EL ANGELUS

Durante siglos la Iglesia ha rezado el Angelus, especialmente al mediodía, celebrando el misteriio de la Encarnación. 

V.   Angelus Dómini, nuntiávit Maríæ. 
R.   Et concépit de Spíritu Sancto. 
Ave María . . . 
V.  Ecce ancílla Dómini. 
R.  Fiat mihi secúndum verbum tuum. 
Ave María . . . 
V.   Et Verbum caro factum est. 
R.  Et habitávit in nobis. 
Ave María . . . 
V.   Ora pro nobis, sancta Dei 
Génetrix. 
R.  Ut digni efficiámur promissiónibus Christi.
Orémus.
Grátiam tuam, quaésumus, Dómine, méntibus nostris infúnde; ut qui, ángelo nuntiánte, Christi Fílii tui incarnatiónem cognóvimus, per passiónem eius et crucem, ad resurrectiónis glóriam perducámur.  Per eúndem Christum Dóminum nostrum. 
R. Amen.
V. El Ángel del Señor anunció a María, 
R. Y concibió del Espíritu Santo. 
Ave María. 
V. He aquí la esclava del Señor 
R. Hágase en mi según tu palabra. 
Ave María. 
V. Y el Verbo se hizo carne. 
R. Y habitó entre nosotros. 
Ave Maria. 
V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, 
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. 
Oración
Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestras almas para que los que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz seamos llevados a la gloria de su Resurrección. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. 
R. Amén.