EN SILENCIO


Aunque nunca mis palabras, 
repercutan en tu pecho, 
aunque nunca mis caricias 
tengan el premio de tus besos, 
yo lo mismo he de quererte, 
he de quererte en silencio, 
como quieren los que sufren, 
los que sufren en silencio. 
Benditas sean las noches 
que me traen tu recuerdo, 
cuando solo en mi cuarto, 
sin mirarte yo te veo. 
Y aquel viajero incansable, 
que se llama pensamiento, 
me lleva a todas partes 
para cubrirte de besos, 
porque t˙ me has ense˝ado, 
ha quererte desde lejos, 
con los ojos, con el alma, 
sin palabras, en silencio.