Contextus           

                          Análisis y Opinión Periodística Independiente
                          
Bienvenido(a) con un abrazo fraternal desde el alma y buenos pensamientos. Gracias. ¡Namaste!

Es mi razón de ser: Con Autonomía de Pensamiento, Palabra y Opinión, hacer Periodismo Independiente Alternativo ; para Promover los Objetivos del Milenio 1999-2015, la Libertad, Justicia, Paz y Democracia con una Cultura de Paz y un Nuevo Contrato Global: Social, Religioso, Cultural, Ético, Medio Ambiental...
 

     CONTACTO  BLOG CONTEXTUS    OPINIONES    

 



      

 

 

 


     

 

 

 

 

 

 

 

 

"Soy un creyente firme en la gente. De ser dado la verdad, ellos pueden ser dependidos para encontrar cualquier crisis nacional. El gran punto debe traerles los verdaderos hechos". Abraham Lincoln.

 

 

 

 

 

 

 



 

 

 



 

 


Universidad Autónoma de
Sinaloa / México

 

 

Invitación a la Reflexión.... Sinopsis: El Gran Secreto siempre ha estado presente de forma fragmentada en las tradiciones orales, en la literatura, religiones y distintas filosofías de todos los tiempos. Por primera vez, todos esos componentes se ha reunido en una increíble revelación que transformará la vida de todo aquel que la experimente. Aprenderás a utilizar El Secreto en todos los aspectos de tu vida: dinero, salud, relaciones, felicidad y todas tus interacciones con el mundo. Empezarás a entender el poder oculto y sin explotar que hay en tu interior. Esta revelación aportará felicidad en toda tu vida. Encierra sabiduría de los grandes maestros actuales, hombres y mujeres que han utilizado para conseguir salud, fortuna y felicidad. Han aplicado el conocimiento de El Secreto y revelan increíbles historias de curaciones, generación de grandes riquezas, superación de obstáculos y conseguir lo que se calificaría de imposible. Otros datos de este libro en http://www.elcorteingles.es/libros/secciones/biografia/2.biografia.asp?ncodiaut=112037EL SECRETO. Autor: RHONDA BYRNE. Editorial: URANO. Fecha de publicación: 23/02/2009. Edición: 6ª. Número de páginas: 224. Colección: Crecimiento Personal. Encuadernación: Rústica. Tamaño: 18x14. Idioma: Castellano. Traductor: Alicia Sánchez. Rhonda Byrne, como cualquiera de nosotros, ha seguido su propio viaje de autodescubrimiento. En el transcurso del mismo ha logrado reunir a un fenomenal equipo de escritores, ministros de la Iglesia, productores de cine, diseñadores y editores para que El Secreto viera la luz y para que su visión transmitiera felicidad a millones de personas. Más sobre el libro y la autora en http://www.elcorteingles.es/libros/secciones/biografia/2.biografia.asp?ncodiaut=112037
  "El Secreto o Ley de Atracción"
Autora: Rhonda Byrne

 


 

 

 

 

 


Pablo Felipe Pérez Goyry
Analista y Periodista Independiente
Premio  de Periodismo José María Heredia2008
 Miembro del Instituto Nacional de Periodismo Latinoamericano
 Miembro de la Federación Internacional de Periodistas Digitales



Selección de Columnas-Artículos-Noticias-Documentos

Contextus / Tercera Época

Merecido Premio de Periodismo del INPL, lo recibe en Colombia Pablo Felipe Pérez Goyry. En la foto junto a su esposa Nora Elena.
Soy defendedor de causas sociales y políticas nobles. Empero, no creo en mefistofélicos defensores que lucran con 
los anhelos de fraternidad y buena voluntad universal de los seres humanos. ¡Namaste!-

 

Contextus / Primera y Segunda Época


L
a justicia demanda ética, discernimiento y valor. ¡Namaste!

  
A propósito del Calentamiento Global y la falta de alimentos,  es impostergable en lo aparentemente indescifrable descubrir su esencia y verdad, como alternativa inteligente para solucionar el dilema. ¡Namaste!
 

                    "Llevar siempre la verdad como guía y al bien común como alma y por esencia".
                                                                                                      Don Manuel del Socorro de la Victoria.

 


 

Contribuciones a Contextus
 

 

 

¡Llamamiento al gobierno cubano y al mundo!

 



¡Oxígeno para la blogósfera cubana!

¿Cómo ayudar la blogósfera alternativa en Cuba?

 

Campañas Internacionales

World Blood Donor Day / Jun. 14
World Population Day / Jul. 11
Art Day / Aug. 14
International Youth Day / Aug. 12
International Literacy Day / Sep. 08
National Invisible Chronic Illness Awareness Week / Sep. 14
World Food Day / Oct. 16
The International Day for the Eradication of Poverty / Oct. 17
BlogBlast For Peace ~ Dona Nobis Pacem / Nov. 05
World AIDS Day / Dec. 01
Human Rights Day / Dec. 10
International Animal Rights Day / Dec. 10

 

Pablo Felipe Pérez Goyry

 

contexto. (Del lat. contextus). m. Entorno lingüístico del cual depende el sentido y el valor de una palabra, frase o fragmento considerados. || 2. Entorno físico o de situación, ya sea político, histórico, cultural o de cualquier otra índole, en el cual se considera un hecho. || 3. p. us. Orden de composición o tejido de un discurso, de una narración, etc. || 4. desus. Enredo, maraña o unión de cosas que se enlazan y entretejen. (Diccionario de la Lengua / Real Academia Española)

Las imágenes y fragmentos de textos que se emplean en las entradas de esta página, sólo tienen el fin de ilustrar el comentario que se ofrece. Los derechos para su explotación comercial quedan reservados a favor de sus legítimos autores y/o titulares. El material e información incluido en esta página, así como los enlaces a otros sitios, son expuestos solo sobre la base de un interés y propósito de servir para su libre estudio y referencia. El usuario hace LIBRE uso del material recogido aquí y lo utiliza bajo su propia responsabilidad y riesgo. Gracias.

 

 

©Derechos Pablo Felipe Pérez Goyry. 1997 - 2009.

 

 

 

 

Libertad   Paz y Democracia

Enlaces - Recursos

Esta sección lleva a sitios no manejados por el autor de este sitio, y por lo tanto es imposible garantizar que sean accesibles en todo momento, si encuentras un link que no funciona avisa AQUÍ...

 

 

Ética del Periodista

La prensa libre tiene un enorme poder si éste se define como la capacidad de influir en otras personas. En las democracias, los medios de noticias suelen tener derecho de publicar la información sin previa aprobación del gobierno. En muchos países hay garantías legales para que los periodistas puedan ejercer ese derecho. Pero todo derecho implica responsabilidades. La responsabilidad fundamental de los periodistas en una sociedad libre es informar, comunicar las noticias con precisión e imparcialidad, es decir, ejercer el periodismo ético.

La ética es un sistema de principios que guían la acción. Así como la ley señala lo que se puede y no se puede hacer en una situación dada, la ética nos dice lo que debemos hacer. Se basa en valores personales, profesionales, sociales y morales, y es fruto del razonamiento. Para tomar decisiones en forma ética, lo único que se requiere es aplicar esos valores en el trabajo diario.

La Declaración de Chapultepec, aprobada por los países de América en 1994 para contrarrestar las presiones que se oponen a la libertad de expresión en todo el hemisferio, aclara que el periodismo ético es esencial para el éxito a largo plazo de los medios de noticias:

La credibilidad de la prensa está ligada a su compromiso con la verdad, con la búsqueda de precisión, imparcialidad y objetividad, y con una clara distinción entre noticias y publicidad. El logro de esas metas y el respeto a los valores éticos y profesionales no se pueden imponer por la fuerza: son la responsabilidad exclusiva de los periodistas y de los medios. En una sociedad libre, la opinión pública es la que premia o castiga.

En ciertas ocasiones falta ética en el periodismo. A veces el reportero inventa la información y el editor acepta pagos de sus informantes. Las organizaciones de noticias han publicado anuncios disfrazados de noticias. Cuando esto ocurre, el público tiene derecho de cuestionar todo lo que se presenta en los medios de noticias. Todos los periodistas y todas las organizaciones de noticias sufren menoscabo cuando un colega no se ajusta a la ética, porque tal comportamiento pone en entredicho la credibilidad de la profesión. Y cuando la credibilidad decae, lo mismo ocurre con la capacidad de las organizaciones de noticias para sobrevivir en el aspecto económico

Principios de ética

"Hay una regla sagrada en el periodismo”, dijo el finado reportero y novelista ganador de premios John Hersey, quien cubrió la secuela del ataque a Hiroshima con la bomba atómica. “El escritor nunca debe inventar. El lema de su trabajo debe ser: NADA DE ESTO FUE INVENTADO”. Los periodistas éticos no ponen sus palabras en labios de otras personas ni simulan haber estado presentes si no lo estaban. Además, no presentan el trabajo de otros como si fuera suyo. Las falacias y los plagios son violaciones de las normas periodísticas básicas en todo el mundo. Sin embargo no todas las transgresiones son tan evidentes.

El periodista se enfrenta a dilemas éticos todos los días bajo la presión de los dueños de la empresa, los competidores, los anunciantes y el público. Necesita contar con un proceso para resolver esos predicamentos de modo que su trabajo periodístico sea ético. Necesita una manera de pensar en materia de problemas éticos que le ayude a tomar decisiones acertadas, incluso en el último momento.

Ese modo de pensar se basa en los principios en los que todo periodista confía. Son los principios básicos de la Sociedad de Periodistas Profesionales de Estados Unidos, una organización periodística de tipo voluntario:

Buscar la verdad e informar sobre ella

El periodista debe ser sincero, imparcial y valiente para recopilar, transmitir e interpretar la información.

Minimizar los daños

El periodista ético trata a sus informantes, a las personas de quienes escribe y a sus colegas como seres humanos que merecen respeto.

Actuar con independencia

El periodista no debe estar obligado con ningún otro interés que no sea el derecho del público a la información.

Ser responsable

El periodista es responsable ante sus lectores, oyentes, espectadores y colegas.

A primera vista parece muy fácil actuar conforme a estos principios. Por supuesto, los periodistas deben buscar la verdad y tratar a sus informantes con respeto. Pero con frecuencia los propios principios están en conflicto. El periodista que busca la verdad encuentra a veces información que puede perjudicar a la familia de la persona implicada en una mala acción. La afiliación de una reportera a una organización no gubernamental le puede dar oportunidad de enterarse más a fondo de las noticias que afectan a su grupo, pero su relación con éste puede comprometer también su independencia y eso tal vez sea difícil de justificar ante la audiencia. En muchos casos, tomar una decisión ética no significa elegir entre lo correcto y lo incorrecto, sino entre lo correcto y lo correcto.

