lobo2.jpg (24632 bytes)

Lobo ibérico (Canis lupus signatus)  

Esta página se ha realizado por conseguir cuatro grandes objetivos claros:

Autor y recopilador: Juan LÓPEZ PÁEZ. Biólogo. E-mail: pirineosjuan@hotmail.com


  Índice

  Distribución
  Etnologia: el lobo y el hombre
  Presencia en la Peninsula ibérica
  Acción urgente de petición de info ambiental
•    Reproducción
  Postura del PP de Castilla y León
   Mortandad y longevidad
  Subastas de monterias de lobos en Zamora
  Etología   El lobo como especie cinegética, caza mayor
  Alimentación
  Empresas que cazan el lobo en el mundo

Estrategias de conservación | La caza, negocio de la muerte | El envenamiento: crimen a perseguir, proyecto: ANTÍDOTO |  Ficha descriptiva del Ministerio de Medio Ambiente | >>> ver   CAZA

Enlaces loberos | Organizaciones internacionales | Bibliografía  | Legislación | >>> ver LOBOMANIA

Ecología del lobo: dinámica de poblaciones| >>> ver HABITAT

Uso del espacio | Poblaciones flotantes en la llanura cerealista | >>> ver ESPACIO

Galeria de fotos | >>> ver FOTOS

Las Pieles: la crueldad no es elegancia |  >>> ver PELETERIA

Descripción de los venenos utilizados en los cotos de caza |  >>> ver VENENO


Introducción

El Lobo (Canis lupus) pertenece a la Fam.Canidae en el orden Carnivora dentro de los mamíferos

Probablemente las características más distintivas de los animales de este orden son sus largos y puntiagudos dientes caninos o colmillos y sus afilados premolares superiores y molares inferiores. Los carnívoros poseen un sistema digestivo simple y sus garras son normalmente afiladas. Además, sus clavículas son comparativamente pequeñas. Sus cerebros están altamente desarrollados, por lo que estos animales están considerados más inteligentes que la mayoría de los otros grupos.

Además del lobo, la familia de los cánidos también incluye el perro doméstico, el coyote, las distintas especies de chacales y el dingo.                   

La constitución del lobo indica inmediatamente su capacidad depredatoria. Las 42 piezas de sus fuertes mandíbulas, su amplia caja torácica y sus voluminosos músculos maseteros, que dan a sus ojos esa característica forma almendrada, son fruto de una pragmática evolución al servicio de sus funciones de depredador en la escala trófica.

Un lobo adulto puede tener una longitud de entre 100 y 120 centímetros, y una alzada a la cruz de entre 60 y 70 centímetros. El peso varía entre 30 y 50 kilos, aunque se han encontrado ejemplares de hasta 75 kg. Las hembras tienen unas dimensiones y peso inferiores a los de los machos.

Las variaciones de tamaño entre unas subespecies y otras pueden explicarse por las diferencias de temperatura de las zonas en las que habitan. Hay una relación inversa entre la temperatura ambiente y el tamaño corporal de un animal de sangre caliente. Aquellos animales de regiones más cálidas tendrán una masa corporal menor que aquellos otros que habitan regiones más frías (Bergman y Allen).

La edad del lobo en buenas condiciones de supervivencia puede alcanzar los 16 años.

lobo.jpg (20319 bytes)l1.jpg (10499 bytes)

Distribución

En todo el mundo existen 32 subespecies del lobo, que se pueden englobar en cuatro grupos: lobos blancos (tundrarum en Alaska, albus en la región ártica europea), lobos rojos (pallipes en las zonas predesérticas de Eurasia), lobos grises (pambasileus en Alaska) y lobos pardos (signatus en la Península Ibérica, lupus en Eurasia). También existen otras especies dentro del género Canis lupus, que acogen a subespecies menores, en Norteamérica y la India.

Actualmente las poblaciones más extensas se encuentras en los Países del Este, particularmente en Rumania, en la región Báltica y Polonia. Las áreas ocupadas en el centro y oeste de Europa, básicamente se corresponden con áreas montañosas con baja densidad humana y que soportan unos agrícolas y ganaderos extensivos, la distribución es muy irregular y las poblaciones se encuentran aparentemente aisladas unas de otras (Península Ibérica, Escandinavia e Italia/Francia).

El número total de lobos que viven en Europa es relativamente alto, aunque sólo seis países mantienen más de 1.000 ejemplares, entre ellos España.

Distribución en la Península Ibérica

   l.jpg (25111 bytes)    l6.jpg (14465 bytes)

 

El lobo cuenta en el Estado español con un área de distribución aproximada de unos 100.000 km2, es decir, aproximada la quinta parte del país.

Los lobos poblaban la mayor parte de las tierras al sur de los Pirineos hasta principios de este siglo. Sin embargo, durante los últimos cien años han venido sufriendo una persecución sistemática y una serie de trabas indirectas para el correcto desarrollo de sus poblaciones.

DESTRUCCIÓN DEL TERRITORIO

        Los problemas que ocasionan son los derivados de la fragmentación del territorio, que trae consigo la insularización de algunas zonas, lo que representa el paso previo para su extinción.

        Se puede hablar de tres tipos de impacto:

        Los principales problemas del territorio del lobo serían:

m6.gif (10103 bytes)

m3.jpg (9645 bytes)m4.jpg (12364 bytes)

        (1) año1840                                                         (2) año1950                       (3) año1970 Datos publicados por VALVERDE (1971),                                                (4) Datos publicados por L.de la CUESTA, J.C. BLANCO y S. REIG(1990)                                                                                                                      

m5.gif (2862 bytes)

    El número total de ejemplares de Canis lupus signatus que se pueden encontrar en España varía según las fuentes. El último censo fiable data de 1988, e indicaba la existencia de 1.500 a 2.000 individuos. En la actualidad la población puede estimarse en aproximadamente 1.500 ejemplares, distribuidos prácticamente en el cuadrante noroccidental de la Península, podemos distinguir  dos grandes zonas loberas, aisladas entre sí y con unas características y problemática totalmente diferentes.

   En primer lugar está la población norteña, que incluye las zonas loberas de las Comunidades Autónomas de Asturias, Cantabria, Galicia y Castilla-León. Sólo en estas dos últimas se concentra el 90 % de todos los lobos de España. Siendo por tanto lógico que sea precisamente en esta población del norte peninsular donde los daños generados por los lobos en la ganadería son más numerosos. Pese a la existencia de dichos daños, en buena parte de estas comunidades no se pagan las necesarias indemnizaciones a los ganaderos afectados, lo que suele ocasionar la realización de númerosas batidas tanto legales como ilegales.

La segunda gran población es la situada entre las Comunidades Autónomas de Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura. Concretamente la población del lobo en Sierra Morena cuenta con una distribución fragmentada y en fase de regresión, hasta el punto que su extinción definitiva es previsible se alcance durante la próxima década. El principal factor que pone en peligro la conservación del lobo tanto en Sierra Morena (entre Ciudad Real, Jaen y Córdoba) como en la Sierra de San Pedro (Extremadura) es la caza. Esto se debe al coincidir las zonas loberas con grandes fincas de aprovechamiento cinegética, en las que es frecuente su caza en monterías y mediante la instalación de trampas y cebos envenenados.

En nuestro país el lobo ocupa preferentemente zonas serranas o preserranas donde las extensiones de matorral y arbolado son importantes, áreas que están experimentando un importante despoblamiento y envejecimiento de la población humana, donde se mantienen usos agrícolas y ganaderos tradicionales, y en donde existe cierta abundancia de ungulados salvajes( ciervo, corzo y jabalí). No obstante, también es posible encontrarlo en zonas con densidades de humanos relativamente altas (Galicia) y en zonas eminentemente cerealistas con manchas residuales de arbolado (Meseta Castellana)

En las últimas décadas la especie se ha recuperado notablemente en la mitad norte de la Península Ibérica donde mantiene un extensa y continua área de distribución, y además con tendencias claramente expansionistas, mientras las poblaciones del sur, reducidas y aisladas, presentan un futuro incierto.

    Mientras que en los años 50 la presencia del lobo era patente en todo el oeste de la Península (no hay que olvidar su presencia en Portugal) más en los Pirineos, un estudio realizado recientemente por el CSIC (Palacios, 1999) revela que al sur del Río Duero (Sierra de San Pedro en Extremadura y Sierra Morena) el último lobo podría haber muerto hacia 1983 y que no existe presencia confirmada ni rastros biológicos de su existencia en la zona oriental de España, aunque es posible que persistan algunos grupos en los Pirineos y el País Vasco

  EL LOBO EN GALICIA

Generalizada reducción poblacional del 30% (entre 1975-1995) y tendencia progresiva a la baja constante. En Galicia, tras los estudios realizados en la década de los 90, la información recabada apunta a que existe una población liqeramente creciente en Pontevedra y una situacion favorable en el noroeste de Lugo, aunque de tendencia indeterminada.

 l26.jpg (15701 bytes)

EL LOBO EN ASTURIAS Y CANTABRIA

Estabilidad hasta 1995, en el antiguo Parque Nacional de Covadonga existe un único grupo reproductor. La situación del lobo en Asturias ha sido fundamental profundizar en su situación, que parte de la confusión originada sobre la regresión del lobo en el norte de España basda en una supuesta disminución del 40 por ciento de la población asturiana, información difundida en la década de los noventa y que tal como apuntan Blanco y Cortés, se trata de un mito sin ningún fundamento científico, como se demostró con los estudios realizados por varios biólogos en Asturias. Por ejemplo, en un estudio realizado por Borja Palacios, biólogo del Parque Nacional de Picos de Europa, se estimaba que la situación del lobo en esta zona, seguida con detalle desde 1987, mostraba claramente la expansión de la especie en el oriente asturiano. Más recientemente, en 1999, se presenta un estudio realizado por Llaneza y Ordiz que encuentran 21 manadas y aseguran que el área de distribución permanece estable excepto en el Oriente del Principado de Asturias. Estos resultado dan por zanjado el mito de la regresion del lobo en Asturias. También se ha de destacar que los lobos apenas pueden colonizar más zonas de Asturias, ya que se asientan en todas las áreas montañosas y cuando intentan establecerse en las llanuras costeras, densamente humanizadas y con elevada carga ganadera, son controlados.

