Criterios de Política Económica

El desempeño económico del país durante el año entrante estará influido por el comportamiento y la conducción de la política económica mundial, principalmente por su crecimiento , los precios internacionales del petróleo y las tasas de interés externas. El Congreso de la Unión ha sustentado con prudencia la evolución esperada de dichas variables. Lo anterior, dice el gobierno, permite aseverar que las proyecciones previstas para 2001 en materia de crecimiento, inflación, déficit en cuenta corriente, entre otras, son realistas y alcanzables.

El primer punto importante a destacar en cuanto al sector externo es la desaceleración norteamericana y la reducción en los precios del petróleo para el año entrante. Estos dos factores son anclas en la economía nacional, por el destino de las exportaciones y por la dependencia de las finanzas públicas. El gobierno planteó la política económica suponiendo el decrecimiento de estos factores. Se deduce de esto que la política interior está excesivamente relacionada a la economía norteamericana y al precio del petróleo.

La experiencia enseña que la competitividad de la economía aminora cuando existe un pronunciado déficit fiscal por que se frena el proceso de acumulación de capital. La falta de competitividad de nuestra economía es mayor cuando el principal socio comercial está registrando saldo fiscal superavitario. Se ha convertido en necesidad para el gobierno ir enderezando el camino en las finanzas públicas. La política exterior con la interna se muestra aquí más relacionada que nunca: necesidad de convertir el déficit en superávit (aunque en este año sea negativo por 0.5% del PIB) para poder competir con la economía más fuerte del planeta.

El gobierno argumenta que ha hecho fuertes gastos en el incremento del capital humano: salud, educación, nutrición y capacitación y para aumentar la calidad de los factores de producción, avance tecnológico, infraestructura y competencia del mercado interno.

Los criterios de política económica tienen como objeto, en este sentido, incorporar tecnología de punta, invertir aún más en capital humano y ampliar la infraestructura. La última finalidad es el crecimiento de la economía, con estabilidad en los mercados, y más específicamente elevar el empleo, la productividad y la competitividad con el exterior. Para algún día, aunque suene ridículo, reducir los rezagos sociales e incrementar el nivel de vida.

Se observa la política económica orientada cada vez más hacia la integración comercial y , sobre todo, financiera a nivel mundial. El Estado ha reorientado su participación, o su no participación si se quiere ver así, en este sentido. Explica que la competencia internacional es la culpable de la modernización de la planta y que un gobierno paternalista y proteccionista no es el adecuado. Para lograr este bienestar se necesitan políticas microeconómicas adecuadas que encaucen de manera acertada todos esos bienestares de apertura.

En este sentido, las estrategias del gobierno se encaminan a diseñar un sistema tributario eficiente y sencillo, protección a la propiedad intelectual, seguridad jurídica a los inversionistas.

Se observa la apertura comercial como la oportunidad idónea para la creación de empleo por que el área exportadora es enorme y tiene un profundo dinamismo. Y eso está bien, lo que no lo está es la dependencia de las exportaciones hacia la manufactura; ocupa el 90% de las exportaciones. Es inadecuada esta conducta porque la manufactura deja muy poco valor agregado y la gente que emplea es mal remunerada. En el informe se hace la observación de este dato, pero no se observan con claridad acciones destinadas o diversificar las exportaciones, mencionan que sería benéfico aumentar su número , pero no la naturaleza de las mismas.

La apertura comercial ayudó a la atracción de inversión extranjera directa, para 1996 cayó de manera más o menos drástica. Se dirigió hacia otras economías emergentes, el motivo fue un gran cúmulo de desventajas como la falta de calificación de mano de obra, pobre infraestructura, ausencia de incentivos a la innovación tecnológica, retraso en telecomunicaciones, y destaca el documento la falta de inversión privada a los energéticos.

Es difícil orientar políticas en este sentido, no es que no se sepa que hacer, lo que no se sabe es como. Se necesitan enormes recursos para modificar la situación y no se tienen. Se debe empezar por invertir todo lo posible en educación y en investigación científica.. y sí, es una inversión a largo, muy largo plazo. A cambio de eso, permanece la insistencia en firmar tratados con América del Sur y Asia principalmente, como si la creación de socios fuera la única salida. Aunque el gobierno planea un seguimiento detallado de las empresas nacionales exportadoras y su desempeño; piensa brindar asesoría y apoyo, contactos, y diversificación. Además ayudará a erradicar la práctica desleal y el seguimiento de las estipulaciones es los tratados firmados.

En los últimos años han existido reformas administrativas para reducir los trámites burocráticos, se espera que en este año sigan tales procedimientos; el gobierno espera fomentar así las actividades económicas.

El informe habla en exceso sobre las facilidades que ha otorgado el gobierno para el comercio exterior, la firma de tratados y demás. En cuanto al mercado interno, se centra en la simplificación tributaria y promoción de competencia económica. La estrategia económica gubernamental para este año contempla la eliminación de "cuellos de botella" en instituciones y procedimientos que impactan la capacidad productiva de la economía, a grandes rasgos.

La participación estatal como productor de bienes y servicios ha venido reduciéndose, sin embargo, ha fortalecido su presencia como motor del desarrollo económico.

