El Huáscar


EL GLORIOSO "HUASCAR"

 



El Vapor de torreta "Huáscar" en su aspecto original en 1866 y con el velamen desplegado

 

El barco de guerra más famoso durante la guerra del guano y del salitre de 1879 fue el portentoso Blindado Ligero de mar modelo Ericsson, tipo Monitor, "Huáscar", la Capitana del Perú, buque que fue la obra maestra del Capitán inglés Cowper P. Coles, padre de los monitores, quien elaboró su diseño en 1864, se construye, al mismo tiempo que la fragata blindada "Independencia", a fines de 1864 en los astilleros ingleses de la empresa Cammell-Laird Iron Works (antiguamente llamada Casa Laird & Brothers) de Birkenhead, Liverpool, a cargo del Capitán de Navío A.P. José María Salcedo (marino chileno al servicio del gobierno peruano), y por encargo del gobierno que presidió el General Juan Antonio Pezet. Fue adquirido en 81,247 Libras Esterlinas. "Este hermoso monitor tenía aparejo de bergantín y con los falcos colgantes apenas ofrecía blanco de 4 pies sobre la superficie del agua". El Monitor se caracterizaba por su poco calado (estrechez) y por desplazarse casi sumergido, lo que lo hacía poco visible.



El buque blindado tipo monitor con aparejo de bergantín "Huáscar" en 1866

El 12 de Agosto de 1864 el Capitán de Navío A.P. José María Salcedo firmó un contrato con la Casa Laird & Brothers, de Birkenhead, Liverpool, por un blindado con aparejo de bergantín, según el diseño de uno de los más grandes arquitectos navales, el británico Cowper P. Coles. Dicho buque, que reunía algunas de las mejores características navales de aquella difícil época, en la que las nuevas técnicas habían revolucionado la guerra en el mar, dando inicio a lo que se conoce como la época de la incertidumbre naval, sería el "Huáscar", cuyo servicio estaría íntimamente ligado a la gloria del futuro Almirante Miguel Grau. Las maquinarias serían provistas por Penn e Hijos, mientras que la artillería estaría a cargo de Armstrong y Cía., Firmas ambas prestigiadas ante la Marina de Guerra Real británica. El precio pactado era de 71,000 Libras Esterlinas, suma que fue pagada en cinco armadas, conforme el avance de la obra, que quedó concluida en Diciembre de 1865. A esa cifra hubo que agregar, lo correspondiente al armamento y otros gastos de equipamiento, que sumaron casi 20,000 Libras mas a la cuenta general. El "Huáscar": "Desplazaba 1,130 toneladas con una hélice con máquina única de 300 caballos de fuerza y un andar de 12 nudos por hora (12 millas por hora); medía 200 pies de eslora, 35 de manga, y 20 de puntal (200 pies en su mayor largo, 35 pies de ancho y 20 de profundidad), poseía un temible espolón de acero a proa; estaba defendido por un blindaje de hierro de 5 ½ pulgadas al centro que disminuía hasta 2 ½ en los extremos; e interiormente estaban separados sus compartimientos por divisiones a prueba de agua, que aislaban la sala de máquinas, la torre y otras partes vitales. Sobre la cubierta tenía una artillería compuesta por una torreta giratoria de forma cilíndrica -eso que conocemos como colisa acorazada- llamada monitor y diseñada por Cowper Coles, armada con dos cañones rayados giratorios "Armstrong" de 10 pulgadas, de lento sistema de avancarga, cuyo peso unitario era de 12 ½ toneladas y que disparaban -a ambos lados sin que el buque cambie de rumbo- proyectiles de 300 libras; tres cañones "Armstrong" pequeños -dos de 40 libras y uno de 12 libras- colocados uno en estribor, uno en babor y uno en la popa, y una ametralladora "Gatling" calibre 44 en la cofa del palo mayor; sus cañones tienen limitaciones en el campo de tiro debido a que el castillo estorba las maniobras de su batería. Además tenía doble fondo, debajo de las máquinas y la torre extendido hasta el entrepuente, dos timones a proa y a popa, respectivamente; y en el cuartel de provisiones un amplio espacio para los pertrechos y los víveres. El aparejo era de bergantín con el trinquete en forma de trípode, según patente del Capitán Cowper P. Coles de la Marina de Guerra Real inglesa para facilitar el movimiento y manejo de los cañones en la torreta".

