Este sitio forma parte del



Capítulos disponibles en  
el Relámpago de sémola
  15 16 119
  126 128 130
  143 153 154





Capítulo 126




   —Por qué con tus encantamientos infernales, me has arrancado a la tranquilidad de mi primera vida... El sol y la luna brillaban para mí sin artificio; me despertaba entre apacibles pensamientos, y al amanecer plegaba mis hojas para hacer mis oraciones. No veía nada de malo, pues mo tenía ojos; no escuchaba nada de malo, pues no tenía oídos; ¡pero me vengaré!

Discurso de la mandrágora en Isabel de Egipto,
de ACHIM VON ARNIM.


(-21)

127




1