Otra vuelta a la rueca

Selección de Información Referativa y Factográfica
Servicio personalizado de Auto-Hermes
 

Links con información para amigos y conocidos

Actualmente se distribuye a periodistas, especialistas en Información y Comunicación, órganos de prensa, ONG y personal dedicado a la toma de decisiones, en Argelia, Argentina, Bélgica, Bielorrusia, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos de América, Francia, Italia, Kazajstán, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela y Vietnam

ESTE BOLETÍN INFORMATIVO HA SIDO ELABORADO exclusivamente para mis amigos y conocidos en la Red 
*********
Si su dirección electrónica ha sido incluida en mi base de datos, es por haberme llegado a través de un correo electrónico enviado por usted o por otro amigo o persona que ya lo recibía. Si considera que este correo no ha sido solicitado por favor comuníquelo a: autohermes03@yahoo.com indicando en el asunto (subject): Retirar de la lista.

 


Soledad Cruz

 

Otra vuelta a la rueca 
Soledad Cruz

Dos sucesos marcan los albores del Siglo XXI cubano: las palabras de Fidel en la Universidad de La Habana en el otoño del 2005 y las de Raúl en este caluroso verano, el 26 de julio del 2007.

Las primeras preguntaron sobre lo impensable: la posible reversibilidad de la revolución y señalaron los males que podían ocasionarla. Las segundas, retomando el aviso de aquellas, no solo profundizaron en los problemas sino en la capacidad de soluciones. Ningún comentario, análisis u opinión superan esas dos intervenciones.

Si los capitanes de ese gran equipo que somos las revolucionarias y revolucionarios exponen con toda claridad los problemas que tiene la sociedad cubana, no veo ninguna causa de escándalo en que los miembros del team, los que estamos dispuestos a dar la vida en la jugada digamos nuestras opiniones, valoraciones o sugerencias, por disparatadas que parezcan, aunque corran el riesgo de ser incomprendidos por fanáticos, mal intencionados y aquellos temerosos de cualquier pronunciamiento que no venga de arriba.

Es justo y necesario reconocer lo logrado en los últimos años, pero con clara conciencia de nuestros problemas, deficiencias, errores y actitudes burocráticas o indolentes, ha dicho Raúl Castro y por ahí comienza sin dudas la labor de salvaguardar la revolución para el futuro. No es la primera vez que Cuba intenta sacudirse de las trabas endógenas para encaminar un socialismo que se desmarque de los errores y deficiencias que desmantelaron el sistema en la Unión Soviética y Europa del Este.

La década del 80, inaugurada con el éxodo masivo por el Mariel estuvo signada por lo que se dio en llamar proceso de rectificación de errores y tendencias negativas, detenido por la crisis de los 90 que llevó a Cuba a concentrase en la sobrevivencia.

Juventud Rebelde, que felizmente ahora vuelve a incursionar en los problemas de la sociedad mucho más asiduamente que hace un año atrás y que fue vanguardia del proceso de autocrítica nacional en los 80, publicó un texto mío en la sección Comentarios, bajo el título Sí hay arreglo, el 4 de septiembre de 1988, provocador
de una gran polémica, del que citaré tres párrafos para hacer saber a los desinformados, que hace tiempo arrastramos problemas que fueron ampliamente reconocidos en ese gran diálogo nacional que fue la discusión de las tesis del IV Congreso del Partido, lastrado por la crisis de los 90.

Cito textualmente:

No siempre hay una diferenciación exacta entre las causales objetivas que algunos toman muchas veces como pretexto de la indolencia y la parte que corresponde a las negligencias en los problemas que enfrentamos. Eso origina innumerables confusiones, las gentes se desorientan y los irresponsables se escudan y los que estamos dispuestos a dar la batalla no siempre contamos con todos los argumentos.


De ahí también parte esa especie de inconformidad de brazos cruzados, aunque tiene su origen en las numerosas ocasiones en que individuos y grupos plantearon desacuerdos ante propuestas de sus direcciones o incomprensión con determinadas políticas del país y fueron estigmatizados como conflictivos. Hay más de una historia doloroso por ahí, como ocurre en cualquier proceso de transformaciones profundas bajo las presiones que hemos hecho el nuestro.

Pero no se puede vivir de cara al pasado, ni para soltar las riendas del hipercriticismo, ni para obviar errores que de no ser comprendidos desde sus orígenes, pueden prolongarse con otra faz en la actualidad. Es hora de que hablemos con franqueza y sin temor, allí donde se nos debe oír y donde pueden hallarse en colectivo las soluciones.

Han pasado casi veinte años desde que publiqué ese texto y como se podrá comprender esos tres párrafos citados reafirman su vigencia en las siguientes palabras de Raúl: “Hay quienes usan las dificultades como escudo frente a la crítica por no actuar con celeridad y efectividad necesarias, o por carecer de sensibilidad y valentía políticas requeridas para explicar por qué algo no puede solucionarse de inmediato”

No establezco la comparación para vanagloriarme sino hacer entender que las inconformidades de los revolucionarios son de larga data y el interés de perfeccionamiento nunca ha estado ausente en los que hemos apostado por el socialismo y seguimos aspirando a que en este Siglo se mantenga dejando atrás los métodos y fórmulas que lo hicieron desaparecer a finales del XX allí donde había nacido. 

Aquel proceso rectificador de los 80, del cual hay suficientes muestra en la prensa de entonces, interrumpido por la crisis de los 90, ha encontrado en esos dos discursos, el de Fidel en la Universidad, el de Raúl en Camaguey el acicate para continuarlo, profundizarlo y hacer que Cuba haga su aporte al Socialismo que necesitamos en el Siglo XXI.