EL "Huáscar" zarpó de Liverpool el 17-I-1866; unióse en Brest con la fragata blindada "Independencia"; ambos hicieron dos presas españolas en las afueras de Río de Janeiro (V-1866); atravesaron airosamente el estrecho de Magallanes (24 y 25-V-1866); se unieron con la fragata "América" y otras naves destinadas a buscar a la escuadra española derrotada en el combate del 2 de Mayo de 1866 en el Callao; y finalmente pusieron proa al Callao para incorporarse a la flota comandada por el Capitán de Navío A.P. Manuel Villar. A la comandancia del "Huáscar" fue destinado Don Miguel Grau Seminario (4-XI-1868) cuyo destino se identificó desde entonces con el del famoso monitor; pues, salvo el período en que hubo de incorporarse a la función legislativa como diputado por Paita (1876-1878), Miguel Grau permaneció a bordo de aquella nave hasta su heroico sacrificio en la batalla naval de Angamos (8-X-1879).

 



El "Huáscar" símbolo de la gloria naval del Perú, pintura hecha por el pintor peruano Fernando Saldías

 

EL "HUÁSCAR" EN EL COMBATE DE PACOCHA:

El 6-V-1877 Partidarios del caudillo Don Nicolás de Piérola, quien se había alzado en contra del gobierno del presidente Mariano Ignacio Prado, sublevan en el Callao al "Huáscar" para su causa revolucionaria. Prado reaccionó declarando al buque fuera de la ley y ofreciendo recompensa a quien lo capturase o destruyese. Al mando del Capitán de Navío A.P. Luís Germán Astete, el "Huáscar" se hizo a la mar dirigiéndose al Sur para embarcar al caudillo. En dicha travesía se detuvo a varios buques británicos, quebrantando la ley internacional. Esto último motivó al Contralmirante Algernon M. Frederick Rous de Horsey, comandante en jefe de la Estación Naval Británica en el Pacífico, a intervenir en el asunto. Con su División naval, compuesta por dos buques de guerra ingleses, buscó al blindado tipo monitor "Huáscar" y lo encontró el 29-V-1877, frente a Pacocha. Declarado pirata el "Huáscar" fue intimado para que se rindiera, por el Contralmirante Algernon M. de Horsey, Piérola no se somete ante la prepotencia imperialista inglesa y decide presentar batalla a los buques ingleses. La respuesta de Piérola fue abrir fuego sobre las naves inglesas del Contralmirante De Horsey. Piérola pronunció una proclama patriótica: "este pabellón que es el pabellón de nuestra patria, solo podrá ser arriado cuando no quede a bordo de esta nave un solo hombre para sostenerlo... ". Así pues el 29-V-1877, el blindado tipo monitor "Huáscar" de 1,130 toneladas, descendiente del USS "Monitor" y único sobreviviente de una fracasada generación de buques de guerra, al mando del Capitán de Navío A.P. Luís Germán Astete, quien se rehusó a rendir su nave y se preparó para combatir afirmando el pabellón peruano, se bate con notable destreza en memorable combate en aguas de Pacocha, contra dos buques ingleses sin blindaje: la fragata H.M.S. "Shah" de 6,000 toneladas de desplazamiento y la corbeta H.M.S. "Amethyst" de 2,000 toneladas. La acción se llevó a cabo durante varias horas, en que los buques británicos pese a su gran ventaja artillera no pudieron rendir al blindado tipo monitor, que respondió el fuego y maniobró con una habilidad, evadiendo no sólo los disparos enemigos, sino también un torpedo autopropulsado que los británicos hicieron uso por primera vez en la historia del torpedo. Habiendo fracasado en su intento, las naves británicas se retiraron del escenario.

