Diccionario Enciclopedico de los Dinosaurios
La Biblia y los Dinosaurios
Acceso directo al diccionario

Escribanos

Dinosaurios Especiales Serpientes  y Reptiles Imagemes Inicio
Diccionario Enciclopedico de los Dinosaurios
Caracteristicas  Desarrollo. Dinosaurios en el polosur Dinosaurios Del Pantano Dinosaurios de la Montania Dinosaurios en el polo norte
Dinosaurios Del Bosque Dinosaurios Del Desierto Dinosaurios Del Desierto Extincion Formación de la Tierra Morfologia
El lclima. Evolucion        

 

Caracteristicas

Piensa en dinosaurios realmente famosos: Stegosaurus, Diplodocus, Triceratops, Tyrannosaurus... Todos ellos vivieron en América del Norte. La mayoría de los dinosaurios que has oído nombrar se han encontrado allí. ¿Por qué? Hay varias razones.
Cuando empezó la Era de los Dinosaurios el clima era cálido y seco. Hacia el Jurásico se fue haciendo más húmedo y crecieron muchas plantas, que servían de alimento a los dinosaurios. América del Norte estuvo comunicada al resto del mundo durante millones de años, por lo que los dinosaurios podían ir y venir y extenderse con facilidad. Descubrimientos de desarrolladas especies sugieren que Norteamérica perdió el contacto con Europa y Sudamérica, pero ganó una conexión de tierra cerca del este de Asia al final de la Era Mesozoica.
Grandes manadas vagaron por las orillas de los ríos del Jurásico y las tierras bajas del oeste hacia el mar dividieron en el Cretácico superior América de norte a sur. En el oeste de Norteamérica, los ríos se desbordaban a menudo, ahogando y enterrando a los animales que sorprendían. Sus orillas son buenos lugares para buscar fósiles. En las tierras yermas, es decir, áridas, del medio oeste, la lluvia y los vientos erosionan las rocas y dejan al descubierto los fósiles. Hoy, los EE.UU. y Canadá tienen dinero para montar excavaciones de dinosaurios y también gran tradición como buscadores de fósiles.
América del Norte era el hogar de algunos dinosaurios enormes, incluyendo el Ultrasauros y el Seismosaurus. Los expertos creen que este último quizá fuera el mayor animal que ha existido nunca, mayor incluso que la ballena azul actual. El Ultrasauros era un saurópodo, pariente cercano del Brachiosaurus. Un solo hueso de brazo era mucho mayor que un adulto humano. En vida, este increíble gigante probablemente medía más de 30 metros de largo y más de 25 de alto. En América del Norte vivían muchos otros saurópodos de cuello largo, incluyendo el Camarasaurus, el Brachiosaurus, el Apatosaurus, el Diplodocus y el Supersaurus, otro gigante casi tan grande como el Ultrasauros.
Uno de los dinosaurios medianos de América del Norte fue el Stegosaurus. Se han encontrado muchos de sus fósiles, lo que demuestra que fue muy común durante 10 millones de años, a pesar de su minúsculo cerebro, su pequeña cabeza, sus dientes de aspecto inservible y las grandes placas del lomo.
En el otro extremo de la escala se encuentran algunos de los dinosaurios más pequeños. El Segisaurus sólo medía 1 metro de longitud, pero estaba adaptado para la carrera. Corría sobre sus patas traseras, atrapando animales pequeños con sus dedos provistos de garras. El Segisaurus era un primitivo terópodo carnívoro que vivió en Arizona hace 180 millones de años. Se trata uno de los pocos dinosaurios como las aves actuales.
Las rocas del Triásico y el Jurásico se extienden por toda la costa occidental de América del Norte, desde Alaska hasta Colorado. Esas rocas se levantaron para formar las montañas rocosas, y han dejado al descubierto muchos fósiles de dinosaurios. El estado de Utah es uno de los mejores para buscar fósiles de dinosaurios. Se han hallado más de 5.000 dinosaurios. En 1953 se fundó allí el Dinosaurio National Monument, o Monumento Nacional al Dinosaurio, donde los visitantes pueden contemplar a los científicos extraer huesos lenta y cuidadosamente. El río Green discurre entre rocas que se formaron hace 150 millones de años. En aquella época, un río prehistórico arrastró dinosaurios muertos hasta las orillas arenosas y los cubrió de lodo, gracias al cual se conservaron.
