El Maha-Mantra Hare Krishna

Maha-Mantra
[ Página Principal ]
En el Brihan-naradiya purana 38.126 se dice: harer nama harer nama harer namaiva kevalam kalau nasty eva nasty eva nasty eva gatir anyatha; que significa: “Canten el santo nombre, canten el santo nombre, canten el santo nombre del Señor. En esta era no hay otra manera, no hay otra manera, no hay otra manera de alcanzar la liberación”.

Considero que la mejor forma de entenderlo es transcribiendo una de las explicaciones de Srila Prabhupada:

Hare Krishna Maha-Mantra

HARE KRISHNA HARE KRISHNA, KRISHNA KRISHNA HARE HARE,
HARE RAMA HARE RAMA, RAMA RAMA HARE HARE.

Significado por Su Divina Gracia A. C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada

La vibración trascendental que se establece al cantar Hare Krsna, Hare Krsna, Krsna Krsna, Hare Hare/ Hare Rama, Hare Rama, Rama Rama, Hare Hare es el sublime método de revivir nuestra conciencia de Krsna. Como almas espirituales, todos somos entidades conscientes de Krsna, pero la relación que tenemos desde tiempo inmemorial con la materia ha contaminado nuestra conciencia con la atmósfera material. Esta atmósfera, en la que ahora vivimos, se llama maya, o ilusión. Maya significa “lo que no es”. Y, ¿en qué consiste es ilusión? La ilusión es que tratamos de ser los señores de la naturaleza material, cuando la realidad es que estamos sujetos por los grilletes de sus estrictas leyes. Cuando un sirviente trata de imitar artificialmente a su amo todopoderoso, eso se denomina ilusión. Contaminados por este concepto de la vida, todos tratamos de explotar los recursos de la naturaleza material, pero la realidad es que cada vez nos enredamos más en sus complejidades. Por consiguiente, a pesar de nuestra ardua lucha por conquistar la naturaleza, dependemos más de ella. Esta lucha ilusoria contra la naturaleza material podemos detenerla inmediatamente si revivimos nuestra conciencia de Krsna.

El cultivo de conciencia de Krsna no es una imposición artificial que se le hace a la mente; esta conciencia es la energía original de la entidad viviente, que revive cuando escuchamos la vibración trascendental. Y éste es el proceso recomendado por las autoridades para esta era. También la experiencia directa nos permite percibir que el canto de este maha-mantra, este Gran Canto para la Liberación, nos puede hacer sentir un éxtasis trascendental inmediato que viene del plano espiritual. Y cuando de hecho estamos en el plano del entendimiento espiritual, habiendo superado los niveles de los sentidos, la mente y la inteligencia, nos situamos en el plano trascendental. Este canto de Hare Krsna, Hare Krsna, Krsna Krsna, Hare Hare/ Hare Rama, Hare Rama, Rama Rama, Hare Hare emana directamente del plano espiritual y es así como esta vibración sonora supera todos los estratos inferiores de conciencia, es decir, el sensual, el mental y el intelectual. No hay necesidad, por lo tanto, de entender el lenguaje del mantra, ni tampoco se necesitan especulaciones mentales, o ajustes intelectuales de ningún tipo para cantar este maha-mantra. El canto brota automáticamente del plano espiritual, y por ello cualquiera puede participar en él sin ninguna calificación previa, y bailar con éxtasis.

Hemos visto esto en la práctica. Hasta un niño puede participar en el canto; incluso un perro puede hacerlo. Por supuesto, al que está demasiado enredado en la vida material le cuesta un poco más de tiempo llegar al nivel requerido, pero incluso el hombre inmerso actividades materiales burdas puede elevarse muy rápidamente al plano espiritual. Cuando un devoto puro del Señor lo canta amorosamente, el mantra tiene la máxima eficacia en los oyentes; así pues, debe escucharse de labios de un devoto puro del Señor, de manera que sus efectos puedan obtenerse de inmediato. En la medida de lo posible, debe evitarse el canto proveniente de labios de no devotos. La leche tocada por los labios de una serpiente tiene efectos venenosos.

La palabra Hara es la manera de dirigirse a la energía del Señor, y las palabras Krsna y Rama son modos de dirigirse al Señor en persona. Tanto Krsna como Rama significan “el placer supremo”, y Hara es la energía suprema de placer del Señor, que en el vocativo se convierte en Hare. La energía suprema de placer del Señor nos ayuda a llegar al Señor.

La energía material, llamada maya, es también una de las múltiples energías del Señor. Y nosotros, las entidades vivientes, somos la energía —energía marginal— del Señor. Se sabe que las entidades vivientes son superiores a la energía material. Cuando la energía superior entra en contacto con la energía inferior, la situación es incompatible; pero cuando la energía marginal superior entra en contacto con la energía superior, llamada Hara, la entidad viviente queda establecida en su feliz condición normal.

Estas tres palabras, es decir, Hare, Krsna y Rama, son las semillas trascendentales del maha-mantra. El canto es una llamada espiritual al Señor y a Su energía interna, Hara, para que protejan al alma condicionada. Este canto es exactamente como el genuino llanto del niño por su madre. Madre Hara ayuda al devoto a conseguir la gracia del Padre Supremo, Hari o Krsna, y el Señor Se le revela al devoto que canta este mantra sinceramente.

Por lo tanto, no hay en esta era ningún otro medio de iluminación espiritual tan efectivo como el canto del maha-mantra: Hare Krsna, Hare Krsna, Krsna Krsna, Hare Hare/ Hare Rama, Hare Rama, Rama Rama, Hare Hare.

Ir arriba
[ Página Principal ]