MENSAJES DADOS POR LA VIRGEN MARÍA
DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
1-9-84              267
Esto digo a todos mis hijos: Muchos de vosotros podéis haber llevado una mala vida pero si 
mostráis arrepentimiento lograréis salvaros.
El Señor vendrá en vuestro auxilio os lo aseguro. Mi Misión es salvar almas, mostrar el camino 
hacia el Señor y hacer comprender la pureza que hubo en El.
Alabado sea el Señor.


2-9-84              268
Vuestra Madre os pide, que nada malo guardéis en vuestros corazones, sólo lo bueno, lo provechoso, sólo 
las Palabras del Señor.
Tened presente que creyendo en El seréis recordados y recibidos por El.
El Sagrado Corazón de Jesús dispuesto está hacia vosotros.
Amén. Amén.


2-9-84  269
Que nadie dude que estáis siendo conducidos por la mano del Señor.
Leed: San Juan C. 15, V. 16
        16      No son ustedes los que me eligieron a Mis, sino Yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que 
vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero. Así todo lo que pidan al Padre en Mi Nombre, El se lo 
concederá.


2-9-84  270
Oh amados hijos, vuestra Madre os implora oración y arrepentimiento, sólo con verdadero 
arrepentimiento lograréis salvaros.
Debéis tener verdadera devoción y obediencia por el Señor.
Alabado sea.



3-9-84  271
El hombre programa una cosa y el Señor realiza otra. Con esto quiero decir que lo terrenal 
nada tiene que ver con lo celestial. Las cosas del Señor son perfectas y puras, las terrenales 
están contaminadas.
Hijos míos, buscad al Señor y nadie os arrebatará lo que halléis en El.
Gloria al Altísimo.
4-9-84  272
Abrid sólo vuestro corazón al Señor, porque si lo mantenéis cerrado, vanas serán vuestras 
vidas.
Sólo debéis confiar, porque el Señor no se hace esperar, tened cuidado, que El espera de 
vosotros, es grande la siembra que ha hecho, hijos míos y vosotros la gozaréis.
Que vuestros pensamientos no se aparten del Señor.
Gloria a Dios.


5-9-84  273
Bendecidos y amados sois por Dios hijos míos, oíd los que estáis atentos al Señor: La salvación 
es por la eternidad.
Habéis empezado a subir una cuesta elevada, mas no desmayéis, demostrad que sois capaces de 
llegar, tenéis la fortaleza de Dios y con El todo se logra, sed fuertes en la fe.
Amén. Amén.


6-9-84  274
Vosotros oráis y el Señor escucha vuestra oración, vosotros lo invocáis en ayuda y sois 
socorridos, porque es un Padre que está en permanente contacto con sus hijos.
Entonces podéis ver cuánta falta os hace el Señor y qué necesario es sentir su presencia.
Jamás olvidéis al Señor.
Amén. Amén.
Leed: Proverbios C. 4, V. 10 al 13
        10      Escucha, hijo mío, y recibe mis palabras, y tus años de vida se multiplicarán.
        11      Yo te instruyo sobre el camino de la sabiduría, te encamino por senderos rectos.
        12      Cuando camines, no se acortará tu paso, y si corres, no tropezarás.
        13      Aférrate a la instrucción, no la sueltes; guárdala bien, porque ella es tu vida.




7-9-84  275
"¡Oh Madre! Quiero Consagrarme a Ti.
Virgen María hoy Consagro mi vida a Ti.
Siento necesidad constante de tu presencia en mi vida,
para que me protejas, me guíes y me consueles.
Sé que en Ti mi alma encontrará reposo
y la angustia en mí no entrará,
mi derrota se convertirá en victoria,
mi fatiga en Ti fortaleza es".
Amén.
A todos mis hijos que se Consagren a vuestra Madre, os digo: Mi corazón recibe gozoso esa 
entrega, ese amor que ofrecéis porque son almas que se salvan de las garras del mal 
mereciendo la Gloria Eterna, la Gloria del Señor. Amén. Amén.
Dadlo a conocer.
Que esto sea meditado, quiera Dios iluminar vuestros espíritus para que lleguen a comprender 
el valor de la Consagración.


