CIUDADANOS ALERTA

   

ÍNDICE

PERSONAJES

MEMORIA

OPINE

NOTICIAS

MAPA DEL SITIO

 

LOS PROTOCOLOS DE LOS SABIOS DE SIÓN

Y EL PODER OCULTO DE LA MASONERÍA

(Sólo nos faltaría Antonio Gramsci para cerrar el ciclo)

Juan Pampero

 

DOCUMENTO EN FORMATO PDF: PULSE AQUÍ

                                El Inventor  Londres: Cromwell 1650  Londres, 24 de junio de 1717  4 de julio de 1776

Extraño caso en que la primera inventó con mucho éxito a las otras tres que siguen,

para que estén a su servicio en forma incondicional. Pero, en realidad, la única que existe es ella.

 

Prólogo para ubicar al lector

   En los Protocolos de los Sabios de Sión, que son las actas de las veinticuatro sesiones (en otras ediciones veintiséis) del Congreso reunido en Basilea (Suiza) en septiembre de 1897, se establecen las líneas directivas del plan  masónico-judaico para el Gobierno Universal de los judíos masones.

   Es un programa cuidadosamente elaborado, hasta en sus menores detalles, para la conquista del mundo; y que firman Grandes Rabinos del Grado 33º de la masonería, presididos por el judío masón Teodoro Hertzel, agente confidencial de la banca judía de los Rothschild con cuarteles en Londres (en recuadros: Nathan Rothschild observa a la maravillosa Isabel I de Inglaterra, a la que le decían La Reina Virgen, a excepción de su tío John Seymur que vivió con ella desde que tenía doce añitos).

   Expuesto el plan por el Príncipe del Destierro, o exiliarca de Israel, ante la Asamblea de los Ancianos del Gran Sanedrín (del Supremo Consejo Internacional Judío), resulta ser la predicción más acertada de la Revolución Mundial a la que asiste impávida la historia contemporánea, y que dirige con precisión matemática el directorio supremo del poder oculto de la judeo-masonería. En todos los pueblos cristianos se observan los mismos fenómenos, tendientes a una misma finalidad: efectos de un plan preconcebido que se está llevando a cabo con suma habilidad.

   Bastará espigar algunos conceptos vertidos en el centenar de páginas que abarcan los protocolos, para persuadirnos de la diabólica malignidad del plan, que esta secta infernal va cumpliendo al pie de la letra en medio de los pueblos cristianos

   A pesar de que se haya impugnado la autenticidad de los Protoco­los, no deja de sorprendernos su fiel cumplimiento durante estos ciento once años; de tal manera que, si se hubieran fraguado fraudulentamente, no sabríamos qué admirar más: si la perversidad satánica de sus objetivos o la profética perspicacia de sus fautores. Un ejemplar del libro que contiene estas actas se halla depositado, desde 1906, en el British Museum de Londres. En Rusia se publicaron en 1901. Sus originales fueron sustraídos por los rusos Nilus y Butmi del archivo secreto de la logia francesa del rito masónico-judaico de Misraím que fundara Cagliostro.

Del discurso inicial

   “Desde hace dieciocho siglos nuestros sabios luchan con gran valor y perseverancia sin conseguir abatir la Cruz (…) A nosotros pertenece el Becerro de Oro, esa divinidad universal de la época”.

