MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-4-88   (Viernes Santo)   1385
Veo a Jesús, ya muerto en la Cruz. Su rostro, está surcado por la Sangre, Sus 
manos, están duras y Sus brazos bañados en Sangre.
Lo veo hasta la cintura y lo que veo de la Cruz, la madera, es de color amarillo 
claro.
A los pocos minutos, veo a la Santísima Virgen. Me dice:
Hija mía; fueron los golpes, los que comenzaron con su sufrimiento; luego las 
espinas, los clavos, la lanza. ¡Fue tan doloroso para Mí, verlo sufrir!
Son hoy; los pecados, las palabras hirientes, el ateísmo.
Si, nuevamente lo están crucificando, nuevamente Mi Corazón sangra.
Sean éstos, momentos de silencio; pido silencio y meditación. Es tiempo de 
meditación, de los sufrimientos que padeció Cristo; es tiempo de meditación, de 
Su Palabra Santa; es tiempo de meditación, del Eterno Amor de Cristo.
Amén, amén.



2-4-88   (Sábado Santo)        1386
Vuestros corazones se inflamen de amor hacia Jesús Resucitado.
Vivid este gran día, llegad a El, en este gran día, confiad en El, hoy y siempre.
Amados hijos, creced en oración, amor y esperanza.
Que el deseo de orar, sea más fuerte que el de quedarse en la inercia.
Que el amor al Amor, sea superado día a día.
Que la esperanza, no desaparezca ante la desesperanza.
La presencia de esta Madre, os hará permanentemente hijos de Dios.
Gloria a Jesús eternamente.


3-4-88   (Domingo de Pascua)          1387
No os dejéis dominar por la incertidumbre, la incredulidad, la desconfianza y el 
desaliento.
No desesperéis y vivid interiormente con el espíritu lleno de alegría, porque Jesús 
os llama a dejaros iluminar por Su Luz.
Por medio de Mi Corazón, llegaréis verdaderamente a El.
De nada sirve caminar, si se camina solo, sin la ayuda de la Madre.
Alabado sea el Señor.





5-4-88           1388

Hija, el Amor de Dios, parece que no basta para el mundo. Es el Amor de Dios, 
por los hombres, el que llevó a Jesús a la Cruz y es el amor a Jesús, lo  único que 
puede salvar hoy a los hombres.
La ceguera abarca en el presente, gran parte del universo y gran parte del 
universo perecerá, si no descubre a Dios.
Vuelvan los hombres extraviados y encontrarán al Señor Misericordioso.
Bendito sea.
Que este mensaje recorra la tierra entera.
Leed: Romanos C. 11, V. 26 y 27
26  Y entonces todo Israel será salvado, según lo que dice la Escritura: De Sión vendrá el 
Libertador. El apartará la impiedad de Jacob.
27  Y ésta será mi alianza con ellos, cuando los purifique de sus pecados.



6-4-88         1389

Bienaventurados los hijos, que no tienen vacío el corazón.
Bienaventurados los que sienten necesidad de Dios.
Bienaventurados, los que apegados están a la oración.
Hijos: A ejemplo de la Madre, vivid en la fe, en la humildad y en la oración. 
Gloria a Dios.



9-4-88    (Intención de la Novena del 17 al 25)         1390

En este mes, sea vuestra Novena, para agradecer a Dios, tantas Bondades. Es 
hora ya que los hombres le den a Dios, lo que Dios espera de los hombres: amor.
Nada os detenga hijos míos y marchad hacia el Señor; Yo os sostendré.
Amén, amén.




9-4-88         1391

Le pido por el Santuario. La veo y me dice: Se engrandece con este Santuario, la 
Obra de Dios.
Serán benditos los que pongan aquí sus pies; es que será el Santuario, una 
coraza para tu pueblo.
Leed: II Crónicas C. 7 V. 15
15  A partir de ahora, mis ojos estarán abiertos y mis oídos atentos a la súplica que se haga 
en este lugar.