¿Cómo puede entonces el periodista tomar buenas decisiones éticas? Hay casos en que lo mejor es eludir la situación desde un principio. Por ejemplo, los reporteros pueden optar por no afiliarse a ningún grupo externo pues esto los puede descalificar para cubrir las historias que involucren a dichos grupos. En otros casos el periodista debe buscar el mejor equilibrio posible entre varios principios antagónicos, pero siempre teniendo presente la importancia fundamental de buscar la verdad y servir al público.

La toma de decisiones ética

Algunas salas de redacción manejan los dilemas éticos desde lo más alto de la jerarquía: cada vez que se presenta un predicamento o un dilema, uno de los altos dirigentes decide qué se debe hacer. Este sistema tiene la ventaja de ser expedito, pero puede ser arbitrario. En nada ayuda a los periodistas a tomar decisiones acertadas cuando están solos en el campo o cuando el dirigente no está a la mano. Por esa razón, muchas salas de redacción han adoptado un proceso de toma de decisiones éticas más incluyente, que ayuda a los periodistas a tomar buenas decisiones en las más diversas circunstancias.

El primer paso de ese proceso consiste en definir la cuestión. La mayoría de la gente se percata de cuándo se enfrenta a un predicamento ético: una alarma interna se dispara; se siente que algo no está bien en tal situación. Cuando eso sucede, es importante definir la sensación de molestia. ¿Qué valores pueden estar comprometidos? ¿Qué cuestiones periodísticas están en juego? A menudo hay tensiones entre el objetivo periodístico y una norma ética. Es posible que si un reportero tiene una noticia exclusiva, desee apresurar su publicación para que nadie se la gane, pero también tiene que considerar las posibles consecuencias. ¿Qué pasará si resulta que la noticia está equivocada? El periodista no debe sacrificar sus valores éticos para lograr otros objetivos, como vencer a la competencia.

El siguiente paso cuando haya definido el problema consiste en recopilar más información que le ayude a tomar una buena decisión. Consulte las políticas y lineamientos de la sala de redacción, si existen, y hable con otras personas sobre su dilema. Comience con los colegas y supervisores de la sala de redacción, pero no se quede allí. Muchas veces es útil escuchar otras voces, las de personas que aun sin estar directamente involucradas en la historia, están bien enteradas de las circunstancias.

Es importante señalar que, a diferencia de un médico, el periodista no está obligado a prometer que no hará daño. Muchos reportajes veraces e importantes lastiman los sentimientos o la reputación de otras personas. Es inevitable. Pero el periodista trata de minimizar el daño no exponiendo a la gente a riesgos innecesarios. Bob Steele, quien es maestro de ética periodística en el Poynter Institute, suele preguntar: “¿Y si los papeles se invirtieran? ¿Qué sentiría yo?”.

Supongamos que un reportero ha descubierto una fábrica en la cual niños menores de 12 años trabajan 10 horas diarias, seis días de la semana y se les paga menos de la mitad del salario mínimo vigente en el país. La Constitución de la nación prohíbe que los empleadores contraten a personas menores de 14 años y es ilegal que alguien trabaje más de 45 horas por semana. Por el hecho de haber localizado esa fábrica, el reportero tiene pruebas de explotación infantil, pero ¿qué más necesita saber antes de publicar o difundir la noticia?

Desde luego que decir la verdad sobre la fábrica tendrá consecuencias y algunas de ellas pueden ser perjudiciales. Ante un caso de este tipo, puede ser conveniente hacer una lista de las personas e instituciones que pueden ser afectadas por esa historia y considerar el impacto que ésta puede producir. La historia acerca de la fábrica afectaría directamente a los niños, desde luego, pero también a sus familias y al dueño de la empresa.

Una vez que conoce las posibles consecuencias, el periodista puede empezar a buscar alternativas para presentar la información de modo que siga siendo verídica, pero no cause tanto daño. En el caso de la fábrica, el periodista podría optar por usar fotos de los niños sin mencionar sus nombres, con la esperanza de limitar el daño potencial que la historia les podría causar. Esto es sólo un ejemplo de una decisión periodística que puede tener consecuencias éticas. Otros ejemplos se refieren al tipo y ubicación de la cobertura, así como el tono de la misma. El impacto de una noticia en la primera plana, con titulares a todo lo ancho y una gran fotografía, es mucho mayor que un reportaje más pequeño que se publica en páginas interiores. Una historia presentada por televisión que ha sido promovida muchas veces antes de salir al aire, suele tener más impacto, y por lo tanto mayores consecuencias éticas, que si se presenta una sola vez a la mitad de un noticiario.

Si se aplica un proceso para tomar decisiones éticas acertadas, los periodistas y las organizaciones de noticias se colocan en una posición en la que pueden justificar sus acciones con claridad. Al explicar qué hicieron y por qué, los periodistas refuerzan su credibilidad y justifican la confianza que el público les tiene.

La sala de redacción que valora la toma de decisiones éticas se asegura de poner a discusión ese tipo de cuestiones y no sólo cuando se presenta un predicamento. En algunos lugares se programan reuniones regulares para discutir lo que podrían hacer en una situación hipotética de ese tipo. El periodista que se acostumbra a escuchar con la mente abierta y sabe refrenar sus emociones y evitar que sus posiciones se vuelvan inflexibles es capaz de poner en práctica estas habilidades cuando se enfrenta a una preocupación ética real.

Códigos de ética

Asociaciones y federaciones de periodistas de todo el mundo han establecido códigos de ética para que sus miembros tengan una guía en el trabajo. Los códigos de ética lo pueden abarcar todo, desde el plagio hasta la privacidad y desde las rectificaciones hasta la confidencialidad. Algunos son breves y vagos en su redacción y otros son largos y muy explícitos. Claude-Jean Bertrand, el profesor del Instituto de la Prensa Francesa en la Universidad de París que ha examinado los códigos de ética de muchos países, afirma que la mayoría de ellos contienen estos tres elementos básicos:

Valores fundamentales, como el respeto a la vida y la solidaridad humana.

Prohibiciones fundamentales, como no mentir, no causar daño innecesario ni adueñarse de la propiedad de otra persona.

Principios periodísticos, como precisión, imparcialidad e independencia.

A veces esos códigos son de carácter voluntario y los infractores no sufren consecuencias claras. Sin embargo, lo que se espera es que los compañeros y los empleadores pidan cuentas a los periodistas cuya conducta no es ética. En algunos países hay consejos de prensa que reciben las quejas contra periodistas y pueden recomendar medidas para que éstos enmienden sus errores. Las revistas de crítica al periodismo realizan también una función correctiva al denunciar el comportamiento de los periodistas no éticos. Algunas organizaciones de noticias incluyen en su personal a un “ombudsman”, es decir, un individuo que está a cargo de vigilar los errores y las deficiencias éticas y actúa como representante del público en la sala de redacción.

En países donde se exige que los periodistas pertenezcan a un sindicato o asociación, los códigos de ética suelen incluir una disposición que obliga a acatar ese requisito. Por ejemplo, la Asociación Australiana de Periodistas tiene comités judiciales que investigan los cargos por comportamiento no ético que se presentan contra sus colegas. El periodista a quien se le comprueba una violación al código puede ser objeto de amonestación, multa o expulsión del grupo.

Códigos de conducta

Además de los códigos de ética nacionales y regionales, muchas organizaciones de noticias tienen sus propios códigos de conducta o normas de desempeño y se espera que los periodistas afiliados los respeten. Esos códigos pueden señalar las acciones o actividades específicas que serán alentadas o prohibidas, o bien, que requieren aprobación de la dirección.

Muchas organizaciones de noticias limitan lo que los periodistas pueden hacer dentro y fuera de su trabajo. El principal propósito de esos límites es proteger la credibilidad de dichas organizaciones. Es posible que a reporteros y fotógrafos se les diga explícitamente que no deben manipular o “recrear” las noticias instando a los protagonistas de éstas a repetir actos que no harían en condiciones ordinarias. Tal vez no se permita que el reportero oculte su identidad para conseguir una historia, a menos que haya razones claras y convincentes para creer que la información resultante será de interés público y no es posible obtenerla de ningún otro modo. Una estación de televisión puede prohibir explícitamente el uso de cámaras ocultas o grabaciones subrepticias para conseguir una noticia, a menos que algún directivo lo autorice por causas de interés público.

Con el advenimiento de la fotografía digital se han añadido nuevas normas que prohíben alterar fotos o vídeos en formas que pudieran desorientar a la audiencia. Varios incidentes de gran resonancia contribuyeron a la adopción de esas nuevas políticas, entre ellas una foto publicada en la portada de la revista National Geographic en la década de 1980 donde las famosas pirámides de Giza en Egipto fueron distorsionadas para acercarlas entre sí.

Muchos de los reglamentos contenidos en los códigos de conducta de las salas de redacción se refieren a cuestiones de independencia periodística. Para no dar ni la más ligera impresión de un conflicto de intereses, a los reporteros se les puede prohibir que adquieran acciones de las compañías sobre las cuales escriben o que tengan intereses personales en ellas. A los periodistas no se les puede permitir que asuman una posición pública en asuntos de política ni que apoyen abiertamente a un candidato a cargos públicos. La organización de noticias puede prohibir que sus periodistas tengan una relación comercial con cualquier fuente de noticias o que realicen trabajos externos remunerados, a menos que lo hagan con aprobación de sus directivos.

La política que ha establecido en materia de ética el Detroit Free Press, un periódico estadounidense del estado de Michigan, explica con claridad lo que su personal debe y no debe hacer. Prohíbe que se pague a un informante para conseguir noticias y que se le permita a éste revisar el material antes de su publicación. La Canadian Broadcasting Company (CBC) tiene un prolijo manual de normas en el cual se exige a los empleados rechazar cualquier obsequio que pudiera dar la impresión de que con él se intenta influir en alguna decisión de la CBC; sólo pueden aceptar regalos modestos de buena voluntad u hospitalidad que se ofrezcan en el curso de su trabajo normal. Los empleados de la CBC no pueden aceptar ofertas de viajes u hospedaje gratuitos para cubrir una historia.