Los hipsilofondóntidos son herbívoros bastante pequeños, del Jurásico y Cretácico. El Dryosaurus, era uno emparentado con ellos, pero pertenecía a otra familia. Medía casi 4 metros de longitud, del hocico a la cola, y era tan alto como un adulto humano. Corría sobre sus patas traseras y con la cola en horizontal. Buscaba las partes más sabrosas de las plantas, sirviéndose de los cinco dedos de sus patas delanteras, provistos de garras.
Algunos dinosaurios primitivos eran pequeños, del tamaño de perros de compañía. Uno de ellos, llamado Scutellosaurus, vivió en América del Norte hace 190 millones de años. Sólo medía 1.3 metros de longitud, y la mitad correspondía a la cola. Al igual que sus primos de Europa, África y Asia, era un animal muy veloz. Dejaba atrás a sus enemigos corriendo sobre sus patas traseras. Tenía la protección adicional de pequeñas y duras placas óseas sobre las piel.
Los terribles Carnosaurios son dinosaurios carnívoros que recorríeron América del Norte durante del Jurásico. Uno de los primeros fue el Diplophosaurus. Tenía dos semicírculos de hueso de la cabeza, como la mitad de un plato. Medía unos 6 metros de longitud. Quizá fuera un carroñero o persiguiera a sus presas corriendo sobre sus patas traseras para atraparlas con las delanteras. Los Carnosaurios se fueron haciendo mayores y más terroríficos a medida que transcurría la Era de los Dinosaurios. El Ceratosaurus vivó hace 150 millones de años en Colorado. Eraun poco mayor que el Dilophosaurus y mucho más pesado. Sus patas traseras eran como troncos de árbol y las patas delanteras, muy pequeñas. Su cabeza, enorme, presentaba rebordes óseos sobre las órbitas, y tenía un cuerno en el hocico. El mayor carnívoro del Jurásico fue el Allosaurus. Sus mandíbulas eran más largas que sus brazos y estaban forradas de largos dientes curvos. Pero el mayor asesino aún estaba por llegar. Al final del Cretácico, hace 70 millones de años, apareció el Tyrannosaurus rex.
Para los dinosaurios, América del Norte era un lugar inmejorable donde vivir, y donde morir y fosilizarse. Durante el Cretácico, estaba separada de Europa y África. En ésta época, los dinosaurios Norteamericanos se especializaron y se diferenciaron de sus parientes de otras zonas del mundo.
Alberta está en Canadá. Hace 75 millones de años era un hermoso paraíso subtropical, las plantas con flores exóticas crecían entre marañas de helechos cicadáceas, musgos y equisetos, en el lindero de los grandes bosques de coníferas. Alberta sigue siendo un lugar hermoso, pero algunas de sus zonas se han encontrado en desapacibles llanuras rocosas, a menudo cubiertas de nueve. Se trata uno de los mejores lugares para encontrar dinosaurios, que vivieron y murieron allí en grandes cantidad durante el Cretácico. En una zona de Alberta se han encontrado tantas especies distintas de dinosaurios, que se ha convertido en un inmenso museo al aire. Científicos de todo el mundo llegan al Dinosaurio Provincial Park, o parque provincial del Dinosaurio, para estudiarlos. El parque es tan importante, que se ha declarado Patrimonio de la Humanidad, como las Pirámides de Egipto.
Pero otros lugares de América del Norte, incluyendo muchos yacimientos de EE.UU., son terreno abonado para buscar dinosaurios. Algunos de los carnívoros más terribles recorrían la frontosa Norteamérica hace 70 millones de años. Los había de muchos tamaños y cazaban de distintas maneras, El más pavoro fue el gran Tyrannosaurus rex, que tenía feroces parientes. El Daspletosaurus medía 9 metros de longitud y todo él era enorme; la pesada cabeza, las mandíbulas llenas de dientes como cuchillos de trinchar carne, las patas como troncos de árbol y la gran cola bamboleante. El Albertosaurus vivió en el mismo tiempo y lugar; probablemente era más ligero y cazaba presas más pequeñas.