Continuando en el norte peninsular, la situación del lobo en Cantabria se centra en dos estudios realizados en 1987 y 1997.  Como conclusión, el área de distribución en 1987 era muy similar al existente en 1997, aunque la densidad ha aumentado en los últimos diez años, ya que en 1987 se localizaron tres manadas, y cinco en el 97. A pesar de esto, se realiza un severo control para mantener al lobo en densidades moderadas en las áreas montañosas y, la dispersión hacia el norte, fuera de la montana, se corta de raíz eliminando casi a cualquier ejemplar que intente instalarse en zonas con elevada carga ganadera.

l27.jpg (14721 bytes)

EL LOBO EN EL PAIS VASCO Y NORTE DE BURGOS

Su presencia desde mediados de los años ochenta como más o menos regular en la comarca de las Encartaciones, concretamente en el valle de Karrantza, desde 1987, y en menor medida en la sierra de Salvada y valles de Cuartango y Valdegobía. A  finales de los ochenta y principios de la década de los noventa, la población de lobos va afianzando y consolidando su aparición en estos nuevos territorios, hasta el punto de que la especie criara probablemente en los montes de Balmaseda en los años 1991, siendo su presencia más regular a lo largo del año en lugares como el valle de Karrantza, Bizkaia, o sierra de Salvada, Álava y Bizkaia. En el año 1995, se ha detectado la presencia temporal del lobo en Aralar. Presencia continua y consolidada en la franja occidental, aunque no hay citas de reproducción. Los datos sobre el lobo en el País Vasco y la parte colindante del norte de Burgos proceden del investigador Sáenz de Buruaga que destaca que, en los últimos diez años, el lobo se ha asentado en el noroeste de Burgos, en concreto, en los valles de Losa, Mena y Montija, donde en 1988 la especie no se había detectado o tenía presencia esporádica. Hasta 1999, no hay evidencias de cría dentro del País Vasco, pero si en el límite de Burgos, Alava. Ese mismo año y en 2000, el equipo de Sáenz de Buruaga recoge pruebas de reproducción del lobo en el País Vasco y en 2001 se conocen dos manadas criando en Álava. A pesar de esto, los datos son anecdóticos, ya que existe una gran conflictividad en la zona que impide prosperar a los lobos en esta Comunidad Autónoma.

En La Rioia no se ha realizado ningún estudio específico sobre el lobo y, aunque es posible que el lobo haya estado presente de forma esporádica desde hace decadas, en el año 2000 las informaciones sobre la especie en esta provincia eran muy contradictorias.

l9.jpg (14089 bytes)

EL LOBO EN CASTILLA Y LEÓN

El proyecto más importante que se ha realizado en esta Comunidad Autónoma es el Diagnóstico de la Situación del Lobo en Castilla y León (2002). Un estudio inédito dirigido por los investigadores Luis Llaneza y Juan Carlos Blanco por encargo de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y que ha finalizado recientemente. Los datos obtenidos complementan la información aportada en el libio "Ecología, censos, percepción y evolución del lobo en España: análisis de un conflicto", donde también se realiza una radiografía de la situación del lobo en esta Comunidad.

El diagnóstico de la situación del lobo realizado por Llaneza y Blanco establece que en 2001, los lobos ocupan la mayor parte de las provincias de León, Palencia, Burgos, Zamora y Valladolid, además se extiende por gran parte de las provincias de Segovia y Soria, por áreas relativamente reducidas de Ávila y por una pequeña zona de Salamanca. El área de distribución del lobo abarca en la actualidad unos 75.200 km2, un 35 por ciento más de la ocupada en 1988. Si además se añaden los aproximadamente 600 km2 de la provincia de Guadalajara (Castilla-La Mancha), se concluye que el área de distribución de la población continua del noroeste de España se ha ampliado en unos 20.300 km2 por el sur.

Zamora: 35 grupos reproductores (1996)

- Sierra de la Culebra  Se sitúa entre las comarcas de Aliste y Carballeda-Sanabria, declarada Reserva Nacional de Caza y transcurre desde cerca de Puebla de Sanabria hasta el río Esla. La altura de las cimas de esta sierra es de alrededor de los 1.000 metros, y la más alta con unos 1.200 metros es Peña Mira, en la localidad de Flechas. El este de la Sierra de la Culebra se divide en varias ramas como Sierra de las Carbas, Sierra de las Caverna y Sierra de los Cantadores. Hasta el siglo XVIII tenía extensos bosques de robles y castaños donde llegó a vivir el oso, pero más tarde y por distintas causas se deforestó prácticamente la totalidad de la Sierra. En el transcurso hacia los valles abundan las zonas de matorrales como brezos, escobas y lavanda. Entre las numerosas especies animales que conviven en la Sierra podemos destacar un animal que siempre ha formado parte de la Sierra de la Culebra: el lobo ibérico. Para guardar los rebaños existen una especie de corrales típicos de forma circular hechos de piedra y techos de ramas secas en su borde inclinado hacia su interior, el cual permite la entrada del lobo pero no su salida. Hoy en día en algunas localidades todavía se siguen utilizando(....).  

 l50.jpg (20369 bytes)

En Burgos se ha ampliado muy ligeramente en el extremo sur de la provincia. En Valladolid, el lobo ha recolonizado la mayor parte de la porción que se extiende al sur del Duero. Gran parte del área de distribución actual del lobo en Soria y todo el área de distribución en Segovia y Avila ha sido ocupada después de 1988. En Salamanca, el área de distribución al norte de la provincia -el de la población continua del norte de España- permanece constante.

En cuanto a la evolución de las densidades de lobo deade 1988, en el oeste y el este de la Comunidad de Castilla y León, que incluye la provincia de León y la mayor parte de las provincias de Zamora, de Palencia y de Burgos, los lobos han permanecido aparentemente estables y no se han detectado variaciones significativas de densidad en áreas extensas. "Si las condiciones ecológicas y sociales permanecen constantes -comentan Llaneza y Blanco- prevemos que esta población se mantendrá relativamente estable en el futuio". Pero hay dos regiones -el norte y el este de Burgos y norte de Salamanca- donde la expansión del lobo se ha estancado durante años a causa de los conflictos con la ganadería extensiva.

La densidad ha aumentado claramente en la llanura cerealista situada al norte del Duero y al sur de este río en Zamora. La zona incluye también la provincia de Valladolid al norte del Duero, el este y sur de Zamora, el suroeste de Palencia y el sur de Burgos. Si las condiciones permanecen constantes, para el futuro próximo se prevé que la población se mantendrá estable, pero si la disponibilidad de alimento disminuye, al reducirse la carroña en el campo, la población puede disminuir en el futuro.

l8.jpg (16597 bytes)

POBLACIONES AL SUR DEL DUERO

Y llegamos a la barrera psicológica del Duero, y a las poblaciones que se han expandido hacia el sur de este río. Según los datos expuestos en el libro de Juan Carlos Blanco y Yolanda Cortés, el lobo se encuentra al sur del Duero en toda la provincia de Zamora y en el borde septentrional de la de Salamanca. En Valladolid, el lobo ha seguido la misma tendencia, la primera manada estable conocida al sur del Duero de esta provincia se instaló quizá a principios de los 90. También en Avila se han observado lobos desde finales de los 90, y en Segovia es a partir de 1995 cuando empiezan los rumores sobre su aparición en el norte de la provincia. A finales de 1999,los datos que manejan Blanco y Cortés confirman que la presencia del lobo es estable al norte de una franja de la provincia de Segovia, delimitada aproximadamente por las localidades de Coca, Cantatejo y Riaza. Parece que la población de esta provincia se encuentra en baja densidad, pero la espesa cobertura de amplias zonas, la ausencia de ganado extensivo fuera del Sistema central y la abundancia de muladares, corzos y jabalíes  en muchas áreas, permiten prever pocos conflictos y una recolonización relativamente rápida. Asimismo, al sur del Duero, el lobo se ha establecido también en las provincias de Burgos, Soria y al norte de la provincia de Guadalajara.

Del mismo modo, según los datos aportados en el estudio sobre el Diagnóstico de la Situación del Lobo en Castilla y León (2002), desde 1988, el lobo ha recolonizado un área de unos 19.700 km2 al sur del Duero. Esta expansión es consecuencia de la saturación de la población en la llanura cerealista y de la consiguiente formación de manadas reproductoras al sur del  río Duero. La población de esta zona tiene en la actualidad una densidad muy baja, pero es previsible que aumente en el futuro y que la población continúe su expansión hasta colonizar al menos la mayor parte de las provincias de Segovia v Soria y una parte de Ávila.