   Cuando nos hayamos hecho los únicos poseedores de todo el oro de la tierra, el verdadero poder pasará a nuestras manos” (…) “Todos los gobiernos están llenos de deudas. La Bolsa cotiza y regula esas deudas y nosotros somos los dueños de las Bolsas de casi todas las plazas” (…) “Siendo la Iglesia uno de nuestros poderosos enemigos empezaremos por despreciar a sus sacerdotes, les declararemos una guerra abierta de calumnias y difamaciones” (…) “Debemos dirigir nuestras ambiciones hacia los puestos más elevados, que es éste el medio más seguro para llegar a conseguir el dominio de todas las operaciones industriales, financieras y comerciales” (…) “Si el oro es la primera potencia de este mundo, la segunda es la Prensa. Es preciso que los nuestros se encarguen de la dirección de los diarios de cada país” (…) “La posesión del oro y la habilidad en la elección de los medios para sobornar, nos convertirán en los árbitros de la opinión pública y nos darán el imperio sobre las masas” (…) “Dueños absolutos de la prensa podremos cambiar las ideas y dar así el primer golpe a la familia y por el matrimonio civil y el divorcio consumar su disolución; podremos además extirpar la fe de los “goyim” (cristianos o bestias de carga según el Talmud), y fomentar sus bajas pasiones” (En el recuadro el judío masón Isaac F. Rojas, uno de los padres de la Revolución Libertadora; Presidente de la Junta Consultiva cuando la caída de Lonardi y los fusilamientos del General Valle y de los Coroneles Cogorno e Ibazeta, aunque la verdadera responsable de estas dos cosas fue la masona británica Alicia Moreau de Justo a cargo de la Vicepresidencia de la Junta; hoy tiene una calle que perpetúa su indigna  memoria en la ciudad de Buenos Aires).

   “Tenemos que acaparar las escuelas” (…) “La religión de los cristianos tiene que desaparecer” (…) “Promoveremos entre los proletarios revoluciones y desórdenes, y toda catástrofe que consigamos en ese sentido nos irá acercando a nuestros planes de reinar sobre la tierra. Por la anarquía y la miseria que cundirá por doquier, las masas no tendrán más remedio que acudir, a nosotros, y entonces habrá llegado la hora de la venganza y les impondremos nuestra ley”. [1]

De las Actas Nro. 1 y Nro. 2.

   "El derecho reside en la fuerza. El despotismo del capital está enteramente en nuestro poder y lo ofreceremos a los Estados como único asidero al que no tendrán más remedio que agarrarse si no quieren caer en el abismo” (…) “Todo el que quiere gobernar debe recurrir al engaño, a la compra de las conciencias, a la impostura, a la traición y a la hipocresía, pues así servimos a nuestra causa. El fin justifica los medios” (…) “No nos detengamos ante la corrupción de los cristianos” (…) “A los representantes del pueblo los utilizaremos de peones en nuestro juego de ajedrez” (…) “Mediante la prensa hemos conquistado una influencia decisiva sin mostrar la cara”.

   “Nuestro llamamiento de libertad, igualdad y fraternidad, fue, poco a poco, devorando la prosperidad de los cristianos y derrumbando los cimientos de los Estados” (…) “Todas las guerras se negociarán bajo el aspecto económico” (…) “Escogeremos administradores con tendencias serviles” (…) “Los triunfos de Darwin, Marx y Nietzsche fueron preparados por nosotros con su efecto desmoralizador"

Del Acta Nro. 3.  

