Counter SIERVA DE JESÚS, ESPOSA Y MADRE

SIERVA DE JESÚS, ESPOSA Y MADRE

POR ADDA OSUNA LEVER

 

             

            El papel de la mujer Cristiana,  en los albores del año 2000, es de GRAN importancia, y es necesario que la mujer Cristiana comprometida se haga consciente del rol que desempeñará dentro de la GRAN COSECHA DE ALMAS de la que habla la palabra de Dios para los últimos tiempos. Dios es un Dios de orden, y todo en su creación tiene jerarquías. La mujer cristiana comprometida debe, primero que nada, ponerse a cuentas con Dios. Es muy importante el arrepentimiento y la confesión de los pecados, y pedirle a Dios todopoderoso que nos perdone todas las maneras en que le hemos ofendido y nos cubra con el poder de la sangre derramada de Jesús. Después, pedirle humildemente a nuestro creador que derrame los dones del Espíritu Santo (I Corintios 12) sobre nosotras, y que nos dé discernimiento y sabiduría para ser unas buenas siervas dispuestas a hacer la voluntad del Padre Celestial.  Este es el primero de muchos pasos que tenemos que dar antes de entrar de lleno en la guerra espiritual por almas para Cristo. Dentro de las jerarquías de Dios, y en su infinita sabiduría, el varón o padre de familia y esposo, debe estar sujeto a la cabeza de su casa, que es Jesucristo. Si el varón no esta sujeto a la cabeza, entonces la mujer debe sujetarse a Jesucristo directamente, e interceder por su esposo para que conozca a Jesús y lo haga su salvador. Cuando el varón está sujeto a Jesucristo, y la mujer a su esposo, Dios crea un vínculo en la pareja que se convierte en algo poderosísimo dentro de lo espiritual (una sola carne), y es un testimonio tremendo dentro de lo natural. Dice la palabra de Dios que cordón de tres dobleces no se rompe fácil, y si el vínculo de la pareja es Jesucristo, entonces la pareja viene a formar un frente poderosísimo dentro de la guerra espiritual y la intercesión. Satanás sabe esto muy bien, y por eso una de sus principales armas es el espíritu de división sobre las familias, y si estas son cristianas, mejor para el. ¿Porqué Satanás tiene gran parte de su artillería apuntando a la destrucción de la familia? Porque Satanás sabe que el varón sujeto a Jesús, la mujer sujeta al varón y los hijos sujetos a los padres, forman un grupo capaz de trabajar en equipo para la destrucción de fortalezas espirituales dentro de sus familias, dentro de sus congregaciones, dentro de sus colonias, dentro de sus ciudades, dentro de sus países, dentro del mundo. Y “donde dos o más se reúnen en Mi nombre, ahí estoy yo en medio de ellos”, y “Si dos se ponen de acuerdo en lo que han de pedir les será hecho”.  El poder de la pareja sujeta a Cristo es tremendo, y Satanás lo sabe y hará todo lo posible por destruir los hogares en el poco tiempo que le queda. El papel de la mujer cristiana comprometida es tan importante, que debe estar muy consciente que en primer lugar, ella es una hija amada de Dios, y que en segundo lugar, es una mujer amada por su esposo. Con esta seguridad, la mujer cristiana de hoy debe subirse las mangas de la blusa, y poner manos a la obra:

EL PAPEL DE LA MUJER CRISTIANA COMPROMETIDA DENTRO DE SU HOGAR:

         El amor hacia el esposo y los hijos, es un amor incondicional, y por lo general, por amor somos capaces de sacrificar todo. El amor es EL ARMA MAS PODEROSA DE DIOS para la destrucción de fortalezas.  El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; No hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor, no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser. ICorintios 13:4-8.  Basando nuestras acciones en el amor, comprenderemos que no nos cuesta ningún trabajo amar a nuestra familia, porque ésta es el más grande regalo que Dios pudo darnos a las mujeres: El amor de nuestro esposo y el inmenso y puro amor de nuestros hijos. Por ellos, debemos estar dispuestas a luchar cada día contra todo ataque que Satanás quiera llevar a cabo para destruir a la cabeza de nuestro hogar (el esposo) y que toda la familia caiga. Por amor tenemos que tomar nuestro papel con dignidad quitarnos de encima el orgullo y la soberbia y el espíritu de competencia que nos inculcaron a raíz de la “liberación femenina”, y dejar de competir con nuestros esposos. El papel de ellos es tan importante dentro de la familia como el de nosotras.