En definitiva. el estudio de Llaneza y Blanco aporta una cifia orientativa del número de lobos en Castilla y León, pudiendo haber entre 1000 y 1500 lobos. Aunque estas estimaciones son imprecisas, el aumento de densidad en la llanura cerealista y  la expansión del área de distribución desde 1988 reflejan de forma inequívoca un aumento del número de lobos en esta Comunidad.

Continuando al sur del Duero, en 1988 existían poblaciones residuales en la sierra de Gata (Salamanca), la sierra de San Pedro (Extremadura) y Sierra Morena. Por partes, en el núcleo de la sierra de Gata, tal y como se refleja en el Diagnóstico de la Situación del Lobo en Castilla v León (2002) de Llaneza y Blanco, el lobo ha desaparecido como reproductor, aunque parece haber presencia ocasional de lobos a lo largo de la frontera con Portugal.

Con respecto a las poblaciones de la sierra de San Pedro, en los últimos años las noticias sobre los lobos en Extremadura son cada vez más escasas, lo que sugiere que podrían haberse extinguido. En cuanto a los lobos de Sierra Morena, en la actualidad la mayoría parece concentrarse en Andalucía. Tanto Blanco como Cortés no creen en la existencia de manadas criando en Ciudad Real aunque se han observado con cierta frecuencia ejemplares aislados. Como conclusión,aunque existe una pequeña población reproductora en Sierra Morana, su situación sigue siendo crítica.   

La Directiva Hábitats de la Unión Europea, aprobada en mayo de 1992 y adoptada por la legislación española en diciembre de 1995, establece que la población del lobo al sur del Duero debe ser considerada especie de interés comunitario de carácter prioritario y para cuya protección es necesario designar zonas especiales de conservación. Esto ha provocado la reacción de los gobiernos de Castilla-La Mancha y Andalucía, que consideran al lobo como especie estrictamente protegida y han establecido un sistema de indemnizaciones para subsanar los daños producidos por sus poblaciones, extinguidas en estas zonas.

l11.jpg (26425 bytes)

SITUACIÓN DEL LOBO EN SIERRA MORENA

La Universidad de Jaén ha dado a conocer una evaluación actual de la población de lobo ibérico en la Sierra Morena Oriental y Central andaluza (9-11 grupos familiares), similar resultado al ofrecido para todo el sector oriental por el ICONA en 1988 (8-12 grupos), después de que la especie fuera protegida por Andalucía en 1986 y eliminada de la lista de especies de caza por Castilla-La Mancha en 1987. Ramón Grande del Brío presentaba recientemente cifras semejantes (8-10 parejas reproductoras) y la cría de un mínimo de 5 a 7 parejas al año durante la última década. La investigación del CSIC entre 1995 y 1997 no detectó presencia de individuos ni de grupos reproductores en el sector castellano-manchego.

  Actualmente, el número de individuos en Sierra Morena ha descendido drásticamente. Podríamos hablar de dos núcleos poblacionales: uno, oriental, a caballo entre Jaén y Ciudad Real, donde la especie cuenta con unos mínimos poblacionales estables; y otro, residual y al borde mismo de la extinción, en el Parque Natural de Hornachuelos, en Córdoba.

2003. El último estudio realizado por la Universidad de Jaén revela que en Andalucía no existe más de un centenar de ejemplares. La Sierra de Andújar, conectada con la de Montoro-Cardeña, y la Sierra Norte de Sevilla y su corredor verde con Hornachuelos son su último reducto.

El director del Parque Natural Montoro-Cardeña, José Manuel Quero, con los datos más halagüeños en la mano, habla de la existencia de 2 a 3 grupos de lobos en Hornachuelos y de 7 a 8 entre Andújar y Cardeña. Las manadas no son muy extensas. Sólo una loba para dos o tres lobos, a lo sumo. Nada que ver con los años 50 cuando un lobo cruzaba de norte a sur la «piel de toro».

La Consejería de Medio Ambiente pondrá en marcha, de manera discreta, un plan para su recuperación. Sin embargo, se trata de un arma de doble filo. Desde la propia Delegación Provincial de Medio Ambiente, Quero advierte que «eso podría provocar una feroz persecución paralela sobre él».

Hasta el año 1988, el lobo campaba a sus anchas por Sierra Morena. Durante la primera mitad el siglo XX, la población de lobo era un continuo en todo el territorio español. Poco a poco, explica Quero, «los bosques se desconectaron unos de otros, y con ellos estas manadas de lobo. En los 70, se fraccionan y se quedan prácticamente aislados».

En proyecto, el Plan del Lobo

El denominado Plan del Lobo que pergeña Medio Ambiente se pondrá en marcha en breve, pero poco ha trascendido sobre este proyecto. El director andaluz de Conservación de Ecologistas en Acción, Joaquín Reina, se muestra mucho más crítico con las cifras que aporta el estudio de la Universidad de Jaén. «No hay lobos en Córdoba», afirma rotundo Reina. «Hace más de una década que se les perdió la pista. Sólo hace dos años, una pareja de lobos atravesó el río Yeguas por Cardeña, pero procedentes de la Sierra de Andújar. Es un pequeño reducto que utilizan cuando se adentran en la sierra en alguna de sus cacerías. Las cifras que pueda dar la Consejería de Medio Ambiente son pura especulación», asegura Reina. «El lobo es la especie proscrita en Andalucía, no sólo por los propios hombres del campo, sino también por las Administraciones. Hace mucho tiempo que dejan que la especie se extinga sin hacer nada», denuncia.

La caza mayor le ha dejado un área de distribución muy circunscrita. Son fácilmente controlables en fincas valladas. Dejan pelos en las alambradas, excrementos que le dejan desprotegidos contra su gran predador: el hombre.

Un grupo de expertos del lince ibérico en Sierra Morena descubrió recientemente varios lobeznos en la zona. Todo un milagro, según revela un trabajo de investigación realizado por la Universidad de Jaén, iniciado hace cinco años. El proyecto, centrado en el estudio de la situación actual del lobo en Andalucía y financiado por la Consejería de Medio Ambiente, revela que la comunidad andaluza posee tan sólo medio centenar de ejemplares. Los únicos supervivientes se concentran en Sierra Morena, concretamente en la zona de Andújar (Jaén) y Hornachuelos (Córdoba).


huellalobo.jpg (48998 bytes)

Huella de lobo


D. JOAQUÍN MUÑOZ-COBOS ROSALES
Catedrático Dpto. Biología Vegetal, Animal y Ecología
Facultad de Ciencias Experimentales
Universidad de Jaén
jmcobo@ujaen.es

Joaquín Muñoz-Cobo, catedrático de Biología de la universidad jiennense, ha sido el encargado de estudiar su comportamiento y las zonas de posible repoblación a través de numerosos muestreos de campo, escucha de aullidos, huellas y observaciones de crías.

De interés comunitario

La Directiva Hábitats de la Unión Europea, aprobada en mayo de 1992 y adoptada por la legislación española en diciembre de 1995, considera al lobo como una especie de interés comunitario de carácter prioritario. En Andalucía, desde 1986, es una de las 180 especies protegidas, como el quebrantahuesos, el lince o el camaleón, y está propuesto como animal en peligro de extinción crítico dentro del futuro catálogo de especies amenazadas.

Esta declaración ha llevado a la Consejería de Medio Ambiente a indemnizar hasta la fecha a 38 propietarios de fincas o ganaderos, como consecuencia de los ataques causados al ganado doméstico. En los últimos trece años, se han contabilizado casi 1.500 cabezas de ganado destrozadas, mientras que las indemnizaciones de la Administración autonómica rondan los cien mil euros.

Pero el proyecto de Muñoz-Cobo no concluye precisamente con que el lobo campe a sus anchas. Este depredador tiene que enfrentarse a diario a los incendios forestales, al impacto de las grandes infraestructuras (lagos, carreteras, vías de tren), y, sobre todo, a las batidas ilegales y a la ignorancia de los ganaderos. De hecho, el setenta por ciento de los que mueren lo hacen a manos de cazadores furtivos. El resultado es la práctica desaparición de uno de los símbolos más emblemáticos de la cultura andaluza.

Las posibles soluciones

El catedrático jiennense apuesta por el paso a la titularidad pública de las fincas cinegéticas, aquellas que se dedican a la caza, así como una mayor información entre los ganaderos. «Al sector cinegético y a los ganaderos no les interesa la especie, pero debemos llegar a un acuerdo, siempre con actitud comprensiva y positiva», valora Muñoz-Cobo.

En este sentido, el experto aboga por «la adquisición de terrenos por parte de las administraciones, porque mientras más fincas haya de titularidad pública, habrá lugares menos conflictivos para su hábitat. Las fincas de gestión pública son santuarios donde sí pueden vivir». El investigador insiste en la necesidad de formación de los profesionales del campo como el último recurso para intentar evitar la extinción definitiva. «No basta con darle dinero por las cabezas que pierden, porque es él quien debe ayudar a las instituciones, permitiendo la presencia de perros mastines o bien cercar al ganado en recintos cerrados», sostiene.