   “Siempre en las Constituciones de los Estados hemos hecho incluir 3o derechos de las masas que son completamente ficticios: inaplicables en la práctica, pero halagadores para el pueblo” (…) “Bajo nuestra dirección, el pueblo destruyó a la nobleza que era su protectora y cayó en manos de los nuevos ricos, que explotaron al obrero sin piedad; ahora debemos hacerles creer que somos los libertadores del trabajador y que venirnos a sacarlos de la opresión; haciéndoles ver las ventajas de formar en las filas de nuestros ejércitos de socialistas, anarquistas y comunistas. Nuestra fuerza consiste en mantener al obrero en estado constante de necesidad e impotencia, así lo tendremos sujeto a nuestra voluntad” (…) “Manejaremos las masas fomentando la envidia y el odio” (…) “El populacho cree ciegamente lo que le dan impreso” (…) “La prensa es la gran potencia para dominar el espíritu público. Ella, casi sin excepción, está en nuestras manos” (…)  “Organizaremos una crisis económica universa! con la ayuda del oro que está en nuestro poder casi en su totalidad; simultáneamente echaremos a la calle masas enormes de obreros que se precipitarán sobre sus supuestos opresores: verterán su sangre y se apoderarán de sus bienes” (…) “Cuando el populacho se aperciba que en nombre de la libertad se le han concedido todos los derechos se imaginará que él es el amo; pero al tropezar con infinidad de obstáculos, pondrá el poder en nuestras manos. Ese fue nuestro plan en la gran revolución (la de Francia de 1789) (…) “Luego borraremos del diccionario la palabra libertad que embruteció al hombre y lo hizo sanguinario; y esos animales, ya hartos de sangre, quedarán adormecidos después de su orgía, y nosotros fácilmente los encadenaremos para luego dominar sobre ellos” (En la fotografía Fabián Onsari, amigo personal de los Generales Lonardi y Aramburu  a través de Américo Ghioldi el hombre enlace; Diputado Nacional y Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de la Masonería Argentina Grado 33º, luciendo todos los atributos masónicos. Fue uno de los cerebros de la Revolución Libertadora.  Murió desempeñando su cargo el 20 de marzo de 1956).

De las Actas Nro. 4, Nro. 11 y Nro. 15  

   “Las logias masónicas juegan inconscientemente en todo el mundo el papel de un disfraz que oculta nuestro objetivo; nosotros las usaremos dentro de nuestro plan de acción permaneciendo éste siempre completamente oculto para todo el mundo” (…) “Hasta que lleguemos al poder multiplicaremos por todas partes las logias masónicas a las cuales atraeremos a los que puedan ser agentes destacados. Ellas serán nuestra principal base de información y el medio más influyente de nuestra actividad. Centralizaremos todas las logias en una organización sólo conocida por nosotros. Las logias tendrán su representante; tras de él estaremos nosotros y él trasmitirá nuestras órdenes” (…) “Las logias serán el núcleo de todos los elementos revolucionarios liberales y marxistas” (…) “Sólo nosotros manejaremos la masonería, pues sólo nosotros sabemos adonde vamos mientras los cristianos nada saben; pero son ambiciosos y vanidosos. Ellos buscan la gloria sacrificando sus proyectos; nosotros, en cambio, sacrificamos la gloria con tal de que triunfen nuestro proyectos (…) “A los cristianos los atraeremos a las logias masónicas, cuyos designios no conocen, a fin de distraer de nosotros las miradas de sus hermanos” (…) “Nuestro primer deber es arrancar de los cristianos hasta la concepción misma de Dios y sustituirla por las necesidades materiales de la vida” (…) “La lucha por la superioridad y las continuas especulaciones en el mundo de los negocios creará una sociedad desmoralizada, egoísta, sin corazón, que tendrá por único guía la pasión del oro para proporcionarse placeres materiales, de los que ha hecho un verdadero culto” (…) “En los puestos directivos sólo colocaremos a los educados por nosotros” (…) “Pues, con respecto a nuestra política, tanto los cristianos como sus gobiernos, son niños, eternos menores de edad”.

Del Acta Nro. 9

   “Al aplicar nuestros principios tenéis que poner mucho cuidado en conocer el carácter particular de cada nación. Si, procedéis con cautela, antes de diez años, el carácter  más obstinado habrá cambiado, y añadiremos una nación más a las ya sometidas” (…) “Los partidos políticos los tenemos en nuestras manos, porque para conducir la oposición hace falta dinero, y el dinero lo tenemos nosotros” (…) “Debemos apoderarnos de la Prensa, de la Justicia, y de los manejos electorales; pero sobre todo de la instrucción y de la educación” (…) “Hemos conseguido embrutecer y corromper la actual generación de los cristianos, enseñándoles principios y teorías que de antemano conocemos que son enteramente falsos.”

ñ

kkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk


REFERENCIAS
  • [1]  Duque de la Victoria, Los Protocolos de los Sabios de Sión (comentarios), pp. 34 a 45. Ed. 1949.

 
1