CASAS

 

Casas con olor a silencios 
ventanas cerradas al sol 
maderas crujientes, escalas, 
y el cuarto oscuro del dolor. 

Patios que no conocen colores, 
tapiaron la tierra de aserrin 
arrancaron de cuajo los arbustos 
señales de vida, de frutos de abril. 

Ventanas dormidas al paso del tiempo 
enredaderas mustias queriendo morir, 
cerradas las puertas al aire nocturno 
goteras que caen sin fin. 

Sólo la lluvia atraviesa sus muros 
como lágrimas prestas a salir, 
aullidos del viento que trae el conjuro 
de voces ya idas al lejano confin. 

Las miro y no las respiro, 
parecieran almas en silencioso desfile 
cruzando las calles desiertas 
de ventanas cerradas al sol... 

 

Volver               Siguiente