a)    UNGIR LA CASA CON ACEITE: El aceite consagrado es una de las armas poderosísimas que Dios nos da para la protección de nuestros hogares y de nuestra familia.  PERO NO DAÑES EL ACEITE NI EL VINO”. Apocalipsis 6:6.  Esta revelación forma parte de los últimos tiempos que estamos viviendo,  en los que Satanás anda “como león rugiente viendo a quien devorar”. Consagrar el aceite y ungir las puertas y las ventanas, los instrumentos de trabajo, las recamaras de los hijos y la recamara conyugal, así como televisión, computadora etc. pidiéndole al Altísimo que rompa toda influencia  demoníaca que hubiere en estos y proclamando que nuestra casa, y nuestra familia serviremos al Señor.

b)   UNGIRSE UNO A OTRO ENTRE ESPOSOS, Y LOS DOS UNGIR A LOS HIJOS: Cada día tenemos que hacer esto, y cosas increíbles comenzarán a suceder en las vidas de cada uno de los miembros de tu familia. En primer lugar, pedirle a Dios que el aceite sea el símbolo del poder de la sangre derramada de Jesús cubriéndonos, Pedir que nuestros seres queridos no se separen ni a diestra ni a siniestra del camino que Dios tiene trazados para cada uno de ellos. Declarar que ningún arma forjada en nuestra contra ni en contra de nuestra familia prosperará. Esto hay que hacerlo en la mañana, antes de que el esposo y los hijos se vayan al trabajo o a la escuela.

c)     PONERSE LA ARMADURA DE DIOS: “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podaís estar firmes contra las acechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podaís resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.” Efesios 6:11-13.  Pídele a Dios todopoderoso que te ponga la armadura de Efesios 6:14-18, cada día. Es importantísimo saber que esta armadura nos cubre y guarda contra los ataques espirituales, y que esta armadura cubre nuestro espíritu, que es el objetivo de Satanás, y nuestra mente, que es el terreno fértil donde Satanás echa sus semillas.

d)   INTERCEDER POR ESPOSO, HIJOS, VECINOS, AMIGOS, FAMILIARES, IGLESIA, PASTORES: La mujer cristiana comprometida, no tiene porqué sentirse frustrada, no tiene porqué pasar horas viendo novelas en la televisión, no tiene porque desperdiciar lamentablemente el tiempo en pláticas vanas con personas que no tienen otra cosa que hacer. La mujer Cristiana comprometida tiene MUCHO QUE HACER. Antes de leer cualquier cosa en la mañana, es importantísimo que la mujer Cristiana lea su Biblia, porque en la Biblia encontraremos dirección y propósito para nuestra vida.  Una vez que hemos recibido alimento para nuestro espíritu, entonces podemos dedicar una parte de nuestro tiempo a la intercesión, que es una oración fuerte en favor de otra persona. Es importante que antes de interceder por otros, estemos bien en nuestra relación personal con Jesús, y si hubiere algo que estorbare (falta de perdón, pecados ocultos, etc. tenemos que ponernos a cuentas primero, antes de interceder por otros) El Señor siempre nos perdona y nos pide que nosotros así mismo perdonemos. Una vez que nos hemos puesto a cuentas con Dios, comienza la intercesión: como todas las cosas dentro de la creación perfecta de Dios, para la intercesión también hay jerarquías: Oremos por nuestros presidentes, gobernadores y presidentes municipales. Oremos por nuestros pastores, sus esposas y sus hijos, oremos por todo ministerio de nuestras iglesias o congregaciones,  tenemos que tomar el papel de la persona por la que estamos intercediendo, y pedir perdón por sus pecados delante de Dios. Llenas de Amor,  pedirle a Dios por toda necesidad espiritual de esa persona, y pedir ángeles que acampen alrededor de su casa, trabajo, negocio, iglesia, podemos pedir que el poder de Jesús rompa toda cadena espiritual heredada o adquirida que los tenga atados, y pedir sanidad espiritual, mental, física, y una doble unción del espíritu Santo sobre ellos. Podemos pedir obreros perfectos que hagan la voluntad del Padre en su vida, y si son inconversos, pedir que el poder de Jesús llene sus corazones para que éstos se entreguen completos a nuestro Salvador. Podemos pedir vallado de fuego alrededor de nuestra casa, manzana, colonia y ciudad.