Agradecemos a nuestro compañero Joaquín el envio de la información  Pasado y presente del   lobo en Sierra Morena.pdf


sm.jpg (4001 bytes)   Asociación Conservacionista Rómulo y Remo   http://www.romuloyremo.org

m1.gif (44172 bytes)

En la parte superior se muestra el área de distribución del lobo en Sierra Morena (1988). Las flechas indican las vías necesarias de expansión del lobo para su futura recuperación en aquellos parques o reservas naturales que aún conservan la necesaria capacidad trófica y cobertura vegetal, como es el caso, en Andalucía, de los Parques Nacionales de Doñana y Sierra Nevada, así como el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas; en Castilla-La Mancha, los Montes de Toledo, y en Extremadura, la Sierra de San Pedro.



m2.gif (68070 bytes)

Las flechas indican las zonas de las últimas lobabas en las que la Asociación Conservacionista Rómulo y Remo ha participado como intermediaria entre ganaderos y Administración.  info@romuloyremo.org Apdo. Correos 5160  41080 SEVILLA

l4.jpg (125137 bytes)  l25.jpg (23574 bytes)


          REPRODUCCIÓN

En la península Ibérica normalmente sólo se reproduce la pareja alpha (la formada por los individuos dominantes de cada sexo) por lo que se registra una camada por grupo, no obstante en otras regiones del planeta de existir una alta disponibilidad de alimento en primavera, como a veces ocurre en ciertas zonas de Norteamérica, pueden darse varias camadas en un mismo grupo.

Por otro lado no todos los grupos se reproducen. En el norte de Portugal en el 17% de las alcateas (nombre con el que se denomina en este país a las manadas) no pudo comprobarse la presencia de cachorros (Moreira et al. 1997). En España, del total de grupos estimados por Blanco et al (1990), se constató la reproducción en el 79%, en el 21% restante no pudo asegurarse la cría. Aunque en ambos casos puedan existir diferencias con el éxito de cría real, éstas deben ser pequeñas ya que los nuevos individuos suelen ser de fácil detección. En un estudio realizado en el nordeste de Minnesota (Fritts y Mech, 1981) se obtuvieron cifras similares, el 19% de los grupos no se reproducían.

El Oestrus, que dura entre cinco y siete días, tiene lugar a finales de invierno y las cópulas a lo largo del mes de marzo, tras dos meses de gestación (entre sesenta y sesenta y tres días) ocurren los partes.

 crias.gif (17875 bytes) lobeznos1.jpg (17624 bytes) l21.jpg (61447 bytes) lobeznos2.jpg (6632 bytes)

En España se dan diferencias en la fecha del parto en función de la latitud; así en Sierra Morena los partos pueden ocurrir casi un mes antes que en la Cordillera Cantábrica. Esto mismo ocurre en otros países europeos, pero no así en Norteamérica donde al parecer la influencia en el atraso o adelanto de los partos parece ligada a la longitud. Las hembras pueden reproducirse antes de cumplir el año pero lo común es que no lo hagan hasta los dos años de edad, aunque la plena madurez sexual no se alcanza hasta los cinco años.

El tamaño medio de la camada en España es entre 5 y 6 cachorros. Evidentemente el número de crías por parto depende de la edad de la loba y de su estado fisiológico: alumbran más cachorros las hembras adultas y las bien alimentadas. Aunque se han llegado a observar camadas de hasta 12 lobeznos (Blanco et al. 1990), el número de cachorros por parto en condiciones normales parece estar entre tres y siete. La media en el número de crías por camada estima por diferentes expertos de acuerdo con sus análisis ( que incluyen observaciones directas e informaciones recopiladas de camadas capturadas).

l34.jpg (6871 bytes)  l49.jpg (38960 bytes)


MORTANDAZ Y LONGEVIDAD

Sus únicos depredadores, y sólo durante las primeras semanas de vida, son el águila real y el búho real. Después, solamente el hombre. En España las causas fundamentales de mortandad son directa o indirectamente generadas por el hombre y dos parecer los períodos más críticos para los lobos: durante su primer año de vida, y ente los tres y cinco años de edad.

De acuerdo con los resultados obtenidos por Valverde e Hidalgo (1979) mediante el estudio realizado sobre 104 lobos muertos en España, un 26% tenían menos de un año, un 10% entre uno y dos, y un 32% entre tres y cinco años de edad es del 85,5% (es decir, cada 100 lobos que nacen sólo 14,5 alcanzan los cinco años).

Entre los cachorros se da una tasa de mortandad relativamente alta y parecer relacionada con la disponibilidad de alimento. En un estudio realizado en Norteamérica (Mech et al 1998) en un año de escasos recursos tróficos a los seis meses sólo habían sobrevivido una media de 0,7 cachorros por camada, cuatro años después, con abundancia de presas las manadas tenían de media 5,3 cachorros de seis meses.

Una vez superado el primer invierno, la tasa de supervivencia aumenta sensiblemente. Son individuos subadultos, no han alcanzado la madurez sexual y permanecen en el grupo en el que nacieron. La experiencia adquirida, el conocimiento del territorio de campeo y el amparo de la manada, deben ser las causas de la menor mortandad.

l5.jpg (145503 bytes)


ETOLOGIA

El lobo es un superdepredador que ocupa, en su hábitat natural y sin competencia del hombre, la parte superior de la pirámide nutricional. Esto significa que se trata de un depredador que carece de competencia externa para la regulación de su población, y que su crecimiento está sólo limitado por:

Cuando tiene lugar la aparición del hombre —también un superdepredador— la situación cambia, porque:

El lobo es además un animal social, que vive fuertemente vinculado a un grupo —manada—, que es la base de la estructura social. Dentro de esta manada los comportamientos están fuertemente reglamentados en base a una jerarquía estricta.

El lobo tiene una camada (en raras ocasiones dos) anualmente, de entre tres a ocho cachorros. La loba amamanta a sus cachorros mientras que el macho le alimenta a ella cazando y regurgitando la comida que ha ingerido durante la caza. La lactancia dura alrededor de un mes.

Los lobeznos (cachorros de edad inferior a tres meses) son alimentados indistintamente por cualquier miembro de la manada.

Al cumplir los tres meses los lobeznos pasan a llamarse lobatos. Al cabo de un año tienen ya la morfología de adulto. Al cabo de un año y medio dejan de ser lobatos para pasar a ser lobos.

El lobo, al igual que el hombre, es un ser eminentemente social. Un alto porcentaje de su comportamiento está determinado por sus relaciones con otros miembros de su especie con los que forma manadas con el fin de obtener ventajas frente al medio de cara a la propia supervivencia.

Se puede decir que la unidad fundamental es la manada aunque, como hemos visto, se dan casos de individuos aislados en busca de otros individuos aislados con los que formar una nueva manada o, menos frecuentemente, de otra manada en al que integrarse.

El aprendizaje del comportamiento social del lobo comienza desde el momento de su nacimiento. Dentro de su propia camada se establecen pronto roles de comportamiento bien definidos en los que unos individuos prevalecen sobre otros por su carácter o su potencia física. Este inicio resulta crucial para el posterior desarrollo de los individuos porque determina inequívocamente el orden por el que se puede acceder al alimento.

Ya desde los juegos de los lobeznos se puede apreciar cómo unos dirigen, organizan o reprenden a aquellos de sus hermanos que tienen un estátus inferior al suyo. Los individuos más apocados o más débiles pueden quedar relegados del resto e incluso ser repudiados por la propia madre si su debilidad es manifiesta.

l29.jpg (8654 bytes)

Ambos sexos cuentan con su propia jerarquía. Los individuos que ocupan la posición más alta dentro de ésta se denominan individuos "Alfa", los siguientes "Beta", y así sucesivamente. Los que ocupan la posición más baja se conocen como "Omega". Dentro de la dinámica de la jerarquía se presentan situaciones en las que un individuo reta a otro de posición superior por razones alimentarias o reproductivas (ya que la jerarquía gobierna también estos aspectos de la vida del lobo).

Según algunos estudios (Rodríguez de la Fuente) existe una fuerte tendencia a la monogamia en las parejas de lobos. De hecho, dentro de la doble jerarquía de los lobos (la masculina y la femenina), la pareja reproductora de la manada es la dominante, es decir, el macho alfa y la hembra alfa. Los demás adultos y subadultos de la manada no se reproducirán a no ser que pasen a ocupar el puesto de dominante o que abandonen la manada para formar otra independiente.

La principal actividad de la manada, la caza que le proporciona alimentos, se hace en grupo. Durante las cacerías el trabajo está perfectamente distribuido. El lobo es un animal en el que la resistencia prima sobre la potencia. Por esta razón la táctica de caza consiste en agotar a la presa, persiguiéndola hasta que su captura se hace posible.

El control y la disciplina en la manada es fundamental para que esta caza en equipo tenga éxito. Cuando despliegan un ataque sobre una presa, los lobos no aúllan ni ladran, pero sí gruñen y llegan a castañetear los dientes. Por el contrario, los perros suelen ser extremadamente ruidosos, lo cual ha servido a veces para poder determinar la identidad de los depredadores que han llegado a atacar rebaños domésticos (Grande del Brío, Castaño, Gallego).

