma de Laboratorio Médico, y orgánicamente depende de la Marina de los Estados Unidos. Durante los años 30 se crea la primera división especializada del NIH: el Instituto Nacional del Cáncer.
- El año 1955, James Shannon asume la dirección de los NIH. Desde 1956, el presupuesto de los NIH se incrementa considerablemente dentro de su lucha contra la poliomelitis, formándose entonces los virólogos contra la polio.
- Hacia el año 1960, los virólogos contra la polio también asumen la lucha contra el cáncer, formándose gente como Howard Temim y Robert Gallo.
- Desde el año 1962, los NIH iniciaron la búsqueda del origen vírico del cáncer, con presupuestos enormes y sin resultados prácticos.
- Adecuando la realidad de la enfermedad a los intereses de su línea de investigación, inventaron la noción de los virus lentos. Unos virus que, en teoría, matan a la persona tiempo después de haber desaparecido del cuerpo. Con esta línea de investigación, Carlton Guidachek recibió el Premio Nobel el año 1976.
- Aceptada esta línea de investigación, los NIH pudieron investigar sobre cualquier enfermedad, adaptándola siempre a la hipótesis vírica. Actualmente, los NIH están gastando unos diez mil millones de dólares al año.
- El otro pilar de la administración sanitaria de los Estados Unidos son los Centros de Control de la Enfermedad, o CDC. Al principio, no tenían investigadores, sino activistas públicos pagados para detener las enfermedades contagiosas.
- Estos CDC comenzaron en los años 40, controlando la malaria durante la Segunda Guerra Mundial, como Centro de Enfermedades Transmisibles.
- Los CDC empezaron tres programas destinados a hacer creer a la población el origen infeccioso y contagioso de las enfermedades.
- En uno de estos programas, se creó, hacia el año 1950, el Servicio de Inteligencia para Epidemias, o EIS, destinado a reclutar los recientes graduados en medicina y biología.
- Participaron activamente en la llamada gripe asiática de 1957. En los años 60, haciendo creer a la gente el origen infeccioso de la leucemia. En el año 1976, en la epidemia de gripe porcina y en la enfermedad del legionario, siempre según la hipótesis vírica.
- Actualmente, el EIS ha llegado a ser una organización estatal completamente secreta. La red del EIS estaba fuertemente implicada en la identificación de los primeros cinco casos de SIDA, impulsando siempre la enfermedad hacia la hipótesis vírica.
- Existe otro programa del CDC, llamado «programa de asociaciones», consistente en subvencionar asociaciones para «educar» a la población en la línea vírica, entre ellas asociaciones sanitarias y de hemofílicos. Después de 1984, también subvencionó a grupos de activistas pro derechos de los homosexuales y contra el SIDA.
SIDA, un debate científico censurado
- El año 1981 Ronald Wilson Reagan gana las elecciones presidenciales en los Estados Unidos. Dentro del «lobby» que finanzó su campaña electoral estaba la Wellcome Trust Corporation.
- Ese mismo año, Michael Gottlieb identificó la existencia de cinco personas enfermas, -sin conexión entre ellas-, caracterizadas por un sistema inmunitario debilitado. A esta enfermedad se la denominó con el nombre genérico de SIDA, Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.
- El 23 de abril del año 1984, con la presentación de la entonces Secretaria de Estado de Sanidad y Seguridad Social de los Estados Unidos, Margaret Heckler, el Dr. Robert Gallo anunció en rueda de prensa que había descubierto el retrovirus productor del SIDA, que llamó HTLV-III.
- El mismo día, se registraba una patente americana de un equipo del test del HTLV-III desarrollado por el mismo Gallo.
- Esta declaración fue efectuada sin el habitual examen y debate que debía de haber proporcionado este anuncio público. Pese a todo, fue recibida como un hecho por la comunidad científica mundial.
- Sin estudios adicionales, se puso en marcha un amplio programa de investigación, siempre dentro de la línea de la hipótesis del HTLV-III.
El robo del diamante falso
- A continuación del anuncio del Dr. Gallo, el gobierno del Estado francés demandó al gobierno de los Estados Unidos, reclamando el derecho de la patente y el mérito del descubrimiento del retrovirus, el cual se rebautizó como VIH («Virus de la Inmunodeficiencia Humana»).
- Rápidamente, el Presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan y el primer ministro francés Jacques Chirac llegaron a un acuerdo: los dos estados compartirían los beneficios del test del llamado VIH, y Gallo y Montagnier serían considerados «codescubridores» del retrovirus.
- Más tarde se publicaron las fotografías del retrovirus. Resultaba que eran idénticas a las de las muestras de un virus, llamado LAV, que tiempo antes le pasó el Dr. Luc Montagnier, jefe del equipo de investigación del Instituto Pasteur.
- También antes, en una segunda ocasión, en octubre de 1993, el Dr. Montagnier le pasó otro conjunto de muestras, con un contrato donde constaba que el laboratorio americano no podía utilizarlas con fines lucrativos.
- Según el Dr. Sonnabend, creador del «AIDS Medical Foundation», la coincidencia de las fotografías no era posible si no hubieran sido tomadas del mismo paciente.
- A principios de 1989 el periodista de investigación John Crewdsen informó en el «Chicago Tribune» cómo supuestamente Gallo tomó el virus enviado por el Dr. Montagnier a su laboratorio, explicando así cómo los dos descubrieron el mismo virus.
- El 1 de marzo del mismo año, el New York Tribune informó de una investigación interna del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos.
- En esta investigación se llegaba a la conclusión de que un artículo de Gallo publicado el año 1984 en la revista Science, donde argumentaba que, según él, el llamado VIH causaba el SIDA, contenía contradicciones fruto de «tergiversaciones o falsificaciones».
- El gobierno del Estado francés reclamó el reconocimiento absoluto del descubrimiento del denominado VIH. La demanda a los Estados Unidos fue de un valor aproximado de unos 20 millones de dólares. Este dinero era el recibido por los beneficios de los equipos de prueba del denominado VIH. También reclamaron varios millones de dólares recibidos directamente por Gallo.
- Por último, el gobierno de los Estados Unidos reconoció el robo del virus. El Instituto Pasteur incrementó, pues, en un 10% sus derechos de patente del test del denominado VIH.
Un científico disidente: Peter Duesberg
-
En 1987, Peter Duesberg, biólogo molecular, miembro de la Academia Nacional de Ciencias (de Estados Unidos) y ya entonces uno de los principales especialistas en retrovirus del mundo, comenzó a escribir artículos del llamado VIH en la revista «Cancer Research».
- En este artículo, Duesberg se hacía unas cuantas preguntas: ¿Cómo el llamado VIH podía matar billones de células si sólo era capaz de matar unas cuantas? ¿Por qué hay enfermos de SIDA sin ningún rastro de este VIH? Y cuando este VIH era inyectado a animales, ¿por qué estos no desarrollaban el SIDA?
- Después de nueve meses escribiendo a la revista «Cancer Research» y de leer todos los artículos escritos anteriormente, llegó a la conclusión de que, lejos de ser mortal, este retrovirus era inocuo.
- Pese a afirmar ésto, Duesberg insistió prudentemente en que no se debía renunciar a las prácticas de sexo seguro.
- Primero vino el silencio de sus colegas. Después, la supresión de sus fondos de investigación: Durante octubre de 1990 se le anunció que la subvención anual de 350.000 dólares que recibía del gobierno de Estados Unidos se le recortaba a finales de 1992.
- En el comité de revisión que le negó la subvención estaban la Dra. Flossie Wong Staal (amante de Gallo durante largo tiempo y madre de uno de sus dos hijos) y el Dr. Dani Bolognesi, poseedor de otra patente a largo tiempo de los anticuerpos del denominado VIH.
- Duesberg apeló infructuosamente, pese a el apoyo inicial de algunos miembros del gobierno y de algunos congresistas, como Ron Dellums y William Dannemeyer.
- Claro que, hasta entonces, el debate sobre el origen del SIDA estaba completamente tapado. Científicos «prestigiosos», con elevados sueldos y cargos, afirmaban continuamente por los medios de comunicación que el llamado VIH era la única causa del SIDA.
VIH-SIDA: Una hipótesis imposible
- Según la hipótesis que afirma que el llamado VIH causa el SIDA, cuando una persona tiene el VIH, este infecta y mata los leucocitos (glóbulos blancos) con suficiente insistencia como para que la persona infectada acabe siendo víctima de las llamadas «enfermedades oportunistas».
- Ante la experiencia de personas con anticuerpos del VIH que durante años no desarrollan ninguno de los síntomas del SIDA, algunos virólogos hacen complicados esfuerzos de reinterpretación para adecuar la realidad a sus teorias.
- Responden que el virus está escondido, que realiza mutaciones, que procede de una forma misteriosa.
- Está claro que estas mismas personas no cuestionan nunca la hipótesis vírica: son los numerosos virólogos del NIH, del EIS, los principales beneficiarios de las patentes de los tests, de los viajes organizados, de las subvenciones públicas y privadas...
- Según Duesberg, el virus infecta y mata alrededor de una célula entre 10.000, y el cuerpo humano repone las células a un ritmo mucho más rápido.
- Por tanto, la causa o las causas del SIDA se han de encontrar en otros motivos. Y el retrovirus llamado VIH es uno más de los millares de retrovirus que, a veces, se pueden hallar en un enfermo de SIDA.
- Desgraciadamente, y por el momento, no se ha realizado ningún estudio sistemático para descubrir qué factores, además del llamado VIH, produce el SIDA.
- Existen numerosos testimonios de médicos con experiencia en enfermos de SIDA, y testimonios de personas representantes de grupos de soporte que apoyan a estos enfermos.
- Estos testimonios afirman que las personas que enferman de SIDA, como hemofílicos y receptores de transfusiones, apoyan que hay numerosos factores que provocan disminución de las defensas, tengan o no el denominado VIH.
- Muchas personas con SIDA han padecido con anterioridad enfermedades de transmisión sexual, unido al abuso de antibióticos o también de drogas y fármacos inmunodepresores.
El terror que viene del Tercer Mundo
- Durante el año 1989, Phillipe y Evelyne Kryen, responsables de una organización médica de ayuda con 230 empleados en Kagera, Tanzania, informaron, por primera vez, del SIDA en Africa.
