Tordelrábano.tk

Fiestas 2005

Si por algo van a ser recordadas las últimas fiestas de nuestro pueblo será por la participación en ellas de una “empresa” de espectáculo de variedades, cuya actividad estrella consistía en el alquiler de un Castillo hinchable gracias al cual el municipio volvió a tener una fortaleza en sus dominios. Evocando la leyenda según la cual en la cima del oculto “Castillar” el Castillo de Tordelrábano servía de vínculo de comunicaciones entre los indestructibles castillos de La Riba y Atienza.

Por ello y para el disfrute de la ciudadanía tanto el Ayuntamiento como la ACM (Asociación Cultural Merendilla) aunaron sus esfuerzos para poder contratar a la ya citada empresa, y en nuestra humilde opinión la idea fue buena porque sirvió para juntar al pueblo en un día tan señalado, aunque algo cara en comparación con nuestros pueblos colindantes.

Así, en la mañana del 14 de agosto de 2005 Tordelrábano amaneció desconcertado por el persistente griterío que los pequeños del pueblo emitían mientras saltaban una y otra vez sobre aquella enorme masa de plástico llena de aire. Chillidos, que sólo la repetitiva música consiguió disimular unido al tiempo que los chiquillos y algún adulto con alma de Peter Pan, empleaban en que les maquillaran la cara.

Uno a uno todos los vecinos del pueblo nos íbamos acercando a ver tan inusual actividad en el frontón del pueblo, sorprendiéndonos al ver que por primera vez en mucho… muchísimo tiempo se podía jugar a “algo” sin riesgos a resbalones o torceduras de tobillo en el frontón, causados por los múltiples baches (alguno ya considerado cráter) de su ¿pavimento?

Así el día transcurrió sin incidente alguno hasta que acaeció la noche y con ella el ansiado espectáculo que no dejó de publicitarse en todo el día.

El pueblo prácticamente en su totalidad consiguió reunirse para la ocasión, (lo que provocó algún comentario implícito de cierta sorna del tipo: “Mientras nos tienen aquí entretenidos, lo mismo nos están desvalijando las casas!!!”), pero afortunadamente nada de esto pasó y nos deleitamos con presenciar plácidamente el evento.

La primera actuación corrió a cargo de la abuela del grupo, a la cual se le daba muy bien cantar coplas mientras engatusaba a alguno de nuestros mayores para que cantaran con ella (véase el caso de Timoteo, Lorenzo e incluso Goyín) lo que provocó más de una carcajada entre los allí presentes, mujeres de los cantantes incluídas.

Acto seguido otra corista del grupo interpretó un segundo tema algo más marchoso, pero con menos gancho y se pasó a pedir voluntarios entre los asistentes con el fin de colaborar en el Show. Sin reparo alguno tanto Félix como Teo salieron dispuestos a animar la fiesta, y vaya que lo consiguieron.

Siguiendo las indicaciones de la “Madame” del grupo iban ataviándose con distintos artilugios y siguiendo todas las indicaciones que les indicaban dando un colorido especial al espectáculo…sobre todo Teo, que estaba como un tomate.

Así llegamos al punto más esperado de la noche, el baile de la vedette y quién sería el encargado de acompañarla en dicha actuación??...el voluntario elegido no fue otro que Luis Utande!! Y bueno todos los presentes tenemos en nuestras retinas los zarandeos y sacudidas que la chica le daba al valiente representante…a tal punto y con tanta intensidadllegó la escena que al intentar la vedette aupar a nuestro Luis en sus brazos los pantalones de éste no dieron más de si y acabaron rasgándose por la costura trasera, ante el estupor y cachondeo general. Cuando Luis consiguió escapar de aquella situación aún aturdido y desorientado recibió la mayor ovación de toda la noche. Más incluso que la Abuela coplera polivalente que ejercía de payaso de turno con un humor algo anticuado y poco adecuado para aquella noche y que puso guinda final a tan curioso espectáculo.

No obstante aún hubo tiempo para realizar una rifa y en la que creemos que el alcalde fue el gran triunfador de la noche, no por llevarse el premio del sorteo, sino por conseguir dos besos de la vedette, eso y el reconocimiento del pueblo.

Así sin más a la mañana siguiente nuestros feriantes nos dejaron, despidiéndose hasta el año que viene, año en el que los estaremos de nuevo esperando, pero esta vez previo conocimiento de las tarifas aplicadas en el resto de los pueblos.

©2005 Borja Lois

 

 

| Agregar a favoritos | Página de inicio | Contacta con nosotros | ©2005 Kikoty