Desde el punto de vista de la guerra naval la acción de Pacocha tiene caracteres de gran trascendencia dada la calidad de los buques ingleses participantes, grandes cañones, torpedos, granadas perforantes y las entrenadas tripulaciones de la primera marina del mundo... se vieron superados por el blindado tipo monitor peruano que fondea en Iquique tras deponer la soberbia del Almirante Algernon M. de Horsey Comandante en Jefe de las fuerzas navales de su majestad británica en el Pacífico.

 



Aspecto del "Huáscar" en aguas peruanas, luego de ser comprado durante el gobierno del General Juan Antonio Pezet

 

EL "HUÁSCAR" EN LA GUERRA DEL GUANO Y DEL SALITRE DE 1879:

Con el propósito protervo de apoderarse de la riqueza salitrera peruana Chile decide continuar en territorio peruano la guerra de rapiña que inició el 14-II-1879 con la conquista del litoral boliviano hecha por su ejército y marina, para esto Chile declaró la guerra al Perú, el dominio del mar sería decisivo en la guerra del guano y del salitre. En reunión secreta en Palacio de Gobierno, respecto a la potencialidad ofensiva y poder de fuego del "Huáscar", su Comandante el Capitán de Navío A.P. Don Miguel Grau expuso lo siguiente:"Señores, es preciso que no nos formemos ilusiones; el "Huáscar" es sin duda un buque muy fuerte, pero nunca podrá contrarrestar a uno sólo de los blindados chilenos. No tenemos proyectiles acerados que son los únicos capaces de perforar los blindajes del "Cochrane" y el "Blanco Encalada" y no es de ignorar el detalle de que esas naves tienen doble hélice, lo que les permite ejecutar movimientos hacia los lados con suma rapidez y sin perder su posición, las nuestras solo tienen una... A pesar de todo, el "Huáscar", si llegase el caso, cumplirá con su deber, aún cuando tuviera la seguridad de su sacrificio".

 



El buque blindado tipo monitor "Huáscar", según foto tomada antes de entrar en la guerra

 



El buque blindado tipo monitor "Huáscar". Grau hizo modificaciones en el barco en junio de 1879. Se le quitó al monitor el palo trinquete que entorpecía el empleo de la torreta hacia la proa, con el fin de acelerar su marcha

 

El 21-V-1879 el "Huáscar" comandado por el Capitán de Navío A.P. Don Miguel Grau Seminario hunde, en el combate naval de Iquique, a la corbeta chilena "Esmeralda" una de las tres naves que bloqueaban el puerto peruano de Iquique.

El "Huáscar" llegó a Antofagasta y de allí regresó al Callao, sin eludir la persecución de los buques chilenos.

El "Huáscar" se hizo de nuevo a la mar en el Callao, rumbo al sur, el 6-VII-1879. El "Huáscar" siguió causando averías a la armada chilena, durante cuatro meses burló y mantuvo en jaque a los chilenos, realizando actos de extraordinaria audacia: Bombardeo de Antofagasta; captura del transporte "Rímac" que traía a bordo al Regimiento de Caballería de Línea "Carabineros de Yungay", fuerte de 245 plazas; ruptura del bloqueo de Iquique y algunos combates con los buques de la escuadra chilena. La captura del "Rímac" fue el golpe mas duro que el "Huáscar" asestó a los chilenos pues ellos perdieron 258 hombres, 215 caballos, carbón, armamento, proyectiles y otros pertrechos, el golpe psicológico fue de tal magnitud que el presidente chileno Aníbal Pinto en una nota enviada al director de guerra Rafael Sotomayor le expresó lo siguiente: "La interpelación del senado y las escenas vergonzosas acaecidas con motivo de la pérdida del "Rímac", me han dejado la convicción de que nunca debimos comprometernos en la guerra", este hecho irritó a los chilenos, los que decidieron darle caza al "Huáscar", para cuyo fin fue movilizada toda la escuadra chilena, en vista de que los buques chilenos por si mismos eran incapaces de capturarlo.