- Difundieron un informe, con ilustraciones, dibujando un posible futuro muy pesimista en el continente africano, debido a la posible plaga del SIDA.
- Este informe fue muy difundido y ampliado en la prensa de Estados Unidos.
- Por ejemplo, en marzo de 1992, el «Washington Post» escribió que el continente africano estaba soportando «una salud pública desastrosa de enormes consecuencias», y que Kagera era: «una de las áreas más duramente afectadas del mundo».
- El diario puso en boca de Phillipe Kryen que: «sería mejor que hubieran tenido un terremoto» que la plaga del SIDA, porque afectaba al grupo más productivo, justamente los más activos sexualmente.
- El 3 de octubre de 1993, el «Sunday Times» publicó un largo artículo de su periodista científico Neville Hodgkinson.
- En este artículo, y cuando ya llevaba un total de cuatro años de experiencia con pacientes africanos, Phillipe Kryen declaró que: «No hay SIDA. Es algo que ha sido inventado. No hay bases epidemiológicas para ello. No existe para nosotros».
- Pese a todo, el «Washington Post» no se hizo eco del cambio de opinión. Sólo «The Guardian» y, en parte, el «Sunday Times» londinense, éste último mediante un ensayo de Simon Jeckins, abrieron el debate.
- El principal argumento de la nomenclatura científica británica contra Hodgkinson fue un estudio no publicado, hecho por el Medical Research Council, y difundido en una conferencia de prensa en junio de 1993.
- En este estudio se afirmaba que los campesinos de Uganda que daban positivo del llamado VIH tenían más mortandad que los otros. Pero, de 64 muertos utilizados por el Medical Research Council para la prueba, sólo 5 fueron diagnosticados como causados por el SIDA.
Otra vez vienen los del CDC con equipos de prueba del VIH
-Estos humanos idiotas son capaces de cualquier cosa por el dinero de las becas-.
- En esta conferencia de prensa, a la pregunta del mismo Neville Hodgkinson de si estos campesinos habían muerto de SIDA, la respuesta fue algo así como «no exactamente».
- En la conferencia internacional del SIDA celebrada en Yokohama en agosto de 1994, en la cual hicieron eco de sus productos buena parte de la indústria farmacéutica del SIDA, se incrementó el número de enfermedades a las cuales se había de asociar como causadas por el SIDA.
- Debido a este cambio de estimaciones, la cifra de posibles afectados por el SIDA en Asia, según sus cálculos, se había de incrementar considerablemente.
- En diciembre de 1994, en otra conferencia internacional del SIDA en Marruecos, con la asistencia de científicos y representantes de gobiernos, los oficiales de la Organización Mundial de la Salud dijeron que, en Africa, las infecciones por el llamado VIH llegaban a más de 1.500.000 de personas en 1993, y a 10.000.000 en 1994.
-
Harvey Bialy, Doctor en Biología Molecular y director de la revista «Biotechnology» afirmó, -después de visitar Nigeria, Camerún y Gabón-, que no hay SIDA contagioso en Africa. Denuncia que epidemiólogos poco rigurosos quieren presentar como SIDA las típicas enfermedades de desnutrición.
La disidencia se organiza
-
El año 1990 en la Conferencia Internacional del SIDA de San Francisco, el Dr. Luc Montagnier dio marcha atrás y anunció que el llamado VIH no podía provocar el SIDA sin un cofactor, como por ejemplo, los microplasmas, pequeñas bacterias que se han vuelto agresivas a causa de los antibióticos.
-
Esta declaración le supuso la respuesta airada de buena parte de la audiencia y de algunos de sus colegas norteamericanos, teniendo que regresar rápidamente en avión a su país.
-
En el año 1993, alrededor de 40 científicos, incluyendo expertos retrovirólogos, epidemiólogos e inmunólogos, se unieron para formar el Grupo para el Replanteamiento de la Hipótesis VIH-SIDA. El grupo se constituyó ante la negativa de todas las revistas científicas requeridas a publicar la siguiente carta:
«El público en general cree que un retrovirus llamado VIH causa el grupo de enfermedades llamado SIDA. Muchos científicos bioquímicos ponen ahora en duda esta hipótesis. Proponemos que un grupo independiente adecuado dirija una reevaluación concienzuda de la evidencia que existe a favor y en contra de esta hipótesis. Además proponemos que se diseñen y se lleven a cabo estudios epidemiológicos críticos».
-
Este grupo ha editado una revista periódica, que empezó llamándose «Rethinking AIDS», actualmente «Reapprasing AIDS». Un tiempo después de la creación del grupo, este ya ha agrupado a más de 400 científicos críticos.
La conferencia de Sant Cugat del Vallés
- Ya en diciembre de 1993, la «Asociación de Medicinas Complementarias» organizó una conferencia en Sant Cugat del Vallés, con la participación de varios de estos científicos, todos críticos con la teoría oficializada del VIH-SIDA.
-
Fueron invitados, entre otros, el ya conocido Dr. Peter Duesberg, el Dr. Harvey Bialy, Robert Laarhoven, coordinador de la asociación para la investigación antiSIDA en Holanda y Joan Shenton, directora de la empresa de vídeos médicos MEDITEL.
-
Justamente esta última empresa (MEDITEL), ha tenido oportunidad de presentar la opinión de los científicos disidentes, sobre todo mediante programas en el cuarto canal de la televisión británica, los cuales han supuesto un total de 5 horas de información.
-
Los organizadores del encuentro enviaron un documento llamado «Replantear el SIDA», reproducido por la revista «Cuerpomente» y algunas más, además de 600 medios de comunicación del Estado español.
-
En contraste, ninguno de los medios de comunicación destacados en la conferencia, ni ninguna televisión de Cataluña ni del Estado español informaron de este encuentro. Tampoco han informado sobre ninguna de las opiniones de los disidentes a lo largo de toda su trayectoria.
Tratamientos y supervivientes
- La mayoría de las personas afectadas de SIDA que han sobrevivido a la enfermedad lo han hecho con grandes dosis de voluntad y sentido crítico, asumiendo unos hábitos responsables de vida.
-
En Londres, los supervivientes editan la revista «Continuum». En Holanda ya existe la Fundación para la Investigación Alternativa del SIDA (SAAO).
-
Independientemente de su origen, la inmunodeficiencia puede ser tratada por múltiples métodos ecológicamente producidos y muy económicos. Hay investigadores y terapeutas que utilizan soluciones a la inmunodeficiencia aprovechando las propiedades curativas de las plantas.
-
La medicina china, por ejemplo, libre de la presión de las empresas farmacéuticas occidentales, ha continuado estudiando y aplicando sus plantas inmunoestimulantes, siguiendo una tradición que se remonta a 22.000 años.
-
Mientras tanto, en el Mediterráneo, muchas plantas están en peligro de extinción sin ni tan siquiera haber sido estudiadas sus propiedades medicinales. Hace gracia que algunas personas estuvieran entusiasmadas con la idea de que Barcelona fuera la Agencia Europea del Medicamento...
Los tratamientos tóxicos del SIDA
- El 1° de abril de 1994 se dio a conocer al gran público los primeros resultados del estudio franco-británico Concorde.
-
Este estudio comparó los resultados del AZT en 1.800 personas, presuntas portadoras del denominado VIH y sin síntomas de SIDA, la mitad de las cuales recibían esta sustancia.
-
En estas conclusiones se decía que la aparición de los síntomas del SIDA no se veía retardada de ninguna manera con el AZT, que se producían más muertes que en las personas que no lo tomaban.
-
También intervienen otros efectos: la propia inmunodeficiencia, los tumores inducidos, la anemia, las transfusiones recibidas, -las cuales provocan un descenso de las defensas-, y la disminución de la calidad de vida.
Los tests oficiales han sido muy criticados. Prueba de 19 tests Western Blott de diferentes laboratorios con la misma muestra de sangre
- Como reacción a esto, en Los Angeles se constituyó la asociación Project A.I.D.S, que emprendió un proceso judicial contra los responsables de la aprobación del AZT como medicamento en los Estados Unidos. En Londres se creó el SCAM, comité destinado a investigar y publicar los efectos de la Wellcome Foundation y del AZT. El abogado inglés Graham Ross está planificando un grupo de acción jurídica interestatal contra la Wellcome Foundation, que incluye el Estado español.
-
Del 14 al 17 de abril de 1994, la Wellcome Foundation invitó a 20 representantes de los medios de comunicación del Estado español en Londres, en el Hotel Grafton, de 5 estrellas, con un gasto aproximado de 14 millones de pesetas.
-
¿El motivo? Fijémonos en lo que pasó unos días después...
Kary Mullis y la manipulación informativa en acción
- El Dr. Kary Mullis recibió el Premio Nobel de Química 1993 por haber descubierto la técnica más avanzada para estudiar virus: el RCP, iniciales de «Reacción de la Poliomerasa en Cadena».
-
La RCP es una herramienta para amplificar cualquier cosa por pequeña que sea, incluso el llamado VIH. Incluso una molécula de ADN, si se dispone del equipo necesario para analizarla.
-
Cuando la técnica del RCP se aplicó por primera vez en 1989 para detectar el llamado VIH, algunos investigadores aseguraron que la afirmación de Duesberg en la cual el VIH era indetectable en los enfermos de SIDA caería por tierra.
-
Los días 21,22 y 23 de abril de 1994, se celebró en Toledo la 28ª Reunión Internacional de la Sociedad Europea de Investigación Clínica. Reunía a más de 1.000 científicos y estaba patrocinada por las multinacionales farmacéuticas.
-
En su conferencia, Kary Mullis cambió de tema, y afirmó que no creía que el llamado VIH fuese la causa del SIDA. Muchos asistentes se quedaron horrorizados y algunos otros optaron por marcharse de la sala antes de que terminara su exposición.
-
Curiosamente, en ninguno de los medios de comunicación escritos del Estado español donde apareció la noticia (ABC, El Mundo, El País, Ya...) apenas revelaron el contenido de sus afirmaciones.
-
Sí, en cambio, salieron títulos, páginas enteras y largos comentarios criticando o ridiculizando sus declaraciones. Como máximo, 60 palabras de la opinión de Mullis, pero presentadas como si fuesen carentes de todo fundamento.
-
Posteriormente, un enfermo de SIDA y un portador del mal llamado VIH, supervivientes y disidentes de la teoría oficial hicieron una entrevista a Kary Mullis.
-
En esta entrevista, Kary Mullis se unía a las voces que afirman que el virus es inofensivo:
«El misterio de este maldito virus ha sido generado por los dos billones al año que se han gastado en él. Se toma cualquier otro virus, se gastan dos billones de dólares y ya puedes crear grandes misterios sobre él».


