Quienes eran los Sabios de Sión Quienes eran los Sabios de Sión
   
 

CIUDADANOS ALERTA

   

INICIO

ÍNDICE

MEMORIA

OPINE

NOTICIAS

MAPA DEL SITIO

¿QUIENES ERAN
LOS SABIOS DE SIÓN?

"Si los protocolos no son auténticos, entonces son verídicos".

Julius Evola

 

..
.

   Hasta ahora hemos venido denunciando los planes de conquista mundial siendo fieles con los documentos que llegaron hasta nosotros, y que fueron distribuidos en distintos sitios para prevenir a todos los países del mundo sobre estas acciones desintegradoras y atentadoras de cualquier orden nacional estable. Sabemos que los protocolos fueron realizados por un grupo de personas a los cuales conocemos como los Sabios de Sión. Pero, ¿sabemos realmente quiénes eran estas personas?

   Esta pregunta esconde un verdadero misterio. Tanto se ha hablado de los Sabios de Sión como que son el cerebro de todo un plan de dominio mundial, que tal vez no haya quien no sienta un poco de pánico al sólo mencionar su nombre.

   La primera pista la encontramos en la firma de este aterrador documento: "Los representantes de Sión del Grado 33º", algo que relaciona la simbología masónica con la judía. ¿Qué siniestro secreto se encuentra tras esta firma? Los "Sabios de Sión", llamados también "Ancianos de Sión", parecen ser judíos del máximo rango que viven en el más absoluto anonimato y actúan sólo a través de sus representantes, como Herzl, Nordau o Ginsberg, proporcionándole el plan de los protocolos a este último para que se los presentara al judaísmo.

   El contacto personal con ellos es casi imposible, aún para la tremenda mayoría de los más poderosos judíos del mundo. Representan, además, la extraña estructura en que aún en nuestros modernos tiempos permanece organizado el judaísmo, de acuerdo a jerarquización milenaria y a un misticismo ordenado de manera fiel a sus tiempos remotos.

   Los Sabios de Sión son seres oscuros, de paradero desconocido, especialmente preparados para definir constantemente los cursos del judaísmo sionista y que, al final de cuentas, controlan el orden del mundo a través de todas las organizaciones judías y masónicas que los siguen y les complacen. Sabemos hasta hoy que los Sabios de Sión se componen de unos 300 integrantes y tienen un impresionante poder acumulado dentro de su autoridad y van siendo renovados a su muerte por continuadores de la misma preparación y poderío, en una constancia de no sabemos cuantos años de antigüedad. El sionismo mundial está al servicio de estos 300 "papas" judíos, anónimos e inalcanzables.

   Si alguien cree que estas alusiones a 300 ancianos escondidos bajo la tierra son falsas especulaciones, recordemos las palabras del judío Walter Rathenau, que al igual que otros judíos como Mark Twain y quizás Paul Rée, que se rebeló contra sus congéneres. Rathenau admitía en 1909 la existencia de los Sabios de Sión con estas palabras:

   "Solo trescientos hombres, cada uno de los cuales conoce a todos los demás, gobiernan el destino de Europa. Eligen a sus sucesores entre los que les rodean. Estos judíos tienen medios para terminar con cualquier estado que ellos no consideren razonable..."

   El que nosotros poseamos este tipo de datos, representa un problema para los intereses judeomasónicos, ya que al ir recopilando datos de este tipo, llegará el momento en que descubriremos los cerebros realizadores de este plan.
Entre sus representantes exclusivos, no se puede dejar de mencionar la logia masónica B'nai B'rith (Hijos de la Alianza), una de las mas influyentes en las cuestiones políticas mundiales. Esta logia es el punto de contacto entre masones y judíos.

   "¿Quién podría destronar un poder escondido?. Nuestra fuerza es invisible. La logia masónica sirve para encubrir nuestros designios. El uso que hagamos de este poder, al igual que el emplazamiento de nuestros cuarteles generales, siempre será ignorado del público."

PROTOCOLO IV

   En futuras publicaciones continuaremos en el intento de seguir recolectando datos que nos permitan establecer algo más sobre estos especuladores mundiales.

VOLVER A ÍNDICE DE "EL PROBLEMA JUDÍO

.

kkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

.
.
 
1