8-9-84  276
Dice Jesús: El que viene a Mí será consolado, que nadie desprecie la salvación que se le ofrece.
Nos dice la Virgen: Venid queridos hijos y conoced el Amor del Señor, ¡hay tanta Luz en El! Quiero 
que toméis conciencia de mis palabras y entendáis que tenéis que estar en total obediencia con 
Dios.
Os muestro claramente su sendero, aprovechad la Luz mientras está el día.
Alabado sea el Altísimo.


8-9-84  277
No busquéis la perfección aquí en la tierra porque está en el Cielo, en lo alto, está en el Señor. 
Extended Su Palabra, hijos míos, porque debe ir hacia todos los rumbos.
Amén. Amén.
Leed: Isaías C. 42, V. 6-7-8
        6       Yo, el Señor, te llamé en la justicia, te sostuve de la mano, te formé y te destiné a ser la Alianza del 
pueblo, la Luz de las naciones,
        7       para abrir los ojos de los ciegos, para hacer salir de la prisión a los cautivos y de la cárcel a los que 
habitan en las tinieblas.
        8       ¡Yo soy el Señor, éste es Mi Nombre! No cederé mi Gloria a ningún otro ni mi alabanza a los ídolos.



9-9-84  278
Bienaventurado aquél que espera en Dios.
Bienaventurado el que abre sus ojos para ver en El y sufrir por El.
Bienaventurado el que lo alaba.
Bienaventurado el que se alimenta en Dios.
Bienaventurado el que espera su Gloria y se humilla ante el Señor.
Bienaventurado el que busca ser redimido.
Bienaventurado el que esté con El por la eternidad.
Alabado sea el Todopoderoso.
Quiero que mis hijos conozcan las bienaventuranzas que esperan a los hijos del Señor.



10-9-84         279
Habéis recibido mucho del Señor y mucho más recibiréis, os digo, en Gracias y en enseñanzas 
mis amados hijos, nunca os quise entristecer; por el contrario, estoy con vosotros para entregar 
este maravilloso regalo de Dios.
Es voluntad del Señor.
Amén. Amén.
Leed: II Corintios C. 4, V. 16-17-18
        16      Por eso, no nos desanimamos: Aunque nuestro hombre exterior se vaya destruyendo, nuestro hombre 
interior se va renovando día a día.
        17      Nuestra angustia, que es leve y pasajera, nos prepara una Gloria Eterna, que supera toda medida.
        18      Porque no tenemos puesta la mirada en las cosas visibles, sino en las invisibles: Lo que se ve es 
transitorio, lo que no se ve es eterno.



11-9-84         280
Hoy veo una Luz muy blanca y fuerte. Dice la Virgen: Es mi Sagrado Corazón que está 
esperando a sus hijos.
Después desaparece la Luz y la veo con el Niño. Dice:
Hijos míos arrepentíos y seréis justificados que todo lo que escuchéis del Señor, entre por los 
oídos y salga del corazón, os digo que pidáis al Señor que así sea.
Recordad que la Madre os lleva al Hijo y que el Hijo os lleva al Padre.

Sostenidos sois por El.
Gloria al Señor.




12-9-84 281

No dejéis entristecer vuestro corazón, orad al Señor que El estará presente.
Amados hijos, no pidáis no sufrir en el camino hacia Cristo Jesús, ya que no se puede llevar la 
cruz sin padecer.
El Señor alza su voz, atentos debéis estar, estáis a tiempo, recibidlo.
Amén. Amén.



13-9-84 282

Alegraos hijos del Señor, Su Amor es vuestro amor, Su Pan vuestro Alimento. Alabado sea el 
Santísimo Padre del Cielo.



13-9-84 283

Tened mucha fe en Dios, hijos míos. Sed honestos con vosotros mismos, habéis descubierto al 
Señor; dejad de lado la ignorancia y penetrad en su sabiduría. Que nadie vacile ante el Llamado 
Divino, tenedlo presente.
Que la paz esté en vuestros corazones.
Casi todos buscáis la paz, os digo: Siempre la habrá para quienes se abran al Señor.
Alabado sea.