Entrevista con Dr. Robert Maver.
Por qué las cifras del SIDA no tienen sentido.
por Jim Trabluse, de Rethinking AIDS.
Traducción: Francisco Javier Manero Vargas.
Esta es una transcripción, cortesía de Kathleen Goss (ver su análisis en «Diario de un disidente del SIDA»), de la entrevista de audio que realicé a Robert Maver. La información es muy útil y, como no todos vosotros habéis solicitado la cinta, la reproduzco aquí. El Dr. Maver tiene una información sorprendente sobre el aspecto estadístico de la hipótesis del VIH/SIDA, que es la única área que sostiene a la poco convincente ciencia en este asunto.
Estamos entrevistando al Dr. Robert Maver, FSA, MAA. Bob Maver es uno de los fundadores de nuestro Grupo. Proviene Ud. del mundo empresarial, ¿no?
Correcto. Mi cargo era de Vicepresidente y Actuario de Grupo en una compañía de seguros líder.
Para aquellos que no conocemos este oscuro pero impresionante campo, ¿qué es un actuario?, y, ¿qué clase de aprendizaje se requiere para convertirse en uno?
El actuario es una profesión relativamente menor, aunque importante para la industria de seguros. Los actuarios son los que realizan el trabajo estadístico y el fondo estadístico para proyectar cuando y cuán a menudo sucederán determinados acontecimientos, -por ejemplo, la probabilidad de quedarse inválido, la probabilidad de morir, siendo la probabilidad de vivir lo opuesto a aquellas-. Estamos metidos en el diseño de pólizas, en el diseño de productos de seguros, y, lo más importante, les ponemos precio.
Permítame aclarar eso. Un actuario calcula riesgos para tasas de mortalidad para varios propósitos. ¿Es correcto?
Sí, y tenemos que relacionar todo ello con el mundo financiero. Nos concierne mucho el valor actual del riesgo futuro.
Por lo que comprendo, a un CPA le lleva entre dos y tres años graduarse, y entonces tiene que pasar una serie de exámenes que llevan, creo, dos fines de semana completos o algo así. ¿Cuál es el aprendizaje de un actuario -simplemente para principiantes, nivel primario-?
Es, de alguna manera, riguroso. Pasamos una serie de diez exámenes para conseguir una designación profesional de la FSA; siglas de la Fellow in the Society of Actuaries [Miembros de la Sociedad de Actuarios]. Los diez exámenes comienzan con matemáticas bastante tradicionales; por ejemplo, el primer examen es de cálculo, el segundo es de probabilidad y estadística, el tercero es de análisis numérico y teoría del interés. Después, entramos en las matemáticas más esotéricas de la industria del seguro, donde de nuevo estamos combinando los conceptos de valor actual que le son familiares al mundo financiero -el valor actual de los tipos de interés en el futuro, por ejemplo-, pero esto lo combinamos con lo que llamamos contingencias de la vida, la probabilidad de vivir o morir en un año determinado. Podría decir que al actuario le lleva probablemente ocho años de media, quizá más, el pasar esta serie de exámenes.
Si yo fuera un epidemiólogo del CDC, ¿cuántos años de aprendizaje tendría?, y ¿sería tan riguroso como el aprendizaje del actuario?
Actualmente, debería tener un título de Doctor en Medicina, si fuera uno de los mejores epidemiólogos del CDC; tu historial podría estar más especializado, específicamente en el área de epidemiología, por supuesto, y las estadísticas que tienen que ver con ella. Pero, podría decir que tendrías un grado de licenciado en cuatro años, como un actuario; los míos estuvieron ocupados en matemáticas aplicadas. Sin embargo, debería decir que un epidemiólogo del CDC tendría otros cuatro años de educación, por supuesto, para obtener el nivel de Doctor en Medicina.
Y los actuarios realizan esto: artimética, cálculos, complejos análisis de base de datos informatizada, todo, con la idea de destinar primas en dólares para diversos estudios de estadísticas de riesgo. Esto es -tiene que tener un cálculo de probabilidad muy fino al final-, ¿no es cierto?
Correcto.
Por tanto, Ud. está realmente en el mundo. Ahora, profesionalmente. Ud. es uno de esos actuarios, y además sus credenciales empresariales le han conducido a la cabeza de todo un departamento de actuarios de la Mutual Benefit Life. Y ¿la Mutual Benefit Life es una de las diez primeras del país en tamaño?
En el tiempo que trabajé para ellos, estaban entre las quince primeras. Había catorce billones de dólares de activos.
Y, esencialmente, el departamento de actuarios estaba capacitado para decidir sobre la asignación de primas. Los ejecutivos usan esa información para llegar a una conclusión, ¿es cierto?
Sí, y mi área específica de responsabilidad era el aspecto del seguro grupal, con el que los lectores estarán familiarizados; son los beneficios que obtienen de sus empresarios.
Así que está Ud. tratando con ello como un ejecutivo en esos asuntos, y llega el SIDA. Y tiene que hacer lo que todos los buenos actuarios hacen. Tiene que ir y examinar las cifras y decidir cuales son los riesgos para la compañía de seguros, asegurar estas cosas, o incluso afrontar la contingencia que pueda acontecer. ¿Es correcto?
Es una excelente descripción. Realmente captó nuestra atención a mitad de los 80.
Y estuvo obteniendo proyecciones -en el momento en el que recopilaba información, ésta era de que iba a haber un millón de muertes en un lapso de cinco o diez años, y su departamento era responsable de ir y descubrir lo que realmente estaba sucediendo, cuál era el riesgo, y lo que les iban a constar las personas que estaban por entonces en sus pólizas de seguros. ¿Correcto?
Eso es correcto.
Bien, así es que como se vio involucrado en el asunto, ¿no es cierto? Empezó a mirar las cifras. ¿Porqué no se toma unos minutos y nos cuenta exactamente cuál fue el orden de sucesión de los acontecimientos, así nuestros oyentes profanos pueden tener una idea de donde se estaba metiendo?
La Sociedad de Actuarios establece varios modelos para ayudar al actuario en prácticas en una compañía. Establecen esos modelos para ayudarle a proyectar para su propia compañía cuál va a ser el impacto de las reclamaciones por SIDA en el futuro. Cada modelo que examiné sugería que teníamos una terrible, terrible catástrofe, una epidemia terrible en nuestras manos -una que iba a extenderse mucho más allá de la población inicial de riesgo-; una que debería llevarnos a reexaminar todas nuestras reglas sobre seguros; y una que realmente pintaba un cuadro tenebrista del sector de actuarios, en el sentido de que uno tendría quizás que hacer, de inmediato, ajustes en los tipos, implicando incrementos de primas, para prepararnos para tal epidemia.
Déjeme interrumpirle aquí brevemente. Eso significa que las implicaciones eran que esas compañías de seguros tenían que hacer, una de dos -o incrementar sus reservas y recortar los beneficios, o incrementar sus primas y deshacerse de clientes- en el caso de que todo esto sucediese. O incluso arriesgarse a la bancarrota si no tuviesen el capital suficiente, al tener demasiadas reclamaciones por SIDA. ¿Es correcto?
Sí. Bien, especialmente entre las filas del punto de vista del grupo asegurador. La naturaleza de un contrato de un grupo asegurador es que se tiene que renovar cada año. Se tiene que establecer anualmente el tipo que se estima correcto para el futuro. No es un contrato vitalicio. Por tanto realmente estábamos considerando decisiones como, «¿Hay áreas del país donde no podremos suscribir por más tiempo ciertos productos, debido a la difusión prevista?».
Y esto también tuvo un efecto político colateral inesperado, ¿no es así?, en lo concerniente a la comunidad gay.
Oh, absolutamente, absolutamente. Inicialmente, por supuesto, allí era donde estaba la epidemia cuando comenzamos a observarla, y uno tenía que ser muy cuidadoso con toda clase de leyes relacionadas con los seguros, diseñadas para proteger a nuestros asegurados. Hay ciertas clases de seguros que puedes o no puedes hacer, para definir mejor el riesgo. Pero, volviendo a su pregunta original. Esencialmente, lo que encontré cuando examiné esos modelos fue que los datos que teníamos no eran ni mucho menos consecuentes con los modelos a los que estaba mirando. Esto es, los modelos hacían prever un número de casos de sida para el año 1988, y yo al revisarlos en 1989 pude ver lo bueno que era el modelo, y francamente, el modelo era malísimo.
¿«Malísimo» significa un diez por ciento de error, un cinco por ciento? ¿Qué tipo de aproximación debería tener un buen modelo?
Bien, contestaré la pregunta de la siguiente manera. El modelo se desviaba en más de un cincuenta por ciento. No tenemos que entrar aquí en gradaciones ajustadas, sobre lo que es un buen modelo y lo que no lo es. Sabemos que fue un mal modelo.
