REPORTAJES
"El Pelotero" On Line
Beisbol y Medicina
Dr. Braulio Arteaga

270953@cantv.net

Galarraga y el LNH (Cáncer)

En forma estoica y con mucha dignidad se enfrentò Andrés Galárraga a la realidad de presentar un Linfoma No Hodgkin (LNH), muestra de ello lo apreciamos en dos párrafos que leìmos en una entrevista realizada por el periodista Ernesto Jèrez de Espn. 

“....Mi familia fue más valiente que yo, sin conversar de la enfermedad, de nada, si no, el apoyo de que comiera, de que me mantuviera, de que si no… incluso ni hablábamos de eso, cuando hablábamos que tenía cáncer o algo usábamos la palabra linfoma, que es la enfermedad del cáncer, que suena como un poquito menos, menos dañino ó menos mal, que decir cáncer.....”. “........después que me pusieron la segunda quimioterapia, la primera fue algo indescriptible, yo creo que eso fue la partecita más mala de toda la enfermedad, cuando le ponen la quimioterapia a uno que le viene a uno unas nauseas, uno cree que de verdad se va a morir en ese momento, no lo pensé así pero si sentía lo desagradable que era. Me ponían pues la quimioterapia una vez cada quince días, seis veces y así fue el tratamiento”.....

En esa dura lucha Galárraga acompañado de su mèdico Steven Rosen , con el apoyo familiar ,de sus fanáticos, de Dios y la Virgen ( como lo dìce èl ) logrò vencer al LNH.

Los linfomas son tumores malignos que se originan en los sitios donde existe tejido linfoide como la mèdula de los huesos, las amìgdalas , el timo ( glandula pequeña detrás del esternòn ) , los ganglios linfáticos, el bazo (quien produce linfocitos y captura los glóbulos viejos) , el tracto gastrointestinal, la piel y cualquier sitio que tenga algo que ver con el sistema linfático. Antiguamente estos tumores eran irremediablemente mortales, actualmente los avances tecnológicos y terapéuticos brindan a los enfermos con esta enfermedad un mejor pronóstico, ya que muchos de ellos pueden ser curados completamente.

Los glóbulos blancos son vitales para la defensa del organismo, pues matan, toda materia ajena al cuerpo como toxinas de bacterias o virus que invaden al mismo. Un tipo de glóbulo blanco es el linfocito que està distribuido por todo el organismo principalmente en los ganglios linfáticos que son muy numerosos , y normalmente del tamaño de un frijol, existen conglomerados de ganglios linfáticos en las axilas, la pelvis, el cuello y el abdomen. . Están conectados por un sistema circulatorio especial denominado linfático. Por estos vasos circula un lìquido claro llamado linfa en el cual los linfocitos están nadando mientras van de un nódulo al otro y a la sangre. En los linfomas, las células que forman los tejidos linfáticos pierden su normalidad . El linfocito maligno se multiplica y las células resultantes se acumulan, dando lugar a un crecimiento de uno o varios ganglios linfáticos, o una masa en otro tejido, como en el estómago, la piel, los huesos u otro organo. Algunos linfomas al involucrar a la médula ósea pueden interferir en el desarrollo de las células de la sangre, provocando anemia y, en casos más severos, cuenta baja de glóbulos blancos y plaquetas . La clasificación de los linfomas es muy compleja debido a la gran variedad de células que forman las distintas partes del cuerpo. Es por eso que dos grandes grupos comprenden esa clasificaciòn : La enfermedad de Hodgkin y los linfomas no Hodgkin ( LNH ). Hay una gran variedad de LNH y se van a distinguir dependiendo del tipo de célula cancerosa que observe el patòlogo, de allì que se dividen en linfomas de crecimiento lento los cuales manifiestan pocos síntomas, y linfomas de crecimiento agresivo que crecen rapidamente. El síntoma más común al comienzo de la enfermedad es una inflamación no dolorosa de los ganglios linfáticos del cuello, axilas, ingle o abdomen. Los ganglios pueden inflamarse debido a otras patologìas, pero si la inflamación persiste, se deberá consultar a un médico.

En ocasiones el tumor inicial está en la piel, el estómago o cualquier otra estructura. A estos casos se los conoce como linfomas extranodulares. Esto puede observarse como un primer signo o en algún momento posterior durante la enfermedad. Otros síntomas son: fiebre sin explicación aparente, abundante sudoración nocturna, cansancio , dolores abdominales, pérdida del apetito y disminución de peso de forma inexplicable en los últimos seis meses, prurito o comezón en la piel y dolores en los huesos. Al examen físico el mèdico debe palpar los ganglios, y si los observa anormales debe indicar una biopsia, que es la obtención de tejidos del ganglio ( o del organo afectado) para revisarlos bajo el microscopio. Si se confirma la enfermedad, se realizan más examenes para establecer si se ha propagado a través del sistema linfático a otras partes del organismo. Estos análisis pueden incluir otras biopsias, radiografìas, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas y cirugía exploratoria. La linfografía es un procedimiento importante de rayos X durante el cual se inyecta un colorante especial que permite resaltar los ganglios linfáticos del abdomen. Estos recursos son claves para poder escoger el mejor tratamiento para la enfermedad. Los médicos utilizan estos resultados para diagnosticar exactamente el tipo de linfoma, la forma de distribución de las células malignas y pronosticar las posibles formas de desarrollo. Es indispensable que el mèdico precise la etapa en que se encuentra la enfermedad, porque de eso depende el tratamiento y el pronòstico de ella. Otros factores son importantes a la hora de determinar la etapa y recuperación del paciente de LNH. Algunas de éstas incluyen la edad y respuesta del paciente al tratamiento, el tamaño del tumor y el número de lugares al que se haya extendido además de los ganglios linfáticos.

El 18 de febrero de 1998 al Big Cat Andres Galarraga se le detecta que tenía un tumor maligno y que fue descubierto cuando los médicos le practicaron unos exámenes rutinarios para determinar la causa del dolor constante en la espalda, en pocos meses iba a cumplir 36 años de edad. Según lo publicado en los diarios nacionales e internacionales era un LNH localizado en su tercera vertebra lumbar. El Gato perdiò toda la temporada para poder regresar de nuevo con buena salud. Su regreso fue extraordinario, hasta el punto de obtener el galardón Come back of the year , el regreso del año.

Fe y voluntad es el mensaje que le deja Galárraga a todos sus fanáticos cuando dìce : “.....siempre estuve muy optimista después que el medico me dijo que tenía cáncer, que iba a perder la temporada, pero a la misma vez me dijo que tenía remedio, que iba ver que se podía curar el cáncer, me dio un fuerza increíble como para decirle al medico de que si yo voy a volver a jugar béisbol. Y desde allí siempre tuve esa fuerza de estar optimista de volver y no solamente volver jugar por jugar sino quererlo hacer bien....”

 

Regresar
1