La economía mexicana, ¿hacía la maquilación?
J. Guillermo Domínguez Y.

 

Desde 1993 las exportaciones de productos manufactureros fueron mayores a las efectuadas por la industria nacional. Las ventas de maquila representaron el 38.9% del total de las exportaciones contra el 36% de la industria nacional. Las ventas se incrementaron en 145%. Con una tasa anual de crecimiento de 17.3%, cuatro veces superior a la registrada por la industria manufacturera las maquiladoras se convirtieron en la principal fuente de divisas.

En la conformación de bloque comerciales, el de América del Norte se encuentra con un retraso tecnológico. Los nuevos imperios comerciales se aprestan a beneficiarse de los países con bajos salarios, baja tecnología y baja productividad. Se ha avanzado en la integración porque sirve a los intereses de las grandes empresas transnacionales norteamericanas.

Las importaciones crecen a 30% anual y las exportaciones a 1.5%. La economía norteamericana no mejorará por varios años y la mexicana seguirá el mismo rumbo. Las disyuntivas serán asociación con el capital externo, conversión en filiales.

Las autoridades han pretendido organizar la industria nacional para que abastezca las maquiladora. A diferencia de los países asiáticos, las maquiladoras mexicanas no han sido puntales para el desarrollo de los abastecedores locales, ni han posibilitado la difusión de tecnología.

La industria automotriz norteamericana se ha establecido y expandido en el norte del país a partir de 1982 con tecnología de punta para competir con las industrias japonesas.

La inversión extranjera directa se le asigna un papel primordial en el impulso de la industrialización. En 1989 se modificó la ley de inversiones extranjeras, como resultado de las negociaciones con el GATT.

El 20% de los motores consumidos en Estados Unidos anualmente son proporcionados por nuestro país. La apertura comercial no ha resuelto el déficit comercial, tampoco ha servido para modernizar la estructura productiva no para aumentar la competitividad mundial de ciertos productos manufacturados.

La industria maquiladora de exportación se ha convertido en un proyecto general con un gran impacto a nivel nacional. De 1975 a 1988 el número de establecimientos creció en un 288% y el empleo aumentó 480%, las exportaciones lo hicieron 414% lo que llevó a la industria maquiladora a ubicarse como la empresa con mayor dinamismo del país.

La rama productiva con mayor dinamismo es la fabricación de material y accesorios eléctricos y electrónicos.

El crecimiento espectacular de la IME obedece a muchas causas: ejemplos de maquilación asiáticos, carencia de libertades políticas, la producción internacionalizada, segmentación de la producción, abaratamiento de los costos. Frente a las condiciones tan favorables que ha creado el gobierno mexicano para los inversionistas extranjeros.

La industria maquiladora funciona en la totalidad de estados del país, concentrándose en el norte.En la década de los ochenta la IME vive importantes procesos de transformación tecnológica. Uno de ellos fue la creciente presencia de plantas de alta tecnología.

La creciente introducción de industrias electrónicas y las innovaciones tecnológicas en plantas establecidas han traído consigo cambios en el rango de importancia de las actividades y organización laboral.

Una de las modificaciones más recientes es el manejo de cero inventarios. El proveedor está emplazado en el mismo lugar que la empresa o en la misma zona industrial.

La política de ningún inventario ahorra y disminuye costos a las grandes empresas, aminora la inversión, realiza de inmediato la plusvalía.

La IME adquiere importancia por la detención de mano de obra en la zona fronteriza, empleo, salarios bajos; autorización de inversión de 100%, inexistencia de restricciones, reglamentaciones extraordinarias, sistema aduanal simplificado, existencia de una gran población potencial, sindicatos inofensivos, condiciones de trabajo mínimas.

Las maquiladoras funcionan como industrias terminales orientadas a la producción para el mercado internacional.

La economía mexicana ¿hacía la maquilación?

La industria maquiladora se ha convertido en el manufacturero más competitivo a nivel mundial. El crecimiento se explica por el estancamiento de la producción industrial y por la integración económica norteamericana.

Esta etapa exige apertura indiscriminada de nuestro mercado, eliminación de trabas legales a la inversión extranjera. Una de las naciones más proteccionistas es precisamente Estados Unidos, México, a diferencia, ha llevado la apertura comercial a ninguna traba arancelaria.

El país se encuentra en un proceso de desindustrialización. A partir de la apertura ha cerrado la mitad de la planta productiva. En 1988 siete ramas manufactureras mantenían una posición competitiva internacional, ahora sólo una mantiene una buena relación de intercambio. La producción manufacturera nacional seguirá encaminándose a su debilitamineto y exclusión como eje del proceso de acumulación capitalista, dejando el comando a las empresas extranjeras. Lo que acontece es que las industrias mexicanas son compradas por capitalistas extranjeros. La industria automotriz ha sido la base de la reestructuración industrial de México, se ha convertido en la rama que más exporta. Los sindicatos son escogidos entre los más flexibles.

Con respecto a 1987, la producción automotriz fue mayor en 300% para 1991. Este incremento es explicado por la demanda externa. La industria automotriz y las maquiladoras son las actividades no petroleras que ocupan los primeros lugares como actividades generadoras de divisas. Actualmente la industria manufacturera nacional se encuentra en crisis. Cinco ramas de las nueve de este sector han disminuido su producción desde 1991.

El déficit comercial continua en ascenso. La rama manufacturera que ha crecido más es la maquiladora. Depende del mercado internacional y mejor dicho, del norteamericano.

Surgidas como alternativas para la generación de empleos y divisas, la introducción oficial de las plantas maquiladoras en territorio mexicano, se inició en 1965 por un plan de industrialización. El número de empresas maquiladoras ha crecido ha tasas casi exponenciales, pero la participación de insumo nacionales ha crecido apenas una décima porcentual en 11 años.

En 1969 los principales productos que se exportaban e EU eran televisores y sus componentes, en 1980 fueron equipos eléctricos y electrónicos, para 1990 eran materiales y accesorios del mismo rubro. México compite en salario real con países como Haití y Costa Rica, Filipinas, Honduras y Colombia. Se dan además muchas comodidades para la instalación inmediata de las maquiladoras, las maquiladoras se establecidas no son exigidas en seguridad laboral.

Las implicaciones de ser maquilador son la llegada de inversiones no integradoras, sin impulso a la producción nacional y marginación a los insumos nacionales.

La localización al interior es fomentada por la cercanía a ciertos proveedores, lo que se dificulta cada vez más por la constante innovación en componentes.

En la década de los noventa la IME no sólo desplazó al turismo, sino también al petróleo en montos de exportación. Las industrias automotriz y electrónica introdujeron tecnología de avanzada y uso intensivo de capital. El decreto gubernamental del 89 fue con el objetivo de dar un tratamiento especial a las planta que operan con procesos más complejos.

la industria maquiladora tiende a emplear un creciente número de trabajadores calificados. Las ventajas comparativas que nuestro país ofrece son reducidos costos de instalación, estímulos fiscales, tarifas eléctricas menores, subvaluación monetaria, cercanía a los Estados Unidos.

La industria maquiladora de exportación es una actividad desvinculada de la economía nacional que opera como un verdadero enclave productivo.

Las maquiladoras operan como industrias de enclave, su participación en la transferencia de tecnología es escasa y mínimo el desarrollo de recursos humanos