Se observa con más claridad en la notable reducción en la cantidad de recursos crediticios que absorbe y su participación en las exportaciones. El seguimiento de estos lineamientos permitirá observar actividades productivas y administrativas más eficientes, en mayores recursos fiscales derivados de su operación.

El tan escalofriante tema de la industria eléctrica sale a flote de nuevo. El gobierno opina que se debe abrir al capital privado, al capital privado extranjero, para satisfacer la cada vez más exigente demanda. Justifica esta postura argumentando que seguiría rigiendo la industria.

Dadas las características de la economía mundial y nacional, el régimen de libre flotación cambiaria es indispensable. Este sistema tiene la ventaja de prevenir el alejamiento de la paridad de los niveles aceptables. El mantenimiento de este régimen tiene por objeto que el ahorro externo tenga una participación más elevada de recursos de largo plazo, debido a que se desalienta la entrada del capital a corto plazo con carácter especulativo. De esta manera, el tipo de cambio flexible contribuye a reducir la vulnerabilidad de la economía ante situaciones de inestabilidad financiera en los mercados internacionales.

 

Es básico contar con una inflación baja y estable, sólo así se puede planear y concretar planes de inversión que finalmente impactan en la sociedad. La estrategia económica está ampliamente sustentada en las autoridades monetarias, el gobierno apoyará al Banco de México con la disminución de las presiones por deuda pública. Por otro lado, el gobierno espera mejorar la eficiencia y productividad de sus organismos públicos para traducirlos en menor precio. Otra forma en la que el Gobierno contribuirá a frenar las presiones inflacionarias será mediante políticas que promuevan aumentos de los salarios en línea con la inflación objetivo. Esto contribuirá a que los aumentos salariales que resulten de las revisiones contractuales reflejen, por una parte, las condiciones de la demanda por mano de obra y, por otra, los incrementos de la productividad.

El crecimiento económico es el propulsor del ahorro; es indispensable que ocupe una parte importante del PIB; con este fin el gobierno encausará medidas concretas como la promoción de medidas que fomenten el ahorro popular; el logro de superávit presupuestales, con objeto de reducir el peso de la deuda pública sobre la economía; y el fortalecimiento y modernización del sistema financiero.

Para facilitar más las cosas el gobierno planea abatir las restricciones de entrada a sectores clave de la economía. La meta es financiar el déficit en comercial con inversión extranjera directa.

Las declaraciones del gobierno son a veces contradictorias. Hablan de superávit fiscal y por lo pronto se espera uno deficitario. En declaraciones anteriores se decía que a partir del tercer año de gobierno panista habría superávit. Habrá que esperar porque de ser así el ahorro interno seguirá estando en un pobre nivel.

Hay que poner mucha atención en los planes para financiar el déficit en cuenta corriente, con "inversión extranjera directa" dice el gobierno, pero ¿se habrán puesto a pensar que tendrán que elevar muchos las tasas de interés, y el alto costo que lleva? por lo pronto frena la creación de empresas y de empleo, a la larga inflación. De ser esto así, el Estado contará (si es cierto lo de la simplificación burocrática y tributaria) con una nula burocracia "empresarial", pero no habrá quien pueda con el peso de los intereses bancarios. Desde mi humilde y muy particular punto de vista la forma de alcanzar cierto crecimiento es mantener las tasas de interés bajas, aunque se frene la inversión extranjera, pero bueno, también es cierto que las tasas de interés se fijan casi autoritariamente en los Estados Unidos.

No se puede exigir crecimiento si no se cuenta con un eficiente sistema de crédito. El total de crédito otorgado es muy bajo para el tamaño de la economía. Las empresas se han visto en la necesidad de tomar créditos exteriores o con sus proveedores a pesar del alto costo que esto implica. Para lograr que el crédito sea adecuado el gobierno necesita crear un ambiente de certidumbre jurídica, de lograrse , se aprovecharían las economías de escala del sector, se evitarían cargas regulatorias innecesarias o duplicidades ineficientes en las operaciones de los intermediarios.

La reactivación del crédito también se verá favorecida por la reducción proyectada de la inflación. La inserción en la globalización, los cambios derivados del concepto de banca electrónica y el mayor uso de la bursatilización de préstamos para diversificar el riesgo, son factores que contribuirán a reactivar el crédito de la banca comercial.

Entre los grandes retos para el sistema bancario mexicano destaca la necesidad de fortalecer su capitalización, por lo que se requiere estimular el ingreso de más inversionistas al sector. Es indispensable una amplia coordinación entre las distintas autoridades financieras para minimizar el costo de la regulación y, sobre todo, para que los requerimientos de reservas preventivas y de capital estén acordes con los riesgos tomados por las instituciones.

Para ayudar a generar empleo el gobierno contará con dos aspectos básicos: la creación de infraestructura y medidas de apoyo a la micro y mediana empresa, donde radica la mayor fuerza laboral. El gobierno tiene muy buenas intenciones y por eso cree necesaria una reforma que flexibilice el mercado laboral e incremente su tamaño, que garantice la transparencia y la preservación de los derechos de los trabajadores.

Una reforma al aspecto laboral es imprescindible y lleva años planeándose, será interesante observar si se lleva a cabo.