Historias para destapar el excusado

 



 

Una boda funebérrima

Roberto Remes

La boda casi se suspende por culpa de la muerte del papá de la novia, pero fue insistencia de la madre de ella que no se interrumpiera, Lo que más soñaba tu padre era verte felizmente casada, así que la mejor manera de cumplir con él es que te cases, y mientras en una funeraria preparaban el cadáver en la casa arreglaban a una novia llorosa que insistía en impedir que el maquillaje permaneciera intacto pues entre tanta lágrima se corría a cada minuto, hasta que terminó por irse de cara lavada, un poco de polvo en las mejillas y en la frente para que las luces no rebotaran en su rostro, color en los labios, pero los ojos limpios, la nariz también, pues entre gota y gota que fluía del lagrimal otros tantos mocos escurrían. Aún así, boda y fiesta seguían en pie.

Dicen que la fiesta finalmente salió con el dinero que pagó la aseguradora por la muerte del papá de la novia, pero el mero día no se veían claras las cosas, porque además de que urgía pagar la música contratada también tuvieron que apoquinar para la mortaja. Entre las prisas que implica preparar una boda y un entierro todo se olvidaba, a tal grado de que la novia estuvo a punto de salir hacia la iglesia con zapatos negros, como si se hubiera puesto de luto, y la mamá insistía en ponerse un chal negro encima del vestido verde que se había mandado confeccionar para el matrimonio de su hija.

La fiesta en realidad estuvo tan animada como las mejores bodas, porque gracias a que faltó casi toda la familia de la novia, una familia muy estirada, los amigos del novio tuvimos la oportunidad de extender la invitación a otros amigos, algunos de los cuales ni siquiera conocían a los que se casaron, así que todo pintaba para una pachanga equis, con poco baile, poco chupe y poco ligue, pero las cosas resultaron muy distintas.

La ceremonia religiosa sí fue triste, parecía misa de cuerpo presente, los parientes más cercanos al suegro de mi cuate no paraban de llorar, además de que la mitad de la gente se la pasó preguntando qué pasaba, y quizá la otra mitad contestándolo.

El novio permaneció en la fiesta hasta que la música calló, aunque la novia iba y venía, y durante un buen rato se desapareció, supongo que para ir a velar a su papá, porque cuando regresó vestía de negro. El flamante esposo se dedicó a bailar con todas nuestras amigas mientras tanto, y ya después puso cara de circunstancia y no le quedó otra más que apapachar a su cónyuge.

Yo me salí de la fiesta como a las cuatro de la mañana, y eso porque ya iban a cerrar el salón, ya estaban recogiendo las sillas, ya no había música, y ya no quedábamos más que tres invitados y dos invitados de los invitados, un poco alcoholizados, por cierto. Apenas si pude manejar hacia la casa, lo peor es que cuando llegué no podía entrar porque un coche se había estampado en la entrada de mi condominio. Nadie podía salir, ni entrar, hasta que retiraran con grúa el carro, así que decidí irme a la funeraria un rato. Nadie me veía con ojos raros porque no era el único ebrio que venía de la boda con traje obscuro y corbata medio abierta.

Como a las siete de la mañana regresé a mi departamento y me encontré con varios vecinos a los que ya empezaba la cruda, así que entre todos nos organizamos y nos fuimos a comer menudo. Nadie me creía lo que había pasado con la boda, así que terminando de desayunar nos fuimos a la funeraria. Nos entró un ataque de risa y nos corrieron entre insultos, así que volvimos al condominio y ya por fin pudimos entrar cuando la puerta se venció y el auto estrellado giró por su propio peso. Yo llegué a mi casa, me desvestí y dormí diez horas seguidas. Ya que era de noche me dio hambre y salí a echarme unos tacos. Recuerdo que me iba riendo solo por la coincidencia de la muerte del padre de la novia.


Esta página ha sido visitada

veces, desde el 23 de marzo de 2000.

REGRESAR A LA PÁGINA DE ROBERTO REMES


Mi nueva novela ya viene en camino

Cambia Network. Pincha aqui!
Cambia Network - Intercambio de Banners


This page hosted by Get your own Free Home Page