Fue un mal modelo; no hay duda sobre ello. Pero si observase una variación de un cinco o un seis por ciento, no sería necesariamente un mal modelo, ¿Verdad?
No, no. Estaría bien.
Sin embargo, estamos hablando de un cincuenta por ciento. Ahora, ¿quién diseñó los modelos? ¿Fueron actuarios, fue el CDC, o fueron los datos que se proporcionaron y con los que ustedes trabajaron?
Los datos vinieron del CDC. En algunos casos fueron actuarios que tomaron esos datos tratando de extrapolarlos, proyectándolos hacia el futuro. Sin embargo, había ciertas asunciones básicas que los actuarios no estaban bien equipados para cambiar, podríamos decir. Te daré un ejemplo de una asución crítica que encontré cuando examiné los modelos -y por supuesto lo que haces cuando te enfrentas a un modelo que no reproduce la realidad es mirar y ver ¿qué asunciones se habían hecho?, y ¿es posible que algunas de esas asunciones sean, de hecho, incorrectas? Quizá haya lugares dónde ni siquiera se percaten de que han hecho asunciones. La primera cosa que advertí, la asunción de que todos los modelos utilizados para futuras reclamaciones por SIDA, era que el 50% de las personas que tenían el VIH, el virus que se alega causa del SIDA, se convertirían en casos de SIDA en período de diez años. Esta es una asunción, una asunción crítica -cualquiera que tuviera el VIH, no ya en un cierto grupo de riesgo, cualquiera con el VIH va a desarrollar SIDA en diez años. Decidí investigar en qué estaba basado esto. Seguramente debía haber una población que había sido estudiada para llegar a esta clase de asunción, y de hecho la había. Sin embargo, la población que había sido estudiada era una de San Francisco, con el denominador común de padecer todos la hepatitis B.
¡En serio! Las proyecciones se realizaron sobre una población muy limitada y específica.
Sí. Y por si fuera poco, era una población de hombres homosexuales que tenían la hepatitis B, tenían varias enfermedades venéreas, tenían citomegalovirus, virus Epistein-Barr, un cúmulo completo de problemas, además del VIH; considerémoslo así. Y la cuestión inmediata que vino a mi mente fue ¿es éste un modelo razonable para toda la población que contrae el VIH, o un modelo para una población que tiene claramente muchos, muchos otros riesgos?
Entonces, ¿cuál fue el siguiente paso?, tras entender esto.
Mi siguiente paso fue el procurarme alguna educación en el campo médico, como cuáles fueron las razones por las que decidimos que el VIH causaba SIDA. Esta fue otra asunción que para mí se había tomado bastante rápidamente. Me percaté que considerando el grupo que fue estudiado, de hombres con VIH que además desarrollaban SIDA a los tres años, uno podía plantear la cuestión, ¿qué pasa con todos los otros virus que también estaban presentes? ¿Por qué hemos decidido que es el VIH? Esta se tornó la cuestión crítica, porque me condujo a una serie de artículos y foros bastante interesantes, y todo apuntaba a la conclusión de que sugerir que el VIH conduciría siempre al SIDA era una hipótesis, en el mejor de los casos, poco convincente.
¿Fue entonces -al informarse sobre el Grupo, o al ayudar a formar el Grupo- cuando se encontró con Duesberg y oyó de otros disidentes?
Sí, de hecho el primer artículo que leí fue uno de Peter Duesberg en Cancer Research, allá por -creo que lo publicó en 1987. Contenía muchos argumentos que tenían sentido, en términos de mantener una mente abierta con respecto a cuestionar cómo el VIH es, de hecho, la causa del SIDA.
Déjeme adelantarme un poco. El efecto neto en términos de beneficios, en términos de la compañía para la que trabajaba, ¿Qué fue lo que pasó a raíz de esto? ¿Fue capaz de reducir el pánico en la sala de juntas y cambiar sus reservas y demás? ¿Puede describir el proceso? ¿o resultó tan controvertido que le indispuso con algunos de sus colegas?
Bien, es ciertamente una noción controvertida sugerir que el VIH no es la causa. Sin embargo, no es controvertido en absoluto sugerir que el VIH es sólo una pequeña porción del cuadro del SIDA. Supuse que la esencia de mi investigación estaba en escarbar en la base de datos del CDC, introducirme en los registros del ordenador, donde ellos listan, en cada caso de SIDA que se haya registrado con el CDC en los Estados Unidos, puede que hasta 50 datos que describen ese caso. Lo que si pude hacer a raíz de esto fue tranquilizar a la compañía de con el hecho de la epidemia está muy, estrictamente limitada a ciertos grupos de alto riesgo, especialmente grupos relacionados con el abuso de drogas.
Déjeme interrumpirle aquí, ahora. Peter Duesberg es de la opinión de que, biológicamente hablando, las drogas pueden causar el daño. Ahora usted está correlacionando estadísticamente el abuso de drogas con el SIDA, ¿correcto?
Sin objecciones.
Tenemos dos aproximaciones diferentes que verifiquen, o al menos indiquen abuso de drogas. Por abuso de drogas, ¿se entiende un tipo específico de abuso, o es cualquier abuso de drogas a largo plazo? ¿Hay una alta correlación? ¿Es de uno a uno, o cual es?Bueno, en los datos que miré del CDC, registraron el abuso de drogas intravenosas. Lo que fui capaz de destapar, escarbando en los propios datos, fue que la amplia, muy amplia mayoría de aquellos casos caracterizados por el CDC como SIDA heterosexual están, en realidad, relacionados en alguna forma con el abuso de drogas por vía intravenosa.
Ya veo. Fue un poco sigiloso por parte del CDC el no comunicarlo de esa manera. ¿O no lo sabían? ¿Aducen realmente ignorancia sobre la relación con las drogas?
Sospecho que eso es difícil de contestar.
Bueno, saltémonos la vertiente política. Ahora, usted descubre esto; su compañía ya podía realizar sus ajustes. ¿Fueron Uds. la primera compañía en hacerlo, o la industria de seguros, al completo, descubrió todo esto más o menos al mismo tiempo?
Creo que la industria está operando sobre la premisa de que VIH es igual a SIDA, y esto a pesar de que la vasta mayoría de la población con VIH no ha desarrollado el SIDA. El grueso de la industria de seguros cree que llegarán a desarrollar SIDA -que el VIH es el equivalente-.
Entonces ahí es donde están ahora. ¿Su compañía de seguros, en aquel momento, tomó esa postura, o realmente disminuyeron sus reservas, o como sea que las llamen, para beneficiarse de esta nueva información que Ud. había desarrollado?
No. Sus reservas no disminuyeron. Sólo utilizó la información para entender mejor la naturaleza del riesgo que estábamos asegurando.
Aquí también hay un elemento político, de no querer inflamar a la comunidad gay, o a aquellos que pensaran que saber esas cosas era crítico. ¿Es posible que esto formara parte de la ecuación en el nivel ejecutivo?
Bien, ciertamente uno tiene que ser cuidadoso.
Para terminar, quiero preguntarle lo siguiente: ¿qué pasará en los próximos dos años? ¿qué hará que la verdad salga a la luz?, y ¿tiene Ud. alguna esperanza en que se produzca algún tipo de cambio, o es demasiado tarde para eso?
Bueno, continúo manteniendo esperanzas de un cambio, y creo que ocurrirá habiendo ciencia correcta. Creo que tenemos que encontrar una organización lo suficientemente valiente para hacer estudios que deberían haberse hecho hace muchos, muchos años. Como ejemplo hay algunas teorías viables -una de las cuales es la de Peter Duesberg, otra es la de Bob Root-Bernstein- sobre lo que puede causar el SIDA. Esas son teorías que se pueden probar en modelos animales, y podría tener esperanzas en avanzar con esos modelos animales y en tener esas pruebas hechas, así podríamos ya desestimar esas teorías o confirmar que, de hecho, sí, son correctas.
Algunos de nuestros suscriptores, que escucharán esta cinta, son VIH positivos, y realmente no tienen ninguna otra clase de problema de salud, nada -de verdad eso es todo-. Y están asustados. Dado que esto es completamente cierto, ¿qué posibilidad tienen de desarrollar algo remotamente parecido al SIDA, simplemente por tener ese virus y nada más?
Por la investigación que he realizado, me parece que es prácticamente imposible. Serían los primeros casos registrados de SIDA en la historia por tener sólo VIH.
Creo que esto es realmente un fantástico alivio para las personas que tienen miedo, y a cuyos doctores les gustaría darles AZT como profilaxis. Gracias, Robert Maver.
____________
Contacto: Se puede contactar con Robert Maver en el 11341 Hemlock Court, Overland Park, MO 66210. Su número de fax es 913-451-1035.
Publicación: Artículo publicado en el libro «Repensar el SIDA». Edita: Asociación de Medicinas Complementarias (A.M.C.). 

