“Princesa Amada”

Princesa amada.

Sol de medio día

Remolino activo desde la eternidad
A ti te envió un caluroso saludo en este día.


Cuando fuiste creada por mi padre,
Fuiste elevada a la categoría de ser divino,
Especial, poseedora de todo el poder de él


Amor, que lo has entregado por siempre a la humanidad,
Amor, que no he sido capaz de comprender,
Madre de todos lo tiempos

 


Antes de ser esposa fuiste concebida para ser la más hermosa de las
criaturas del universo,
Conocedora del amor de hermana, sabedora del amor de madre y finalmente
especialista en expresar el amor mas elevado de la creación.


Madre adorada, en ti, en quien se gesta un ser divino, me inclino ante ti
nuevamente.


Tu que has viajado en el tiempo, para ser todo lo que hemos sido
Tu que tienes el don en tu vientre
Tu que eres la madre, mi hermana, mi señora por siempre


Amada y eterna reina de mi vida
Tu que tienes el néctar de la inmortalidad en tu interior
Madre santísima, flor genuina, difícil de comprender por tu simplicidad
ante la vida.


Tu que te muestras ante el mundo con la sencillez de madre y la ternura de
la niña.



Muestra tu rostro ante el sol, muestra tu rostro ante la estrella…
El cielo te extraña, el viento anhela tu sonrisa y la nube espera tu
retorno.

 


Sonríe niña consentida, canta amada hermana, brinca como antes lo hacías,
Las montañas extrañan tu caminar, el mar sueña con tu canto y el hermano
espera a que llegue el medio día…


Los vientos, están soplando nuevamente hacia el lugar santísimo, el aire
esta aquí,
El aire esta ahí, el aire por doquier, átomo travieso, vuelve a saltar,
átomo envolvente vuelve a regenerarte,
Átomo amoroso, vuelve tu rostro hacia mi.



Amada niña traviesa, el agua extraña tus manos
Y mi rostro siente la necesidad de aquellas gotas de oxigeno que llegaban
por medio de ti.
Estrella de la mañana, entrega tu luz al hermano como lo hiciste hace mas
de mil años.

 


Estrella de la mañana, muéstrame tu luz y entrega al señor tu necesidad

 


El amor expresado en ti, el amor floreciente en ti, el amor regresado a ti,
Amor de mi vida, amor de mi eternidad, siempre estaré aquí.
La fragilidad de mi humanidad es la que provoca el dolor.
Pero recuerda mi niña, siempre seré de ti.


¿Sabes algo?
Si, lo se, lo sabes
Niña de los ojos que solo
son…
Eternamente el hermano, que solo es…

Almas Gemelas Siamesas.

Por: Samael Aun Weor.