Counter PECADO

PECADO

Por: Gustavo M. F.

 

La palabra “Pecado” por si misma no tiene gran significado para la mayoría de las personas en el mundo entero. De hecho es muy común observar como nuestros compañeros y compañeras de escuela, o del trabajo, o bien nuestros vecinos, parientes y amigos, hablan de sus borracheras, fornicaciones, adulterios, hurtos, chismes, etc. Y no se inmutan en lo más mínimo, han hecho de todas esas experiencias su estilo de vida y en el fondo de su corazón no creen que estén haciendo algo malo; y cuando se les menciona la palabra “pecado”, la estiman como palabra pasada de moda.

 

El siguiente texto, lo escribo “Roberto”:

 

Tengo 38 años y todavía no me explico, como gente con capacidad racional, pueda seguir creyendo en la existencia de dios o del diablo (y los pongo con minúsculas, porque son cosas insignificantes). La gente viene arrastrando una creencia, que se origino con los cavernícolas donde le temían a lo desconocido y por eso inventaron y se imaginaron en algo bueno que combatiera sus temores. Afortunadamente, en aquella época, era solo para espantar a lo desconocido y no era un NEGOCIO. Pero a través del tiempo le han inculcado a la gente, tanta basura sobre dios o el diablo, que la gente tiene el cerebro lavado. Deseo de todo corazón, que la gente se quite esa venda que tiene en los ojos, y que se de cuenta que el Paraíso o el Infierno es esto....es la vida. Cualquiera puede tener su Paraíso o el infierno, sin tener que ir a la iglesia o pensar que ha pecado. Dios es todo aquel, que ayuda en forma desinteresada (por eso es que no hay dios, muy difícil encontrar alguien así, me incluyo yo mismo). Diablo es aquel el que hunde a las demás personas, con tal de obtener provecho para si mismo, o aquel que predica la bondad y se horroriza por el hambre, y camina vestido con atuendos glamorosos y vive en un palacio de oro, y luego le dicen el santo pontífice. Por favor, dejen ese negocio de lavado de cerebro. El dios o diablo, lo tenemos en el corazón, después de muertos, no hay tiempo para arrepentirse de haber pasado toda una vida, haciendo el ridículo, en vez de haber disfrutado a la familia, o no haberse privado de tener sexo, porque en la iglesia dicen que es pecado. Mientras que ahí dentro es donde están los degenerados más grandes.

 

El pensamiento de Roberto es muy común entre la sociedad que no tiene a Cristo en el corazón, ya que para los Cristianos, la palabra “Pecado” es sumamente pesada, y cuando un Cristiano ha pecado, lleva un tremendo peso en su conciencia debido a que el Espíritu de Dios mora en él y es el mismo Espíritu quien le hace sentir así, Jesús dijo acerca de Su Espíritu: Y cuando él venga (El Espíritu Santo), convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio”.(Juan 16:8).

 

Debemos entender que “hacer lo malo” y “cometer pecado” no necesariamente son sinónimos toda vez que la clasificación de lo bueno o lo malo lo hace la sociedad y la ley, y El discernimiento de pecado, lo da el Espíritu de Dios. Por ejemplo, hay palabras que en determinado país son altisonantes, mientras que en otras son parte de su leguaje común. Hay culturas autóctonas cuyos pobladores andan prácticamente desnudos sin que para ellos sea malo, sin embargo andar así en las grandes ciudades es motivo de encarcelamiento o multa.

 

Generalmente “hacer lo malo” está asociado con el pecado, y el pecado no siempre está asociado con hacer lo malo. Un ejemplo muy simple de esto puede ser la persona que abusa en la ingesta de café, soda o algún otro consumible que esté dañando seriamente su salud, ya que aparentemente no es malo, sin embargo se constituye en pecado en el momento en que causa un daño al cuerpo, pues en el creyente el cuerpo es Templo del Espíritu Santo y es nuestra obligación cuidarlo. Otro ejemplo es la exposición de “Roberto” quien habla de la prohibición de practicar las relaciones sexuales, aunque no lo aclara, suponemos que se trata de relaciones sexuales fuera del matrimonio, así que utilizando ese ejemplo, consideremos a una pareja (hombre y mujer) adultos que incluso se aman, y tienen relaciones sexuales sin estar casados uno con el otro ni con terceras personas. “Legalmente no están haciendo algo malo”, incluso en términos de ley están ejerciendo su libertad, no se dañan físicamente y aparentemente llevan su relación en paz, así que no obstante que a juicio de la mayoría de las culturas europeas ‘no están haciendo nada malo’, delante de Dios SI están en pecado, pues están fornicando, pues si realmente se aman, debieran casarse y formar familia.