Leed: Colosenses C. 1, V. 9 y 17 al 20
        9       Por eso, desde que nos enteramos de esto, oramos y pedimos sin cesar por ustedes, para que Dios les 
haga conocer perfectamente Su Voluntad, y les dé con abundancia la sabiduría y el sentido de las 
cosas espirituales.
        17      El existe antes que todas las cosas y todo subsiste en El.
        18      El es también la Cabeza del Cuerpo, es decir, de la Iglesia. El es el Principio, el primero que resucitó de 
entre los muertos, a fin de que El tuviera la primacía en todo,
        19      porque Dios quiso que en El residiera toda la Plenitud.
        20      Por El quiso reconciliar consigo todo lo que existe en la tierra y en el cielo, restableciendo la paz por la 
Sangre de Su Cruz.



14-9-84         284
Veo un hombre, y varios hombres lo tiran para ambos lados; por momentos parece que lo van a 
partir en dos (me da mucha pena ver eso). El hombre está agachado, no puedo verle la cara, él 
quiere avanzar pero no lo dejan. Tiene puesta una túnica color natural y los otros también están 
de túnica, pero de color oscuro, parece marrón. El hombre se arrodilla como vencido y de 
pronto aparece un perro enorme, mostrando sus dientes como para morder, está enfurecido, 
también hay un gran viento. Los hombres se asustan y sueltan al otro, cuando éste levanta la 
cabeza, yo veo que es Jesús. Le pregunto a la Virgen ¿qué es esto?, porque en ese momento la 
veo y me dice: Un guía fuerte necesitáis, en este viento huracanado en que os veis envueltos 
porque en medio de esto estáis viviendo, dejad hacer en vosotros al Señor que El os rescatará.
Una voz salvadora estáis escuchando.
Amén. Amén.


15-9-84         285
Amados hijos valorad la Santa Misa, todo buen cristiano debe obligarse a participar de la 
Sagrada Cena, en la Santa Misa diaria o por lo menos una vez en la semana.
Es en ese momento en el que mi adorado Hijo os transmite el Amor al Padre y la salvación 
eterna. Es también, donde podéis recordar que Cristo Jesús se ofrece, en obediencia absoluta a 
Dios Padre y confiando plenamente en El.
Un gran ejemplo que debéis imitar, os invito a que os hagáis un deber comulgar, mas un deber 
con un gran amor hacia el Señor.
A los que quieran consagrarse:
Ofreceos al Señor con amor.
Rezad el Santo Rosario diariamente orando con fervor Cristiano.
Perfeccionad vuestra vida, enriqueciéndola espiritualmente.
Hijos míos vuestra Madre os lo pide.
Benditos seáis en la obediencia al Señor.
Gloria al Altísimo.


16-9-84         286
¿Sabéis cuánto está haciendo por vosotros el Señor? Queridos hijos llenaos de gozo en El.
Salvos seréis, en el momento en que empecéis a comprender el Amor de Dios. El Señor realiza 
su obra, realizad vosotros la vuestra, procurad que así suceda.
Amén. Amén.



16-9-84         287
El Señor está dando rayos de sol en estos días, dejad entrar uno de ellos en vuestro corazón y 
mucho me alegraré.
El amor hacia mis hijos no conoce límites. Tened cuidado de las Palabras del Señor porque todo 
lo que El dice tiene fundamento. Gloria al Señor.
Leed: II Pedro C. 3, V. 8-9
        8       Pero ustedes, queridos hermanos, no deben ignorar que, delante del Señor, un día es como mil años y 
mil años como un día.
        9       El Señor no tarda en cumplir lo que ha prometido, como algunos se imaginan, sino que tiene paciencia 
con ustedes porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se conviertan.


17-9-84         288
No os inquietéis, el Señor os concederá toda clase de Gracias, sólo debéis cuidar que nada os 
impida vivir como El manda. Jamás estéis en silencio, jamás calléis, la Palabra de Dios debe ser 
revelada.
Amén. Amén.


