De semilla a postura

La suerte de cualquier agricultor, retado por el tiempo, las enfermedades, las plagas y las exigencias de su cosecha es siempre incierta, Pero no tanto como lo es para el veguero cubano en el corazón de Vuelta Abajo. Para él no habrá nunca un momento de quietud. Sus campos podrán descansar la mayor parte del año preparándose para los seis meses de actividad frenética que demanda la temporada de siembras y recolección.  Los suelos tienen que ser acondicionados y cultivados para enfrentar la ofensiva final. A su cargo tendrá medio millón de plantas o más. Cada una será visitada más de 150 veces para garantizar el éxito.

 siembra32.gif (17864 bytes)                semillas.gif (20603 bytes)       t10.jpg (9231 bytes)

Una vez colocadas las simientes en el semillero,se cubrirán con paja para protegerlas de los rayos solares de los efectos nocivos en la 1ª etapa. A los 5 u 8 días comienza la germinación del tabaco; pasados dos o tres días se remueve la cubierta por la mañana y por la tarde,para que los plantones se aclimaten lentamente al medio.A los 10 días de nacido el semillero, se inicia la aplicación periódica de fungicidas e  insecticidas.

 siembra3.gif (26991 bytes)

Pasados 35 días en la 2ª quincena de octubre,cuando las plantas tienen unos 15 cm. de alto,  después que son regadas se procede a su transpalante hacia las vegas definitivas,plantándose en líneas rectas.

caposembrados.jpg (61682 bytes)

Para asegurar el mejor comienzo de la cosecha, las semillas son distribuidas por las Estaciones Experimentales de Tabaco a los vegueros, muchos de los cuales son propietarios de las tierras.

                    t5.jpg (9961 bytes)

                      ALEJANDRO   ROBAINA

Tras el transplante de las posturas a las  vegas, se inicia el cultivo . Durante los 45 o 50 días que éstas necesitan para alcanzar su completa madurez, cada una es visitada regularmente a fin de realizar labores de  azada y control de las plagas.

roturar.jpg (30952 bytes)

La planta del tabaco,de acuerdo con sus hojas se divide en 3   partes:la corona, el centro y la inferior, todas las cuales serán recolectadas.

Cuando las hojas alcanzan su pleno desarrollo, nace el botón.Este se las sustancias contenidas en las mismas, por lo que se debe desbotonar para eliminar sus yemas terminales y axilares. La  terminal se elimina para estimular el crecimiento de las hojas, lo que provoca la aparición de hijos o yemas axilares, que serán separadas también. Al recorrer los campos tabaleros,el repasador observa las plantas y con la uña del pulgar y el dedo índice arranca de un solo golpe las yemas, así logra el veguero una hoja superior,que se manifiesta en su color verde claro,con pequeñas manchas verde-amarillo, indicadoras  de que está lista para su corte y posterior proceso de fermentación.

vuelta8.jpg (34436 bytes)

         

 

                                                                                                                    [Home]