En el momento en que una manada se hace demasiado numerosa para que el territorio que ocupa pueda sostenerla, se produce de forma natural una disgregación de la misma. Uno o más individuos se separan de ella para formar su propia manada, la cual deberá encontrar un territorio propio que le proporcione las oportunidades de caza necesarias para su subsistencia.

Se dan también casos en los que individuos solitarios, no integrados o expulsados de alguna manada, vagan por las montañas, e incluso por campos de cultivo, en busca de su sustento y de otros congéneres que estén dispuestos a crear una nueva manada.

          l53.gif (1217 bytes)                            l53.gif (1217 bytes) 
                     Escucha su gruñido (pdf)                  Escucha su aullido


MORFOLOGIA

    Canis lupus signatus es el nombre científico del lobo ibérico, la subespecie de Canis lupus que habita nuestra península fue descrita por Ángel Cabrera en 1907. De los cuatro grupos en que por su pelaje se agrupan las 32 subespecies de lobos, pertenece al de los lobos pardos.

    En efecto, en su colorido dominan los tonos marrones, aunque existen ejemplares más oscuros y otros más rojizos, estos últimos distribuidos en el pasado principalmente en la zona sur del río Duero. Los individuos jóvenes presentan generalmente tonalidades grisáceas muy apagadas durante el invierno, mientras que en el verano tienen un característico color marrón oscuro.

                                                                              l19.jpg (9054 bytes)        

   Las características principales que diferencian el pelaje del lobo ibérico del del lobo europeo son las siguientes:

    Estas marcas son las que le han valido a la subespecie el nombre de signatus, que significa "signado", es decir, con señales o marcas.


ALIMENTACION

            l20.gif (4847 bytes)  El lobo es un carnívoro depredador. La mayor parte de su dieta está compuesta por presas cazadas, aunque ocasionalmente puede competir con aves carroñeras por los restos de animales que han muerto de forma natural o por accidente, así como por restos provenientes de vertederos cercanos a núcleos de población humana. También es conocido el hábito, en determinadas estaciones, de consumir alimentos de origen vegetal, tales como frutos silvestres. 

Sus presas naturales son grandes hervíboros y otros mamíferos de menor porte, como zorros, perros,conejos y liebres. También en ocasiones cazan jabalíes solitarios o atacan al ganado doméstico.

             Todo el sistema digestivo del lobo está adaptado para procesar materia animal: agarrarla, desgarrarla, digerirla y eliminarla. En el extremo delantero de este sistema es fácil apreciar las especializaciones de los dientes delanteros para una vida carnívora, como ya hemos descrito al hablar de su morfología .

             El tamaño de las piezas que un lobo traga enteras es impresionante. El movimiento de su lengua probablemente ayuda sustancialmente al animal a tragar esos trozos. La saliva del lobo seguramente tiene poca carga enzimática (la de la saliva del perro es nula), por lo que quizás sirva más como lubricante extendido por la lengua que como digestivo. La lengua también les sirve para limpiar los huesos de sus presas y para lamer sangre caída sobre la nieve o el suelo.

             Si se suman los porcentajes de herbívoros, ovejas, conejos y otros carnívoros el resultado es que un 75% de la dieta del lobo entra en conflicto con intereses humanos. En una época en la que la población humana era reducida y existían aún grandes espacios abiertos, libres de la injerencia del hombre, el territorio y los recursos que sostiene eran suficientes para que ambas especies pudieran subsistir con ocasionales encuentros entre ellas. En la situación actual, en la que el hombre pretende acaparar virtualmente todos los recursos como propios, la presencia del lobo resulta insostenible, salvo en los reducidos enclaves donde el desarrollo no ha llegado todavía (es decir, donde se mantiene el equilibrio natural ancestral).

            En la Península Ibérica abundan los cérvidos salvajes y otras especies silvestres que sirven de alimento al lobo, a diferencia de las que desaparecieron en época glaciar y las que han sido reducidas a la domesticidad, como el caballo, la cabra o la vaca. Sin embargo, la existencia de estos cérvidos en libertad no basta para la supervivencia del lobo en la mayor parte del territorio, por lo que éste recurre a otras fuentes de alimento, en gran medida provenientes de la cabaña ganadera.

Si el corzo es la pieza preferida por el lobo, no debemos olvidar el papel que juegan en su dieta los roedores y los lagomorfos (conejos y liebres), que varía mucho según las zonas. También otros cánidos, como perros y zorros, pueden formar parte de la dieta de un lobo ibérico, así como tejones o incluso jabalíes, si la manada tiene la suerte de encontrarlos solos.

            El lobo también aprovecha la carroña como complemento de su dieta. Este comportamiento, no tan acusado en el  pasado, está aumentando en los últimos años por las políticas de algunas Administraciones regionales de abandonar en cebaderos los restos de animales domésticos muertos, lo que, además de alterar la función trófica del lobo convirtiéndolo de depredador en necrófago, también hace aumentar la querencia del lobo por el ganado vivo.


           l3.gif (10458 bytes)l3.gif (10458 bytes)l3.gif (10458 bytes)l3.gif (10458 bytes)l3.gif (10458 bytes)

ETNOLOGIA

            La historia del lobo no se entendería sin la relación que ha mantenido este cánido desde tiempos ancestrales con su gran competidor, el hombre.

Desde el comienzo hemos vivido en compañía de lobos, siempre han estado disputando el terreno con nosotros, siempre han competido a nuestro lado por los últimos reductos de la caza. Al principio se libró una tremenda lucha entre ambas especies, una pelea que tenía más que ver con la hegemonía que con la propia supervivencia. Esta lucha se prorrogó desde los oscuros milenios de la prehistoria hasta un pasado relativamente reciente.

Nos tendríamos que remontar al Paleolítico para entender la evolución de esta mala relación. Los dos eran sociales, vivían en grupos y podían cazar para subsistir gracias al trabajo en equipo. Pero las cosas se complicaron a partir del Neolítico, cuando el hombre decidió transformar sus costumbres para poder subsistir, convirtiéndose en agricultor y pastor. La mentalidad del hombre cambió radicalmente y también su comportamiento, surgiendo un sentimiento injustificado de propietario de la naturaleza y sus bienes.

El naturalista Gastón Phebus en su «Historia de las Especies» (siglo XIV) mantenía que no era necesario describir la forma exterior de los lobos ya que todo el mundo la conocía, quizá la frase se podría pronunciar también hoy, prácticamente hay lobos en casi todos los zoológicos y casi todo el mundo ha visitado uno, aunque eso sí, son muy pocos los que lo han visto en el monte.

Existen pocos animales más odiados que el lobo. Nuestra tradición de origen judeocristiano, alojada en nuestro inconsciente colectivo es rica en alusiones a la supuesta perversidad y agresividad del lobo. Antropormofismos bíblicos han contribuido a que se haya considerado al lobo como una "criatura de las tinieblas", incluso vinculada al demonio. Otras culturas más compenetradas con el medio natural, menos ignorantes que la cristiana, (capaz de  mantener a las personas en la ignorancia y el miedo) han visto en el lobo un símbolo de la sociabilidad, la eficacia y la inteligencia. Mitos y leyendas conferían al lobo gran importancia, los egipcios lo consideran un protegido de la diosa Osiris, ya que ésta había tomado la forma de este animal y en los jeroglíficos es símbolo del valor. Entre los griegos lo asocian con Marte como depredador y guerrero pero a su vez también lo unen a Apolo, que era hijo de las tinieblas y la luz. El bosque que rodeaba el templo dedicado en Atenas a ese Dios se llamaba «Lukaion» o sea «dominio de lobos», en él impartía lecciones Aristóteles y de ahí proviene la palabra «Liceo». Leto, amante de Zeus, se transforma en loba para amamantar a  Apolo y a Artemisa. La loba capitolina de los mitos de Rómulo y Remo o el de Gárgoris y Habis presentan situaciones similares, en las que cachorros humanos son amamantados por lobas, el lobo anima las fiestas lupercales de la Roma antigua. Los indios norteamericanos ven en el lobo un honorable competidor, al que respetan y admiran. Las grandes familias turcas y mongolas consideraban al lobo azul como su antepasado

Un depredador como el lobo, único capaz de hacernos frente en la naturaleza que nos rodea, y que actúa de forma organizada y efectiva, despierta en el hombre los ancestrales miedos a ser cazado. Sin embargo en la milenaria pugna entre lobo y hombre, las agresiones del lobo frente a las nuestras son infinitamente menores. La prueba es la actual situación de su especie.

Los lobos están en la cultura rural, en los nombres de montes, ríos y pueblos y hasta en la forma de colocar los tejados incluyendo las llamadas “tejas de lobo”, que emitían un sonido especial con los vientos helados y anticipaban la posible llegada de una jauría.

Todas estas actitudes y prejuicios, propios de las mentes ignorantes y supersticiosas de la Edad Media, deberían ser arrojadas de nuestras mentes gracias al conocimiento de la especie.

¿Sabías que cada año se matan ilegalmente en España más de 500 lobos? más informacion

Infórmate de la atroz persecución ilegal a que es sometido el lobo en nuestro país. Cientos de lobos son muertos ilegalmente cada año, sin que se produzcan arrestos ni condenas a los responsables. El negocio de caza ilegal del lobo mueve millones de euros cada año.