 

Quienes piensan como “Roberto”, suponen que no hay cambio alguno entre el hecho de estar casados y seguir tal como están, debido a que no existe en ellos el Espíritu de Dios para hacerles ver que están pecando, bajo esas condiciones, están separados de Dios, y muertos espiritualmente pues la paga del pecado es la muerte.

 

El hecho de no creer en Dios, no los exime de la realidad futura y de la eternidad, la Biblia dice: “Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios. De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.” Romanos 14:10-12 y “Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” 2 Corintios 5:10

 

Entiendo que hay quienes como “Roberto” no creen y mucho menos aceptan que lo escrito en la Biblia sea Palabra de Dios y quienes por supuesto tampoco creen que después de la muerte física el alma del ser humano que es la parte volutiva, pensante y sensible continúe existiendo para recibir la justa retribución a lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo. Y tampoco creen lo que Jesús dijo respecto del infierno: “Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.” (Marcos 9:43-44). Claramente haciendo alusión al tormento dice donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.

 

En cierta ocasión leí acerca de una mujer a quien se le criticó por haber sido a lo largo de su vida una cristiana temerosa de Dios y obediente a la Biblia, cuestionó a quien la increpaba lo siguiente: -le pido que suponga por un momento que el reino de Dios si existe y que sus promesas son verdaderas, ahora contésteme algo; ¿por mi vida obediente a Dios y temerosa de su palabra, tendré un lugar al lado de Dios en su reino?, - a lo que el hombre contesto – Bueno, suponiendo sin conceder que todas sus ideas acerca de Dios y de la Biblia fueran ciertas, entonces de seguro usted si tendría un lugar en el cielo. – luego entonces dijo la mujer, y si Dios no existiera como usted lo ha dicho, dígame ¿qué he perdido por ser temerosa de Dios y obediente a su Palabra, cuando yo así me he sentido feliz?- el hombre contestó- pues si usted así es feliz, en realidad no se habrá perdido de nada- por lo que la mujer dijo – entonces caballero, prefiero seguir obedeciendo a Dios.

 

Comprendo que para los insensibles a la Palabra de Dios, piensen que esta mujer se perdió de los placeres mundanos que ofrecen el sexo, las drogas, el alcohol, entre otros más, pues asumen que todo esto es fuente de felicidad en el ser humano, cuando el sexo, si está permitido para los Cristianos y disfrutarlo en toda su expresión bajo la bendición matrimonial, y las drogas, el alcohol y otras destruyen la vida misma.

 

Si pudiéramos resumir lo que Dios quiere de sus hijos, diríamos que Dios enseña que se amen, que se respeten, que se ayuden unos a otros, a los esposos enseña a amar a sus mujeres y complacerse en ellas, a las mujeres les enseña a amar a sus esposos y complacerse en ellos, como padres les enseña a educar a sus hijos en amor, a no exasperarlos y a los hijos les enseña a respetar, amar y escuchar a sus padres. La Biblia enseña a respetar a las autoridades, a llevar una vida armoniosa con el resto del mundo y a compartir el amor de Dios con el prójimo. ¿Hay algo malo en todo esto?. ¿Contraviene a la ley o a la sociedad en la que nos desenvolvemos?.

 

El pecado en si, es todo aquello que desagrada a Dios, vivir en pecado, es vivir separados de Dios y de sus bendiciones. Lamento en lo más profundo de mi corazón que para cientos de miles sea tan difícil creer en Dios, “Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. 19Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos.”1 Corintios 1:18-19

 

Los que en nuestra libertad decidimos seguir a Cristo, sabemos que en la vida contamos con Él, con Su bendición, Su dirección, y Su protección y que después de esta vida, reinaremos con Él.

 

Tu sigues siendo libre para decidir.....................

 

Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. Josué 25:15

 

 

üýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþ

¿Tienes alguna opinión de esta página? ¿Te fue de bendición? Te invito a manifestarlo en nuestro libro de visitas:

ESCRIBIR en el libro de visitas             LEER el libro de visitas

HAZ CLICK EN LA OPCIÓN QUE DESEES

 

TESTIMONIOS

CRISTIANOS UNIDOS  ¿Quiénes somos?  REFLEXIONES  CONSEJERÍA  Orando a Dios


--------------------------------------------------------------------------------

Te invito a que te inscribas en la lista de CRISTIANOS UNIDOS para recibir vía e-mail de dos a tres reflexiones breves por semana, es gratis;

¿Te interesa? Visita http://www.egrupos.net/grupo/cristianos-unidos/alta

O escríbeme a Cristianos-Unidos@hotmail.com

 

 

 

1