Tal vez no sea posible evitar todos los posibles conflictos, pero el periodista tiene que estar consciente de que su conducta puede repercutir en forma negativa sobre su organización de noticias. Cabe esperar que en cuanto él o ella perciba una posibilidad de conflicto, lo notifique a sus supervisores. Si un reportero tiene algún vínculo personal con una historia, debe pedir que otro reportero se haga cargo de la asignación. Muchas organizaciones de noticias han adoptado como norma exigir que el reportero revele cualquier relación con sus historias que pudiera sugerir un conflicto de intereses, aunque tal posibilidad sea remota o no exista.

Los códigos de conducta suelen ser documentos internos, pero va en aumento el número de organizaciones de noticias que los publican en sus portales de Internet para que el público se entere de lo que puede esperar de ellas y tenga bases para pedir cuentas al periódico o a la estación que viole esas normas.

Normas de la comunidad

Es frecuente que las organizaciones de noticias se vean en conflictos entre el interés periodístico y las normas de la comunidad, y para resolverlos requieren habilidad en la práctica de la toma de decisiones éticas. Supongamos que un funcionario electo hizo un comentario soez al hablar de un miembro del partido de oposición. Algunos periódicos podrían imprimir las palabras textuales de ese funcionario. Otros podrían usar unas cuantas letras seguidas de puntos suspensivos para indicar lo que aquél dijo sin reproducirlo con todas sus letras. Y habría periódicos que tal vez sólo informarían que el funcionario empleó expresiones ofensivas. Los directores de periódicos eligen distintas soluciones según lo que a su juicio los lectores estén dispuestos a tolerar. Sin embargo, a veces toman una decisión a sabiendas de que ofenderán a algunos lectores. Los directores deben tomar decisiones igualmente difíciles cuando hay fotos o vídeos que la audiencia puede considerar de mal gusto, pero que son el medio más eficaz para contar una historia importante.

Para minimizar el daño que tal decisión podría causar, muchos jefes de información optan ahora por explicar en el texto del reportaje, o en una “nota del editor” adjunta, por qué tomaron tal decisión. Por ejemplo, la fotografía de una madre que sostiene el cuerpo esquelético de su hijo muerto de inanición es perturbadora sin duda alguna. En lugar de esperar las llamadas telefónicas airadas y responder cada una de las quejas individuales, la nota del editor podría decir que esa foto llena de sufrimiento relata la historia del hambre con mucha más claridad que las palabras por sí solas. Al explicar sus decisiones al público, los periodistas pueden dar cumplimiento al principio rector de la responsabilidad.

Cuestiones legales

La piedra angular de las normas internacionales para los medios de noticias es el artículo 19 de la Carta de las Naciones Unidas, que dice así:

Toda persona tiene derecho de opinar y expresarse libremente; ese derecho incluye la libertad de exponer sus opiniones sin intromisiones y buscar, recibir e impartir información e ideas en cualquier medio disponible y sin considerar las fronteras.

Los países miembros de las Naciones Unidas se han comprometido a dar cumplimiento a la carta, incluso al artículo 19, pero eso no ha impedido que algunos supriman a sus propios medios de noticias y obstruyan el acceso a las noticias internacionales. Algunos periodistas han sido asesinados, encarcelados o exiliados por tratar de cumplir con su cometido.

Danilo Arbilla, miembro de la Asociación Interamericana de Prensa y de la publicación Búsqueda de Uruguay, dice que la mejor ley de prensa es la que no existe. En el mundo ideal, agrega, la legislación que rigiera la libertad de prensa no ocuparía más de un par de páginas “con cláusulas claras, redactadas con franqueza, que prohibieran cualquier intento de acotar... la libertad de expresión”. No hace falta decir que el mundo no es un lugar ideal. Las leyes de prensa varían mucho en todo el planeta, al grado que no es posible resumirlas todas. Algunos países democráticos tienen leyes que garantizan el acceso de los periodistas a la información pública, mientras que otros limitan la información que puede ser publicada o transmitida. En algunas naciones es ilegal decir el nombre de las víctimas de delitos sexuales o de los jóvenes acusados de actividades delictivas. Incluso en un mismo país puede haber diferencias en las leyes locales sobre ciertas cuestiones, por ejemplo, si un periodista puede ser obligado a divulgar el nombre de un informante confidencial o a entregar sus notas de trabajo a un tribunal de justicia y en qué circunstancias debe hacerlo. Baste decir que el periodista tiene que estar al tanto de las leyes vigentes en los países donde trabaja, y de los esfuerzos que se realizan para revocar las leyes restrictivas.

Una de las cuestiones legales más comunes que los periodistas enfrentan es el tema de la calumnia o la difamación. En Estados Unidos, la difamación se define como una declaración de hechos sustancialmente falsa que tiende a dañar la reputación de una persona cuya identidad se señala. La difamación recibe el nombre de “libelo” cuando la declaración se publica en los medios impresos y se llama “calumnia” cuando es transmitida por los medios electrónicos, pero los parámetros básicos son los mismos. En términos generales, si una declaración es verdadera no puede ser difamatoria. Por lo tanto, el periodista debe confirmar en forma independiente los comentarios de sus informantes que puedan ser difamatorios para alguna persona.

A medida que las nuevas tecnologías cambian la forma en que los periodistas realizan su labor, las leyes en materia de medios informativos están siendo reexaminadas. Surgen ante todo preguntas como éstas: ¿A los reporteros en línea se les deben otorgar los mismos derechos y garantías que a los periodistas que trabajan en organizaciones de noticias ya establecidas? ¿Se deben conceder esos mismos privilegios a los que publican blogs en Internet? Es probable que estas preguntas sigan sin ser respondidas por algún tiempo.

Es obvio que los reporteros están sujetos a otras leyes que se aplican a los individuos en un país determinado, como las referentes a la privacidad. Aunque el periodista desee tener acceso a la información, no puede allanar la propiedad privada, tomar documentos sin permiso o ejercer el espionaje telefónico sin que luego tenga que enfrentar consecuencias jurídicas. Una organización de noticias puede decidir que algunos reportajes son tan importantes que vale la pena arriesgarse a una sanción legal, pero esa es una cuestión diferente que debe ser decidida en forma conjunta y cuidadosa por editores, reporteros y jefes de información.

Federación Internacional de Periodistas Digitales

 

 

Decálogo del Periodismo
(Juan Luis Cebrián  / "El oficio de periodista")

El periodismo contemporáneo mantiene, dentro de las transformaciones que las nuevas tecnologías propician, unos principios básicos que le identifican y que pueden ilustrarse en un difundido decálogo de nueve puntos:

1. La primera obligación del periodismo es la verdad.
2. Su primera lealtad es hacia los ciudadanos.
3. Su esencia es la disciplina de la verificación
4. Sus profesionales deben ser independientes de los hechos y personas
sobre las que informan.
5. Debe servir como un vigilante independiente del poder.
6. Debe otorgar tribuna a las críticas públicas y al compromiso.
7. Ha de esforzarse en hacer de lo importante algo interesante y oportuno.
8. Debe seguir las noticias de forma a la vez exhaustiva y proporcionada.
9. Sus profesionales deben tener derecho a ejercer lo que les dicta su
conciencia.

 

 

 

"Es necesario diferenciar: una cosa es ser escépticos, realistas, prudentes. Esto es absolutamente necesario, de otro modo, no se podría hacer periodismo. Algo muy distinto es ser cínicos, una actitud incompatible con la profesión de periodista. El cinismo es una actitud inhumana, que nos aleja automáticamente de nuestro oficio, al menos si uno lo concibe de una forma seria. Naturalmente, aquí estamos hablando sólo del gran periodismo, que es el único del que vale la pena ocuparse, y no de esa forma detestable de interpretarlo que con frecuencia encontramos".  (Ryszard Kapuscinski, “Los cínicos no sirven para este oficio”, 2002)

 

 

 

©1997 - 2009. Pablo Felipe Pérez Goyry

 

 

 


The International Day for the
Eradication of Poverty

 


 


 


 

Ética Pública
Ser Ético
Servir con Convicción

 

Respeto: Reconocimiento de la diferencia del otro, valorando y aceptando su forma de pensar y actuar.

Confianza: Respuesta y disposición personal a favor de la solidaridad y la satisfacción de las necesidades de la comunidad.

Imparcialidad: Capacidad para decidir con ecuanimidad.

Responsabilidad: Capacidad para realizar los compromisos adquiridos y para prever, asumir o evitar según sea el caso, sus consecuencias.

Honestidad: Proceder correctamente, con honradez, respetando lo que le pertenece.

Transparencia: Actuación con claridad y óptima utilización de todos los recursos, generando confianza en la comunidad.

Probidad: Es la integridad en el obrar.

Compromiso: Disposición y respuesta personal a favor de la solidaridad y la satisfacción de las necesidades de la comunidad.

 

Objetivos de Desarrollo del Milenio
1999 - 2015*
Solidaridad frente a un mundo dividido
 

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Meta 1
- Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas cuyos ingresos sean inferiores a US$1 por día

Meta 2:
- Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas que padece hambre
 

Objetivo 2: Lograr enseñanza primaria universal

Meta 3:
- Velar por que, para el año 2015, todos los niños y las niñas del mundo puedan terminar el ciclo completo de enseñanza primaria

Objetivo 3: Promover la equidad de género y la autonomía de la mujer

Meta 4:
- Eliminar las desigualdades de género en la enseñanza primaria y secundaria preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la enseñanza antes del final de 2015

Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil

Meta 5:
- Reducir en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, la tasa de mortalidad de niños menores de cinco años

Objetivo 5: Mejorar la salud materna

Meta 6:
- Reducir la tasa de mortalidad materna en tres cuartas partes entre 1990 y 2015

Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades


Meta 7:
- Detener y comenzar a reducir, para el año 2015, la propagación del VIH/SIDA

Meta 8:
- Detener y comenzar a reducir, para el año 2015, la incidencia del paludismo y otras enfermedades graves

Objetivo 7: Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente

Meta 9:
-Incorporar los principios del desarrollo sostenible en las políticas y los programas nacionales y revertir la pérdida de recursos ambientales

Meta 10:
- Reducir a la mitad, para el año 2015, el porcentaje de personas que carecen de acceso sostenible a agua potable y saneamiento básico

Meta 11:
- Mejorar considerablemente, para el año 2020, la vida de por lo menos 100 millones de habitantes de los barrios más precarios

Objetivo 8: Fomentar una asociación mundial para el desarrollo

Meta 12:
- Desarrollar aún más un sistema comercial y financiero abierto, basado en normas, previsible y no discriminatorio. Incluye el compromiso de lograr buena gestión de los asuntos públicos, y la reducción de la pobreza, en cada país y en el plano internacional

Meta 13:
- Atender las necesidades especiales de los países menos adelantados. Incluye: acceso libre de aranceles y cupos para las exportaciones de los países menos adelantados, programa mejorado de alivio de la deuda de los países pobres muy endeudados (PPME) y cancelación de la deuda bilateral oficial, así como AOD más generosa a los países que hayan demostrado determinación a la hora de reducir la pobreza

Meta 14:
- Atender a las necesidades especiales de los países en desarrollo sin litoral y de los pequeños estados insulares en desarrollo (a través del Programa de Acción para el desarrollo sostenible de los pequeños estados insulares en desarrollo y los resultados del vigésimo segundo período extraordinario de sesiones de la Asamblea General)

Meta 15:
- Encarar de manera general los problemas de la deuda de los países en desarrollo aplicando medidas nacionales e internacionales a fin de garantizar la sostenibilidad de la deuda a largo plazo

Meta 16:
- En cooperación con los países en desarrollo, formular y ejecutar estrategias para proporcionar trabajos dignos y productivos a los jóvenes.

