Teatro Municipal

« « INICIO » »




IMÁGENES DEL TEATRO


Teatro Municipal


Interior Teatro Municipal


HISTORIA DEL TEATRO

 

• En 1,889 siendo presidente de Guatemala el general Manuel Lisandro Barillas, a solicitud del Lic. Manuel Estrada Cabrera, alcalde de la municipalidad de Quetzaltenango, declara “…de necesidad y utilidad pública la obra del teatro de Quetzaltenango…”.

• El 4 de mayo de 1,891 se publica en el periódico “Opinión Nacional” las bases del contrato para la construcción del teatro, entre la municipalidad de Quetzaltenango y la compañía constructora cuyos propietarios eran Durini & Felice y Joaquín Rigalt.

• Por problemas en el cumplimiento del contrato, la obra se inicia hasta el mes de agosto de 1894, luego que se firmara un nuevo contrato, ahora con el arquitecto Enrique Jones y aprobado por el presidente de la república.

• El 19 de julio de 1895, fecha en que se conmemora el natalicio de uno de los líderes de la revolución liberal de 1871, el general Justo Rufino Barrios, en un acto solemne se dan por finalizados los trabajos e inaugurado el gran teatro municipal, celebrando para el efecto un contrato con Augusto Azzali, empresario de la Compañía de Ópera que trabaja en la Capital.

• El 18 de abril de 1902 la ciudad de Quetzaltenango se estremece con un fuerte terremoto. El edificio del teatro sufre serios daños, a tal grado que la comisión oficial de Ingenieros de Occidente sugiere su demolición. Por fortuna para  Quetzaltenango, se decide su restauración y mejora.

• El 21 de noviembre de 1908, fecha del natalicio del quetzalteco Lic. Manuel Estrada Cabrera (presidente de Guatemala 1,900-1,922) se da por inaugurada la segunda fachada del teatro municipal, la cual fue diseñada por el arquitecto Domingo Goicolea y construida por los arquitectos Don Agatón Boj e hijos (quienes a principios del siglo XX estudiaron en una escuela de arquitectura fundada por el arquitecto italiano Alberto Porta).

• En 1995, la arquitecta Esmirna Barrientos realiza un estudio de restauración, como encargada del Programa de Restauración del Ministerio de Cultura y Deportes. Se deseaba, a la vez, dar respuesta a la inquietud de la sociedad quetzalteca con respecto a la conservación de este edificio, declarado Monumento Histórico Nacional en el decreto 425 de este ministerio.

• El teatro municipal tiene una capacidad para 1,050 personas y se encuentra estructurado así:
  Luneta, primer nivel:
    1 vestíbulo
2 administración y taquillas
20 palcos
2 secciones platea
6 camerinos
6 servicios sanitarios
1 escenario
     
  Palco alto, segundo nivel
    1 palco municipal
20 palcos altos
1 bar
2 salas de recepción y estar
8 camerinos
     
  Anfiteatro, tercer nivel
    1 cabina de luces y sonido
3 secciones anfiteatro
2 servicio sanitarios
     
 
NOTA: El diseño del teatro municipal responde a una concepción que refleja la estratificación social de la época en que fue construida. La ubicación de las diferentes áreas de butacas o asientos marcaba también la condición económico-social de los espectadores.
 





MONUMENTOS DEL TEATRO

Busto de Osmundo Arriola

Estatua de Osmundo Arriola




Inscripión frontal:

Osmundo Arriola
4 XII 1886 – 8 X 1938
--- * ---
Primer poeta laureado
--- * ---
¡Eres Quetzaltenango:
Como una cumbre, y estás más cerca
De los jardines donde florecen
Los nardos de oro de las estrellas…!

(De “Querido Rincón”)

Inscripciones posteriores:

Homenaje al insigne poeta
Osmundo Arriola
en el centenario de su nacimiento
1886 4 diciembre 1986
Alianza Francesa de Quetzaltenango
Comité Centenario

Municipalidad de Quetzaltenango
--- 1965 ---

 

Estatua de Cronos

Estatua de Cronos

 

 

Cronos (en la mitología griega, Saturno en la mitología romana) era uno de los doce titanes y el hijo menor de URANO (el Cielo) y de GEA (la Tierra). Tuvo muchos hijos. Los primeros fueron los tres Hecatonquiros, los monstruos de cien manos y cincuenta cabezas a quienes URANO había apresado en un lugar secreto. GEA trató de rescatarlos y pidió ayuda a sus otros hijos, incluidos los cíclopes pero sólo Cronos acudió en su ayuda venciendo a URANO y convirtiéndose en el regidor del universo.

A pesar de su victoria, Cronos necesitó el permiso de su hermano Titán, primogénito de sus padres, para reinar. Y es que GEA adoraba a su hijo Cronos por lo que a fuerza de muchos juegos, súplicas y caricias, consiguió que Titán cediese la corona a cambio de que Cronos matase a toda su descendencia, de forma que algún día el poder recaería de nuevo en alguno de los titanes.

