Tratados y Socios Comerciales

Chile

Entró en vigor el 1 de enero de 1992. En ocho años el comercio se multiplicó por siete. El 1 de agosto de 1999, se amplió y profundizó la cobertura del tratado.

Estados Unidos y Canadá

Entró en vigor el 1 de enero de 1994. Representa el 83% del total del comercio de nuestro país. México se ha convertido en el segundo socio comercial de EE.UU. y el principal de Canadá en Latinoamérica.

Venezuela y Colombia

Entró en vigor el 1 de enero de 1995. En cinco años el comercio creció 50%.

En 1999, México realizó ventas por más de 430 millones de dólares a Venezuela y por 360 millones de dólares a Colombia.

Costa Rica

Entró en vigor el 1 de enero de 1995. Las exportaciones mexicanas a Costa Rica crecen en un promedio de 26% anual, el más alto entre los países con los que tenemos Tratados de Libre Comercio.

Bolivia

Entró en vigor el 1 de enero de 1995. Con el tratado el 97% de las exportaciones mexicanas y el 99% de las importaciones quedaron libres de arancel.

Nicaragua

Entró en vigor el 1 de Junio de 1998. En dos años, el comercio bilateral creció 74% y las ventas de productos mexicanos aumentaron 83%.

Unión Europea

Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Portugal, Reino Unido, Suecia.

Entró en vigor el 1 de julio de 2000.

La Unión Europea es el mercado más grande del mundo y realiza importaciones anuales por más de 850 mil millones de dólares. Además es nuestro segundo socio comercial y nuestra segunda fuente de inversión extranjera directa.

Israel

Entró en vigor el 1 de julio de 2000.

Este es el primer tratado de México con un país del Medio Oriente. Israel es un mercado en crecimiento que importa 30 mil millones de dólares al año.

Honduras, El Salvador y Guatemala.

Entrará en vigor a partir de enero del 2001. Las exportaciones mexicanas a estos países representan el 25% del total de nuestras ventas en Latinoamérica. Hay que aprovechar las ventajas que ofrecen los Tratados de Libre Comercio.

Hechos y alternativas

México es el país con mayor número de Tratados de Libre Comercio en el mundo. Ha firmado 9 acuerdos con 27 naciones de 3 continentes.

Con esta liberación comercial, el volumen de exportación se duplicó en 10 años. El sector manufacturero domina ampliamente el origen de las ventas al exterior con el 91%. Destacan en este rubro los transportes, la maquinaria, químicos y alimentos. Éste último es uno de los componentes más dinámicos al igual que el de piezas y componentes electrónicos o eléctricos y el ya bien identificado sector automotriz. El petróleo sigue siendo un sector de peso.

Las importaciones estaban totalmente enfocadas al sector manufacturero, los productos metálicos y la maquinaria ocupan la tercer parte en este aspecto.

Se comerció como nunca con Estados Unidos y la Comunidad Europea tuvo un fuerte aumento en el destino de las exportaciones principalmente a Alemania, España y el Reino Unido. Las transacciones con las economías americanas está en franca depresión

La industria manufacturera alcanza la cifra de 97%, las estructuras metálicas, maquinaria y equipo representan el 72% . La agricultura cae hasta 2% y los sectores de la transformación son prácticamente los mismos: alimentos y tabaco, químicos, siderurgia, plásticos y autos. Las exportaciones totales crecieron en 538%, se quintuplicó el volumen exportado en 10 años. Siguen siendo polarizadas, ahora más que nunca, pero hay que tomar en cuenta el volumen tan exagerado que se incrementaron. Aumentó la diversificación en magnitud de manera importante, en proporción sigue siendo reducida. La dependencia al exterior en productos básicos se redujo a la mitad y siguió entrando de manera importante la inversión extranjera.

 

Así pues, después de haber abandonado la Política Proteccionista que durante muchos años implementó el gobierno -hasta 1985-, el país logró, sobre todo a partir de 1995, hacer crecer las exportaciones de manufacturas al grado de situarse en el octavo lugar a nivel mundial. El comercio exterior ha sido la columna vertebral de la Economía.

El Sexenio que acaba de terminar no trajo consigo la ya acostumbrada crisis sexenal; gran parte de este "éxito" se debió a la dinámica del comercio exterior. Las crecientes exportaciones aportaron divisas y sobre todo, crearon fuentes de trabajo, se redujeron las tasas inflacionarias.

Aunque el comercio exterior ha crecido tremendamente, la Balanza Comercial no ha sido favorable, ni siquiera equilibrada. A partir de 1997 siempre ha sido deficitaria. La Balanza tiene una mezcla de Superávit con los Países del Continente Americano (incluyendo Estados Unidos) pero, Deficitario con el Continente Europeo y, Muy deficitario con el Continente Asiático.

Para diversificar exportaciones el año pasado entró en vigor el Tratado de Libre Comercio con la Comunidad Europea y en este año se espera se ponga en vigor un Tratado con los Países de la EFTA, que no forman parte de la Unión. Ahora, el reto es lograr algo similar con los países asiáticos. La Economía de los Estados Unidos cuyo crecimiento sostenido lleva muchos años, sufre. Esto va a afectar las exportaciones nacionales. Miles de veces se ha dicho que para nuestro comercio ha sido y es peligroso depender tanto de un solo mercado. En los últimos años las maquiladoras y las empresas pequeñas han sido partícipes también aumentos sostenidos de exportaciones y serán el blanco más frágil de la situación económica reinante.