Meta 17:
- En cooperación con los laboratorios farmacéuticos, proporcionar acceso a medicamentos esenciales y a precios asequibles en los países en desarrollo

Meta 18:
- En colaboración con el sector privado, velar por que se puedan aprovechar los beneficios de las nuevas tecnologías, en particular las tecnologías de la información y las comunicaciones

* Los Objetivos de Desarrollo del Milenio y sus respectivas metas provienen de la Declaración del Milenio de la ONU, firmada por 189 países, inclusive 147 Jefes de Estado y de Gobierno, en septiembre de 2000 (http://www.un.org/millennium/declaration/ares552e.htm). Los objetivos y metas están relacionadas entre sí y deben considerarse como un todo. En conjunto, representan una alianza entre los países desarrollados y en desarrollo “para crear un ambiente –tanto en el ámbito nacional como mundial– que propicie el desarrollo y la erradicación de la pobreza”. 

 

 


NACIONES UNIDAS 

UNICEF 

UNESCO 

PNUD 

FAO 

ACNUR 

BANCO MUNDIAL

Alto Comisionado de
Naciones Unidas para los Derechos Humanos
 

Organización de los Estados Americanos - O.E.A. 

Parlamento Unión Europea 

Cruz Roja Internacional 

Comunidad de Ciencias Políticas 

Buena Voluntad Mundial 

Fundación Ética Mundial 

Grupo de Trabajo Educación  en Valores / España 

Corporación Medios para la Paz (Colombia) 

Fundación Paz Mundial 

Asociación de Valores para Vivir  
Asociación Mensajeros de la Paz
BRAMA KUMARIS
Centro UNESCO de Andalucía  
Cooperación Internacional
Coordinadora Catalana de Fundaciones

Coordinadora de ONGs

Cooplanet 2006. New York

Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad

Education International

Enlaces hacia la Sociedad Civil  

Federació Catalana d'Associacions i Clubs UNESCO

Federación de Enseñanza CC.OO.

Federación Internacional e Interreligiosa por la Paz Mundial

FLACSO.
Fundaçao Mário Soares
Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano
Fundación Instituto de Cultura del Sur  
Fundación para las Relaciones Internacionales y Diálogo Exterior
Fundación Perú
Fundación Servicio, Paz y Justicia
Gesellschaft Kultur des Friedens
Green Cross
Guía del mundo  
IneTemas
Instituto de Psicología Transcultural  
Instituto Internacional de Ciencias Políticas

Intered

International Day of Peace
Juventudes Musicales
Observatorio Europeo de TV Infantil.  

Periódico Profesional de Educación Escuela

Pobreza Cero
Radio Nederland de Holanda
Red Información para el Cambio Ciudadano

Revista Profesiones

UNOY Peacebuilders

Voluntarios de la Comunidad de Madrid

World Political Forum

Radio Nederland Wereldomroep  

Liberalismo.org 

La Primavera de Cuba   

Misceláneas de Cuba 

Damas de Blanco  

Instituto de Estudios Cubanos 

Cuba Democracia y Vida / La Voz en Suecia de los Cubanos Cívicos de Intramuros y del Exílio 

El Exilio Cubano 

CubaNet 

Conexión Cubana - Cuban Connection 

Sitio Oficial Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba 

Acción Democrática Cubana 

Cuba Europa 

Partido Socialista Obrero Español 

Foro Social Mundial 

Partido Social-Revolucionario Democrático de Cuba 

Partido Social Demócrata  de Cuba 

Centro de Fotógrafos Independientes de Cuba

Constituciones de la República de Cuba  

Literatura Cubana en el Exilio - Escritores Cubanos

Unión Liberal Cubana 

Solidaridad Española con Cuba 

Cubanos en el Exilio 

Web de Asuntos Cubanos 

CubaNuestra 

Foros Cubanos 

Internacional Socialista 

Comité Internacional para la Democracia en Cuba

Partido Demócrata Cristiano de Cuba   

Carta de Cuba 

Red Cubana  

Noticias de Cuba 

Radio Miami.com  

NotiCuba Internacional 

Literatura Cubana en el Exilio - Escritores Cubanos 

Asociación para la Tercera República   

Consenso Cubano  

Contacto Cuba  

Bibliotecas Independientes de Cuba  

Somos Cubanos 

Telemundo 51_Miami 

BBC de Londres  
 

Cubafacts

Cuban Committee for Democracy, Inc.

Cuban Exile Newspapers at the University of Miami

Cuban Immigration to The United States

Cuban Nationals or Citizens Seeking Lawful Permanent Resident Status / INS

Cuban Postcards

Cuba's People. images from across the straits

Cuba Policy Foundation

Cuba Transition Project (CTP) ICCAS, University of Miami

Cuba / The Washington Post

Cuba, Sometimiento, Razón de Estado

Cubana en busca de su madre ucraniana

No siempre gana la muerte / David Landau - cubanovel.com

Damas de Blanco

De la ausencia y el olvido / Fotografías de Mario García Joya

Dennis Aufiery - An American Artist in Cuba.

Department of State: Human Rights Report - Cuba

Department of State: The U. S. and Cuba

Derechos / Human Rights - Cuba

DHL Mail to Cuba: Countries Served

Diario Las Américas

Dictator of the month

Digital Freedom Network

Directorio Democrático Cubano

Dos días en La Habana (Fotos)

Echo Cuba

Elena Mederos Foundation

El Exilio Cubano

El Expediente Cuba / Revista Contacto

El Mambi Web Page

El Nuevo Herald

El Sagua. Organo informativo de Sagua La Grande (Independiente)

El sistema normativo cubano en relación al derecho a la libertad y a los presos políticos / OEA

Encuentro

Encuestas Circuito Sur

En defensa del neoliberalismo

Ernesto Che Guevara / Enlaces

Ernesto Guevara, Habana 1959

Familia Chivás

Familia Grave de Peralta

Fidel Castro, social justice crusader?

Finlay Institute (Finlay Medical Society)

Firmas Press / Carlos Alberto Montaner

FIU Cuban Research Institute; Gopher

Free Access to Information and Freedom of Expression

Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales

From your Cuba correspondent / Reporters Sans Frontieres

Fundación Hispano Cubana

Fundación Patria Libre

Futuro de Cuba

Güines - Cuba

Havana Journal (english)

Hermanos Al Rescate (Brothers to the Rescue)

Hilda's Cuban Postcard Museum

El Poder de la Palabra 

Proverbia.net 

IV Centenario de Don Quijote de la Mancha (1605 - 2005)  

Real Academía Española

Instituto Cervantes 

Letralia 

Guía de Estaciones de Radio 

Páginas Colombia - Lo mejor de Colombia  

Federación Internacional de Periodistas 

Bertrand Russell 

¿Qué es librepensamiento? 

¿Qué es libertad de palabra? 

¿Qué es libertad de opinión? 

Citas 

José Martí  

Paulo Coelho 

Noam Chomsky 

Alejo Carpéntier   

Guillermo Cabrera Infante 

Mario Vargas Llosa 

Gabriel García Márquez 

Leticia Carrera 

Denis Fortún 

Raúl García Huerta 

Daniel García Rangel 

José Abreu Felippe 

Teresa Dovalpage 

Napoleón Lizardo  

Lourdes Arencibia Rodríguez 

José Miguel González Llorente 

Marcos Manuel Sánchez Sánchez 

Héctor Santiago 

Raúl Tápanes Estrella 

Marita Troiano 

Arístides Vega Chapú 

José Miguel González Llorente 

Leonardo Fernández Marcané 

Eliseo Alberto 

Daina Chaviano 

Zoe Váldez

Antonio Benítez Rojo 

Juan Abreu 

Andrés Jorge 

Heberto Padilla  

José Abreu  

Reinaldo Arenas 

Matías Huidobro 

Maya Islas 

Alberto Lauro 

Luís de la Paz

Oswaldo Roses 

Rodrigo de la Luz 

Czeslaw Milosz 

Armando Valdés Zamora 

Ernest Hemingway 

Carlos Alberto Montaner  

Andrés Oppenheimer 

Rui Ferreira 

Yanitzia Canetti

Alejandro Armengol  

Jesús Díaz 

Carlos Victoria 

Manuel Díaz Martínez

Piet den Blanken: Cuba as it is

Portal Agenda de la Comunicación

Presidio Político

Press Freedom – or not – in Asia

Programa de Conciliación Cubana

Promotora Internacional de Derechos Humanos A.C.

Proyecto Cuba

Proyecto Desarrollo Cívico Rural

Puerto Padre Histórico

Radio and TV Marti Homepage

Recuerdos de Cuba

Human Rights Forum

Human Rights Watch / Cuba

Internacional Liberal

History Of Cuba

People in Need

Periódico La Campana

Physicians for Human Rights: Colleagues at risk

Portal de la Asociación Cívica Cubano-Mexicana A.C.