9-4-88           1392

A la noche: Hija, el Señor, solamente el Señor, puede dar al corazón: Humildad y 
Paz.
Tan sólo quiere el corazón abierto y El, lo convertirá. Desnudad vuestra alma 
hijos míos y abandonaos en el Señor.
Sean las Glorias a El.
Leed: Salmo 85, V. 9
        9       Voy a proclamar lo que dice el Señor: El Señor promete la paz, la paz para su  
        pueblo y sus amigos, y para los que se convierten de corazón.



10-4-88          1393

Hija, pobres los que pudiendo predicar, no predican.
¡Oh hija mía, son tan pocos los que aman de manera verdadera al Señor!
Debe ser recibida diariamente en mis hijos, la Santa Comunión.
Cuerpo y Sangre del Señor; Alimento que todos deberían desear; Alimento Santo.
No prolonguen más mis hijos, el encuentro con el Señor.
Amén, amén.




11-4-88          1394
Hija: Cuanto más poderoso se cree el hombre, más empobrecido, más solo y más 
necesitado está de Dios.
A él quiere llegar el Señor, a su puerta golpea el Señor.
Quiera el hombre saber de Dios, quiera el hombre amar a Dios.
Gloria a Dios eternamente.



12-4-88          1395
Me dice a propósito del Santuario: Gladys, nada podrá devorar, la Llama de 
Amor que el Señor, ha encendido en tu pueblo.
Nada podrá oscurecer la Luz del Señor.
La planta es atacada, cuando comienza a asomar de la tierra; observad esta obra 
y meditad..
Cuando surge un ataque, es necesario refugiarse; refugiaos vosotros en la 
oración.
Recordad: Seréis atacados, pero nunca tocados.
Gloria al Señor.



13-4-88           1396
¡Hija mía, es Mi Hijo, tan duramente criticado, tan dolorosamente ofendido y tan 
pobremente amado!
Digo a todos tus hermanos: La búsqueda de Dios, se hace hoy, necesaria y 
urgente.
Id hacia El; poned el corazón en esa búsqueda y El, acudirá a vosotros.
Bendito sea el Salvador.



17-4-88          1397
Digo a mis hijos: Animaos en el Señor, hijos, para no caer en el desaliento.
Caminad seguros, confiados, aferrados al Señor; El, os espera
Comprometeos al Padre, en el Hijo.      
Amén., amén.




18-4-88          1398

Mira a esta Madre, que quiere por sus hijos, ser escuchada.
Esta Madre, que en este tiempo de violencia, quiere traer Paz; esta Madre, que 
quiere la docilidad de sus hijos.
¡Cuánto dolor hay en el mundo hija mía! Mi Corazón quiere abrigar dulcemente 
los corazones.
Alabado sea el Señor.



20-4-88          1399

Deben mis hijos, amar con el corazón al Señor.
Yo les digo: Nada sois sin El; no hay Vida sin El; por lo tanto, amadlo sin 
medida.
El Señor, responde generosamente a sus hijos. No sean áridos vuestros corazones 
y daos al Señor.
Amén, amén.



22-4-88           1400

¡Mi querida hija, el Santuario, la Casa de la Madre para los hijos!
El Santuario, lugar de Culto, donde la Madre, habita para las almas que van a 
adorar al Hijo; lugar donde la Madre congrega a los hijos, para el encuentro con 
el Hijo y lugar donde el Hijo, se ofrece en la Santa Comunión, por la 
Misericordia del Padre.
Jesús Eucaristía; profundísima comunicación entre Dios y el hombre; 
Poderosísimo Amor de Dios, hacia el hombre y por el hombre.
Es en el Santuario, donde María, Madre de Cristo, espera a los hijos, herederos 
desde la Cruz; es en el Santuario, que María está presente para ellos y es en el 
Santuario, que María, obra en las almas, para bien de la almas.
Aleluia.
(Me dice esto, porque yo le digo que pronto estará en Su Santuario)





