SALVE, DEL MAR ESTRELLA

AVE MARIS STELLA

Atribuído a Fortunato, obispo de Poitiers (+609)
  

Ave, maris stella, 
Dei mater alma 
atque semper virgo, 
felix caeli porta. 
Sumens illud Ave, 
Grabriélis ore, 
fundanos in pace, 
mutans Evae nomen. 
Solve vincla reis, 
profer lumen caecis, 
mala nostra pelle, 
bona cuncta posce. 
Monstra te esse matrem, 
per te preces 
qui pro nobis natus 
tu lit esse tuus. 
Virgo singuláris, 
inter omnes mitis, 
nos culpis solútos, 
mites fac et castos. 
Vitam praesta puram, 
iter para tutum, 
ut vidéntes Iesum, 
semper collaetémur. 
Sit laus Deo Patri, 
summo Christo decus, 
Spirítui Sancto, 
tribus honor unus. Amen.
Salve, del mar Estrella, 
de Dios Madre venerable 
y siempre Virgen, 
feliz puerta del Cielo. 
Recibiste aquél Ave 
de boca de Gabriel: 
afiánzanos en paz 
cambiando el nombre de Eva. 
Suelta las cadenas de los reos, 
da luz a los ciegos, 
líbranos de nuestros males, 
alcánzanos todos los bienes. 
Muestra que eres nuestra Madre 
que reciba de Ti nuestras preces 
el que por nosotros nació 
y quiso ser Hijo tuyo. 
Virgen singular, 
entre todas humilde. 
Haz que, limpios de culpa, 
seamos humildes y castos. 
Danos una vida pura, 
prepáranos un camino seguro. 
para que, viendo a Jesús, 
siempre nos alegremos. 
Alabanza a Dios Padre, 
la suma honra a Cristo 
y al Espíritu Santo: 
a los Tres un mismo honor. Amén.