::::: SINTESIS DE LA DANZA ::::::



 

LA DANZA


estandarte

Estandarte de la fraternidad

La danza de los C'kalcheños surge en la segunda sección de la provincia Nor Chichas del Departamento de Potosí y consiste en el agradecimiento a las deidades andinas por los frutos de la tierra que permite preservar la comunidad.
Con sus cestos de frutas en la espalda se demuestra la riqueza agrícola de la zona y con pasos cansinos y el deslizamiento de un lado a otro se confirma la seguridad alimentaria que otorga la Pachamama a quienes son parte de esta región quechua. Los varones visten el calzón de la tierra, una prensa ancha y corta y una camisa negra que se denomina “almilla” en tanto que las mujeres llevan el vestido largo y negro que también se llama “almilla” a cuyos bordes se agregan abundantes bordados de bellos colores y sobre el mismo va el “ajsu” que se ajusta a la cintura con una faja denominada “chumpy”.
Es otra de las expresiones culturales destinadas a resaltar el rol de la naturaleza en la vida de la comunidad y el agradecimiento por los dones que llegan luego de largas jornadas de trabajo agrícola.


LA VESTIMENTA

vestimenta masculina

Traje masculino de la danza


Aunque sencillo, el traje del c'kalcheño es uno de los más bellos de las comunidades potosinas.
El pantalón esta confeccionado de bayeta blanca de forma ancha para dar más comodidad al que lo utiliza.
El hunco, que viene a ser la camisa, tiene un singular aspecto puesto que los bordados en diferentes colores lo llevan en los bordes y en la parte de antebrazo. Esta prenda de vestir necesariamente tiene que ser negra, color de la tierra. El cinturón es ancho y está hecho de cuero de vaca. Fue diseñado exclusivamente para dos funciones: sujetar el pantalón y guardar dinero.
La chalina es utilizada para cubrir el cuello y está elaborado con hilos de lana de vicuña o alpaca y se caracteriza especialmente con diferentes bordados en las puntas con diferentes colores que le dan un matiz distinto.
En cuanto al poncho, los calcheños lo utilizan de tres colores: el blanco, guindo (panti) y el negro (luto), los mismos que son utilizados en el cotidiano vivir.
Los colores tienen su significado y esto se ve en los sombreros: el blanco es para uso diario y el naranja para las fiestas. No existe diferenciación de sexo en el uso de esta prenda.


vestimenta femenina

Vestimenta femenina en la danza

El traje de las mujeres es probablemente el más hermoso en cuanto a arte textil se refiere.
El vestido o almilla se utiliza para las grandes fiestas. Las mangas son anchas y están bordadas con hilos multicolores. El rebozo o manta es de forma triangular y también lleva bordados multicolores con tonos llamativos como el rojo, verde y morado.
El encaje es la variante que surgió después del coloniaje, cuando ingresaron varias telas a Potosí y dieron la oportunidad a los indígenas de crear una fisonomía más elegante en la ropa de la c'kalcheña para hacer juego con el aguayo.
En el vestido se utiliza la faja o chumpi que sirve para ceñir la cintura de la mujer.
Los complementos esenciales de la ropa de la mujer son los topos o prendedores que sirven para sujetar el rebozo o la llijlla. Estos broches están forjados en plata.




HISTORIA DE LA FRATERNIDAD C'KALCHEÑOS PICHINCHA

primera participación
1984: La primera fraternidad de C'kalcheños. Al centro está José Toro Pacheco.

En 1982, una fraternidad de trabajadores y empleador del Complejo Polimetalúrgico de Karachipampa participó en el Carnaval de Oruro con la danza “C'kalcheños”.
Cuando la radio Indoamérica convocó a la entrada folklórica de San Bartolomé o de los Ch’utillos en 1984, dos de los integrantes de esa desaparecida fraternidad, José Toro Pacheco (maestro, abogado y periodista deportivo) y Adolfo Calle (quien hacía trucos de faquirismo con el nombre artístico de “Abonca”) entusiasmaron a dos profesores del Colegio Nacional Pichincha, Enrique Trujillo y Félix Gutiérrez, con la idea de enseñar la danza de C'kalcheños a los estudiantes. Desde entonces, los calcheños del Pichincha participan año tras año en la festividad de los Ch’utillos y, cabe recalcar que siempre están entre los principales animadores de las entradas folklóricas.
En 1984, la fraternidad se presentó con 50 danzarines varones pero actualmente tiene más de 350 y muchas son señoritas de diferentes establecimientos educativos. A ellos se suman también los ex alumnos que conformaron su propia fraternidad de c'kalcheños.
Esta agrupación ganó el primer lugar de la festividad en cuatro ocasiones y obtuvieron el segundo en cinco años consecutivos.




1