África se rebela contra la hipótesis oficial del SIDA.
El Presidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki, se atreve a enfrentarse a la hipótesis oficial del SIDA y denuncia la censura a los científicos que se han atrevido a cuestionarla.
Alfredo Embid.

Sudáfrica, que hace 5 años se libró del Apartheid y de la dictadura de la minoría blanca, está encabezando una insólita rebelión contra la ortodoxia blanca del SIDA, que pretende imponer a todo el tercer mundo una falsa epidemia de connotaciones claramente racistas.
El presidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki, se ha atrevido a enfrentarse a la hipótesis oficial del SIDA.
Ha denunciado la censura a los científicos que han cuestionado las tesis oficiales valerosamente, al precio de arruinar sus carreras, y los ha invitado a su país. Ha puesto en cuestión los tratamientos del SIDA, especialmente con el AZT (por su toxicidad), y ha suspendido su administración. Además, se ha enfrentado a los intereses de las multinacionales farmacéuticas en cuestiones de patentes. Ha metido mano donde más les duele: en sus beneficios.
Por si fuera poco, Thabo Mbeki ha tomado contacto con otros líderes africanos y del Tercer Mundo, como el gobierno de la India, propiciando un debate que hace años llevamos promoviendo en esta revista, pero que todos los medios de comunicación se esfuerzan por ahogar.
El pasado 3 de abril, el presidente de Sudáfrica envió una carta al presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, además de a Toni Blair, Schroeder, Kofi Annan y otros dirigentes políticos.
La respuesta de los medios de comunicación occidentales, a parte de no informar de lo que el presidente decía, ha sido particularmente insultante, e incluso han tergiversado sus declaraciones, haciéndole decir lo que no ha dicho nunca. Comentamos esa respuesta en este artículo.
A primeros de mayo. Thabo Mbeki organizó un congreso alternativo en Sudáfrica. que reunió a importantes científicos occidentales disidentes, como nuestros amigos los doctores Peter Duesberg y Harvey Bialy. Estas reuniones no son nuevas: se han realizado ya anteriormente en Amsterdam, Argentina, Colombia y Ginebra. La AMC ha organizado reuniones de científicos disidentes en sus Jornadas Internacionales de Medicinas Complementarias I (Barcelona 1993) y 11 (Gerona 1995).
Este congreso se estaba desarrollando cuando escribíamos este artículo. Por supuesto, ha sido ocultado por todos los medios de comunicación. Nuestra amiga Joan Shenton, la directora de la compañía británica Meditel (que se ha destacado por sus excelentes reportajes sobre el SIDA en África), nos telefoneó directamente desde Sudáfrica y próximamente podremos ofreceros un informe sobre ese congreso, elaborado sobre el terreno.
La carta completa en inglés nos ha sido proporcionada por cortesía de la Embajada de Sudáfrica en Madrid.
El 16 de Abril, el programa «Search for solutions» (En busca de soluciones) de Meditel Productions es emitido a toda África en el programa «Carte Blanche de M-Net». El programa incluye una entrevista a Thabo Mbeki (que transcribimos), presidente de Sudáfrica, realizada por nuestra colaboradora Joan Shenton, directora de Meditel.
El documental «Search for solutions» incluye fragmentos de otros programas realizados por Joan y su equipo de Meditel sobre el SIDA en África y sobre la experimentación en Inglaterra de fármacos tóxicos como el AZT en niños africanos y del tercer mundo (*).
Entrevista al Presidente de Sudáfrica.
Sudáfrica está en pleno proceso de reevaluación de lo que se ha venido describiendo corno la mayor plaga conocida por la humanidad: el SIDA. Actualmente, muchas sociedades y comunidades en todo el mundo cuestionan seriamente la idea de que sea un virus, el VIH, el que causa el SIDA. Sus voces sólo se han podido oír en muy contadas ocasiones. En Pretoria, Sudáfrica, su presidente, Thabo Mbeki, está reuniendo a un grupo de expertos para dar ocasión a que se pueda escuchar un abanico más amplio de opiniones.
Presidente Thabo Mbeki. Porque hemos vivido en una situación que ha estado acaparada por la visión ortodoxa; ciertas cosas que uno creía saber: el VIH es igual a SIDA, que es igual a muerte... Una de las cosas que han quedado claras, y que, la verdad, resulta muy inquietante, es el hecho de que existía un punto de vista diferente, expuesto por personas cuyas credenciales científicas son incuestionables. Con ello no quiero decir necesariamente que tengan razón, pero me parece que se ha intentado por todos los medios excluir sus voces, silenciarlas.
Joan Shenton. Se dice que Vd., el año pasado, declaró en el parlamento que le preocupaba el hecho de que se estuviese dando AZT a las mujeres embarazadas. ¿Por qué le preocupaba?.
Thabo Mbeki. Bueno, porque se han planteado muchas preguntas sobre la toxicidad de este fármaco; las dudas eran muy serias. Como gobierno, tenemos la responsabilidad de resolver los problemas relacionados con la salud pública y, por lo tanto, podemos tomar decisiones, debemos tomar decisiones, que tendrán un impacto directo sobre los seres humanos. Y, a mi parecer, al existir dudas y surgir preguntas en torno a la toxicidad y la eficacia del AZT y otros fármacos, se hacía necesario estudiar estos temas de nuevo, porque la conciencia de uno no estaría tranquila si, a pesar de haber sido advertido del posible peligro, ha seguido adelante y ha dicho, a pesar de los riesgos, vamos a distribuir estos fármacos.
Joan Shenton. Algunos médicos del SIDA afirman que las pruebas son abrumadoras, que el VIH es la causa del SIDA y que el AZT resulta beneficioso. ¿Qué diría Vd. al respecto?.
Thabo Mbeki. Yo diría que por qué no reunimos todos los puntos de vista diferentes sobre esos temas en un mismo lugar. Dejemos que se sienten en torno a una mesa, que discutan sobre todo esto, que presenten todas las pruebas existentes, y veamos que sale de ese debate; ésa es la razón de ser del grupo de expertos del que hablábamos antes. Podrían estar en lo cierto. Pero yo creo que si están en lo cierto y están convencidos de que tienen la razón de su parte, sería muy bueno para ellos que demostrasen a los otros, los que están equivocados, que están equivocados.
Joan Shenton. La gente dice que a Vd. no le gusta la idea de dar AZT a las embarazadas (por supuesto, estoy yendo al terreno de lo personal), porque es demasiado caro y, en cierto modo, a Vd. se le ve como a un tacaño. ¿Qué responde a eso?.
Thabo Mbeki. Pues que es lógico que lo considere así alguien que opina que se debe administrar ese fármaco para detener la transmisión de la enfermedad, como se dice en este caso: la transmisión de madre a hijo. (El AZT) es tremendamente costoso, y eso es algo que debemos tener en cuenta. Pero también digo que, en este contexto, tenemos que responder a determinadas preguntas sobre el efecto tóxico de este fármaco. Si estás en un puesto en el que las decisiones que tomas pueden tener, y de hecho tienen, serias consecuencias sobre la salud de las personas, no puedes ignorar un considerable volumen de experiencia en el mundo entero que afirma que este fármaco tiene ciertos efectos negativos.
Joan Shenton. ¿Por qué recientemente ha hablado Vd. con tanta franqueza sobre la codicia de las compañías farmacéuticas?.
Thabo Mbeki. Pienso que se deben discutir muchas cosas; el tema de la salud y el tratamiento de las personas parece, de hecho, estar orientado a obtener beneficios. Probablemente Vd. ha oído hablar de la larga pelea que tuvimos con la industria farmacéutica sobre el tema de las importaciones paralelas y cosas por el estilo. Lo que nosotros decimos es que queremos que las medicinas y los fármacos sean lo más baratos posibles para una población como la sudafricana, que en su mayoría es pobre. Necesitábamos encontrar esas medicinas donde fueran más baratas, controladas como es debido, probadas como es debido; el producto genuino, nada de falsificaciones. Joan Shenton. En la prensa se le insta a que se limite Vd., cito textualmente, a realizar el trabajo para el cual ha sido elegido, y deje los temas especializados para los que más entienden de ellos. ¿Qué responde a esto?.
Thabo Mbeki. Bueno, no me puedo imaginar a ningún jefe de gobierno diciendo: «no estoy especializado en economía, por lo tanto, no puedo tomar decisiones relativas a la economía; no soy un soldado, por lo tanto, no puedo tomar decisiones que afecten al ministerio de defensa; o no soy un educador, un pedagogo, por lo tanto, no puedo tomar decisiones sobre educación». No veo por qué la salud debe tratarse como algo tan tremendamente especializado, sobre lo cual el presidente de un país no pueda tomar decisiones. Creo que sería negligente decir: «bueno, en lo que se refiere a política sanitaria, vamos a dejar el tema a los médicos y los científicos; en lo que se refiere a educación, lo dejaremos a los educadores y pedagogos». La verdad, me parece absurdo.
Joan Shenton. ¿Qué le parece la reacción que han tenido algunos de los virólogos e intelectuales más prominentes de su país ante su postura?.
Thabo Mbeki. Tengo la sensación, como ya le he dicho antes, de que hemos sido todos educados en una única corriente de pensamiento, y en realidad no me sorprende en absoluto que se encuentre a una abrumadora mayoría de científicos en este campo, en esta cultura, gente que sostiene un punto de vista determinado, porque ése es el único al que han tenido acceso. Este otro punto de vista, y eso es en parte lo que más miedo da, este punto de vista alternativo, en cierto modo, ha sido ocultado. No debe ser oído, no debe ser visto. Ahora mismo, eso se ha convertido en una exigencia. ¿Por qué está Thabo Mbeki hablando con científicos desacreditados, concediéndoles legitimidad?. Es un hecho muy preocupante que podamos decir, en el mundo actual, que existe un punto de vista que está prohibido. Está proscrito. Que hay herejes que deben ser quemados en la hoguera. Y todo eso se dice en nombre de la ciencia y la salud. No, no puede estar bien.
Joan Shenton. Últimamente, se ha dicho que la industria farmacéutica es más poderosa que los gobiernos. ¿De verdad va Vd. a ir tan lejos, y llevar este debate a otros líderes del mundo, como el presidente Clinton, el primer ministro Blair, o quizás el primer ministro de la India, que, al igual que Vd, ha expresado su deseo de que se realice una investigación sobre estos temas?.
Thabo Mbeki. Claro, por supuesto. Sí que quiero presentar el tema a una serie de líderes políticos de todo el mundo. Al menos para informarles de lo que estamos haciendo, hacerles comprender la verdad de todo este asunto; no lo que puedan ver en televisión o leer en los periódicos. Y, sí que nos animó mucho ver que el gobierno de la India se involucraba en el tema. Creo que el interés por estos problemas, que de alguna forma han sido ocultados, va a crecer a nivel mundial. La situación es crítica, porque el objetivo de todo lo que estamos haciendo es poder responder adecuadamente a lo que se ha retratado como una catástrofe de primera magnitud en el continente africano. Tenemos que responder adecuada y urgentemente, y no se puede responder adecuadamente si se cierran los ojos y los oídos a un determinado punto de vista, a cualquier evidencia científica que se presente. Un punto que parece estar muy claro dentro de la opinión alternativa que estamos presentando, es ¿Qué se puede esperar que pase en África en lo que respecta a los sistemas inmunes, cuando la gente es tan pobre, y está sujeta a infecciones repetidas y todo lo demás?.
Claramente, se puede esperar que estos sistemas inmunes se vengan abajo, y no le quepa la menor duda de que eso es precisamente lo que está pasando. Por otro lado, el atribuir tal situación de inmunodeficiencia a un virus produce una respuesta específica, y lo que estamos debatiendo aquí, como gobierno de Sudáfrica, es que nos parece incorrecto responder al reto que supone el SIDA dentro de una banda estrecha. Si solamente decimos: «hay un virus, sexo seguro, utilizad preservativos», y nada más... no pararemos la expansión del SIDA en este país.
_____________
Fuente: Cortesía de Joan Shenton, directora de Meditel Productions, Reino Unido.
Contacto: Meditel Productions, 4A Hollybush Place, London E2 9QX, lnglaterra. Tel: +44 171 613 5266. Fax: +44 171 613 5398.