 



El glorioso monitor "Huáscar", comandado por Grau, llevó a cabo una brillante oposición contra el agresor chileno, la ilustración muestra un dibujo al carbón del buque, probablemente hecho después de Junio de 1879.

 



El "Huáscar", blindado ligero de mar fabricado en Inglaterra el Perú lo compró en 1864 y al año siguiente el presidente Juan Antonio Pezet le da el nombre del Inca cusqueño. Es el "Huáscar" resistente, veloz y dentro de sus características de monitor el blanco que expone es limitado. En esta pintura se le ve navegando majestuosamente en alta mar, óleo hecho por el artista Guillermo Spiers y existente en el Museo Naval del Perú

 

Respecto a las correrías del "Huáscar" el historiador chileno Benjamín Vicuña Mackena escribe el siguiente testimonio: "Las frecuentes, atrevidas y sobre todo impunes excursiones del "Huáscar" en las costas de Chile comenzaban a producir en el ánimo del país un sentimiento de rubor parecido al de la estupefacción, y en el cerebro de sus mandatarios una emoción semejante al vértigo. Era imposible someterse por mas largo tiempo a aquella perenne vergüenza y soportar que un buque mal marinero y tres veces menos guerrero que cualquiera de nuestros blindados, viniese a manera de capricho o de mofa a retarnos en nuestros propios puertos".

Jacinto López, Historiador venezolano, escribió acerca del "Huáscar": "Mientras este solo buque peruano, el "Huáscar" subsistiese; mientras el "Huáscar" estuviera en el mar, mientras Grau estuviera en el "Huáscar", Chile no desembarcaría un solo soldado en territorio peruano y las hordas de la conquista se pudrirían en Valparaíso y Antofagasta en la larga espera del desenlace de la guerra del "Huáscar" contra toda la escuadra chilena. Este es un hecho sin precedente en la historia de las guerras navales del mundo entero, el "Huáscar" prestó servicios incomparables. El solo hizo la guerra naval. El solo protegió al Perú contra la invasión. El solo hizo la obra de una escuadra. Este es el interés y la lección de esta historia. Esta es una epopeya como la de la independencia. Este es el pedestal de Grau y la gloria del Perú. Este es el milagro de la guerra naval en la guerra del pacífico". Nueva York, Diciembre 1930. "Historia de la guerra del guano y el salitre".

De los 76 proyectiles perforantes Palliser disparados por las fragatas blindadas chilenas, 24 impactaron dañando seriamente al buque, Las flechas señalan las direcciones de los disparos que impactaron en el Huáscar
El combate de Angamos ha sido el primer encuentro entre buques blindados modernos. Fue también la primera vez que fueron utilizadas en combate naval las granadas tipo "Palliser". De los 76 proyectiles perforantes "Palliser" disparados por las fragatas blindadas chilenas, 24 impactaron dañando seriamente al buque, Las flechas señalan las direcciones de los disparos que impactaron en el "Huáscar", los principales disparos que recibió el buque impactaron en la Proa, Torre de artillería giratoria, Torre de mando, escotilla de la máquina, cañón de 40 libras, cañón de 30 libras, Cámara de Oficiales (2da. cubierta), Compás, Cámara del Comandante (2da. cubierta), Chimenea, Palo Mayor, cañón de 40 libras (popa) y la Popa.

