Pozo Salado


 
 
 


Comarca Viedma - Patagones - Patagonia Argentina

 

   
 

Pozo Salado

La reserva de Pozo Salado, distante a 110 km. De Viedma, se caracteriza por sus tranquilas playas de arena y sus cristalinas agua, además de ser un lugar privilegiado para la pesca y la recolección de mejillones.

Fue declarada reserva ecológica en 1984 tras una serie de denuncias que alertaban sobre la matanza de lobos marinos pertenecientes al apostadero que se encuentra a pocos metros de la playa. Esta área está constituido por un sector continental de 2.690ha. y el marítimo de casi 3.000ha.

En ese prodigioso paisaje abundan lobos marinos de una especie declarada en peligro de extinción que pertenecen al apostadero ubicado a 4km. de Punta Mejillón (en inmediaciones del caserío denominado "Pozo Salado").

La categoría de conservación fue definida como Reserva de Usos Múltiples, donde se pueden observar su fauna autóctona de cisnes de cuello negro, flamencos rosados, chorlitos y palomas antárticas mientras que en el interior de la caleta es posible encontrar flamencos.

Bivalvos, púlpitos, lisas, robalos, pejerreyes, pez gallo, salmones, meros, mejillones, cholgas, vieiras, almejas, cangrejos y otras especies integran el pequeño mundo marino de la caleta.

En el área continental, y haciendo finas para convivir con el hombre, existen guanacos, liebres, maras, ñandúes algunas de estos animales considerados especies protegidas.

Durante todo el año se cuenta con la presencia de un guarda fauna quien tiene el control de las actividades extractivas y la protección de la fauna marina, costera y terrestre.

Es una zona de canales de marea que ocupa la parte central de la caleta, bordeada por playas de finas arenas y médanos. La entrada y salida de las aguas se produce por dos canales principales de profundidad variable. Cuando la marea esta baja se puede apreciar una extensa zona de espartillar, una especie típica de las Zonas de marismas. Enmarcando la zona se encuentran médanos fijos y vivos de altura variables.

En esta Caleta, los buceadores pueden buscar los restos del Mary Jane, hundido a fines del siglo pasado, así como desarrollar diversas actividades asociadas con la extracción de bivalvos y moluscos. Es una zona ideal para la pesca del pejerrey, róbalos, lisas y lenguados entre otras variedades.

Copyright 2007 La tapa web

1