VIDEO: "Prisioneros de guerra: Las torturas de Fidel Castro en Vietnam"

Cuban American Pilots Association

Payolibre.com

Amor Juventud Cuba

Asociación Española Cuba en Transición

Bibliotecas Independientes de Cuba

Blog de Amaury Gutiérrez

Blog de Armengol

Blog de Dimas

Blog de Emilio Ichikawa

Blog de Enrisco

Blog de Hayde Beatriz Rodríguez

Blog de la Masonería Cubana

Blog Pepinistas.es

Blog de Tania Quintero

Blog de Yoani Sánchez

Blogger

Democracia para Cuba

Ciber Prensa

Cuadernos de Cuba

Cuba Cambio

Cuba Democracia y Vida

Cuba Dice

Cuba en el Mundo.com

Cuba Libre Digital.com

Cuba Matinal.com

Desde Cuba

Directorio Democrático Cubano

El Boomeran

Federación Internacional de Periodistas Digitales

Fundación Hispano-Cubana

Fundación José Ortega y Gasset

Generación Y

Instituto Cervantes

Instituto Nacional de Periodismo Latinoamericano

Jackeline Cacho

La Primavera de Cuba

La Nueva Cuba.com

Libertad de Palabra y Opinión

Libertad Digital.com

Libertad y Democracia

Ministerio Angelical

Misceláneas de Cuba

Patria Digital.com

Padres Laboriosos

Periodistas en Español

Plantados por la Libertad y Democracia en Cuba

Radio Amor Juventud Cuba

Radio Esperanza

Radio Nederland Wereldomroep

Real Academia Española

Refranes de Cuba

Semanario La Voz Libre

Solidaridad Española con Cuba

Todo el Mundo Habla 

Yaxis D. Cires

Word Press

Partido Cubano de Renovación Ortodoxa

Partido Demócrata Cristiano

Partido Socialdemócrata de Cuba

Partido Solidaridad Democrática

Pax Christi

Partido Liberal Democrático Cubano

Photograph Collection 1890s-1999 / University of Miami

Partido del Pueblo

Nueva Prensa Libre

NSA and the Cuban Missile Crisis

OIT / Cuba - Indice Temático

Operation Pedro Pan Group, Inc.

Organización de los Estados Americanos

Oswaldo Payá

Palestra Civica. The InfoBuro Web Page

Mundo Latino - Cuba

My Homeland: Cuba: by Ray I. Ravelo

Net for Cuba

 


La muela bizca 

La nueva Cuba 

Libros que traje de Cuba 

Luces y sombras 

Luces y sombras (Venezuela) 

Murciegraphos  Pavontales  

Emanaciones 

Havana Journal 

Herejías y caipirinhas 

La cinta sin fin 

La finca de Sosa 

La Habana a todo color 

La Habana Elegante 
Mi isla al mediodía 

Retazos 

Revista Digital Consenso 

Rumor de Cuba 

Sin EVAsión 

Abicu Liberal 

Arrebatus

Babalu Blog Bar
Blog de Tania Quintero 

Blog for Cuba 

Café cubano 

Concurso

Gibareanas 

Convivencia 

Cuaderno de Cuba 

Cuba al pairo
Por Cuba para Cuba 

Por la izquierda 

Rajando la leña está 

Refranes cubanos 

Terreno de pelota 

The Cuban Triangle
Delito Mayor

Desde aquí 

El Blog de Dimas 

Epepeh Havanascity 

Cubanistica 

Cubista Magazine 

Efory Atocha 

El archivo de Connie 

El Camajan 

El Fogonero Emergente 

El güinero 

Habana  Bitácora cubana 

Blog de Amaury Gutiérrez 

Blog de Emilio Ichikawa 

Blog de Enrisco 

Blog de Nicolaza

El Yoyin 

Todo el mundo habla 

Yayabo Penúltim

Contra el totalitarismo / Foro de testimonios  Coordinadora Nacional de Presos y Expresos Políticos

Cuba 100 Años Después / Contacto Magazine 

Conferencia de Obispos Católicos de Cuba 

Constituciones de la República de Cuba 

Comisión Argentina Pro Derechos Humanos en Cuba

Cuba: Erase Una Vez en las Cavernas  

Comité por la libertad y la Democracia de Cuba

Comité Internacional para la Democracia en Cuba

Cuba Sindical / Movimiento Sindical Independiente de Cuba  

Cuba Source 

La Maquinaria Represiva de Cuba / Human Rights Watch

Amnesty International On-line

APLO (Agencia de Prensa Oriental)  

Arte de Cuba  Asociación Cívica Cubano-Mexicana A.C.

Buró de Prensa Independiente de Cuba  Calles de La Habana (imágenes)   

Camagüeyanos por el Mundo  

Center for a Free Cuba

Cuba: Exodus, Living Conditions and Human Rights / Juan Clark  

Cuban Research Institute (Florida International University)

Barrio Afuera  

Bibliotecas Independientes de Cuba 

Buró de Información del Movimiento Cubano de Derechos Humanos

Cuban Memorial  Cuba Futuro 

Cuban Archive   

Cuba en el año 1925 

CUBA: Political Prisoners - Prisioneros Políticos

Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional 

Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Corriente Socialista Democrática 

Cuba Análisis - Think Tank

Coordinadora Socialdemócrata de Cuba

VIDEO: Ché: Anatomía de un mito 

Chistes de Cuba

Circuito Sur Boletín  

City of Cárdenas, Cuba

Instituto de Estudios Cubanos

Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo

José Martí

José Martí en la biblioteca virtual Cervantes

José Martí: Repositorio de enlaces

José Martí: Obras

José Martí: Rincón Martiano

José Segura Ezquerro, pintor hispano-cubano

Judicial Watch

La Nueva Cuba

La Otra Ventana

La Salud en Cuba (fotos)

La Voz de Cuba Libre

¡Libertad para Martha Beatriz Roque Cabello!

Libertates

Liceo Cubano - Ateneo Cubano

Cuba and Cuban Americans on the Internet / University of Miami

Granma Nacional

Granma Internacional

Internacional Humanista 

US Department of State: Cuba

US Department of State: Background Note: Cuba

US Department of State: The U. S. and Cuba

Departamento de Estado de Estados Unidos - Cuba

U.S. Department of the Treasury - U. S. Embargo

U.S. Department of the Treasury - Commission for Assistance to a Free Cuba

U.S. Interests Section, Havana

Uruguay y Cuba Libres

Venezuelan News and Analysis

Viredo - A Cuban Master

World Press Freedom Review / CUBA

Sociedad Interamericana de Prensa: Cuba

Solidaridad Española con Cuba

The Jews of Cuba

Thinking of Cuba: A collection of short essays

The Ultimate Cuban Webpage

Unión de Cubanos en Suecia

Unión Liberal Cubana

Universal Declaration of Human Rights

US-Cuba Business Council

U.S. Department of Agriculture / Trade With Cuba

U.S. Department of Commerce / Exports and reexports to Cuba under the Trade Sanctions Reform and Export Enhancement Act

Russia on Trial

Robert A. Solera

Scenes of Cuba / Washington Post

Siglo XXI - Comité Cubano Pro-Derechos Humanos

Solidaridad de Trabajadores Cubanos - Caracas

The CIA World Factbook on Cuba

The Cuban American National Foundation

The Cuban Heritage Collection, University of Miami Libraries

The shootdown of Brothers to the Rescue aircraft

Global Internet Liberty Campaign

Grupo de Apoyo a los Masones en Cuba (GAMEC)

Grupo de Apoyo a la Democracia (GAD)

Grupo de Trabajo, Verdad y Justicia

FREE CUBA Foundation

Freedom House - Cuba

Freedom for Dr. Biscet now

The Friends of Cuban Libraries

The Real Cuba / Fotos

Reporters Sans Frontieres

Revista Vitral

Revista Ideal

Rule of Law and Cuba / Florida State University

Institute for Cuban and Cuban-American Studies (University of Miami)

Instituto Cubano de Economistas Independietes Manuel Sanchez Herrero

 Homenaje a República de Cuba en el Centenario

Lo que yo y otros pensamos sobre la realidad cubana

Enciclopedía Libre Universal  

Ensayo Hispánico  

Escritores - Recursos para Escritores  

Red Literaria Cubana 

Transparencia 

Biblioteca Digital Miguel De Cervantes 

El Rincón del Alma 

Área de Filosofía  

Biografías y Vida 

El Ateje -Revista de Literatura Cubana 

Medios de Comunicación 

CNN en Español 

El Nuevo Herald 

Fundación Internacional para la Libertad 

Comité para la Protección de los Periodistas 

Cato Institute 

El Veraz 

Rebelión.org 

Diplomaticnet 

Almas Televisión 

FranceDiplomatie 

El Diario Exterior 

Vía Alterna 

Circuito Sur 

Z Net  

Centro para la Apertura y el Desarrollo para América Latina - CADAL 

Amnistía Internacional 

IndyMedia  

Revista Liberal  

Federación Internacional de Periodistas Digitales

Statewatch 

Aporrea.org

Café Bambú 

Centro de Periodístas de Investigación 

Tiempos de Reflexión 

Taller Intento de Ensayista 

Wikipedia - Enciclopedia Libre   

Revista Cambio 

Revista Semana  

El Espectador 

Linden Lane Magazine

Loss of Life Resulting from the Cuban Revolution

Madres por la Amnistía en Cuba

La Máquina Represiva de Cuba / Human Right Watch

La Masacre del 13 de julio de 1994

VIDEO: La última represión en Cuba

Video de la manifestación en La Habana del Partido Radical Transnacional

VIDEO: Las torturas de Castro - TESTIMONIO

The Miami Herald

De Militar a Militar

Medicina Cubana

Movimiento Cubano Unidad Democrática

Movimiento Crisitano de Liberación

Movimiento Democracia

Movimiento Revolucionario 30 de Noviembre "Frank País"

Movimiento Humanista Evolucionario Cubano

 

ELPAIS.com | Noticias de Portada

 

 


José Martí

"A la raíz"