El ataque de los medios de desinformación.
El día 19 de abril del 2000 el Washington Post critica virulentamente la actitud del presidente de Sudáfrica en primera página.
Analicemos una cuestión importante.
¿De quién es el Washington Post?. Es propiedad de Warren E. Buffett. propietario del conglomerado de empresas que incluye, además del Washington Post, la cadena de televisión ABC, el periódico Boston Globe, así como otras: Berkshire Hathawey, la aseguradora GEICO, etc.
Warren E. Buffett ha demostrado su interés por el tercer mundo participando en la esterilización de 25 millones de mujeres en Brasil, entre otros proyectos eugenistas que financia.
Veamos algunos ejemplos:
La Planet Parenthood of America y la International planned Parenthood Federation reciben dinero de Warren E. Buffett. Una de las organizaciones afiliadas es la Sociedad Brasileña de Bienestar Familiar (Befam), que tiene 25.000 oficinas en Brasil.
También el Population Council, recibe dinero de Warren Buffett. Esta organización implantó el criminal anticonceptivo Norplant en más de 500.000 mujeres del tercer mundo (ver nuestro análisis en el artículo de la sección de Medicina Medioambiental en el número 59).
También reciben fondos de Buffett:

La Asociación por la Esterilización Voluntaria, que parte de la idea eugenésica de que hay una «raza pura»; se fundó en 1937 con el nombre de Human Betterment Association of America, luego se llamó Birthright.
La Federation of American Inmigration Reform (FAIR), asociación descaradamente racista, que quiere impedir que entren en Estados Unidos inmigrantes y refugiados pobres
(Ref: Oligarcas de los EEUU dirigen el genocidio contra Brasil. EIR/Volumen 8/número 6).
Bien, así que la principal fuente de desinformación en este asunto está relacionada con proyectos de despoblación y de genocidio en el tercer mundo. Un proyecto al que la política oficial del SIDA se suma, aunque se pretenda ocultarlo.
La documentación de cómo se inventa la epidemia del SIDA en África está en otro artículo disponible en este número.
Una vez emplazados los medios de comunicación de los que partieron las informaciones iniciales, con sus orígenes eugenistas y racistas demostrados, pasemos a analizar las informaciones que dieron. En España, el diario El País* reproduce a toda página la crítica en dos artículos descalificadores e insultantes, firmados por Javier del Pino y John Carlin, el día 21 abril 2000.
El periódico El Mundo hace lo mismo, pero le dedica menos espacio 1.
Tenemos ejemplos de las informaciones de diarios no sólo españoles, sino también extranjeros (gracias a nuestros asociados internacionales), cuya desinformación e insultos son los mismos.
En estos artículos, las declaraciones del presidente de Sudáfrica brillan por su ausencia.
En los comunicados que las agencias de prensa como la CNN no encontramos rastros de sus declaraciones.
Sus opiniones sólo se han difundido tergiversada y fragmentariamente en algunos medios de comunicación, que las han copiado como la voz de su amo.
Pero hemos buscado lo que se nos oculta.
¿Qué ha dicho realmente el presidente? Su carta y su entrevista las tenéis en este artículo.
Examinemos algunos párrafos del artículo más extenso de los publicados en el Estado español, el de Javier del Pino, desde Washington:

Javier del Pino. El presidente de Sudáfríca promueve una disparatada teoría que niega el VIH.
Alfredo Embid. Para empezar, el titular del país ya prejuzga como disparatada la negación del VIH, y además miente, ya que el presidente nunca ha hecho semejante declaración, ni mucho menos la ha promovido.
Javier del Pino. Thabo Mbeki, presidente de Sudáfrica, ha enviado una insólita carta...
Alfredo Embid. Insólita tal vez para los desinformados periodistas, pero cuya reivindicación llevan pidiendo desde hace casi 20 años cientos de científicos, muchos de los cuales se han reagrupado en la asociación justamente llamada «Reappraising AIDS»: replantear el SIDA.
Javier del Pino. ...a los dirigentes políticos como Bill Clinton, en la que les anuncia su apoyo a la teoría disparatada...
Alfredo Embid. Otra descalificación injustificada.
Javier del Pino. ...según la comunidad científica...
Alfredo Embid. Una comunidad que no existe más que en su sumisión a las directrices de la industria médica, químico-farmacéutica y biotecnológica.
Javier del Pino. ...de que el SIDA no es causado por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH),...
Alfredo Embid. Por cierto que la carta no dice nada de eso, el presidente de Sudáfrica no toma posición en el debate, simplemente da la palabra a los cientos de científicos cuyas opiniones han sido censuradas por diferir de la hipótesis oficial.
Javier del Pino. ...y que el AZT, el más extendido tratamiento contra la enfermedad, provoca más daños que beneficios a los afectados.
Alfredo Embid. Eso es algo que venimos documentando desde hace 8 años en nuestras publicaciones. (Ver números 33-34, número 41 y número 43).
Javier del Pino. En Sudáfrica, un 10% de la población (4,2 millones de personas) es seropositiva y hay 1.700 infectados cada día.
Alfredo Embid. Pero no dice con qué criterios se les ha diagnosticado. Estas cifras son una falacia ya que los criterios de diagnóstico clínico y los tests no son específicos. El fraude de los criterios diagnósticos en África está documentado en el artículo «Cómo se inventa la epidemia de SIDA en África», en esta misma sección.
Javier del Pino. El extravagante líder...
Alfredo Embid. De nuevo un juicio de valor insultante y sin fundamento.
Javier del Pino. ...se distancia en la carta de las investigaciones más avanzadas...
Alfredo Embid. Las más avanzadas dónde: ¿En las publicaciones pagadas por la industria médica multinacional, que vive del SIDA?.
Javier del Pino. ...y trata de apoyar la tesis de que el SIDA es distinto en África que en el resto del mundo.
Alfredo Embid. Algo evidente si sólo consideramos el dato de que el SIDA en África afecta a un 50% de mujeres, mientras que en occidente sólo afecta a un 10% de mujeres. Algo también impresentable microbiológicainente para una -supuesta- enfermedad infecciosa, que además es de -supuesta- transmisión sexual.
Javier del Pino. El presidente llega a hacer una comparación con el apartheid que ha marcado a su país.
Alfredo Embid. Eso es muy adecuado, porque el SIDA es una evidente estrategia de control demográfico, diseñada en especial contra África y el tercer mundo.
Javier del Pino. Algunos especialistas hicieron un llamamiento, en especial a Estados Unidos, para que obliguen a la Administración de Mbeki a dialogar.
Alfredo Embid. Es comprensible que los sinvergüenzas que viven de la hipótesis oficial del SIDA quieran seguir recibiendo su maná financiero y defiendan sus intereses. Es un chiste de mal gusto que los especialistas que se han negado siempre al diálogo ahora pidan a los Estados Unidos que obliguen a dialogar a quien está dando la palabra a ambas partes.
Javier del Pino. Incluso los médicos sudafricanos más eminentes han lamentado la postura de Mbeki. Malegapuru Makgoba, presidente del Consejo de lnvestigación Médica de Sudáfrica, aseguró que la carta «crea una imagen de nosotros ridícula ante el resto del mundo».
Alfredo Embid. Podríamos preguntarle a este prestigioso médico si asiste a los congresos internacionales sobre el SIDA. Es probable que nos respondiese que sí. Como en el caso de otros responsables del SIDA, la siguiente pregunta es ¿Quién les paga?. Porque ningún médico del tercer mundo tiene dinero para ir a congresos internacionales y a hoteles de lujo.
John Carlin, autor del segundo artículo, afirma:
Cuando llega la hora de tratar el SIDA, el presidente pierde el guión.
Alfredo Embid. Otro juicio de valor sin justificación.
John Carlin. De repente se transforma, se convierte en lo que no es: en uno de esos líderes obsesivos, irracionales, que surgen de vez en cuando en el Tercer Mundo.
Alfredo Embid. De nuevo insultos y veladas amenazas.
John Carlin. Veamos un ejemplo. Las organizaciones médicas más prestigiosas del mundo coinciden en que un tratamiento de AZT, el fármaco base del cóctel que toman los enfermos de VIH en los países ricos, puede reducir a la mitad los casos de transmisión del virus del SIDA de madre a hijo.
Alfredo Embid. Es un ejemplo que me encanta, porque sabemos que el AZT produce inmunodeficiencia, anemia, cáncer, hepatitis tóxica, malformaciones fetales, etc. y la toxicidad del AZT está documentada en las mejores revistas científicas ortodoxas por medio de trabajos independientes (ver números 33-34, 43 y 45 de nuestra revista).
John Carlin. «Sería una irresponsabilidad», afirmó Mbeki, «no hacer caso de las alarmantes advertencias que han hecho los médicos».
Alfredo Embid. Y está en lo cierto.
John Carlin. ¿Qué médicos? Médicos cuyas opiniones no se toman en serio en los foros internacionales...
Alfredo Embid. Se refiere a los foros organizados por la industria médica.
John Carlin. ...y que para lanzar sus teorías al mundo han acudido a Internet.
Alfredo Embid. El intento de desprestigiar a los disidentes omite los informes sobre la toxicidad del AZT, así como los argumentos que fundamentan las críticas a la hipótesis oficial, publicados en las revistas más ortodoxas (véase, por ejemplo, las más de 400 referencias bibliográficas citadas en un solo artículo del Dr. Peter Duesberg: «SIDA adquirido por consumo de drogas», número 33-34). También simula ignorar que los científicos disidentes tienen entre sus filas a tres Premios Nobel y centenares de destacados especialistas de primera línea en virología, biología molecular, microbiología, bioquímica, inmunología y medicina clínica. Publican mensualmente un boletín «Reappraising AIDS», que ciertamente está disponible en Internet: http://www.rethinkingaids.com. Pero, además, hay publicadas docenas de libros y centenares de artículos sobre el tema. El presidente conoce a muchos de estos científicos, que en el momento de escribir este artículo se encuentran precisamente reunidos con él en Sudáfrica.
John Carlin. La insistencia de Mbeki en dudar de la ortodoxia científica internacional, de hasta dudar de si el VIH realmente conduce al SIDA, ha impedido que se utilicen en Sudáfrica tratamientos que en otros países han reducido algunos de los peores síntomas de la plaga.
Alfredo Embid. En esta parte del artículo se le acusa de negar un tratamiento supuestamente efectivo para los supuestamente afectados del SIDA. El periodista omite que la Wellcome está acusada de asesinato en Inglaterra por el AZT, como hemos informado (ver números 37 y 38). Hemos seguido y explicado el fraude de los tratamientos en nuestra revista a lo largo de nuestras secciones de SIDA y Breves desde principios de los años 90, demostrando que no han reducido los síntomas, como se pretende.
John Carlin. Zachie Achmat. uno de los activistas del SIDA más conocidos en Sudáfrica,...
Alfredo Embid. Es algo habitual que los activistas opinen en los medios de comunicación para respaldar la hipótesis oficial. Lo mismo hizo el Comité Anti-SIDA de Madrid en este mismo periódico criticando al Premio Nobel de química Kary Mullis. Es comprensible porque resulta que los principales activistas del SIDA son corruptos asalaridos de la industria del SIDA (ver pruebas, por ejemplo, en los números 33-34 y 37).
John Carlin. ...cree que la manía de Mbeki de rechazar todas las normas internacionales de Tratamiento del SIDA responde a un cinismo que se podría clasificar de criminal.
Alfredo Embid. En contraste con esa posibilidad, fomentar el eugenismo y el racismo, tal y como lo hace la hipótesis oficial del SIDA, es demostradamente criminal y
enocida.
John Carlin. Tiene miedo de que el tratamiento cueste demasiado y arruine sus planes económicos.
Alfredo Embid. ¿Qué tratamiento?. ¿El de los antirretrovirales, como el AZT, que fue rechazado por la FDA por ser demasiado tóxico para ser administrado con cuentagotas como quimioterapia del cáncer hace 40 años?. ¿El mismo tratamiento que el mismo organismo permitió que se administrase a los enfermos de SIDA de por vida, que no sería muy larga?, ¿Cuál es la explicación científica de esta contradicción? Nadie la ha proporcionado; la explicación no es científica, sino política. El cáncer afecta a todo el mundo y el SIDA afecta a «excedentes» de la población. El AZT ha estado siendo utilizado para asesinar «excedentes» de población en el primer mundo. Pero es innecesario para asesinar a los «excedentes» de población del tercer mundo, a los que simplemente se deja morir de hambre o de las enfermedades de la pobreza, que ya no se tratan porque, por definición, ya no están afectados por ellas sino por el SIDA. En contraste, el presidente sudafricano es mucho más coherente que nuestros gobernantes, que nos obligan a pagar por ley tests fraudulentos, tratamientos tóxicos y asesinos como el AZT, y a múltiples investigadores de instituciones que investigan el SIDA para la industria multinacional con el dinero de nuestros impuestos.
John Carlin. La otra explicación es que Mbeki, sensato en casi todo, deja de funcionar como ser racional, por razones desconocidas, cuando trata el tema del SIDA.
Alfredo Embid. El argumento descalificatorio final es el habitual: los que no están de acuerdo con la hipótesis oficial están locos. Bueno, hemos avanzado algo, antes se les quemaba en la hoguera, como recuerda el presidente en su carta. Contabilizando las líneas de información, es decir, lo que el presidente ha dicho, tenemos 29 líneas en toda una página a 5 columnas de El País. El resto es grosera desinformación, insultos y descalificaciones.
__________
Notas:
Recordemos que El País ya se ha caracterizado anteriormente por sus insultantes críticas a las hipótesis disidentes como, por ejemplo, cuando vino al Estado español Kary Mullis, y expuso ante unos 1.000 delegados internacionales por qué era imposible que el virus del SIDA causase el SIDA. (Ver dossier «Desinformación en los medios de información», número 36 de la revista).
1. También El Mundo ha publicado otro artículo de la misma calaña. De El Mundo se puede decir lo mismo que hemos dicho de El País en lo que se refiere a su actitud hacia las hipótesis disidentes, y que hemos comentado con anterioridad: Alfredo Embid. «Desinformación en los medios de información». Revista de Medicinas Complementarias número 36, página 117; Alfredo Embid. «Los unos y los otros son los mismos». Revista de Medicinas Complementarias número 37, página 166).