El 8-X-1879, el "Huáscar" fue avistado por el enemigo, a la altura del puerto boliviano de Mejillones. Siendo inevitable el encuentro, presentó, en Punta Angamos, combate a toda la escuadra chilena, compuesta por: las fragatas blindadas "Almirante Cochrane" y "Blanco Encalada", la corbeta "O'Higgins", la goleta "Virjen de Covadonga", el transporte armado "Loa" y el vapor "Matías Cousiño". El combate empezó a las 09.18 a.m., a las 09.35 a.m. una granada disparada por el "Cochrane" impactó en la torre de mando del "Huáscar" estallando dentro y matando a su Comandante el Contralmirante Grau quien fue despedazado por el proyectil. El "Huáscar" resistió con valentía y titánicamente durante tres horas el duro cañoneo de buques enormemente superiores respondiendo con sus cañones de menor alcance. El "Huáscar" no arrió bandera y solo cayó en poder de los chilenos cuando estaba casi desmantelado y cuando su último Jefe había ordenado la apertura de las válvulas para hundir el buque al ver que el blindado tipo monitor se había incendiado y desmontado uno de sus cañones.

El "Huáscar" jamás arrió su bandera, sobre esto aquí está el testimonio del Teniente 1º AP Pedro Garezón, ultimo Comandante del "Huáscar", que muy gallardamente hizo constar al Oficial del "Cochrane" Teniente 1º ACH Policarpo Toro el estado del pabellón para que supiese que no había sido arriado, en los siguientes términos : "Que conste que el pabellón no ha sido arriado y se encuentra en la cubierta junto con el pico por haberse roto la driza que lo sostenía" a lo que el Teniente Toro solo se limitó a responder : "Ustedes también nos cortaron 3 veces la driza del pabellón de la "Magallanes" en el segundo combate de Iquique". Demostrándose de esta manera que el "Huáscar" jamás arrió su bandera en señal de rendición y demoliendo con argumentos sólidos lo dicho por los chilenos falsificadores de la historia. Además, "de ser así, no se explicaría el que las válvulas hubieran estado abiertas y los maquinistas sido obligados a cerrarlas para evitar su hundimiento. Si se querían rendir, tal conducta resultaba ilógica".

Así terminó la vida de un peruano inmortal en su gloria, y quedo trunca la legendaria trayectoria de un hermoso buque, obra del ingenio humano, cuyo escenario de sus hazañas fue el ancho y peruano mar.

El gallardo "Huáscar" fue, según el notable Historiador peruano Jorge Basadre, "no solo el mejor barco de la Marina de Guerra del Perú, sino la espada única y el solo escudo del Perú, que detuvo la invasión durante seis largos meses", el "Huáscar" fue para el enemigo "el terror de los mares, el fantasma de sus costas, la eterna pesadilla".

ASOMBRO MUNDIAL:



El gallardo buque blindado tipo monitor "Huáscar", pabellón peruano en los mares del sur, sus hazañas asombraron al mundo

La prensa inglesa decía por aquellos días de 1879 en "The Standard" del 28 de Agosto "Es posible que algunos de los hechos atribuídos al "Huáscar" sean exagerados, pero es evidente que el Capitán Grau es un marino muy bravo y muy hábil. Su atrevimiento en atacar fuerzas superiores y viveza para pasar, por decirlo así, entre los dedos del enemigo, son muy excepcionales, y luego cuando se escriba la historia de la guerra, se verá que los hechos verificados por el "Huáscar" serán lecciones de mucho valor". "Le Matin" de París se ocupó cuando la pérdida del "Huáscar" de este modo: "El "Huáscar" representa en la historia naval del Perú un caso único, por su gesto gallardo y heroico. Estuvo comandado por el Almirante Grau que dejó con su muerte un futuro igual al que dejó el Almirante Nelson en la batalla de Trafalgar".