Los pueblos, como los hombres, no se curan del mal que les roe el hueso con menjurjes de última hora, ni con parches que les muden el color de la piel. A la sangre hay que ir, para que se cure la llaga. No hay que estar al remedio de un instante, que pasa con él, y deja viva y más sedienta la enfermedad. O se mete la mano en lo verdadero, y se le quema al hueso el mal, o es la cura impotente, que apenas remienda el dolor de un día, y luego deja suelta la desesperación. No ha de irse mirando como vengan a las consecuencias del problema, y fiar la vida, como un eunuco, al vaivén del azar: hombre es el que le sale al frente al problema, y no deja que otros le ganen el suelo en que ha de vivir y la libertad de que ha de aprovechar. Hombre es quien estudia las raíces de las cosas. Lo otro es rebaño, que se pasa la vida pastando ricamente y balándoles a las novias, y a la hora del viento sale perdido por la polvareda, con el sombrero de alas pulidas al cogote y los puños galanes a los tobillos, y mueren revueltos en la tempestad. Lo otro es como el hospicio de la vida, que van perennemente por el mundo con chichonera y andadores. Se busca el origen del mal: y se va derecho a él, con la fuerza del hombre capaz de morir por el hombre. Los egoístas no saben de esa luz, ni reconocen en los demás el fuego que falta en ellos, ni en la virtud ajena sienten más que ira, porque descubre su timidez y avergüenza su comodidad. Los egoístas, frente a su vaso de vino y panal, se burlan, como de gente loca o de poco más o menos, como de atrevidos que les vienen a revolver el vaso, de los que, en aquel instante tal vez, se juran a la redención de su alma ruin, al pie de un héroe que muere, a pocos pasos del panal y el vino, de las heridas que recibió por defender la patria. Esto es así: unos mueren, mueren en suprema agonía, por dar vergüenza al olvidadizo y casa propia a esos mendigos más o menos dorados, y otros, mirándose el oro, se ríen de los que mueren por ellos. ¡Es cosa, si no fuera por la piedad, de ensartarlos en un asador, y llevarlos, abanicándose el rostro indiferente, a ver morir, de rodillas, al héroe de oro puro e imperecedero, que expira, resplandeciente de honra, por dar casa segura y mejilla limpia a los que se mofan de él, a los que compadrean y parten el licor y la mesa, con sus matadores, a los que se esconden la mano en el bolsillo, cuando pasa el hambre de su patria, y riegan de ella, entre zetas y jotas, el oro del placer! Hay que ir adelante, para bien de los egoístas, a la luz del muerto. Hay que conquistar suelo propio y seguro.

De nuestras esperanzas, de nuestros métodos, de nuestros compromisos, de nuestros propósitos, de eso, como del plan de las batallas, se habla después de haberlas dado. De la penuria de las casas, del trastorno en que pone a mucho hogar nuestro la crisis del Norte, de eso se habla, en decoro fraternal, de mano a mano. De lo que ha de hablarse es de la necesidad de reemplazar con la vida propia en la patria libre esta existencia que dentro y fuera de Cuba llevamos los cubanos, y que, afuera a lo menos, sólo a pujo de virtud extrema y poco fácil puede irse salvando de la dureza y avaricia que de una generación a otra, en la soledad del país extraño, mudan un pueblo de mártires sublimes en una perdigonada de ganapanes indiferentes. De lo que se ha de hablar es de la ineficacia e inestabilidad del esfuerzo por la vida en la tierra extranjera, y de la urgencia de tener país nuestro antes de que el hábito de la existencia meramente material en pueblos ajenos, prive al carácter criollo de las dotes de desinterés y hermandad con el hombre que hacen firme y amable la vida.

Si a la isla se mira, el dejarla ir, bajo el gobierno que la acaba, entre quiebras y suicidios, entre robos y cohechos, entre gabelas y solicitudes, entre saludos y temblores, podrá parecer empleo propio de la vida, y cómodo espectáculo, a quien no sienta afligido su corazón por cuanto afee o envilezca a los que nacieron en el suelo donde abrió los ojos a los deberes y luz de la humanidad. Cuanto reduce al hombre, reduce a quien sea hombre. Y llega a los calcañales la amargura, y es náusea el universo, cuando vemos podrido en vida a un compatriota nuestro, cuando vemos, hombre por hombre, en peligro de podredumbre a nuestra patria. ¡Aunque no ha de haber temor, que las entrañas de nuestra tierra saben de esto más de lo que se puede decir, y no es privilegio de los cubanos expatriados, sino poder de los cubanos todos, e ímpetu más vehemente que el de sus enemigos, este rubor de la sangre sana del país por todos los que en él se olvidan y se humillan! Es la tierra en quiebra la que se levanta; la tierra en que las ciudades se van cayendo una tras otra, como las hileras de barajas. Es la ofensa reprimida, y el bochorno ambiente, de que ya la tierra se ahoga. Faltaba el cauce al decoro impaciente del país; faltaba el empuje; faltaba la bandera; faltaba la fe necesaria en la previsión y fin conocido de la revolución: eso faltaba, y nosotros lo dimos. Ahora, vamos a paso de gloria a la república. ¡Y a lo que estorbe, se le ase del cuello, como a un gato culpable, y se le pone a un lado!

Y si vemos afuera, y en lo de afuera a este Norte a donde por fantasmagoría e imprudencia vinimos a vivir, y por el engaño de tomar a los pueblos por sus palabras, y a las realidades de una nación por lo que cuentan de ella sus sermones de domingo y sus libros de lectura; si vemos nuestra vida en este país erizado y ansioso, que al choque primero de sus intereses, como que no tiene más liga que ellos, enseña sin vergüenza sus grietas profundas, —triste país donde no se calman u olvidan, en el tesoro de los dolores comunes y en el abrazo de las largas raíces, las luchas descarnadas de los apetitos satisfechos con los que se quieren satisfacer, o de los intereses que ponen el privilegio de su localidad por sobre el equilibrio de la nación a cuya sombra nacieron, y el bien de una suma mayor de hombres; si nos vemos, después de un cuarto de siglo de fatiga, estéril o inadecuada al fruto escaso de ella, no veremos de una parte más que los hogares donde la virtud doméstica lucha penosa, entre los hijos sin patria, contra la sordidez y animalidad ambientes, contra el mayor de todos los peligros para el hombre, que es el empleo total de la vida en el culto ciego y exclusivo de sí mismo; y de otra parte se ve cuán insegura, como nación fundada sobre lo que el humano tiene de más débil, es la tierra, para los miopes sólo deslumbrante, donde tras de tres siglos de democracia se puede, de un vaivén de la ley, caer en pedir que el gobierno tome ya a hombros la vida de las muchedumbres pobres; donde la suma de egoísmos alocados por el gozo del triunfo o el pavor de la miseria, crea, en vez de pueblo de trenza firme, un amasijo de entes sin sostén, que dividen, y huyen, en cuanto no los aprieta la comunidad del beneficio; donde se han trasladado, sin la entrañable comunión del suelo que los suaviza, todos los problemas de odio del viejo continente humano. ¿Y a esta agitada jauría, de ricos contra pobres, de cristianos contra judíos, de blancos contra negros, de campesinos contra comerciantes, de occidentales y sudistas contra los del Este, de hombres voraces y destituidos contra todo lo que se niegue a su hambre, y a su sed, a este horno de iras, a estas fauces afiladas, a este cráter que ya humea, vendremos ya a traer, virgen y llena de frutos, la tierra de nuestro corazón? Ni nuestro carácter ni nuestra vida están seguros en la tierra extranjera. El hogar se afea o deshace: y la tierra debajo de los pies se vuelve fuego, o humo. ¡Allá, en el bullicio y tropiezos del acomodo, nacerá por un fin un pueblo de mucha tierra nueva, donde la cultura previa y vigilante no permita el imperio de la injusticia; donde el clima amigo tiene deleite y remedio para el hombre, siempre allí generoso, en los instantes mismos en que más padece de la ambición y plétora de la ciudad; donde nos aguarda, en vez de la tibieza que afuera nos paralice y desfigure, la santa ansiedad y útil empleo del hombre interesado en el bien humano!

Cada cubano que cae, cae sobre nuestro corazón. La tierra propia es lo que nos hace falta. Con ella ¿qué hambre y qué sed? Con el gusto de hacerla buena y mejor, ¿qué pena que no se atenúe y cure? Porque no la tenemos, padecemos. Lo que nos espanta es que no la tenemos. Si la tuviésemos, ¿nos espantaríamos así? ¿Quién, en la tierra propia, despertará con esta tristeza, con este miedo, con la zozobra de limosnero con que despertamos aquí? A la raíz va el hombre verdadero. Radical no es más que eso: el que va a las raíces. No se llame radical quien no vea las cosas en su fondo. Ni hombre, quien no ayude a la seguridad y dicha de los demás hombres.

Patria, Nueva York, 26 de agosto de 1893. Reproducido en Obras completas. Volumen II. La Habana: Editorial Nacional de Cuba, 1963. 377-80.

 

 

"Nuestra América" 
José Martí
 

Cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea, y con tal que él quede de alcalde, o le mortifique al rival que le quitó la novia, o le crezcan en la alcancía los ahorros, ya da por bueno el orden universal, sin saber de los gigantes que llevan siete leguas en las botas y le pueden poner la bota encima, ni de la pelea de los cometas en el cielo, que van por el aire dormido engullendo mundos. Lo que quede de aldea en América ha de despertar. Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo a la cabeza, sino con las armas de almohada, como los varones de Juan de Castellanos: las armas del juicio, que vencen a las otras. Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra.

No hay proa que taje una nube de ideas. Una idea enérgica, flameada a tiempo ante el mundo, para, como la bandera mística del juicio final, a un escuadrón de acorazados. Los pueblos que no se conocen han de darse prisa para conocerse, como quienes van a pelear juntos. Los que se enseñan los puños, como hermanos celosos, que quieren los dos la misma tierra, o el de casa chica, que le tiene envidia al de casa mejor, han de encajar, de modo que sean una, las dos manos. Los que, al amparo de una tradición criminal, cercenaron, con el sable tinto en la sangre de sus mismas venas, la tierra del hermano vencido, del hermano castigado más allá de sus culpas, si no quieren que les llame el pueblo ladrones, devuélvanle sus tierras al hermano. Las deudas del honor no las cobra el honrado en dinero, a tanto por la bofetada. Ya no podemos ser el pueblo de hojas, que vive en el aire, con la copa cargada de flor, restallando o zumbando, según la acaricie el capricho de la luz, o la tundan y talen las tempestades; ¡los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes.