La hipótesis oficial del SIDA contamina a los organismos internacionales. Como en el caso de la prioridad acordada al control demográfico, los Estados Unidos han buscado los apoyos «de organizaciones internacionales estimadas y creíbles como la ONU, UNICEF, la OMS y el Banco Mundial». Son las palabras del Informe del Consejo de Seguridad de los Estados Unidos, Memorandum 200 (NSSM-200) de 1974, que durante años permaneció secreto. (Antena misionera. Marzo 1992, número 261, página 8).
Ya en noviembre de 1999, la ONU comenzó un programa para evitar la transmisión del VIH de las embarazadas a sus hijos, que «beneficiará» a 30.000 mujeres de 11 países. De ellos, nueve son africanos. El programa es conocido: consiste en dar a las seropositivas AZT. La ONU promociona la venta de un fármaco tóxico que produce SIDA a quien no lo tiene.
«Es hora de acabar con la conspiración de silencio que rodea al SIDA», ha dicho Kofi Annan, secretario general de la ONU.
«Las naciones africanas no tienen acceso a los nuevos medicamentos que en Estados Unidos y Europa han logrado reducir el número de muertos. En África, la mayoría de los países del continente destinan una media de 3.200 pesetas por enfermo y, sin ayuda internacional. Las estadísticas de muertos seguirán aumentando sin control». En diciembre de 1999, las Naciones Unidas advierten que «África corre el riesgo de convertirse en un continente de huérfanos de padres muertos a consecuencia del síndrome. Este año se espera que el número de niños que pierden a sus progenitores por la enfermedad alcance los 13 millones en todo el mundo (12 en África)».
UNICEF se alineó en el mismo sentido:
Carol Bellamy, la directora ejecutiva de UNICEF, afirma que «el gran número de niños abandonados a consecuencia del SIDA en África es una crisis más que se une a las estadísticas de adultos fallecidos por la enfermedad».
El 9 de enero de 2000, el Consejo de Seguridad de la ONU con sus 15 miembros se reunió por primera vez en una sesión extraordinaria para debatir un problema de tipo sanitario: el SIDA y sus consecuencias en África.
La reunión fue convocada por la Casa Blanca, que este mes ocupaba la presidencia del Consejo, para dar publicidad a su política hacia África.
Según la Oficina del Censo de Estados Unidos, la enfermedad ha reducido las expectativas de vida en Zimbabwe en un cuarto de siglo, en Bostwana en 18 años y en Burkina Faso y Burundi en nueve. Para el año 2010, en el África subsahariana 71 miliones de personas habrán muerto a consecuencia de una plaga.
Según un reciente informe de la ONU, cada minuto se contagian en África 10 personas con el VIH, el virus que causa el SIDA, y se cree que uno de cada cuatro adultos es portador de la enfermedad. En el continente viven el 50% de todas las personas portadoras del VIH. El 60% de todas las muertes que ya ha causado la enfermedad se han producido en el subcontinente subsahariano.
«En la última década, el virus ha matado en África 10 veces más personas que las que han fallecido en los conflictos armados en el continente», aseguró sin verguenza el embajador Richard Holbrooke, el representante estadounidense ante las Naciones Unidas.
El vicepresidente estadounidense, Al Gore, presidió la reunión, como ya lo hizo en el congreso de El Cairo sobre el peligro de la bomba demográfica, y anunció: la Administración solicitará al Congreso una partida extraordinaria de 16.000 millones de pesetas en el próximo presupuesto para ayudar a los países africanos a combatir esta plaga. (El Consejo de Seguridad de la ONU declara la guerra al SIDA. El Mundo. Lunes, 10 de enero de 2000).
Las recientes declaraciones de Clinton a finales de abril han aumentado esa cifra a 47.000 millones de pesetas. (Washinton Post, 30 de abril).
El Consejo de Seguridad de la ONU, dirigido por Estados Unidos, anunció la política que se avecinaba. En abril el SIDA era declarado «asunto de seguridad nacional».
El dinero extra que se va dedicar al SIDA servirá de chantaje para imponer la hipótesis oficial a los gobiernos del tercer mundo, al igual que se les impone cumplir cuotas de esterilización y programas de control de la población para recibir ayuda o incluso para negociar su deuda. (Ver «Del control de la población al eugenismo» en este número).
El dinero dedicado al SIDA se convierte un chantaje para extender los programas de control de la población y de eugenismo.

