LA ENFERMEDAD DE PETE ROSE
REPORTAJES
"El Pelotero" On Line
Beisbol y Medicina
Dr. Braulio Arteaga

270953@cantv.net

CESAR TOVAR : PIMIENTA CARAQUEÑA        (parte I)

En Estados Unidos le decìan  Pepito  porque les era problemático pronunciar Pepe Burra, en Venezuela los comunicadores de prensa, radio y televisión tenìan que decirle Pepe Burra  porque es obsceno nombrarlo como en verdad era que lo apodaban : pepa e burra ,  frase con la que coloquialmente se hace referencia a la zona genital de la hembra del burro. Pero como lo llamasen, todos entendìamos que se estaban refiriendo al jugador mas pimientoso y mas querido que ha dado nuestro Paìs : Cesar Tovar.

Y no solo querido en Venezuela,  tambien en Usa, y todo el Caribe,  las personas que lo conocìan admiraban su entrega total al juego de béisbol. El Gran Tony Oliva compañero de Tovar por muchas campañas  se referìa a èl con los siguientes conceptos : “"Uno de mis mejores amigos siempre fue César Tovar, yo siempre decía que si hubiésemos tenido 9 peloteros como él, no hubiésemos necesitado de otros. César fue muy buen pelotero y amigo ".

Cesar Leonardo Tovar, naciò en Caracas el tres de julio de mil novecientos cuarenta, vivìa por la zona de Los Rosales y Prados de Marìa , medìa uno setenta y cinco y pesaba setenta kilogramos, lanzaba y bateaba a la derecha. A los diecinueve años debuta con los Leones del Carcas en la pelota venezolana, y a los veinticinco con los Mellizos de Minesota en la liga americana. Los muchachos de esa època que vivìamos en El Valle, Los Jardines, Coche y  que junto con Los rosales, Prados de Marìa y El Cementerio son zonas del sur de Caracas, lo convertimos en nuestro ìdolo. Con nostalgia recuerdo la primera vez que entrè  al estadium de la Ciudad Universitaria a ver un juego entre Caracas y Valencia, lo hice por la puerta del jardín derecho en las gradas, justo al instante en que un flay era atrapado por Tovar. Desde ese momento cada vez que volvía al estadium me ubicaba por el raight field para hacerle barra a pepa e burra. A Tovar siempre lo acechabamos en las calles, en las esquinas, en el estadium, nos conformábamos con que nos saludara, nos sonriera o tocara el claxon de su automóvil cuando pasaba frente  a nosotros. Cuando jugábamos béisbol lo imitábamos, y con los uniformes peleábamos los números 12, 11 y 2   ( Tovar, Aparicio y Davalillo ), uno se sentìa desgraciado si no le tocaba uno de esos.

Se corrìa el rumor, en aquel entonces, que Tovar llevaba en la maleta de su carro sus zapatos de jugar, su sudadera, su pantalón, su gorra, su guante, bates y pelotas, y que si uno lo invitaba a jugar, no aguantaba dos pedidas para hacerlo. En oportunidades llegaba algún compañerito del barrio con el chisme que Tovar estaba jugando pelotica  de goma en la Gran Colombia con unos muchachitos, o que tiraba una partida de Chapitas  ( tapitas de refresco bateadas con un palo de escoba ) en los lados del Cementerio, para que todos sin excepción iniciaramos la peregrinación  a esos sitios, lamentablemente siempre llegábamos tarde.  Soñabamos con participar en una  caimanera donde jugara  Pepe e burra . En Venezuela le decimos caimanera  a aquellos juegos de béisbol    (con pelota dura, blanda o tapitas de refresco )  que son improvisados en cualquier terreno, donde se apuestan las bebidas gaseosas o las cervezas frìas, muchas veces van acompañadas de un hervido de gallina para que ayude  a  conservar la fuerza, porque casi siempre son mas de dos partidos en ese dìa. El Incansable Cesar Tovar, siempre llegaba de las grandes ligas después de haber participado allà  en casi todos los juegos de su equipo, aquì se uniformaba desde el primer dìa que  arrancaba  la temporada de béisbol profesional y  servìa como refuerzo a la serie caribeña, pero toda  esa actividad  no lo detenìa  a  la  hora  de jugar una caimanera,  eran famosas las de La Rinconada y la Escuela Militar de Caracas, donde participaba, y las caimaneras callejeras en Prado de Marìa con pelota de goma y chapitas. Por eso merece el nombre de el rey de las caimaneras.

En una ocasión  mis compañeros  y yo llegamos tarde a clases y nos ganamos una fuerte  amonestación, estudiábamos en aquel entonces en el Liceo Key Ayala  de El Cementerio,  y  nos encontramos en el camino a Cesar Tovar, eran como las seis y cincuenta de la mañana,  iba acompañado de una señora y un crìo y se disponìan a entrar en una Iglesia de la zona , a  coro gritamos :Adios  pepa e burra , Cesar  vestido con un flux marron y encorbatado  levantò su brazo y agitò  su mano saludándonos,  mostrándonos su conocida sonrisa.  Nos quedamos cuidando su automóvil hasta que saliò de la misa y cariñosamente entre  bromas nos dìjo :  ustedes como que estan jubilaos  ( escapados de clase ) , sacò del bolsillo una moneda de plata de cinco bolivares ( el desaparecido fuerte )  y se la diò a uno de mis compañeros.  Hoy en dìa cuànto  hubieramos dado por conservar esa moneda como recuerdo de ese  momento, en aquel entonces lo que hicimos fue correr  al abasto y tragar catalinas con colita Dumbo.

Cesar Tovar fue el noveno venezolano en vestir un uniforme de grandes ligas. En Nuestro Paìs es un ìcono, aparece en todas las estadísticas  de los campeonatos  locales. Vistiò las franelas del Caracas, Aragua, Zulia y Lara. Es el segundo jugador que ha participado mas  en los campeonatos venezolanos con 26, después de Vitico Davalillo   que   tiene  30 temporadas.  Ocupa el tercer lugar después de Teolindo Acosta y Vitico Davalillo  en  : Hits conectados, hits sencillos,  turnos al bate, y              juegos jugados.  Segundo lugar en dobles, anotadas y bases robadas.  Cuarto lugar en triples conectados. Tercero en extrabases, superado por Davalillo y Camaleón Garcia.  Quinto en empujadas. Y octavo lugar entre los diez mejores averages de toda la historia en la LVBP. Entonces....

¿ Por  què NO  hay en nuestro Paìs un gran estadium  que  lleve el nombre de Cesar Tovar?

Continuaremos en la proxima entrega. ..

Regresar
1