A los sietemesinos sólo les faltará el valor. Los que no tienen fe en su tierra son hombres de siete meses. Porque les falta el valor a ellos, se lo niegan a los demás. No les alcanza al árbol difícil el brazo canijo, el brazo de uñas pintadas y pulsera, el brazo de Madrid o de París, y dicen que no se puede alcanzar el árbol. Hay que cargar los barcos de esos insectos dañinos, que le roen el hueso a la patria que los nutre. Si son parisienses o madrileños, vayan al Prado, de faroles, o vayan a Tortoni, de sorbetes. ¡Estos hijos de carpintero, que se avergüenzan de que su padre sea carpintero! ¡Estos nacidos en América, que se avergüenzan, porque llevan delantal indio, de la madre que los crió, y reniegan, ¡bribones!, de la madre enferma, y la dejan sola en el lecho de las enfermedades! Pues, ¿quién es el hombre?, ¿el que se queda con la madre, a curadle la enfermedad, o el que la pone a trabajar donde no la vean, y vive de su sustento en las tierras podridas, con el gusano de corbata, maldiciendo del seno que lo cargó, paseando el letrero de traidor en la espalda de la casaca de papel? ¡Estos hijos de nuestra América, que ha de salvarse con sus indios, y va de menos a más; estos desertores que piden fusil en los ejércitos de la América del Norte, que ahoga en sangre a sus indios, y va de más a menos! ¡Estos delicados, que son hombres y no quieren hacer el trabajo de hombres! Pues el Washington que les hizo esta tierra ¿ se fue a vivir con los ingleses, a vivir con los ingleses en los años en que los veía venir contra su tierra propia? ¡Estos "increíbles" del honor, que lo arrastran por el suelo extranjero, como los increíbles de la Revolución francesa, danzando y relamiéndose, arrastraban las erres!

Ni ¿en qué patria puede tener un hombre más orgullo que en nuestras repúblicas dolorosas de América, levantadas entre las masas mudas de indios, al ruido de pelea del libro con el cirial, sobre los brazos sangrientos de un centenar de apóstoles? De factores tan descompuestos, jamás, en menos tiempo histórico, se han creado naciones tan adelantadas y compactas. Cree el soberbio que la tierra fue hecha para servirle de pedestal, porque tiene la pluma fácil o la palabra de colores, y acusa de incapaz e irremediable a su república nativa, porque no le dan sus selvas nuevas modo continuo de ir por el mundo de gamonal famoso, guiando jacas de Persia y derramando champaña. La incapacidad no está en el país naciente, que pide formas que se le acomoden y grandeza útil, sino en los que quieren regir pueblos originales, de composición singular y violenta, con leyes heredadas de cuatro siglos de práctica libre en los Estados Unidos, de diecinueve siglos de monarquía en Francia. Con un decreto de Hamilton no se le para la pechada al potro del llanero. Con una frase de Sieyés no se desestanca la sangre cuajada de la raza india. A lo que es, allí donde se gobierna, hay que atender para gobernar bien; y el buen gobernante en América no es el que sabe cómo se gobierna el alemán o el francés, sino el que sabe con qué elementos está hecho su país, y cómo puede ir guiándolos en junto, para llegar, por métodos e instituciones nacidas del país mismo, a aquel estado apetecible donde cada hombre se conoce y ejerce, y disfrutan todos de la abundancia que la Naturaleza puso para todos en el pueblo que fecundan con su trabajo y defienden con sus vidas. El gobierno ha de nacer del país. El espíritu del gobierno ha de ser el del país. La forma del gobierno ha de avenirse a la constitución propia del país. El gobierno no es más que el equilibrio de los elementos naturales del país.

Por eso el libro importado ha sido vencido en América por el hombre natural. Los hombres naturales han vencido a los letrados artificiales. El mestizo autóctono ha vencido al criollo exótico. No hay batalla entre la civilización y la barbarie, sino entre la falsa erudición y la naturaleza. El hombre natural es bueno, y acata y premia la inteligencia superior, mientras ésta no se vale de su sumisión para dañarle, o le ofende prescindiendo de él, que es cosa que no perdona el hombre natural, dispuesto a recobrar por la fuerza el respeto de quien le hiere la susceptibilidad o le perjudica el interés. Por esta conformidad con los elementos naturales desdeñados han subido los tiranos de América al poder; y han caído en cuanto les hicieron traición. Las repúblicas han purgado en las tiranías su incapacidad para conocer los elementos verdaderos del país, derivar de ellos la forma de gobierno y gobernar con ellos. Gobernante, en un pueblo nuevo, quiere decir creador.

En pueblos compuestos de elementos cultos e incultos, los incultos gobernarán, por su hábito de agredir y resolver las dudas con la mano, allí donde los cultos no aprendan el arte del gobierno. La masa inculta es perezosa, y tímida en las cosas de la inteligencia, y quiere que la gobiernen bien; pero si el gobierno le lastima, se lo sacude y gobierna ella. ¿Cómo han de salir de las Universidades los gobernantes, si no hay Universidad en América donde se enseñe lo rudimentario del arte del gobierno, que es el análisis de los elementos peculiares de los pueblos de América? A adivinar salen los jóvenes al mundo, con antiparras yanquis o francesas, y aspiran a dirigir un pueblo que no conocen. En la carrera de la política habría de negarse la entrada a los que desconocen los rudimentos de la política. El premio de los certámenes no ha de ser para la mejor oda, sino para el mejor estudio de los factores del país en que se vive. En el periódico, en la cátedra, en la academia, debe llevarse adelante el estudio de los factores reales del país. Conocerlos basta, sin vendas ni ambages: porque el que pone de lado, por voluntad u olvido, una parte de la verdad, cae a la larga por la verdad que le faltó, que crece en la negligencia, y derriba lo que se levanta sin ella. Resolver el problema después de conocer sus elementos, es más fácil que resolver el problema sin conocerlos. Viene el hombre natural, indignado y fuerte, y derriba la justicia acumulada de los libros, porque no se la administra en acuerdo con las necesidades patentes del país. Conocer es resolver. Conocer el país, y gobernarlo conforme al conocimiento, es el único modo de librarlo de tiranías. La universidad europea ha de ceder a la universidad americana. La historia de América, de los incas a acá, ha de enseñarse al dedillo, aunque no se enseñe la de los arcontes de Grecia. Nuestra Grecia es preferible a la Grecia que no es nuestra. Nos es más necesaria. Los políticos nacionales han de reemplazar a los políticos exóticos. Injértese en nuestras Repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras Repúblicas. Y calle el pedante vencido; que no hay patria en que pueda tener el hombre más orgullo que en nuestras dolorosas repúblicas americanas.

Con los pies en el rosario, la cabeza blanca y el cuerpo pinto de indio y criollo, venimos, denodados, al mundo de las naciones. Con el estandarte de la Virgen salimos a la conquista de la libertad. Un cura, unos cuantos tenientes y una mujer alzan en México la república en hombros de los indios. Un canónigo español, a la sombra de su capa, instruye en la libertad francesa a unos cuantos bachilleres magníficos, que ponen de jefe de Centro América contra España al general de España. Con los hábitos monárquicos, y el Sol por pecho, se echaron a levantar pueblos los venezolanos por el Norte y los argentinos por el Sur. Cuando los dos héroes chocaron, y el continente iba a temblar, uno, que no fue el menos grande, volvió riendas. Y como el heroísmo en la paz es más escaso, porque es menos glorioso que el de la guerra; como al hombre le es más fácil morir con honra que pensar con orden; como gobernar con los sentimientos exaltados y unánimes es más hacedero que dirigir, después de la pelea, los pensamientos diversos, arrogantes, exóticos o ambiciosos; como los poderes arrollados en la arremetida épica zapaban, con la cautela felina de la especie y el peso de lo real, el edificio que había izado, en las comarcas burdas y singulares de nuestra América mestiza, en los pueblos de pierna desnuda y casaca de París, la bandera de los pueblos nutridos de savia gobernante en la práctica continua de la razón y de la libertad; como la constitución jerárquica de las colonias resistía la organización democrática de la República, o las capitales de corbatín dejaban en el zaguán al campo de bota-de-potro, o los redentores bibliógenos no entendieron que la revolución que triunfó con el alma de la tierra, desatada a la voz del salvador, con el alma de la tierra había de gobernar, y no contra ella ni sin ella, entró a padecer América, y padece, de la fatiga de acomodación entre los elementos discordantes y hostiles que heredó de un colonizador despótico y avieso, y las ideas y formas importadas que han venido retardando, por su falta de realidad local, el gobierno lógico. El continente descoyuntado durante tres siglos por un mando que negaba el derecho del hombre al ejercicio de su razón, entró, desatendiendo o desoyendo a los ignorantes que lo habían ayudado a redimirse, en un gobierno que tenía por base la razón; la razón de todos en las cosas de todos, y no la razón universitaria de uno sobre la razón campestre de otros. El problema de la independencia no era el cambio de formas, sino el cambio de espíritu.

Con los oprimidos había que hacer causa común, para afianzar el sistema opuesto a los intereses y hábitos de mando de los opresores. El tigre, espantado del fogonazo, vuelve de noche al lugar de la presa. Muere echando llamas por los ojos y con las zarpas al aire. No se le oye venir, sino que viene con zarpas de terciopelo. Guando la presa despierta, tiene al tigre encima. La colonia continuó viviendo en la república; y nuestra América se está salvando de sus grandes yerros—de la soberbia de las ciudades capitales, del triunfo ciego de los campesinos desdeñados, de la importación excesiva de las ideas y fórmulas ajenas, del desdén inicuo e impolítico de la raza aborigen,—por la virtud superior, abonada con sangre necesaria, de la república que lucha contra la colonia. El tigre espera, detrás de cada árbol, acurrucado en cada esquina. Morirá, con las zarpas al aire, echando llamas por los ojos.

Pero "estos países se salvarán", como anunció Rivadavia el argentino, el que pecó de finura en tiempos crudos; al machete no le va vaina de seda, ni en el país que se ganó con lanzón se puede echar el lanzón atrás, porque se enoja, y se pone en la puerta del Congreso de Iturbide "a que le hagan emperador al rubio". Estos países se salvarán, porque, con el genio de la moderación que parece imperar, por la armonía serena de la Naturaleza, en el continente de la luz, y por el influjo de la lectura crítica que ha sucedido en Europa a la lectura de tanteo y falansterio en que se empapó la generación anterior, le está naciendo a América, en estos tiempos reales, el hombre real.