El contrataque norteamericano.
Unos días después, a primeros del pasado mes de mayo, el presidente de los Estados Unidos responde con una declaración amenazante. De nuevo, encontramos a The Washington Post a la cabeza de la difusión de estas informaciones.
Mientras que las informaciones anteriores de las declaraciones del presidente de Sudáfrica han sido omitidas o tergiversadas en los medios de comunicación, en este caso, todos los medios de comunicación se hacen eco de la declaración de Clinton durante varios días como la voz de su amo. Eso significa que esta información, difundida por las agencias de prensa, es prioritaria estratégicamente.
Un «collage» de estas informaciones aparecidas en la prensa española espero que os dé idea de la gravedad de lo que se trama justamente en este momento:
«La UE anuncia un plan contra la epidemia después de que EE.UU. y la ONU la califiquen de amenaza para la seguridad». «Con estas declaraciones, los dirigentes de los países más ricos del planeta recogen los planteamientos de la ONU, cuyo Consejo de Seguridad ya anunció que el SIDA suponía una amenaza para el equilibrio mundial en enero de este año». «El Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca ha declarado la enfermedad del SIDA como una «amenaza» para la seguridad nacional». «El Gobierno de Estados Unidos considera que la extensión del SIDA en el mundo, y sobre todo en África, representa una amenaza para su seguridad nacional». «Por primera vez, Washington considera una enfermedad infecciosa como amenaza para la seguridad del país». «Un informe advierte de que el mal puede causar guerras y derrocar gobiernos». «La incidencia del SIDA es «una amenaza» para la «estabilidad y la democracia» del continente africano, según la ONU». «El 10% de la población de Sudáfrica, la principal economía de la región, es portadora del virus del SIDA». «África subsahariana se enfrenta a una catástrofe demográfica, Estados Unidos ha incluido por primera vez al SIDA entre las amenazas que afectan a la estabilidad internacional y piensa hacer de la lucha contra esta enfermedad uno de los objetivos de su política exterior en el futuro». «EI Consejo Nacional de Seguridad, uno de los principales órganos de la diplomacia norteamericana, aplicará esta nueva estrategia contra una plaga que, según asegura en sus informes, puede derrocar a gobiernos, intensificar las luchas étnicas e impedir la creación de una economía de mercado en las democracias extranjeras». «Ésta es la primera vez que se considera a una enfermedad entre las amenazas a la seguridad nacional, en la misma categoría que el terrorismo». «De momento, el mayor peligro radica en África. La enfermedad que a principios de los ochenta se llamó de «las tres H» (homosexuales, heroinómanos y hemofílicos) ha pasado a ser de la «doble A» (africanos ahora, asiáticos después)».
Precisamente, la noticia del omnipresente The Washington Post coincidió también con la marcha de la comunidad gay que se celebra todos los años en la capital norteamericana, comunidad a la que hay que seducir para las próximas elecciones con estos planteamientos. Hay tan sólo seis meses por delante antes de las elecciones de noviembre.
Los artículos anteriormente mencionados dejan claro que el gobierno norteamericano ha adoptado esta decisión basándose en estudios realizados por sus servicios de inteligencia. Por ejemplo:
«Un reciente informe del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU. ha clasificado formalmente el SIDA como una amenaza a la seguridad del país. El informe apuntaba a que la expansión del SIDA puede tener consecuencias catastróficas para la estabilidad de gobiernos, especialmente en África y en Asia.
Según el informe de los servicios de inteligencia norteamericanos, esta situación «agravará todavía más a las clases pobres, a menudo también a las clases medias, y producirá una masa enorme de huérfanos desamparados, expuestos a la explotación y la radicalización»».
Algunos párrafos de los artículos dan otras pistas para comprender estas declaraciones:
«La mayor dificultad reside en coordinar las políticas, a veces contradictorias, de sus departamentos: facilitar la comercialización de medicamentos contra el SIDA (una discreta alusión a que el presidente se ha convertido en un vendedor del fármaco asesino AZT, que Sudáfrica se niega acertadamente a dar a su población), intentar mejorar las relaciones comerciales con Sudáfrica, considerado como un país susceptible de violar la propiedad intelectual de las compañías farmacéuticas norteamericanas».
(Es decir, que Sudáfrica se está rebelando contra la dictadura y el monopolio de las multinacionales).
Aparte de esta última alusión, en ninguno de los artículos aparece una relación con lo que está sucediendo en Sudáfrica.
Pero está claro que la declaración es directamente amenazadora para Sudáfrica y, en general, para todos los que se aparten de la hipótesis ortodoxa.
A pesar de esta avalancha de críticas, insultos y amenazas orquestados a nivel internacional, el presidente de Sudáfrica siguió valientemente adelante con su congreso alternativo.
El tema de las «amenazas a la seguridad nacional» es importante. En el Washington Post se dice: «Hasta ahora, esta consideración había estado reservada a cuestiones como el terrorismo». Esto es falso. Documentos del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos elaborados entre 1974 y 1977 declararon que el crecimiento de la población en el tercer mundo era también un asunto de seguridad nacional (revista Mondo e Misione, Instituto Pontificio de Misiones Extranjeras, diciembre 1991; según se publicó en EIR, volumen 9, número 1, 15 enero 1992).
En este número tenéis un artículo que contiene algunas claves para entender cómo se ha inventado la epidemia y por qué.
Recordemos aquí un detalle.
En 1988, un documento del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos, con el título «Tendencias demográficas mundiales hasta el año 2010: implicaciones para la seguridad estadounidense», reafirma que el crecimiento de la población del Tercer Mundo es una de las grandes amenazas a la seguridad nacional de los Estados Unidos, y también menciona al SIDA con la esperanza de que la epidemia ayude a ponerle remedio.
Paradójicamente, este documento considera la epidemia de SIDA no como algo a eliminar (como oficialmente se pretende), sino como un maná y una de las soluciones al problema demográfico.
La paradoja es sólo aparente: es una prueba de la hipocresía de la política norteamericana, que «pretende eliminarlo». Contradice las ideas que difunden los medios de comunicación y las recientes declaraciones del presidente de los Estados Unidos.
El invento de la epidemia de SIDA en el tercer mundo es parte de la estrategia del control demográfico y del eugenismo que viene practicándose desde principios de siglo.
El SIDA es una enfermedad de diseño por definiciones fraudulentas, especialmente en África.
Las hipócritas declaraciones del presidente de los EE.UU., respaldadas por los documentos de la CIA, defienden el modelo de la hipótesis oficial del SIDA para seguir perpetuando la política asesina y eugenista que les imponen los detentadores del poder mundial.
Una vez más, el actor-payaso de turno elegido como presidente de los Estados Unidos, Clinton, con sus últimas declaraciones, se hace eco de la función de su país: ser el perro guardián del orden, de los intereses de las multinacionales y de los banqueros.
Su significado nos parece que es grave: ladra, con absurdos mensajes impresentables científicamente sobre una epidemia de SIDA inventada desde su país. Pero también amenaza a África y a todo el tercer mundo con que si no se someten a la hipótesis ortodoxa del SIDA diseñada en USA serán considerados como un peligro, como agresores de la seguridad nacional de los Estados Unidos.
Algo evidentemente surrealista.
Pero, desgraciadamente, tenemos en la historia ejemplos anteriores de lo que pasa cuando se amenaza la seguridad nacional de los Estados Unidos. A partir de la definición de peligro para la seguridad nacional y con su excusa, todo se justifica. Hay precedentes trágicos: las campañas de esterilización masivas en el tercer mundo, invadir Vietnam o Granada, destruir Nicaragua, los bloqueos a Cuba y a Vietnam, etc.
Sin necesidad de desembarcar los marines en Sudáfrica, sabemos que el Banco Mundial, la Organización Mundial de Comercio, y el Fondo Monetario Internacional, como gerentes de los propietarios del Orden, tienen poderosos argumentos económicos disuasorios.
Por eso, la actitud del presidente de Sudáfrica ha motivado en cuestión de días una respuesta amenazante de los Estados Unidos aconsejada por la CIA.
Los responsables del orden mundial y de los programas de eugenismo y despoblación tienen buenas razones para inquietarse, cuando una de sus más modernas y refinadas estrategias, la falsa epidemia de SIDA en el tercer mundo, está siendo desvelada por los propios países a los que se dirige. Por eso ha elaborado una amenaza difundida por todos los serviles medios de comunicación.
Felicitamos al presidente de Sudáfrica por su valentía al enfrentarse a los poderes multinacionales y a sus perros guardianes. Le felicitamos por su apertura al atreverse a celebrar un congreso alternativo de los científicos disidentes en mayo del 2000 y haber previsto otro en julio, justo antes del Congreso Mundial del SIDA, que se celebrará el 7 de julio en Durban (costa este de Sudáfrica). Informaremos de todo ello en nuestro próximo número.
Deseamos que la actitud del presidente de Sudáfrica se extienda a todos los países del tercer mundo. Con nuestros limitados medios de comunicación, les ayudaremos en esta dirección.

Rebajas en los tratamientos del SIDA.
Un comunicado del programa contra el SIDA de las Naciones Unidas (UNAIDS, por sus siglas en inglés) anuncia que cinco laboratorios acordaron el jueves 9 mayo del 2000 rebajar precios de medicamentos contra el SIDA con destino a África y otros países en vías de desarrollo. Por supuesto, todos los medios de comunicación han dedicado páginas enteras a alabar el ablandamiento de los corazones multinacionales.
Las caritativas multinacionales son Boehringer Ingelheim de Alemania, la suiza Roche, Merck and Co. de Estados Unidos, Bristol-Myers Squibb (que amenaza con extender sus rebajas a otros productos como Megace y Fungizone, para tratar infecciones relacionadas, lo que sugiere un interés económico) y Glaxo Wellcome de Inglaterra.
Esta última indicó que ofrecerá su producto Combivir a un precio de 2 dólares diarios en esos países, frente a 16,5 dólares por día en Estados Unidos.
Esto último nos da una idea de los beneficios que estas compañías obtienen con las ventas de sus productos, pues es evidente que las multinacionales no están ofreciéndolos a precios inferiores al coste.
Como, según la hipótesis oficial, más del 80 por ciento de las personas infectadas con el VIH viven en el África subsahariana, si los gobiernos aceptan comprar en las rebajas (y se les va a presionar para que lo hagan), el mercado que se abre a las «abnegadas» compañías farmacéuticas es inmenso.
Por otra parte, esta medida se inserta dentro de la estrategia de las amenazas a África que hemos comentado en este número.
Si los países africanos aceptan la última medida de chantaje de las multinacionales y tratan a la población con estos medicamentos tóxicos de saldo, conseguirán hacer realidad la epidemia:
Los africanos tendrán SIDA, pero adquirido por los fármacos inmunosupresores.

Artículo publicado en el número 59 de la revista «Medicina Holística». Edita: Asociación de Medicinas Complementarias (A.M.C.). 


Menú: http://www.oocities.com/iesnchile/sida00.html
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

VOLUMEN I:
http://www.oocities.com/iesnchile/sida01.html

VOLUMEN II: http://www.oocities.com/iesnchile/sida02.html
VOLUMEN III: http://www.oocities.com/iesnchile/sida03.html
VOLUMEN IV: http://www.oocities.com/iesnchile/sida04.html
VOLUMEN V: http://www.oocities.com/iesnchile/sida05.html
VOLUMEN VI: http://www.oocities.com/iesnchile/sida06.html
VOLUMEN VII: http://www.oocities.com/iesnchile/sida07.html
VOLUMEN VIII: http://www.oocities.com/iesnchile/sida08.html
VOLUMEN IX: http://www.oocities.com/iesnchile/sida09.html
VOLUMEN X: http://www.oocities.com/iesnchile/sida10. html

VOLUMEN XI: http://www.oocities.com/iesnchile/sida11. html


Alimentos Naturales y Nutricionales en CENIUS y GRANJA HOMA
Un servicio de CENIUS y GRANJA HOMA:
...
GRANJA HOMA & CENIUS / Fono: 056 032 236161
Condell 1263 Valparaíso - Chile y en Serrano 198 Limache - Chile

ceniuschile@netscape.net
Home

1