e)    ESTAR CONSCIENTES DE QUE ESTAMOS EN GUERRA, Y NO TENER MIEDO: El miedo no proviene de Dios. Cuando una persona inicia la guerra espiritual, inmediatamente se dejan sentir ataques del enemigo de las almas de uno y de los nuestros. Dios me ha mostrado que el miedo no proviene de El y que todo sentimiento contrario al amor no tienen parte ni suerte dentro de la vida de los cristianos comprometidos. Empezarán a enfermarse nuestros hijos, o amigos, o un familiar, cosas tremendas empezarán a pasar como personas que toquen a la puerta cuando estas a punto de empezar a orar, o llamadas telefónicas, o cualquier otra interferencia. Tenemos que aprender a rechazar la interferencia y de manera cortés decir “No puedo,  en este momento estoy orando”. A veces hasta los hijos y el esposo se olvidan de respetar los momentos de oración de la esposa y madre, y nos  interrumpen. Por esto yo recomiendo ampliamente que la mujer aproveche muy bien su tiempo cuando se queda a solas en el hogar. Es en estos momentos cuando podemos estar cerca de nuestro amado Jesús, y entablar una relación personal con El.

f)      ALIMENTO FISICO: Una parte importantísima dentro de la familia es el alimento físico. La mujer Cristiana comprometida debe ser un testimonio en todos sus actos, pero principalmente dentro de su hogar. Es importantísimo que la mujer de hoy esté consciente que lo que comen nuestros hijos y esposo, es lo que producirá su estado de salud. Si nuestra familia es muy enfermiza, es seguro que algo anda mal en la forma como los alimentamos. Dietas balanceadas, comidas con muchas verduras, frutas, cereales, fibras, productos lácteos para los niños, variedad y sabor, son en muchos casos, la goma que pega las familias. Una sabrosa agua fresca de frutas es un acto de amor para con los nuestros. Porque no solo se refrescan sino que se alimentan. Refrescos, polvos de pintura para beber, comida chatarra, etc. Tarde o temprano nos cobrarán la factura, en lo que más nos duele: La salud de nuestra familia. Es nuestra responsabilidad cómo alimentamos a nuestra familia, y tarde o temprano, Dios nos va a pedir cuentas de cada una de las personas que puso a nuestro cuidado: No podemos olvidar que el ser humano se compone de cuerpo físico, alma y espíritu; y es nuestra obligación proveer buenos alimentos físicos y espirituales, y emocionales, para tener una familia saludable.

Todos estos actos, son una tarea digna de llevarse a cabo, es una labor que Dios nos ha llamado a hacer, y que produce muchos frutos: El amor hacia el prójimo, el amor hacia nuestra familia, la obediencia y el compromiso, tienen sus resultados dentro de la guerra espiritual por la cosecha de almas de los últimos tiempos. La salud espiritual de las congregaciones comienza en las familias, y el trabajo dentro de las familias es responsabilidad de las mujeres Cristianas comprometidas, de las Siervas de Jesucristo, de las esposas y madres. Cuando dentro de las congregaciones hay sanidad reflejada en las familias, entonces podemos esperar  cambios a niveles local, en nuestra iglesia, en nuestras ciudades, en nuestros estados, en nuestros Países. Si sumamos los esfuerzos de cada una de las mujeres comprometidas con Jesucristo, el todo pone a temblar a Satanás de pies a cabeza. Esto es lo que Satanás no quiere que hagamos las mujeres. Satanás nos quiere ver frustradas, inseguras, miedosas, taimadas, quiere tenernos ocupadas en chismes, quiere vernos pegadas a la televisión, quiere que tengamos nuestra Biblia empolvadas en los libreros, quiere que estemos muy preocupadas por lo que piensan los demás de nosotros, y quiere ocupar nuestra mente con cosas que no agradan a Dios. Por cada mujer que asume el papel importantísimo que Dios nos ha dado, hay una reacción en cadena dentro del mundo espiritual, que mueve los engranajes para la movilización de los ejércitos del Cordero en la lucha por alcanzar a los perdidos y necesitados. A tí mujer, hago el llamado. Toma tu papel desde tu trinchera: DENTRO DE TU HOGAR.  Y QUE JEHOVÁ DE LOS EJÉRCITOS HAGA RESPLANDECER SU ROSTRO SOBRE TI!

üýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþüýþ

¿Tienes alguna opinión de esta página? ¿Te fue de bendición? Te invito a manifestarlo en nuestro libro de visitas:

ESCRIBIR en el libro de visitas             LEER el libro de visitas

HAZ CLICK EN LA OPCIÓN QUE DESEES

 

TESTIMONIOS

CRISTIANOS UNIDOS  ¿Quiénes somos?  REFLEXIONES  CONSEJERÍA  Orando a Dios


--------------------------------------------------------------------------------

Te invito a que te inscribas en la lista de CRISTIANOS UNIDOS para recibir vía e-mail de dos a tres reflexiones breves por semana, es gratis;

¿Te interesa? Visita http://www.egrupos.net/grupo/cristianos-unidos/alta

O escríbeme a Cristianos-Unidos@hotmail.com

 

 

 

1