Por: Samael Aun Weor.

“LA VIDA DENTRO DE LA PAZ”

Eternas noches hemos vivido, desde el   inicio de los tiempos hasta hoy,  grandes claros y grandes obscuros han transcurrido y nuestra civilización se encamina sin retorno hacia el lugar sagrado de la luz eterna.

 

 

"LA CULTURA DORADA HA LLEGADO, MUCHOS CLAMAN A SU SON, PERO AL QUE NO, RECORDÁDSELO"

 

 

"Así lo dijo el Señor"

 

 

 

Muchos perdimos la esperanza todos estos tiempos y sin duda el final de la tempestad llego.

 

 

Cuando pareciera que todo el mundo convulsionado esta en agonía, nacerá el nuevo día… lo dijo el Hombre de Dios.

 

 

Nuestra cultura, ha conocido todos los niveles de degradación conocida, ya no hay mas que experimentar y sabemos por experiencia propia que la mayoría de los   sufrimientos que hemos padecido son grandes enseñanzas que hemos tenido con una dosis muy importante de dolor.

 

 

Y cuando sufrimos nos preguntamos.

 

 

¿Por qué nuestro Dios lo permite?

¿Dónde esta Dios?.

 

¿Estamos abandonados por Nuestro Padre?

 

 

Es un respuesta muy interesante para la mayoría de los seres humanos del mundo.

 

La mayoría de los seres humanos de este planeta sufre, esto es un hecho,

 

¿Pero porque tanto sufrimiento?

 

 

¿Donde nos perdimos de la dicha eterna de la que hablan las escrituras dictadas por nuestro padre a sus hijos en todas las culturas?

 

 

Hace mucho tiempo, hubo un rey que encontró en un centro ceremonial unas antiguas lecciones de amor y de fraternidad, enterradas con otros artículos en el fondo   de este lugar.

 

 

Era un código el cual fue dictado por el SEÑOR DE TODOS LOS ROSTROS Y TODOS LOS NOMBRES a sus hijos hacia miles de años.

 

 

Por estos tiempos el pueblo de este rey sufría en gran medida, había todo tipo de degradación y enfermedades.

 

 

Cuando el rey hubo de leer las sagradas escrituras, se encontró que todo lo que fue dictado a su pueblo hacia tanto tiempo no se había llevado nada de lo que este código de moral y ética  les dictaba, era la ley que en algún momento  el señor les pedía llevaran a su vida ordinaria.

 

 

Con el tiempo el Rey entendió que este código no era una imposición sino una guía de cómo no cometer mas errores en este maravilloso mundo.

 

 

Cuando cometemos una falta contra alguien, desde el momento de estarla pensando, se genera dentro de nosotros una gran cantidad de energía, que se proyecta hacia nuestro hermano, esto crea un camino cargado de matices extraños, que en algún momento de nuestra vida nos llevara físicamente hasta donde se encuentra este y cometeremos la falta.

 

 

Cuando hemos herido  con la palabra o físicamente a un hermano,   estamos mandando al universo una gran cantidad de energía negativa.

 

 

Que en algún momento del universo regresara a nosotros y cuando regresa, nos llega inteligentemente organizada, de forma tal, que se crean escenarios en los que nos vemos envueltos y no encontramos la salida.

 

 

Esto no es un castigo, solo es una lección que nuestro padre permite que llegue a nosotros  para aprender, acerca de la vida.

 

 

Cuando alguien nos daña o lastima, busquemos el aprendizaje de este escenario, porque es muy probable que cuando aprendamos de esta lección, habremos crecido un peldaño mas en la escalera evolutiva de la conciencia.

 

 

Sin duda todos los seres humanos tenemos una meta en esta vida y es que cada uno viene a vivir diferentes lecciones para ser, después de cada aprendizaje, mas humano, mas divino.

 

 

Como hijos del Gran Padre Madre, compartimos una parte de su divinidad y cada lección que enfrentemos, desde el amor, la comprensión y la paz, nos estaremos convirtiendo por derecho propio y con la ayuda de nuestro GRAN PADRE MADRE en seres concientes y  amorosos.

 

 

Estar entrando a la Cultura Dorada, es esta viviendo los valores en carne propia.

 

 

El Ser y el HACER se convierten en uno solo cuando nos embarcamos en esta maravillosa aventura cargada de retos y bendiciones.

 

 

Como hermanos, tenemos una gran herencia sagrada en la que nos permitimos ser y decirnos   hijos de dios, Todos.

 

 

Entrar a la Cultura Dorada no es buscar excusas, ni buscar que el mundo cambie para que mi persona pueda ser feliz.

 

 

Entrar a la Nueva Cultura, es Hacerme responsable de mi vida y decidir con mi corazón lo que deseo hacer.

 

Es el camino que nos ha de retornar de nuevo hacia el pueblo sagrado del amor.

 

 

"DIOS PADRE TODO PODEROSO, BENDICE A TU PUEBLO QUE BUSCA LLEGAR NUEVAMENTE A LA MORADA SANTISIMA DE LA QUE NOS HAS HABLADO A TODAS   LAS NACIONES POR SIEMPRE"

Almas Gemelas Siamesas.