Éramos una visión, con el pecho de atleta, las manos de petimetre y la frente de niño. Éramos una máscara, con los calzones de Inglaterra, el chaleco parisiense, el chaquetón de Norteamérica y la montera de España. El indio, mudo, nos daba vueltas alrededor, y se iba al monte, a la cumbre del monte, a bautizar sus hijos. El negro, oteado, cantaba en la noche la música de su corazón, solo y desconocido, entre las olas y las fieras. El campesino, el creador, se revolvía, ciego de indignación, contra la ciudad desdeñosa, contra su criatura. Éramos charreteras y togas, en países que venían al mundo con la alpargata en los pies y la vincha en la cabeza. El genio hubiera estado en hermanar, con la caridad del corazón y con el atrevimiento de los fundadores, la vincha y la toga; en desestancar al indio; en ir haciendo lado al negro suficiente; en ajustar la libertad al cuerpo de los que se alzaron y vencieron por ella. Nos quedó el oidor, y el general, y el letrado, y el prebendado. La juventud angélica, como de los brazos de un pulpo, echaba al Cielo, para caer con gloria estéril, la cabeza coronada de nubes. El pueblo natural, con el empuje del instinto, arrollaba, ciego del triunfo, los bastones de oro. Ni el libro europeo, ni el libro yanqui, daban la clave del enigma hispanoamericano. Se probó el odio, y los países venían cada año a menos. Cansados del odio inútil, de la resistencia del libro contra la lanza, de la razón contra el cirial, de la ciudad contra el campo, del imperio imposible de las castas urbanas divididas sobre la nación natural, tempestuosa o inerte, se empieza, como sin saberlo, a probar el amor. Se ponen en pie los pueblos, y se saludan. "¿Cómo somos?" se preguntan; y unos a otros se van diciendo cómo son. Cuando aparece en Cojímar un problema, no va a buscar la solución a Danzig. Las levitas son todavía de Francia, pero el pensamiento empieza a ser de América. Los jóvenes de América se ponen la camisa al codo, hunden las manos en la masa y la levantan con la levadura de su sudor. Entienden que se imita demasiado, y que la salvación está en crear. Crear es la palabra de pase de esta generación. El vino, de plátano; y si sale agrio, ¡es nuestro vino! Se entiende que las formas de gobierno de un país han de acomodarse a sus elementos naturales; que las ideas absolutas, para no caer por un yerro de forma, han de ponerse en formas relativas; que la libertad, para ser viable, tiene que ser sincera y plena; que si la república no abre los brazos a todos y adelanta con todos, muere la república. E1 tigre de adentro se entra por la hendija, y el tigre de afuera. El general sujeta en la marcha la caballería al paso de los infantes. O si deja a la zaga a los infantes, le envuelve el enemigo la caballería. Estrategia es política. Los pueblos han de vivir criticándose, porque la crítica es la salud; pero con un solo pecho y una sola mente. ¡Bajarse hasta los infelices y alzarlos en los brazos! ¡Con el fuego del corazón deshelar la América coagulada! ¡Echar, bullendo y rebotando por las venas, la sangre natural del país! En pie, con los ojos alegres de los trabajadores, se saludan, de un pueblo a otro, los hombres nuevos americanos. Surgen los estadistas naturales del estudio directo de la Naturaleza. Leen para aplicar, pero no para copiar. Los economistas estudian la dificultad en sus orígenes. Los oradores empiezan a ser sobrios. Los dramaturgos traen los caracteres nativos a la escena. Las academias discuten temas viables. La poesía se corta la melena zorrillesca y cuelga del árbol glorioso el chaleco colorado. La prosa, centelleante y cernida, va cargada de idea. Los gobernadores, en las repúblicas de indios, aprenden indio.

De todos sus peligros se va salvando América. Sobre algunas repúblicas está durmiendo el pulpo. Otras, por la ley del equilibrio, se echan a pie a la mar, a recobrar, con prisa loca y sublime, los siglos perdidos. Otras, olvidando que Juárez paseaba en un coche de mulas, ponen coche de viento y de cochero a una bomba de jabón; el lujo venenoso, enemigo de la libertad, pudre al hombre liviano y abre la puerta al extranjero. Otras acendran, con el espíritu épico de la independencia amenazada, el carácter viril. Otras crían, en la guerra rapaz contra el vecino, la soldadesca que puede devorarlas. Pero otro peligro corre, acaso, nuestra América, que no le viene de sí, sino de la diferencia de orígenes, métodos e intereses entre los dos factores continentales, y es la hora próxima en que se le acerque demandando relaciones íntimas, un pueblo emprendedor y pujante que la desconoce y la desdeña. Y como los pueblos viriles, que se han hecho de sí propios, con la escopeta y la ley, aman, y sólo aman, a los pueblos viriles; como la hora del desenfreno y la ambición, de que acaso se libre, por el predominio de lo más puro de su sangre, la América del Norte, o el que pudieran lanzarla sus masas vengativas y sórdidas, la tradición de conquista y el interés de un caudillo hábil, no está tan cercana aún a los ojos del más espantadizo, que no dé tiempo a la prueba de altivez, continua y discreta, con que se la pudiera encarar y desviarla; como su decoro de república pone a la América del Norte, ante los pueblos atentos del Universo, un freno que no le ha de quitar la provocación pueril o la arrogancia ostentosa, o la discordia parricida de nuestra América, el deber urgente de nuestra América es enseñarse como es, una en alma e intento, vencedora veloz de un pasado sofocante, manchada sólo con sangre de abono que arranca a las manos la pelea con las ruinas, y la de las venas que nos dejaron picadas nuestros dueños. El desdén del vecino formidable, que no la conoce, es el peligro mayor de nuestra América; y urge, porque el día de la visita está próximo, que el vecino la conozca, la conozca pronto, para que no la desdeñe. Por ignorancia llegaría, tal vez, a poner en ella la codicia. Por el respeto, luego que la conociese, sacaría de ella las manos. Se ha de tener fe en lo mejor del hombre y desconfiar de lo peor de él. Hay que dar ocasión a lo mejor para que se revele y prevalezca sobre lo peor. Si no, lo peor prevalece. Los pueblos han de tener una picota para quien les azuza a odios inútiles; y otra para quien no les dice a tiempo la verdad.

No hay odio de razas, porque no hay razas. Los pensadores canijos, los pensadores de lámparas, enhebran y recalientan las razas de librería, que el viajero justo y el observador cordial buscan en vano en la justicia de la naturaleza, donde resalta, en el amor victorioso y el apetito turbulento, la identidad universal del hombre. El alma emana, igual y eterna, de los cuerpos diversos en forma y en color. Peca contra la humanidad el que fomente y propague la oposición y el odio de las razas.  Pero en el amasijo de los pueblos se condensan, en la cercanía de otros pueblos diversos, caracteres peculiares y activos, de ideas y de hábitos, de ensanche y adquisición, de vanidad y de avaricia, que del estado latente de preocupaciones nacionales pudieran, en un período de desorden interno o de precipitación del carácter acumulado del país, trocarse en amenaza grave para las tierras vecinas, aisladas y débiles, que el país fuerte declara perecederas e inferiores. Pensar es servir. Ni ha de suponerse, por antipatía de aldea, una maldad ingénita y fatal al pueblo rubio del continente, porque no habla nuestro idioma, ni ve la casa como nosotros la vemos, ni se nos parece en sus lacras políticas, que son diferentes de las nuestras; ni tiene en mucho a los hombres biliosos y trigueños, ni mira caritativo, desde su eminencia aún mal segura, a los que, con menos favor de la historia, suben a tramos heroicos la vía de las repúblicas; ni se han de esconder los datos patentes del problema que puede resolverse, para la paz de los siglos, con el estudio oportuno y la unión tácita y urgente del alma continental. ¡Porque ya suena el himno unánime; la generación actual lleva a cuestas, por el camino abonado por los padres sublimes, la América trabajadora; del Bravo a Magallanes, sentado en el lomo del cóndor, regó el Gran Semí, por las naciones románticas del continente y por las islas dolorosas del mar, la semilla de la América nueva !

(La Revista Ilustrada de Nueva York, 10 de enero de l891)

 

 

 

 

 

ORACIÓN POR LA  PAZ EN CUBA



 

Señor Jesús, postrados a tus plantas elevamos esta oración pidiéndote por nuestra patria. Tu nos la diste y, por eso, es para nosotros legado sagrado.

Cuando vivías en esta Tierra, amaste a tu pequeña patria con todas las fibras de tu Corazón sagrado; amaste sus colinas, sus valles, sus lagos, su templo... las ovejas queridas de Israel.

Haz que nosotros amemos la nuestra, y siguiendo tu ejemplo, amemos sus valles, sus colinas, sus ríos, sus templos y la tierra bañada con la sangre de tantos héroes y perfumada con el rico bálsamo de tantos sacrificios y tantas lágrimas.

Haz que reine una verdadera paz entre nosotros.

Que tengamos paz contigo, con nosotros mismos, con nuestros hermanos.

Extingue en ella el odio, ahoga las ambiciones desmedidas, arranca el ansia febril de bienes materiales y danos el suspirar por las cosas del espíritu.

Tu lo has dicho, Señor: "No sólo de pan vive el hombre..."

Derrama sobre nuestro suelo la semilla de la humildad y de la comprensión; ahoga la mala hierba de la soberbia, que fue la que arrojó a los ángeles del cielo y al primer hombre, del añorado Edén.

Señor que no se derrame más sangre.

Que ningún Caín pueda plantar su tienda bajo nuestro cielo.

Que ningún Abel inocente la bañe con su sangre, cuyo clamor suba hasta tu trono pidiendo justicia.

Esto lo pedimos por mediación de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, patrona de este suelo, perla preciosa y reliquia santa que nos enviaste un día flotando sobre las aguas de nuestros mares.

Ella quiere presentarte esta plegaria.

Ella sea la que te cuente nuestras cuitas.

Haz, Señor, que vivamos en paz; que nos demos cuenta de que somos hermanos, nacidos bajo el mismo cielo y sujetos a las mismas penas y alegrías.

Señor, atiéndenos, porque tú eres nuestro Dios, y nosotros el pueblo que tú apacientas y el rebaño que tú guías.

Cordero de Dios que borras los pecados del mundo
¡danos la paz!

Reina de la Paz, ruega por nosotros los cubanos.

                   †Evelio, Obispo de Pinar del Río (Junio 1957)

 

 

ADVERTENCIA:

Las imágenes y fragmentos de textos que se emplean en las entradas de esta página, sólo tienen el fin de ilustrar el comentario que se ofrece. Los derechos para su explotación comercial quedan reservados a favor de sus legítimos autores y/o titulares. El material e información incluido en esta página, así como los enlaces a otros sitios, son expuestos solo sobre la base de un interés y propósito de servir para su libre estudio y referencia. El usuario hace LIBRE uso del material recogido aquí y lo utiliza bajo su propia responsabilidad y riesgo. Gracias.

 

 

©1997 - 2009. Pablo Felipe Pérez Goyry.

 

 

1