Luego del combate de Angamos, otros dos diarios extranjeros publicaron las siguientes noticias con fecha 10 de octubre de 1879: El Times de Londres: "El Huáscar es un barco histórico, que figura en todos los combates navales en el curso de la guerra; ha bombardeado las poblaciones de los chilenos (solamente aquellas fortificadas), perseguido y capturado sus buques transportes y ha sido por varios meses el terror de la costa chilena. Al mando de un hábil y valiente oficial y tripulado por hombres excelentes, el Huáscar ha sido siempre un formidable adversario". El Heraldo de Nueva York: "No se necesita haber estado del lado del Perú en la desgraciada guerra de Sudamérica, para lamentar que el gallardo Huáscar haya sido capturado por los chilenos. Algo que parecía buena suerte, pero que probablemente no era sino competencia en su manejo, ha colocado repentinamente a este buque entre los más famosos que han surcado aguas americanas. Ninguna empresa era demasiado grande ni demasiado pequeña para él. Que mantenga su antigua reputación ahora que se halla en otras manos es muy dudoso, porque comandantes tan hábiles como Grau no hay muchos". El 14 de octubre, el representante del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica en el Perú, Isaac Christiancy, emitió al Secretario de Estado de su país un informe sobre el combate de Angamos en los siguientes términos: "Esta pequeña nave bajo la inteligente dirección del almirante Grau tuvo por cerca de cinco meses no solamente estorbada sino completamente paralizada a toda la flota chilena, incluyendo dos enormes acorazados, y mantuvo abierta la comunicación por mar para los transportes peruanos desde el norte del Perú hacia Arica... La desaparición de ese buque cambia por completo el aspecto de la guerra y da a los chilenos el control del mar... El gobierno peruano esta haciendo máximos esfuerzos para compensar la pérdida del Huáscar y procura adquirir otras eficientes naves, pero será difícil encontrar al hombre que ocupe el puesto de Grau, hombres tales no son a menudo hallados en ninguna parte...". Tanto lo escrito por El Heraldo de Nueva York como lo escrito por el representante del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica en el Perú, Isaac Christiancy, tenían el carácter de premonitorio porque en el terreno de los hechos el "Huáscar" en manos chilenas jamás repetiría sus momentos de honor y gloria.

Cuando Theodore Roosevelt, ex-Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica (1901-1909), visitó a la Armada Chilena en Noviembre de 1913, estando a bordo del Crucero O’Higgins y ante el almirantazgo chileno expresó: "Necesito hacer una peregrinación para visitar el monitor "Huáscar", el mas famoso y recordado blindado que haya existido y en el cual se ejecutaron los actos de heroísmo mayores que jamás se han hecho en otro blindado de cualquier nación del mundo.", obviamente que Roosevelt se refería al "Huáscar" peruano y no al "Huáscar" manejado, sin pericia marinera y sin respetar el código de honor naval, por los chilenos.

LA DESAFORTUNADA ACCION DEL "HUÁSCAR" EN LA ESCUADRA CHILENA:

Luego de su captura los chilenos deciden someter al "Huáscar" a una serie de reparaciones a fin de que su escuadra cuente con un nuevo elemento de poder.

Pero lo que no sabían los chilenos era que jamás podrían imprimir en el "Huáscar" aquella impronta que, como huella indeleble, le dejara su anterior Comandante el Contralmirante Don Miguel Grau.

El 27-II-1880 durante el bombardeo del puerto peruano de Arica por la escuadra chilena el "Huáscar" con bandera chilena se enfrenta al monitor "Manco Cápac" que por su escaso andar era la batería flotante que protegía al puerto. El "Manco Cápac" dispara con sus cañones lisos de avancarga modelo DAHLGREEN de 15 pulgadas proyectiles de 500 libras al "Huáscar" causándole no solo severos estragos sino la muerte del capitán chileno Thomson obligando a los chilenos a batirse en retirada.

Y es que el "Huáscar" sin la hábil dirección de su competente Comandante el Contralmirante Don Miguel Grau ya no era el mismo, Grau era el espíritu que daba vida y fuerza al Huáscar haciéndolo poderoso e invencible y convirtiéndolo, cual brioso corcel, en dueño y señor de los mares del sur, bastó pues un viejo y ruinoso monitor fluvial para poner fuera de combate al "Huáscar" manejado por los chilenos.