Cronos y su hermana la reina REA fueron los padres de la mitad de los dioses y diosas que formaron originariamente el Olimpo. El final del poder de Cronos llegó con el nacimiento de ZEUS y su derrota frente a él. El nacimiento de ZEUS es uno de los episodios más destacados y conocidos de la mitología griega y ha sido muchas veces representado por el arte. Su padre temía ser destronado por uno de sus hijos por lo que los devoraba cuando nacían. Sin embargo, REA, harta de tanta muerte, cuando nació ZEUS envolvió una piedra entre pañales y eso fue lo que se comió Cronos. ZEUS creció en Creta siendo amamantado por la cabra Amaltea y criado por unas ninfas. Para que sus llantos no llegasen a oídos de Cronos, REA ideó que sus sacerdotes, los coribantes, atronaran el aire con el estrépito de sus címbalos, cascabeles y danzas alrededor de la cuna. Cuando ZEUS creció obligó a Cronos a vomitar a sus hermanos y la piedra. Así, ZEUS y sus cinco hermanos y hermanas ganaron la guerra que se originó frente a los titanes que fueron expulsados a los abismos del Tártaro, en los más profundo del submundo. En esta guerra ZEUS fue ayudado por los Hecatonquiros y los cíclopes, liberados de la prisión en la que Cronos los había dejado. Desde entonces, ZEUS, POSEIDÓN y HADES se repartieron el dominio del mundo.

Otras versiones afirman que la existencia de ZEUS fue descubierta y que Titán culpó a Cronos de perjurio declarándole una guerra y encerrándolo. Según esta otra leyenda, cuando ZEUS creció se apiadó de él y logró vencer a Titán y dar el trono a su padre, pero Cronos seguía recelando contra ZEUS por lo que le persiguió sin tregua, aunque sólo le valió para que ZEUS y sus hermanos se unieran frente a su malvado padre, logrando así, el poder. Cronos, finalmente, se instaló en el Lacio, junto al amable rey JANO, instruyendo al pueblo de éste en diversas artes.

Cronos es imagen o símbolo del tiempo, por lo que se le representa como un viejo descarnado, triste y seco que lleva en sus manos una hoz que indica que el tiempo lo destruye todo. Además, posee un reloj de arena y está provisto de alas. El hecho de que engulla a sus hijos también pone de relieve que el tiempo destruye todo lo existente incluso en el justo momento de producirlo. Podría decirse, que Cronos es el dios del tiempo.

 

 

Estatua de Artemisa

Estatua de Artemisa

 

Artemisa (en la mitología griega, Diana en la mitología romana) era la hermana gemela de APOLO y por lo tanto hija de ZEUS y Leto. Controlaba a los dioses de la caza y los animales salvajes, sobre todo el oso y también era la diosa de la naturaleza y de las cosechas. Además, se la consideraba diosa de la luminosidad lunar, por lo que estaba muy ligada a SELENE.

Debido a su dedicación al arte de la caza, llegó a decirse de ella acabó por volverse insensible a las "delicadas inclinaciones propias de su sexo". Protegía la juventud femenina pero durante la guerra de Troya impidió la salida de los barcos griegos hasta que no se le ofreció en sacrificio a una joven, Ifigenia, que sin embargo, parece que fue rescatada en el último momento por Artemisa. Iba armada con flechas con las que castigaba a los que la ofendían y proporcionaba una muerte dulce a las muchachas que fallecían en el parto. Artemisa rechazó a todos los pretendientes que tuvo, entre ellos Endimión y Acteón, y por eso se le dio el sobrenombre de casta.

Ártemisa portaba siempre un carcaj y un arco y estaba acompañada de una jauría que tapaba sus desnudas piernas. Suele llevar una media luna en la frente e ir vestida de cazadora. Ártemisa destacaba por ser mucho más alta que las ninfas que la acompañaban.

 

Busto de Jesús Castillo

Busto de Jesús Castillo

 


Inscripión frontal:

El concejo de la ciudad de Quetzaltenango exalta a perpetuidad
de esta manera la memoria del maestro
Jesús Castillo insigne creador de la música maya quiché.

Palacio municipal IX de septiembre de MCMLVIII

Inscripción posterior:

Municipalidad de Quetzaltenango

Imperecedero reconocimiento al fecundo compositor Don Jesús Castillo autor de la primera opera vernácula
y creador de la música sinfónica maya-quiché.

Homenaje en su centenario.

Quetzaltenango 9 de septiembre de 1977.





Busto de Alberto Velásquez

Busto de Alberto Velásquez



Inscripión frontal:

Quetzaltenango a Alberto Velásquez

Su imagen esculpida en este bronce de eternidad
es la respuesta de la patria a la inmortalidad de su nombre.

Quetzaltenango 12 de septiembre de 1969.



MÁS INFORMACIÓN


 

Monumento a la Reina Indígena

Monumento a la Reina Indígena


Inscripiones frontales:

Fraternidad Quetzalteca al pueblo de Quetzaltenango.

Honor a la primera reina indígena Rosario de Paz
Chajchalac de Mendizábal.

Septiembre 1985


Certamen reina indígena 1934 – 1979

Mujeres que han representado a la cultura maya kich’e como homenaje cultural a la eterna xelajú y a las mujeres que con firmeza nos representarán en el próximo milenio.

Oh! Tu corazón del cielo y de la tierra
Míranos, Óyenos, no nos abandones
Danos nuestra descendencia
Nuestra sucesión y útil existencia
Danos caminos planos
Que amanezca
Que llegue la aurora
Que los pueblos busquen paz
Y sean felices

(Popol Vuh)



« « INICIO » »

1