El verso con métrica y rima

 

directorio

Inicio
 
Por qué esta web
 
Antologías selectas
 
Listado general
 
Novedades
 
Enlaces
 
Más poesía
 
Reglas de la poesía
 

   CARLOS E. RODRÍGUEZ SÁNCHEZ  

atrás subir un nivel

portada

 comentarios a su obra

DIRECTORIO DE ESTE AUTOR

 

su obra 1

su obra 2


     COMENTARIOS A SU OBRA   

La poesía de Carlos Rodríguez está elaborada a base de una deliciosa y esmerada métrica y una sonora y armoniosa rima.

Este joven poeta cuida al máximo la estética de la auténtica poesía y vierte en sus versos las dulces gotas de un lirismo cargado de posibles y sensibles realidades.   Son poesías que nos llegan a lo hondo porque cuentan vivencias y experiencias cercanas a la persona, y cualquier persona que llegue hasta ellas queda dulcemente enganchado a esos argumentos que, además de poéticamente perfectos, son entendibles y asequibles y llegan sin sofisticaciones a todo lector.

Este estilo poético de Carlos nos trae aromas de los versos de los grandes poetas de la América Latina y más concretamente nos traen el recuerdo del estilo de Rubén Darío.  Estas poesías, en donde podemos encontrar muchos sonetos de gran valía, todas ellas están preñadas de imágenes bellas y metáforas sabiamente manejadas por un buen conocedor de la poesía y la literatura hispana.

La presente antología la hacemos partiendo de sus libros publicados con títulos tan descriptivos como "Doce cantos de amor";  "Pasos sin huellas";  y  "Alas en vuelo".

Adentrémonos en su obra y empapémonos del lirismo sublime de estas bellas poesías.

 

    SU OBRA 1  

    En esta página encontrarás las siguientes poesías:


            PRIMER AMOR

Cuando el amor sentí por vez primera,
iluminó mi alma su presencia,
pude libar lo dulce de su esencia
y me tornó la vida en primavera.

Llegó el amor y terminó la espera
en esa edad de plena efervescencia,
y me enseñó a sentir la convivencia
con fiebre loca y con pasión sincera.

Cuando logré sentir con evidencia
la herida de la rosa en la quimera,
me la pude curar como cualquiera.

No logró disipar esa inclemencia
las ganas de seguir en la evidencia
del más ferviente amor, aunque nos hiera.



MÁS BELLA QUE LAS FLORES

No quedará una flor en los jardines;
cuando tú pases, volarán las rosas
con un suave vaivén de mariposas
y música de flautas y clarines.

Los acordes de mágicos violines
harán dulces, sublimes y dichosas
las horas que serán maravillosas
cuando dancen las rosas y jazmines.

Porque eres flor, estás entre las flores
y lucen entre ellas tus primores
como lucen de noche las estrellas.

Porque resalta en todo su esplendor
la belleza de tu alma, que es mejor
que la belleza que nos muestran ellas.



CUANDO NO LOGRO VERTE

Alegra mi memoria tu sonrisa;
alegra mi pasado y mi presente
y estando sin estar,
-estando ausente-,
escucho los arpegios de tu risa.

Conservo de tu alma su ternura
en el cofre ideal de lo sagrado
y te admira mi ser enamorado
donde luce el perfil de tu figura.

Cuando no logro verte, dulce amada,
y disfruto las horas de descanso,
la noche se me torna madrugada.

Te busco en mi memoria y no me canso
de disfrutarte plena, retratada
en las aguas tranquilas del remanso.

 

EL TRAZO DE TUS CEJAS

Bajo el trazo atractivo de tus cejas,
tus lindos ojos de matices claros
iluminan mi senda cual dos faros,
cuyo brillo de luz, el mar refleja.

Bien sé que tu mirar borra mi queja
y quisiera saber lo que imaginas,
cuando veo tus pupilas cristalinas
con esa devoción que tu me dejas.

Advierto, dulce amada, que suspiras
cuando siento tus ojos en los míos
e inhalo el aire tibio que respiras.