17-9-84         289
La Virgen me dice: Estoy con vosotros. Todo aquel que ore y se ponga en manos del Señor en 
estos días será correspondido.
18-9-84         290
No ofendáis a Dios, no reneguéis de El cuando os pone a prueba, porque os quiere probar en 
vuestra fe.
Quiero que todos lleguéis al Señor, ya que mucho amor necesitáis queridos míos. Combatid la 
incertidumbre, nunca dudéis del Todopoderoso y sobre vosotros aparecerá la Luz que bañará 
vuestras almas.
Alabado sea el Señor.
Leed: II Tesalonicenses C. 2, V. 14 y 16-17
        14      El los llamó, por medio de nuestro Evangelio, para que posean la Gloria de nuestro Señor Jesucristo.
        16      Que nuestro Señor Jesucristo y Dios, nuestro Padre, que nos amó y nos dio gratuitamente un consuelo 
eterno y una feliz esperanza,
        17      los reconforte y fortalezca en toda obra y en toda palabra buena.




19-9-84         291
Feliz del que encuentra en Dios la razón de su vida, porque con rectitud obrará y sereno estará 
su corazón. Conoced al Señor que llega a vosotros, podéis sentir su presencia, os lo aseguro.
Si ya os habéis entregado a Dios, os digo: Dadle más, más deis, más obtendréis.
El Espíritu Santo engrandecerá espiritualmente vuestro ser.
Amén. Amén.


20-9-84         292
Si buscáis el Cielo, allí está Jesús, si buscáis la salvación, en El la encontraréis, si queréis salir 
del fango, El os sacará.
Sólo Su Poder puede hacer posible que gocéis de esa maravillosa paz por muchos anhelada.
Poned vuestra vida a voluntad del Señor.
Alabado sea.
Leed: Hebreos C. 2, V. 1-2-3
        1       Por eso, nosotros debemos prestar más atención a lo que hemos escuchado, no sea que marchemos a 
la deriva.
        2       Porque si la palabra promulgada por medio de los ángeles tuvo plena vigencia, a tal punto que toda 
transgresión y desobediencia recibió su justa retribución,
        3       ¿cómo nos libraremos nosotros, si rehusamos semejante salvación? Esta salvación, anunciada en 
primer lugar por el Señor, nos fue luego confirmada por todos aquellos que la habían oído anunciar.


21-9-84         293
Hijos míos, vuestra Madre no quiere que estéis huérfanos en el amor al Señor, os digo esto 
porque os contemplo y sé como vive cada uno de vosotros. Qué distinto sería todo, si por amor 
a Dios renovarais vuestro espíritu, si por amor al Señor pudierais quitar esa caparazón que 
tenéis en el corazón. No sólo debe ser en apariencia que os entreguéis a El, recordad mis 
palabras, a vosotros os toca reflexionar.
Gloria al Señor.


22-9-84 (Intención de la Novena del 17 al 25)   294
Hijos míos: Esta Novena que estáis haciendo servirá para amar más a mi Hijo, para aumentar 
la fe en El.
Encomendaos al Señor y confiad en Su Misericordia. Que cada corazón esté dispuesto a recibir 
mi Corazón.
¡Alabad al Señor!




22-9-84         295
Rogad para que podáis alcanzar la perfección que el Señor quiere de vosotros.


23-9-84         296
Hijos míos, no es poco lo que os ha dado el Señor, lo que tenéis en vuestras manos y debéis 
practicar, no es por un día sino por siempre.
Bendito sea el que ve en la Palabra de Dios su Amor y bendito el que ve en el Mensaje bendición 
y redención porque os digo, El os limpiará y os hará dignos de merecerlo.
Gloria al Señor.


24-9-84         297
Que vuestros hijos crezcan sanos en el pensamiento y en el corazón.
Sólo los podéis confiar al Señor, enseñadles el valor de la oración, que Dios no sea un extraño 
en ellos.
Meditadlo, no podéis dejar en el olvido este llamado del Señor, ya que es Su Voluntad.
Leed: Tobías C. 14, V. 8
        8       Ahora, hijos míos, yo les recomiendo que sirvan a Dios de verdad y que hagan lo que a El le agrada. 
Manden a sus hijos que practiquen la justicia y la limosna, que se acuerden de Dios y bendigan de 
verdad su Nombre, siempre y con todas sus fuerzas.