¿Sabías que todos los años se subastan lobos en Castilla y León para matarlos? más información

Cada año la Junta de Castilla y León autoriza la subasta de tres o cuatro lobos para que sean muertos por el cazador que haga la mayor oferta. Este hecho no tiene ningún precedente en los países desarrollados.

"Llegara un día en que los hombres como yo, verán el asesinato de un animal como ahora ven el de un hombre".  Leonardo da Vinci


 loboexpresiones.jpg (26943 bytes)     l28.jpg (20019 bytes)

 

En la Península Ibérica existían tres tipos de trampas loberas

l51.gif (89816 bytes)    l52.gif (89816 bytes)

GRUPO DE NOTICIAS SOBRE EL LOBO  >>>>>>  Yahoo! Grupos : lobo_iberico Mensajes


Situación legal por autonomías                                         l2.gif (38305 bytes)

Comunidad LEGISLACION FORMA DE CAZA INFORMACION ACTUAL
GALICIA Especie cazable  2000/01.LEY DE 25 DE XUÑO Batidas en periodo hábil y con solicitud fuera del periodo hábil
ASTURIAS
CANTABRIA Es competencia de la DIR.GRAL DEL MEDIO NATURAL
P.VASCO No figura en catálogo vasco de especies amenazables..Cazable con autorización en 2000/01; 13 JULIO 2000
Cazable con autorización mediante batidas.
Pago de daños en ALAVA
NAVARRA Decreto 563/95 27 NOV. especie extinguida INDEMNIZACIONES POR ORDEN FORAL 876/96 DE 19 AGOST.NO HAY INDICIOS DE SU PRESENCIA
ARAGÓN NO FIGURA EN CATALOGO NI COMO SP CINEGETICA. SE BASAN EN LA LEY 4/89 NO LOBOS MUERTOS, NO PERMISOS Y NO ESTUDIOS INDEMNIZA DAÑOS POR SER NO CINEGETICA EN 1995 Y 1996.
CASTILLA-LEON SP CAZABLE AL N DEL DUERO.AÑO 2000. LEY 4/96 DE 12 JULIO

*** pendiente de revisión

AL N. DEL DUERO COMO EL RESTO DE CAZA MAYOR, PERO ES POSIBLE MATARLO EN SEP, EN FEB Y EN MARZO. Y EXCEPCIONALMENTRESTO DEL AÑO BATIDAS COMO METODO DE GESTION DIRECTO
LA RIOJA SP CAZABLE 2000.LEY 9/98 DE 8 JULIO EN BATIDAS DE CAZA MAYOR SOLO DONDE SE HAYAN RECONOCIDO DAÑOS EN LOS ULTIMOS DOS AÑOS. PUEDEN AUTORIZARSE BATIDAS ESPECIFICAS DAÑOS EN DESCENSO QUE SE INDEMNIZAN.SE MATARON EN AÑOS 87 ( 10) Y 93 (3). HOY ATAQUES MUY ESPORADICOS
CASTILLA LA MANCHA SP EN PELIGRO DE EXTINCION DECRETO 33/98 DE 5 MAYO NO CAZA NO MEDIDAS DE CONTROL NO SE HAN PAGADO INDEM. AUNQUE SE RECLAMAN EN GUADALAJARA
MADRID CONSIDERADO AUSENTE
EXTREMADURA LEY 21 DIC 1990.SP PROTEGIDA. AMENAZADA 20 JUL 93 NO EJEMPLARES ABATIDOS. HAY FONDOS PARA INDEMNIZAR.
ANDALUCIA DECRETO 4/86 ESTRICTAMENTE PROTEGIDO IMDEMNIZAC. MAX97:4838000 PTAS MIN88:184000 PTASAÑO99:948000 PTAS

El lobo como caza mayor: Los planes del Ministerio de Medio Ambiente  pasan por considerar el lobo como recurso cinegético y apoyar la caza del lobo en toda la comunidad de Castilla y León.

caza.gif (1393 bytes)         deadwolf.jpg (14403 bytes)  

LA CONDUCTA DEL PP DE CASTILLA Y  LEÓN ES IMPRESENTABLE.

 

Consejera de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León

Dña. Silvia Clemente Municio
C/ Rigoberto Cortejoso, 14                              Valladolid, 47071 (España).
Teléfono Centralita: 983 41 9988
Teléfono Consejera: 983 41 9980
Fax 983 41 9966

medamb_responde@cma.jcyl.es   

silviaclemente.jpg (4480 bytes)

La consejera de Medio Ambiente, Silvia Clemente, ha asegurado que el ministro Jaume Matas se ha comprometido a impulsar un cambio en la directiva europea para que el lobo sea considerado especie cinegética en toda Castilla y León.

Clemente se ha entrevistado en Madrid con Matas, al que ha transmitido la preocupación de la Junta por las dificultades para regular la población de lobo en la región. Esta población muestra un importante crecimiento, con un 35% más que en 1988, está presente en las nueve provincias, cría en ocho, ha aparecido en zonas donde no era habitual y su presencia es a veces incompatible con el ganado. Gestionar esa población de forma global, respetando el desarrollo sostenible del medio rural de la región y las actividades ganaderas requiere modificaciones legales, entre ellas el cambio de la directiva de hábitat de 1992 de la Unión Europea.

Esa norma establece que el lobo es especie cinegética al norte del Duero y protegida al sur de ese río y la Junta pretende extender la calificación cinegética a toda la región, de forma que sea una especie cazable más y se establezcan por cotos el número de ejemplares a cazar.

A partir de esa declaración general como especie cinegética, agregó la consejera, "se podrán establecer planes comarcales de gestión donde el lobo tendrá diferentes consideraciones y habrá zonas donde no podrá existir porque sea incompatible con la ganadería". Para ese cambio legal es imprescindible el apoyo del ministro que, según Clemente, ha entendido esa necesidad y se ha comprometido a dar su respaldo para que se modifique cuanto antes la directiva europea.                                                                                                                                                                                      EL ADELANTADO/26/12/2002

>>>>Un recurso es algo que se puede aprovechar y por lo tanto algo de lo que los cotos de caza pueden sacar beneficios, comenta Pedro Alonso, vicepresidente de la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo (ASCEL). Este biólogo cree que Medio Ambiente prevé convertir al lobo «en un trofeo de caza, estableciendo cupos anuales como en Castilla-León». (LA VOZ DE GALICIA/11/11/2002)

web_19.jpg (5479 bytes)

Clemente, con el director de Medio Ambiente de la Comisión Europea.

Silvia Clemente propone en Bruselas «un plan único de gestión del lobo» en la comunidad de Castilla y León. La consejera de Medio Ambiente presenta los estudios científicos de la Junta para  reclamar la modificación de la Directiva que prohíbe la caza del cánido al sur del Duero.
Bruselas.- La consejera de Medio Ambiente, Silvia Clemente, planteó ayer en Bruselas la aprobación de un único modelo de gestión del lobo para Castilla y León, que permitiría ampliar su caza al sur del río Duero «como una herramienta más» para controlar su población.
La consejera, acompañada por el director de Medio Natural de Castilla y León, Mariano Torre, se reunió con altos responsables de la Unión Europea (UE) para abordar, además de la gestión del lobo, asuntos como la instalación de una estación de esquí en San Glorio y la aprobación definitiva de la Red Natura 2000.
En su entrevista con el jefe de la Unidad de Política de Naturaleza y Biodiversidad de la Comisión Europea, Nicholas Hanley, los responsables de Castilla y León abordaron la necesidad de elaborar «un plan único de gestión del lobo» que considere la población de este animal «con independencia del Duero, que funciona como una especie de barrera», dijo Clemente en declaraciones a Efe.
Según la consejera, la diferencia que establece la regulación europea entre el norte y el sur del Duero, que considera al lobo especie cinegética solamente al norte, lo que permite su caza, «no es cierta, como acreditan los estudios científicos realizados» sobre la población de esta especie protegida.
Una de las vías para conseguir el plan de gestión único, explicó Clemente, «sería la modificación la directiva europea de 1992», relativa a la conservación de hábitats naturales y fauna silvestre.
Efe

l43.jpg (56520 bytes)

COMENTARIO: Nos encontramos ante el intento de crear un nuevo escenario en el que el LOBO sólo podrá sobrevivir en aquellas zonas en que sea rentable. Para justificar esta medida, determinados sectores de cazadores, administración autonómica del PP y expertos afines han ido preparando el terreno recomendando la extinción del LOBO en determinadas zonas, insistiendo en un ficticio crecimiento de población del lobo y en que éste será más aceptado en función de los beneficios que genere su muerte.


La Junta de Castilla-León denunciada por delito ecológico ante la U.E.

>>>>La Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA) ha interpuesto una denuncia administrativa ante la comisaria europea de Medio Ambiente, Margot Wallstrom, contra la Junta de Castilla y León, por permitir la caza de lobos al sur del río Duero, donde está prohibida.

Según ha informado la Asociación en un comunicado, la denuncia se presentó el martes día 24 por la vulneración de la directiva europea 92/43/CEE, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna silvestre.

ANPBA ha solicitado a la Comisión Europea "la apertura de un procedimiento contra la Junta y que el Gobierno de Castilla y León sea denunciado ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea".