Con todas esas cosas, tú me inspiras
como lo hace la flor en los plantíos
a los que me transportas, si me miras.



      
AQUELLA ESQUINA

Te he vuelto a visitar esquina mía,
testigo de mis íntimos anhelos,
en la que alimentaba mis desvelos
por un amor, quizás, que no existía.

Por su amor que fue toda mi alegría
tocaba los dinteles de los cielos
y hasta del aire mismo tuve celos,
producto de mi absurda fantasía.

Por grande y por sentida esa pasión,
trocó las fibras de mi corazón,
con el embrujo de su lozanía.

Que se perdió por lógica razón
sin merecer ninguna explicación
porque el amor en ella no existía.



          
         AMOR

Quiero sentir el nudo de tus brazos
como aquella mañana tan hermosa
cuando tu lindo rostro color de rosa
enrojeció, cual sol en los ocasos

Se fueron estrechando nuestros lazos
en una forma tan maravillosa
que la vida sentimos más dichosa
y al cielo dirigimos nuestros pasos.

Así como la tarde se engalana
y embellece el sol el final del día
sentí agradable la existencia mía

porque al besar tu boca color grana
nos han dado las seis de la mañana
hablando de amor, pasión y alegría.

 

 

         INCOMPRENSIÓN

Incomprensión la que sentí aquel día
cuando llegue hasta ti, mujer amada,
con decisión, hablarte yo esperaba
te fuiste disipando mi alegría.

Hizo cambiar el mundo en que vivía
y la fuerza, que el ser me alimentaba,
pensando erróneamente que encontraba
a quien decir mi nueva fantasía.

Pero ya ves, quedó lo que diría
oculto en mi interior y me quemaba,
al no lograr, todo lo que deseaba.

Pero mejor así, porque sabía
que tu alma de mujer no merecía
saber todo lo hermoso que pensaba.



 
      COMO LA ESPUMA

Espuma blanca y suave
que en el lomo del agua te deslizas;
permite que te ayude en la delicia
de acariciar el cuerpo que se baña
en el remanso bello donde juegas
en dulce intimidad con sus entrañas.

No acepto que cometas la locura
de negarte a la ayuda que te brindo;
pues, sin ser envidioso, yo te envidio,
cuando veo que modelas su figura,
que la envuelves todita en tu blancura
vistiéndole de tul su cuerpo lindo.

Muchas gracias te doy por escucharme
y a ti, mujer querida, por dejarme
compartir en las aguas deliciosas,
la exquisita fragancia de las rosas
de tu amistad y todos tus encantos;
pues de no ser así, hoy no pudiera
izar de mi alegría su bandera,
ni estar dichoso, por amarte tanto.

 



RAÍCES DE VENEZUELA

Grupo Raíces, alma de mi tierra
con músicos de todos los caminos
senderos luminosos, por divinos,
llevan la esencia de la hermosa sierra;

sus pasajes, sus valses, sus canciones
cuerdas de suavidad y de ternura
vibrando en ellas mágica dulzura
al deleitarnos, sus ejecuciones.

Bardos en pulsaciones del cordaje
la emoción, la desbordan con coraje
sus manos atinadas y precisas.

Con orgullo te escucha Venezuela
porque ha sido "Raíces" una escuela
que hace surgir aplausos y sonrisas.



         
   DALIA ISABEL

Dalia Isabel, remanso de ternura
brindas el corazón en tu sonrisa
por linda, por sublime y por sumisa
yo te quiero y adoro con locura.

Cuando impartes docencia con dulzura,
al niño entregas tu caudal de risa,
tan suave como el roce de la brisa
como aurora de luz en noche oscura.

Llenas de vida tu preciosa escuela
y con tu voz serena que consuela
se hace más refrescante tu figura.

Eres cabal esposa y buena hija,
el remanso de paz que nos cobija
y es tu existir, la sencillez mas pura.

 


AUTÉNTICA POESÍA - Herrera/Muñoz - 2001

1