En América del Norte había peligrosos dinosaurios, pequeños pero tan feroces como sus parientes gigantes. El Stenonychosaurus medía 2 metros de longitud y sólo 1 de altura. Los pequeños mamíferos parecidos a musarañas y los insectos de la época debieron considerar a este animal un gigante espantoso. Algunos científicos creen que se trata del mismísimo Troodon, uno de los dinosaurios con el cerebro más voluminoso en relación con el cuerpo. Usaba sus grandes ojos, que apuntaban hacia delante, para divisar animales pequeños.
En estos lugares, también hubo dinosaurios avestruz. Eran altos, esbeltos y bípedos, como los avestruces actuales. Incluían al Ornithomimus, el Dromiceiomimus y el Struthiomimus. Medían de 3 a 4 metros de largo y eran de constitución muy ligera, por lo que podían moverse con agilidad. Probablemente se alimentaban de huevos, insectos anfibios, reptiles y cualquier otro ser vivo que pudieran atrapar con su pico sin dientes.
En las exhuberantes selvas subtropicales de América del Norte, durante el Cretácico, los herbívoros estaban a sus anchas, pero vivían por miedo de ser atacaron, por los carnívoros, por lo que desarrollaron todo tipo de escudos y armas.
Los ceratópsidos, o dinosaurios con cuernos, sólo vivieron en Norteamérica. Desarrollaron cuernos de distintos tamaños y en diferentes posiciones para ensartar al enemigo, y placas óseas con el fin de protegerse el cuello. El Pentaceratops, que significa cara con cinco cuernos, fue uno de ellos. Tenía un cuerno en el hocico y otro sobre cada ojo. El cuarto y el quinto eran, en realidad, pómulos puntiagudos. La larga placa ósea de su cuello, servía para defenderse y exhibirse. Probablemente los ceratópsidos vivían en grupos, para mayor protección.
Algunos dinosaurios norteamericanos desarrollaron una armadura de placas duras, protuberancias y púas; son los nodosáuridos. Los anquilosáuridos también tenían una pesada armadura. El Ankylosaurus era uno de ellos y presentaba protuberancias óseas en la cabeza y en todo el cuerpo, además de una gran porra en la cola.
Hacia finales del Cretácico los dinosaurios con pico de pato abundaban en este continente. Para eso tenían que evitar con éxito a los carnívoros, pero os científicos no saben con seguridad cómo lo conseguían. El Kritosaurus medía unos 9 metros de longitud. Tenía grandes aberturas en las fosas nasales, que se elevaban formando un reborde frente a cada ojo. Los hadrosáuridos, o dinosaurios con pico pato, quizá utilizaran el hocico para emitir bramidos y trompeteos. Algunos de estos dinosaurios desarrollaron extraños cuernos y crestas en la cabeza. Es probable que actuaran como instrumentos de viento para emitir fueres sonidos. Imagina que te acercas furtivamente a uno de estos dinosaurios y, de pronto, oyen un ruido atronador, como de un cuerno de caza. Muchos depredadores habrían salido corriendo. Los hadrosaurios vivieron hacia el final del Cretácico. Entre estos hadrosaurios, además del Kritosaurus, se incluían el Prosaurolophus, el Saurolophus, el Parasaurolophus, el Corythosaurus, el Hypacrosaurus, el Lambeosaurus, el Procheneosaurus y el Edmontosaurus. Las pruebas sugieren que vivían en grandes rebaños, como las cebras actuales.

 
1