PROTECCIÓN ESTRICTA
>>>>El lobo ibérico, según la directiva europea, goza de "protección estricta" en toda la Comunidad Europea, con dos excepciones: en España, al norte del Duero, y en Grecia, en la región situada al norte del paralelo 39. Por tanto, en España, al sur del río Duero, "el lobo no puede ser tocado", indicó la Asociación.

"Al sur del río Duero, las administraciones autonómicas pueden tomar las medidas oportunas para paliar el problema de los ataques del lobo a los rebaños, pero cualquiera que sea la medida adoptada tiene obligatoriamente que excluir las batidas de lobos", a juicio de este colectivo de defensa animal.                                  (ESTRELLA DIGITAL/02/01/203)


SUBASTAS DE LOBOS

        Estas subastas vuelven a meter al Lobo en el círculo de los trofeos de caza. Esto supone además el incremento del furtivismo, ya que, a sabiendas de la impunidad existente, y de las ridículas 100.000 pesetas de multa en el improbable caso de que los detengan; los cazadores que no hayan podido comprar legalmente la muerte de un lobo, se echarán al monte a por su furtivo y codiciado trofeo que podrán obtener con triste facilidad.

        Intentar justificar estas subastas por los supuestos beneficios para los habitantes de las zonas loberas carece de credibilidad y resulta un insulto para las gentes de los pueblos. El dinero pagado por la muerte del lobo que recibe el Ayuntamiento, no tiene ningún reflejo real y directo, ni sobre los ganaderos afectados, ni sobre las economías de la población rural, que más bien, una vez más, es expoliada de uno más de su preciado patrimonio natural. Si el resto de los 43 pueblos de la Reserva quisieran tener este beneficio acabarían en un solo año con todos los lobos de la comarca. Los Lobos abatidos por este sistema lo son sin ningún criterio de selección. Esto atenta a las más básicas normas de selección natural que garanticen la reproducción de los individuos más fuertes, jóvenes y mejor dotados genéticamente; lo cual agrava aún más las dificultades de supervivencia de la especie. http://personales.com/espana/salamanca/lobo/index.htm

PERMISOS PARA LA CAZA DE LOBOS
"La Dirección General del Medio Natural de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta ha concedido permisos para la caza de lobos en la comarca zamorana de Sayago, al sur del río Duero y, más recientemente en la provincia de Avila", según este colectivo.

El 27 de mayo de 1999 se autorizó la matanza de tres lobos en un coto zamorano, que culminó con la muerte de una loba recién parida, y el 12 de junio de 1999 en los términos zamoranos de Pereruela, Moral y Bermillo de Sayago, al sur del Duero.

El 5 de marzo de 2000 fue abatida una loba joven, sin parir, en la zona zamorana de Abelón, también al sur del Duero, en otra batida autorizada por la Dirección General.

En octubre de 2002, se concedió permiso para cuatro batidas de lobos en la zona zamorana de Sayago, aunque una de ellas hubo de ser descartada por oposición del propietario de una de las dehesas, que se opuso a la cacería en sus tierras.

El 9 de diciembre de 2002, se adoptó la decisión de autorizar batidas de lobos en la provincia de Ávila

>>>> La población de lobos ha ido en aumento, pese a los permisos que se conceden a los cotos para el control de la especie. Actualmente, la población lobuna de Castilla y León oscila entre 1.000 y 1.500 ejemplares, con un incremento de entre el 20 y el 25% en los últimos catorce años, según Medio Ambiente. El número de manadas se ha triplicado en Valladolid, que pasa de ocho a doce, mientras que en Segovia no había ninguna manada en 1988 y ahora hay cinco.

Ante este aumento, la Consejería regida por Dña SILVIA CLEMENTE (PP) ha optado por conceder más permisos a los cotos para cazar lobos. De los 249 ejemplares abatidos en los últimos ocho años, más de la mitad se mataron en las monterías, esperas y recechos de las tres últimas campañas. Palencia es la provincia en la que más lobos se han abatido, con un total de 86, de los que el 60% se abatieron en los tres últimos años.

   En la temporada actual, que comenzó a finales de septiembre y se prolongará hasta mediados de febrero, hay 279 cotos autorizados para cazar lobos. Todos ellos están situados al Norte del río Duero, la franja que separa la zona en la que el lobo es especie cinegética de la que está prohibida su caza. En la zona Sur el número de cánidos se ha incrementado por el momento la única solución pasa por autorizar batidas, algo a lo que ya se ha mostrado dispuesta la Junta de Castilla y León. A medio plazo, el Gobierno regional luchará en Bruselas por ajustar la situación jurídica de la especie a su realidad biológica y eliminar las diferencias entre Norte y Sur del Duero. (....) NORTE DE CASTILLA/18/11/2002)


   STATUS JURÍDICO DEL LOBO EN ESPAÑA

Todo este urdir de la Junta de Castilla y León está vulnerando el Ordenamiento Jurídico comunitario, a saber, la DIRECTIVA 92/43/CEE.

El lobo ibérico (Canis lupus signatus), está incluido en la denominación genérica de lobo (canis lupus), y según la precitada DIRECTIVA, Anexo IV (Especies animales y vegetales de interés comunitario que requieren una protección estricta), el lobo goza de "protección estricta" en toda la Comunidad Europea, con dos excepciones, según lo establece textualmente el Apartado A: en España, al norte del Duero, y en Grecia, en la región situada al norte del paralelo 39. Por tanto, en España, al sur del río Duero el lobo no puede ser tocado.

De hecho, ni siquiera al norte del río Duero es el lobo una especie cazable per se. Según lo establecido en el ANEXO V (Especies animales y vegetales de interés comunitario cuya explotación puede ser objeto de medidas de gestión), establece, en su Apartado A, que la captura de lobos está sujeta a la adopción de las correspondientes "medidas de gestión" por parte de la Administración al norte del río Duero, excluyéndose por completo las regiones al sur de dicho río, en las que está considerado como especie "estrictamente protegida".

Por este motivo, al sur del río Duero, las administraciones autonómicas pueden tomar cualesquier medidas oportunas para paliar el problema de los ataques del lobo a los rebaños de extensivo (especialmente, ovinos y bovinos), pero cualquiera que sea la medida adoptada, tiene obligatoriamente que EXCLUIR las batidas de lobos.

ACCIÓN URGENTE  

logolobo.gif (6853 bytes)

Petición de información ambiental para evitar que la Junta de Castilla y León solicite la declaración del lobo ibérico como especie cinegética al sur del Duero 

¿Sabías que está prohibido por la Directiva Habitats de la UE cazar lobos al sur del Río Duero y que la Junta de Castilla y León regida por el PP ha solicitado que esta prohibición sea retirada. El llamado "Comité Nacional del LOBO IBÉRICO" formado por las Comunidades Autónomas, Ministerio y el grupúsculo del Sr. Blanco apoyaron esta propuesta   más información

La Junta de Castilla y León, que nunca se ha caracterizado por poner freno a los cazadores furtivos, envenenadores y laceros ha presionado al Ministerio de Medio Ambiente para que solicite a Bruselas que los lobos puedan ser cazados al sur del Duero.

Modelo de carta para que la rellenes y la envíes a la Junta de Castilla y León (a la dirección que aparece en la propia carta) por correo certificado y preferentemente con acuse de recibo.

Dña. Silvia Clemente Municio

Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León

C/ Rigoberto Cortejoso nº 14

47071 Valladolid

España

D./Dña.…………………….…………..………………...…………………mayor de edad, con D.N.I: …………………….. .con domicilio en  ……………………………………….…...

……...…….…………………………………….., comparece y como mejor en derecho proceda

EXPONE:

            Que por medio del presente escrito viene a solicitar información en base a la Ley 38/1.995, de 12 de diciembre, sobre Derecho de Acceso a la información en materia de Medio Ambiente.

Siendo la Consejería de Medio Ambiente responsable de la Gestión del LOBO IBÉRICO y conociendo la intención de la Junta de permitir la caza al sur del Duero,    SOLICITO información sobre:

1.      Situación actual de la población de la especie en Castilla y León:

·         Censos y estudios realizados (en los últimos 5 años).

a.      Metodologías utilizadas.

b.     Autores  de los estudios (en los últimos 5 años).

·        Presupuestos destinados y fechas de licitación de estos estudios (en los últimos 5 años).

2.      Actuaciones previstas por la Junta de Castilla y León para resolver el problema de la caza ilegal de LOBOS en la comunidad.

3.      Medidas de prevista y/o puestas en marcha por la Junta de Castilla y León para dar participación, en la elaboración de estrategias de conservación, a colectivos implicados en la existencia de la especie.

Quiero manifestarle mi rechazo a la política cinegética respecto al LOBO que la Junta desarrolla y mi oposición a la propuesta de incluir al LOBO como especie cinegética al sur del Duero.

            Por todo lo expuesto, le ruego que teniendo por presentado este escrito, se sirva admitirlo, y resolverlo en el plazo máximo de dos meses que fija el art. 1 de la Ley 38/1.995.

 

Justicia pedida en ……..…………………. a ..… de …………….....  de 2002.

                                                                                                                                    (Nombre y Firma)

La Junta tiene obligación de contestarte en el plazo máximo de 2 meses. En caso de no contestación o de contestación no satisfactoria (porque no han incluido alguna de las informaciones solicitadas), existe la posibilidad de enviar un recurso potestativo. El recurso hay que presentarlo dentro del mes siguiente a la fecha de contestación o antes de los 3 meses a contar desde la fecha de envió de la presente carta. Sólo tienes que imprimirla y escribir tus datos.