Bajo bandera chilena el "Huáscar" fue usado, durante el resto de la guerra del guano y del salitre, para acciones inaceptables en el código de honor naval, como bombardeo a poblaciones civiles y saqueo de pueblos indefensos. Participa sin gloria en el bloqueo del Callao. Formó parte de la Escuadra Chilena hasta 1897, fecha en que quedó de baja en Talcahuano por la explosión de una caldera. Se le restauró como reliquia histórica en 1934. En 1951 y 1970 fue sometido a extensas reparaciones y se le restauró a su "condición original". Se le conserva actualmente como reliquia histórica en el puerto de Talcahuano, rindiéndose homenaje permanente a los héroes peruanos que murieron en su cubierta en cumplimiento de su deber.

 


Vista del Huáscar, pintado de gris y amarillo, en la base naval chilena de Talcahuano. En 1935 fue pintado así y se le instalan dos cañones de saludo

 

REPOSO EN TALCAHUANO:

Talcahuano, ubicado a 531 kilómetros al sur de Santiago, la base naval que sirve de refugio al monitor es desde hace más de medio siglo la prefabricada sede de un buque de guerra que, visto de cerca, es y no es el Huáscar. Fondeado a 50 mts. del muelle, hoy es una suntuosa pieza, "casi idéntica" a cuando salió de sus astilleros ingleses en 1866 pero distante en su fisonomía de aquella que se batió en Angamos. Promocionado como reliquia histórica, museo naval o trofeo de guerra, el Huáscar difícilmente puede ser las tres cosas a la vez. Al ser capturada, la nave fue sometida a numerosas reparaciones para ser utilizada en el conflicto. En 1882 le fueron cambiadas calderas y cañones y, en 1884, es nuevamente modificada. Hoy es un "trofeo" reformado de manera substancial, reutilizado por más de cinco décadas en la armada chilena y repintado con unos vivos colores de exposición que no consiguen plasmar en el visitante la atmósfera en la que Grau y otros valientes marinos peruanos entregaron su vida. Del Caballero de los Mares sólo queda allí el merecido recuerdo, no la sensación presente.


Vista del Huáscar, en su estado actual, en la base naval chilena de Talcahuano

Dos características permitían la identificación del monitor, tanto a los peruanos como a los chilenos: Su exterior pintado de plomo y el trípode de un cronómetro magiscal que, ubicado en la popa, presentaba a lo lejos el aspecto de un mastelero truncado.

La primitiva torre de artillería ha sido modificada totalmente. No se ven ahora los cañones que digitó Grau; otros, muy distintos, los han reemplazado. La torre de mando que ocupara el Almirante Grau tampoco existe. Al palo mayor se le ha amputado el aparejo y en la cubierta se ha añadido una conformación del todo diferente.

El "Huáscar" que Grau comprometió con la historia, el monitor viviente, el del Almirante Grau y de sus hombres sin miedo y sin tacha, son, hoy, solo residentes de la gloria, el heroísmo. Un heroísmo al modo de los mitos helénicos.

En la visión del tiempo seguirá destacándose el "Huáscar" y sus inmortales tripulantes peruanos con su viril respuesta a la adversidad, con sus calderas encendidas, navegando eternamente, sosteniendo al tope la gloriosa bandera del Perú.

 

Vista del Huáscar, en su actual estado, en la base naval chilena de Talcahuano. Para los peruanos el Huáscar ha pasado a ser una abstracción desde el lejano, pero muy presente, 8 de octubre de 1879, día en que el Monitor partió de aguas peruanas para anclar en la Base Naval chilena de Talcahuano. "Los cambios que el buque ha sufrido tras su captura son tantos, que es como si fuese un buque distinto".

 

Enlaces Favoritos
 

Mas sobre el "Huáscar"
Algunas Ilustraciones del legendario Blindado peruano

Caracteristicas del Huáscar
Descripción e infografías del blindado peruano


¿Era el Huáscar un monitor?
Articulo tomado del sitio web: www.warbook2000.com


1