25-9-84                                 (Día de Peregrinación)  298
Hoy debe ser  un día esplendoroso y glorioso para vuestras almas, estáis orando y dando 
gracias al Señor, como os he pedido queridos míos, me siento muy cerca de vuestros corazones 
y veo que vuestra fe ha crecido.
Os digo que la obediencia y el amor que tenéis a Dios es tenido en cuenta.
Pedid que el Señor os escucha.
Aleluia.


25-9-84         299
No olvidéis el Santuario, ya que será el Santuario del Señor. El tiempo pasará mas esto perdurará.



26-9-84         300
Siento pena de verdad, al ver que algunos no aprovechan la inteligencia que da el Señor, 
tampoco lo reconocen a El.
Digo a mis hijos: Su Palabra es como el agua que corre, regando toda planta que halle en su 
camino, porque en ella vivirá, dejaos vosotros regar por Ella y viviréis en el Señor.
Amén. Amén.


27-9-84         301
Hijos míos, el Señor os observa, no dejéis pasar el tiempo, no dejéis de hacer aquello que os 
manda el Señor.
Aquél que pone su confianza en El, aquél que pone su vida en Sus Manos, no conocerá la eterna 
agonía, ya que conocerá la Gloria del Salvador.
Enterados estáis.
Gloria al Señor.
Leed: Job C. 5, V. 17-18
        17      ¡Feliz el hombre a quien Dios reprende y que no desdeña la lección del Todopoderoso!
        18      Porque El hiere, pero venda la herida; golpea, pero sana con sus manos.


27-9-84         302
Todos los hijos del Señor deberían practicar la piedad y la caridad, en cada acción 
encontrarían a Cristo Jesús. Es una maravillosa manera de vivir en Cristo.
Alabado sea.


28-9-84         303
Llenad vuestro espíritu del Amor de Dios, llenaos de Su Sabiduría, quiere el Señor que estéis 
aferrados a El.
Desde el momento en que lo hagáis encontraréis alivio en vuestros corazones, no quiere el 
Señor que la perdición que hay en el mundo os alcance, porque El os trae la salvación, os la 
asegura.
Leed: I Corintios C. 15, V. 1
        1       Hermanos, les recuerdo la Buena Noticia que yo les he predicado, que ustedes han recibido y a la cual 
permanecen fieles.




29-9-84         304
Hijos míos: Mi deseo es que honréis a Dios amándolo como El os ama, pedid al Señor que os 
libre del egoísmo y podréis sentir como os puede transformar.
Junto al Señor descubriréis la verdadera Vida, obrad en favor Suyo.
Perpetuo sea Su Nombre en vosotros.


30-9-84         305
El Señor os dice: Oíd que aparece la verdad ante vosotros, mirad, no vendéis vuestros ojos ya 
que podéis ver todavía, entended y considerad el consejo de vuestra Madre.
Todos deben conocer al Señor, es por eso que quiero acercar a mis hijos de todo el mundo Su 
Palabra.


30-9-84         306
Dios no hiere, hijos míos, sana; Dios es  salud, esperanza y 
vida. Id a El.
Alabado sea el Señor, porque su justicia fortalece a los justos.
Gloria al Señor.
Leed: I Juan C. 1, V. 8-9
        8       Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en 
nosotros.
        9       Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos y purificarnos de toda maldad.


1-10-84         307
Tened calmo vuestro espíritu amados hijos. Si os encontráis cerca del odio, alejaos del odio, ahí 
no está Cristo. si os encontráis frente a alguien que se siente poderoso, alejaos también de él, ya 
que tampoco ahí está Cristo, nadie es más que nadie, jamás os humilléis frente a otro igual a 
vosotros, no cometáis esa imprudencia.
Ofreced al Señor, vivid como El os enseña y viviréis en permanente felicidad.
Amén. Amén.


   Volver al índice

Volver a la página de la Virgen del Rosario de San Nicolás



 
 
1