23-4-88           1401
¡Hijos míos: Es tan Grande el Amor de Dios, es tan Grande el Poder de Dios!
Su Amor, capaz de alcanzar a todas las criaturas, Su Poder, de alcance jamás 
imaginado; así de Poderoso es el Señor.
El es: La Fuerza, la Justicia, la Verdad, la Luz y la Vida.
Bendito sea el Señor.
Predícalo hija.
Leed: Eclesiástico C. 43, V. 27, 28, 29 y 30
27  Por mucho que digamos, nunca acabaremos; en una sola palabra: El lo es todo.
28 ¿Dónde hallar la fuerza para glorificarlo? Porque El es el Grande, superior a  todas sus 
obras,
29  Señor temible y soberanamente grande: Su poder es admirable.
30  ¡Glorifiquen al Señor, exáltenlo cuanto puedan, y El siempre estará por encima! Para 
exaltarlo, redoblen sus fuerzas, no se cansen, porque nunca acabarán.
Bendecidos sois por vuestra Madre.
24-4-88           1402
Veo tres Luces de color celeste; por momentos se vuelven blancas, con destellos 
más blancos todavía. Son tres, pero ahora se unen formando un triángulo.
Veo también dos Ángeles, mirando las Luces.
Estoy viendo en estos momentos a la Santísima Virgen y me dice: Es la Santísima 
Trinidad y los Ángeles, que están adorando, alabando y glorificando.

¡Hija, es tan poco adorada, alabada y glorificada la Trinidad Santísima!
No preguntéis hijos míos; sólo obedeced, sólo amad y quedaréis siempre en Mi 
Corazón .
Por vosotros, sea perpetua la alabanza a Dios Uno y Trino.  Amén, amén.
Leed: Salmo 113, V. 1, 2, 3, 4, 5 y 6
        1        ¡Aleluia! Alaben, servidores del Señor, alaben el Nombre del Señor.
        2        Bendito sea el Nombre del Señor, desde ahora y para siempre.
        3        Desde la salida del sol hasta su ocaso, sea alabado el Nombre del Señor.
        4        El Señor está sobre todas las naciones, su gloria se eleva sobre el cielo.
        5        ¿Quién es como el Señor, nuestro Dios, que tiene su morada en las alturas,
        6        y se inclina para contemplar el cielo y la tierra?




25-4-88         (Día de Peregrinación)    1403

Gladys, este Año Mariano Universal, pedido por mi amadísimo hijo el Papa, 
puede ser bienhechor para muchas almas.
¡Oh hija mía, si los corazones que están cerrados al Señor, se abrieran; si 
desearan su Luz! El Señor, penetraría en ellos y entonces sí, tendría el Señor, 
Misericordia del mundo y el mundo sería salvado.
Oren mis hijos, por las almas que no oran; oren mis hijos, que la oración es 
también, Luz para el mundo.
Gloria a Dios.
Predica, predica a todos tus hermanos.



27-4-88  1404

¡Hija mía, el mundo está recibiendo tanto del Señor!
Muchos no lo han encontrado todavía, tampoco intentan buscarlo.
No se prolongue más el distanciamiento entre Dios y el hombre y humildemente 
busque el hombre a Dios.
El Señor, está  muy cerca de cada corazón y quiere cerca cada corazón. Sean 
escuchadas mis palabras.
Alabado sea el Nombre del Señor.
Predícalo.



28-4-88          1405

Hija, Yo, que conozco los corazones, se de muchos corazones endurecidos.
Esta Madre, dice a los hijos: ¿Hasta cuándo daréis la espalda a Dios?
Convertíos y habrá Misericordia; convertíos y habrá Vida para vosotros.
En todo momento llamo a mis hijos y en estos días, Mi boca pronuncia con más 
fuerzas: Cristo es el Camino.
Alabado sea el Altísimo.
Hazlo conocer.





30-4-88          1406

Hija, el corazón del hombre encierra orgullo, rebeldía y desamor.
Yo quiero de mis hijos: Humildad, aceptación y amor, sobre todo amor.
No quieran ellos quedarse fuera de la vista de Dios.
Sea invocado el Nombre del Señor hoy y siempre.
Predícalo.



30-4-88           1407

Siento cantar a los Ángeles:

María ofrece a sus hijos,
Refugio y Salvación,
la Luz Divina del Hijo
y Su propio Corazón.

Cristo el Señor, Cristo Salvador (bis)

Amor y Pureza encierra,
la Madre de nuestro Señor,
Ella, la Puerta del Cielo,
la Voz que nos llama al Amor.

Cristo el Señor, Cristo Salvador. (bis)


    Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás


 
 
1