JUNTA DE C A S T I L L A  Y  L E Ó N -  Orden de 27 de junio de 2002. Normativa de Caza Mayor


Caza del lobo en terrenos situados al norte del Duero:
Desde el 22 de septiembre de 2002 hasta el segundo domingo de febrero de 2003. La caza de esta especie podrá practicarse durante la época hábil en aquellos cotos ubicados en comarcas en las que su situación demográfica permita su aprovechamiento. Los planes cinegéticos establecerán la posibilidad cinegética de cada coto.

En todo caso, la Dirección General del Medio Natural podrá poner a disposición de los cotos un número de precintos suplementarios en el caso de que considere conveniente efectuar mayor aprovechamiento. Las modalidades autorizadas serán las previstas para otras especies de caza mayor. Cuando la cacería sea de tipo colectivo -montería o gancho-, el organizador deberá tomar las medidas oportunas que garanticen que únicamente se abatan, como máximo, el mismo número de animales que el de precintos disponibles para esta especie.


Monterías de Lobo en la provincia de Zamora

>>>>Más de cincuenta cazadores, unos 200 realeros y 500 perros consiguieron abatir entre el sábado y ayer cuatro lobos autorizados por la Junta y cerca de cuarenta jabalíes en la montería celebrada en los terrenos de las fincas de Monte Coto y El Raso, pertenecientes al término de la localidad zamorana de Villalpando.

La Junta de Castilla y León autorizó exclusivamente la cacería de cuatro lobos en las extensiones de las fincas privadas de Monte Coto, de unas 700 hectáreas, y de El Raso, de 1.700 hectáreas, unos territorios donde se han avistado algunos cánidos que días atrás atacaron los rebaños de ganaderos de las vecinas localidades zamoranas de Belver de los Montes y Cañizo.

La montería, organizada por el Grupo de Cazadores Zamoranos Hunters, reunió a más de cincuenta participantes llegados de Extremadura, Madrid y de varios puntos de Portugal como Oporto y Lisboa, y se convirtió en un hervidero de cazadores, realeros y ojeadores en busca de uno de los trofeos más preciados: el lobo.Un macho, catalogado por los propios cazadores como de Medalla de Oro, con 1,64 metros de longitud del morro a la cola y cerca de sesenta kilos, fue la pieza más preciada cobrada en la jornada del sábado(EL NORTE DE CASTILLA/21/10/2002)

marcial.jpg (77030 bytes)             ll.jpg (48679 bytes)

>>>>27/01/2002 Empresa HUNTER.  Montería en la finca privada MONTE COTO, localidad : VILLALPANDO (ZAMORA), permiso de la Junta para abatir 2 lobos.


>>>>TOTAL DE LOBOS ABATIDOS. desde 1994 se abatieron un total de 249 lobos en cinco provincias de la Comunidad: Palencia (86), Zamora (67), León (57), Burgos (31) y Valladolid (8).

Temporada 2001-2002 : La última temporada cinegética se abatieron 63 lobos, frente a los 49 de la campaña 2000-2001 y los trece de la temporada 1995-1996, el año que menos lobos se mataron de los últimos ocho.

Permisos. En la última campaña, Medio Ambiente concedió 172 permisos para cazar lobos, de los que 62 correspondían a cotos de Zamora, 52 de Palencia, 32 de Burgos, quince de León, 8 de Valladolid y 2 de Soria.

Cotos :En la temporada 2002-2003 tienen autorización para cazar lobos 124 cotos de Zamora, 69 de Burgos, 60 de Palencia, 15 de León, 10 de Valladolid y 1 de Soria.
EL NORTE DE CASTILLA18/11/ 2002


>>>>El Partido Popular (PP) y un grupo de ganaderos de Somiedo solicitan la realización de batida de lobos para que se controle la población de lobos existentes en el parque natural. El presidente del PP, Ovidio Sánchez, y el diputado Luis Peláez se reunieron ayer con un grupo de ganaderos del concejo que les transmitieron su preocupación por el incremento de la población de lobos en el parque natural.(...) 25/06/2002 LA NUEVA ESPAÑA


Última hora. Batidas contra el lobo al sur del Duero

q75.jpg (4548 bytes)

       loba abatida en Pozuelo de Tábara

SANABRIA-LA CARBALLEDA: Abatido un lobo en la montería de Val de Santa María

Val de Santa María.- Un lobo es el resultado de la cacería organizada el domingo en el Coto La Magdalena de Val de Santa María, y en la que había autorizado un lobo para cazar y jabalíes y zorros sin límite. Más de 120 perros y 37 cazadores en sus puestos correspondientes se situaron desde el Camino del Río hasta el Bordón, muy cerca del embalse de Agavanzal. El lobo macho, de unos tres años fue abatido cerca del embalse en un paraje denominado Fuente Juan de Casa. 11/02/03

TÁBARA: Abatida una gran loba en la cacería organizada el sábado en Pozuelo

Pozuelo de Tábara.- El cazador Epifanio Santiago celebró el sábado con efusión la suerte de abatir una loba en la cacería que tuvo lugar en el monte de Pozuelo de Tábara y en la que tomaron parte un una veintena de personas. A lo largo de la jornada «se dieron tres ganchos: en el segundo se mató la loba y otros dos ejemplares escaparon por las tierras.


Investigadores como Fernando Palacios, miembro del CSIC, ha presentado un interesantísimo Plan para la Conservación del LOBO que actualmente prepara desde el Museo de Ciencias Naturales. Este Plan, que se desarrollará de forma experimental en el Parque Nacional de Picos de Europa, basado en la restauración paulatina del hábitat del LOBO, posibilitando que su régimen alimenticio se base en presas naturales a través del reforzamiento de sus poblaciones entre otras medidas.

"No hay que rasgarse las vestiduras por estos ataques -señala Fernando Palacios, biólogo dell Museo Nacional de Ciencias Naturales y gran conocedor de este carnívoro-. Quien ocupa estas zonas es el ganado, muchas veces de forma artificial, y no el lobo, su habitante natural hace mucho tiempo. El lobo está en regresión y ellas no. Las ovejas han desplazado a sus presas naturales".

El actual modelo de gestión de numerosas cabañas ganaderas es la causa determinante de los ataques de este cazador. "Antes, el pastor estaba siempre con el ganado -subraya Theo Oberhuber, Secretario General de la Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental, (CODA)-, ahora no. Hay zonas en el País Vasco y otros lugares del norte de España donde buena parte de los rebaños pasan largas temporadas en el campo, sin ninguna vigilancia. Sus propietarios trabajan y viven en la ciudad, y la visitan esporádicamente".

. "No podemos permitir que los daños causados por el lobo no se paguen -subraya Oberhuber-. Hay que pagarlos porque no debe ser el ganadero quien cargue con su costo, sino toda la sociedad".

"Es esta sociedad la que quiere, mejor dicho, la que debería querer conservar al lobo, por tanto debe afrontar los gastos que produzca. Unos gastos que, incluidos en los presupuestos del Estado, son despreciables, pero que para un pastor son la ruina", añade. Según diversas estimaciones, estos gastos estarían entre 200 y 300 millones anuales para todo el territorio español.


CAZA ILEGAL Y TRÁFICO DE PIELES

        Considerado un preciado trofeo de caza y acusado de predar sobre otras especies de caza; el Lobo sigue sufriendo una persecución que en el mayoría de los casos es ilegal y desgraciadamente también impune.

        Se calcula que el 80% que mueren en nuestro país es de forma ilegal. La sofisticación de las armas de fuego y la proliferación de sustancias capaces de actuar como venenos letales hacen de la caza furtiva una práctica habitual.

        Existe además una clara impunidad respecto a esta caza ilegal. No existe un solo precedente en Castilla y León ( y probablemente en el resto de España), de encausamiento por matar lobos furtivamente.

        El hecho de que por ley ha de verse al cazador disparando y debe haber al menos dos testigos, hace en la práctica imposible denunciar este tipo de delitos. A ésta impunidad se añade el miedo que existe en las zonas rurales a denunciar a los furtivos, a quien todo el mundo conoce, pero que son personas con los que se puede tener problemas.

        Lo ridículo de las multas por muerte ilegal de Lobo que sólo es de entorno a 100.000 pesetas ( en Castilla y León); así como la ineficacia, e incluso posible complicidad de algunos guardas en este furtivismo, hace que los cazadores campeen con absoluta libertad e impunidad por territorio lobero.

Esta impunidad ha logrado generar un mercado negro de trofeos en el que se venden cadáveres en buen estado por 700.000 pesetas; o un cazador de cualquier punto de España puede tener acceso a la caza ilegal de un lobo en la Sierra de la Culebra por 1.000.000 de pesetas.    Más información sobre el negocio en  PIELES


setstats
CAZA LEGAL

Empresas que cazan el Lobo en todo el mundo:

CAZA SPORT

J.M.I. HUNTING IN THE WORLD

MARCO POLO HUNTING

Safari Headlands

TONY DA COSTA´S SAFARI

Trece Puntas Asociación Cinegética

VIAJES MARSANS

cazador.gif (5912 bytes)

setstats

setstats 1

setstats 1

1